December 2, 2020
De parte de A Las Barricadas
1,271 puntos de vista

La sindemia de Covid-19 ha a帽adido un nuevo elemento al panorama de la lucha anticarcelaria en USA, que alasbarricadas.org viene siguiendo en un especial desde la primera convocatoria #PrisonStrike. Las pol铆ticas de discriminaci贸n y la condici贸n obtusa de las instituciones represivas se han hecho m谩s evidentes con la forma en que se gestiona la enfermedad. El encarcelamiento masivo de poblaci贸n negra y, en general, racializada, pretende enmascarar la opresi贸n sistem谩tica contra estos sectores, pero las denuncias de las propias personas presas consiguen iluminarla, y hacen obligatorio organizar una respuesta. Se recogen en esta publicaci贸n algunas noticias y testimonios de la lucha anticarcelaria en las 煤ltimas semanas de noviembre, tanto de USA como de C谩nada.

1) Sin respeto a la vida humana: testimonio de un preso de Carolina del Norte (It’s Going Down, 20 de noviembre de 2020). – Reflexiones de un preso en una c谩rcel de Carolina del Norte sobre la situaci贸n de las c谩rceles y su conexi贸n con el movimiento m谩s amplio por la liberaci贸n negra.

鈥淐ada generaci贸n debe encontrar su tarea en medio de las tinieblas, cumplirla o destruirla鈥 -Frantz Fanon.

鈥溌uchar y vencer! Ese es el verdadero objetivo. No s贸lo para hacer declaraciones, por nobles que sean, sino para destruir el sistema que nos oprime, por cualquier medio a nuestro alcance. Y para hacer esto los presos debemos estar conectados y en comunicaci贸n con aquellos que luchan en el exterior “ -George Jackson.

By XXXXXXX Pender CI, Burgaw, Carolina del Norte. – 隆Saludos camaradas! Hablo todo lo alto que me lo permiten estas alambradas y paredes de hormig贸n. He estado reflexionando durante un tiempo, 驴por qu茅 vale la pena luchar? Porque durante el 煤ltimo a帽o eso es lo que m谩s me ha preocupado.

驴Esto es injusticia o justicia? No lo s茅. Pero hace una semana escuch茅 la que le cay贸 encima a un compa帽ero, con botas, pu帽os y porras, por parte de ocho a diez funcionarios, durante cuarenta y cinco minutos a una hora. Luego lo dejaron sentado en una celda que hab铆a sido gaseada con gas pimienta, para que no pudiera respirar, con la cara ensangrentada, el cuerpo hinchado y completamente desnudo. 驴Es eso suficiente para luchar?

Un preso con un tumor cerebral le dice a su vigilante: “Me arde la cabeza”. Lo llevan al m茅dico, quien a su vez les dice a los celadores que lo lleven de regreso, nadie lo llam贸. Cuando lo devolvieron al bloque, su nariz comenz贸 a sangrar como un r铆o. Una hora m谩s tarde se certific贸 su defunci贸n. No olvides que el d铆a anterior pudo haber visto a su madre, pero se lo impidieron por una raz贸n que no conozco. 驴Es eso suficiente para luchar?

O c贸mo un preso que comparte la celda en que duerme con destinados a la cocina fue llevado al hospital por Covid-19 y a煤n as铆 el resto fueron a trabajar a la cocina como si nada hubiera pasado. Como si el per铆odo de cuarentena de catorce d铆as no se aplicara a ellos, porque de lo contrario el personal a sueldo de la c谩rcel tendr铆a que preparar y entregar la comida, y limpiar la cocina ellos mismos. Esta c谩rcel tiene actualmente m谩s de 132 personas infectadas y al menos cuatro presos han muerto seg煤n cifras oficiales. Cuatro de los seis pabellones est谩n actualmente en cuarentena. Pero cuando es un pabell贸n que aumentar铆a la carga de trabajo de los funcionarios, los presos no son puestos en cuarentena. 驴Es eso suficiente para luchar?

隆Claro que s铆!, 隆vale la pena luchar por la vida de los seres humanos! Pero esto es como un campo sudista de algod贸n, y quienes lo gobiernan no est谩n de acuerdo. Es inhumano tratar a un ser humano como si fuera un animal. Es inhumano tratar a un ser humano como si se pensara que no importar铆a si vive o muere.

As铆 que me alzo para luchar por mi humanidad, y espero que otros tambi茅n lo hagan. Porque ahora mismo nosotros, como presos en las c谩rceles de EEUU, estamos pasando por el mismo trato que los Breonna Taylor, George Floyd y Trayvon Martin. S铆, nos asesinan, nos asesinan f铆sicamente, pero tambi茅n se nos deshumaniza, se nos lleva al agotamiento emocional, mental y espiritual. Entonces, dicho esto: 驴Cu谩l es la tarea? 驴Por qu茅 vale la pena luchar?

2) Cientos de presos se amotinan en la mayor c谩rcel de Arizona (It’s Going Down / Perilous Chronicle, 26 de noviembre de 2020)..- Circulan informaciones seg煤n las cuales el pasado mi茅rcoles cientos de presos de la Unidad Cook en la c谩rcel de Eyman 鈥揊lorence, Arizona-, cercaron a los carceleros en plantilla y provocaron destrozos en la infraestructura de la c谩rcel.

Seg煤n la portavoz de Instituciones Penitenciarias de Arizona, Judy Keane, “varios cientos de reclusos se agruparon alrededor del personal y se negaron a dispersarse”.  Seg煤n un preso que habl贸 con la emisora KJZZ, durante el levantamiento se destrozaron ventanas y la unidad ten铆a la apariencia de haber “explotado”.

Los internos de Eyman y sus familiares han declarado a los medios locales que los presos han sido trasladados al patio con las manos atadas a la espalda mientras los agentes registraban sus celdas. “Gases lacrim贸genos, explosiones, gas pimienta, disparos indiscriminados”, ha escrito un preso en un correo electr贸nico a KJZZ: 鈥淎quello es un campo de batalla鈥.

En respuesta al levantamiento, la direcci贸n de la prisi贸n cancel贸 las videoconferencias  del D铆a de Acci贸n de Gracias. Seg煤n un mensaje enviado a las familiares, la c谩rcel se encuentra bajo un “confinamiento total” debido a “circunstancias imprevistas”.

M谩s de 400 presos en la instalaci贸n dieron positivo por COVID-19 durante la pandemia y uno muri贸, seg煤n datos oficiales. Aunque las razones de los presos no se conocen explicitamente, varios familiares que hablaron con KJZZ expresaron su preocupaci贸n por las condiciones en las instalaciones.

El complejo de Eyman es la instalaci贸n penitenciaria m谩s grande de Arizona, que alberga a m谩s de 5,400 personas. Incluye a los clasificados como de seguridad media y alta, tambi茅n los presos condenados a muerte de Arizona. La Unidad Cook es la m谩s grande de la prisi贸n, con una poblaci贸n habitual de casi 1.400 habitantes.

3) Desde la c谩rcel de Barton. (It’s Going Down – A medida que la pandemia se extiende y las medidas de confinamiento cobran importancia, quer铆amos ofrecer una actualizaci贸n sobre la situaci贸n en la c谩rcel de Barton (Ontario, C谩nada). Nuestra l铆nea telef贸nica se ha ralentizado en los 煤ltimos meses, pero todav铆a estamos en contacto regular con algunos presos en diferentes plantas de la c谩rcel.

Muchos de los logros que los presos lograron este verano al organizarse colectivamente se han mantenido. El horario de confinamiento rotativo casi ha terminado, lo que significa que la mayor铆a de los d铆as pueden tener previsto salir de sus celdas y pasar tiempo juntos. La mayor铆a de los prisioneros parecen estar recibiendo visitas, aunque sobre normas nuevas e incre铆blemente restrictivas. Tambi茅n han tenido tiempo propio en el patio, lo que significa que, por primera vez en a帽os, algunos prisioneros pueden salir al exterior varias veces a la semana.

Estas libertades b谩sicas, que deber铆an darse por supuestas, llegaron s贸lo despu茅s de meses de presi贸n sobre la administraci贸n. La triste verdad es que probablemente se reducir谩n a medida que la vigilancia de la opini贸n p煤blica disminuya y las presiones de la pandemia contin煤en aumentando.

Y aunque la administraci贸n penitenciaria ha seguido afirmando que su prioridad es prevenir un brote, todav铆a no se han molestado en poner al alcance de los presos el equipo de protecci贸n personal b谩sico, como jab贸n, mascarillas o desinfectante de manos. Tras nueve meses despu茅s de pandemia, los presos a煤n no pueden esterilizar los tel茅fonos entre usos o lavarse las manos adecuadamente despu茅s de tocarlos.

La c谩rcel vive un ir y venir constante de nuevos reclusos, y aunque las audiencias judiciales se han reanudado a trav茅s de Internet, los tribunales todav铆a est谩n completamente atrasados y algunas personas que deber铆an haber estado en libertad bajo fianza hace meses todav铆a languidecen tras los muros.

Las presas trasladadas a Vanier nunca han regresado  -lo que significa que Barton actuar谩 como una prisi贸n para hombres en el futuro previsible-, y el quinto piso de la c谩rcel todav铆a se utiliza como campo de “cuarentena”, un limbo m茅dico para presos con s铆ntomas que pueden permanecer all铆 durante semanas. En lugar de recibir cualquier nivel de atenci贸n o tratamiento, los reclusos a menudo quedan en completo aislamiento hasta que “mejoran”.

Las c谩rceles todav铆a son una puerta abierta para el virus. Solo en octubre, las c谩rceles canadienses notificaron m谩s de 200 casos nuevos. Inevitablemente, a medida que aumentan las cifras generales, tambi茅n lo har谩n los casos reportados en Barton, y los presos se muestran ansiosos respecto a c贸mo les afectar谩 otro confinamiento. 驴Volver谩n a ser aislados del mundo exterior? 驴Su dieta consistir谩 otra vez, como en primavera, en papillas congeladas? 驴Perder谩n el acceso al aire puro? Vamos a mantener nuestra l铆nea telef贸nica abierta y haremos todo lo posible para publicar actualizaciones y organizar el apoyo para las luchas de presos que puedan surgir.

4) Sobre las condiciones del complejo penitenciario de Corcoran -California- CSAFT. – (Oakland Abolition & Solidarity, 05-24 de noviembre de 2020).

El mayor brote de Covid-19 de las c谩rceles de California se produce en este complejo: 755 presos tienen la enfermedad -m谩s del diez por ciento de la poblaci贸n reclusa.- y seg煤n el periodista Brian Johnson la c谩rcel ha informado del primer fallecido por esta causa. Tres presos se han puesto en huelga de hambre, reclamando pruebas con tratamiento para toda la poblaci贸n penitenciaria, la recuperaci贸n de programas que atiendan necesidades b谩sicas y una mayor trasparencia por parte de la administraci贸n en los mensajes que hace llegar a los familiares. Denuncian que no hay separaci贸n entre las personas infectadas y no infectadas -en 谩reas sensibles como la cocina-, y que las raciones se han empobrecido considerablemente -una cena es un filete de carne inidentificable y una patata hervida-.

Adem谩s, algunos presos han pasado m谩s de una semana sin conocer los resultados de sus pruebas. Aunque examinan a los guardianes cuando llegan a trabajar, los que muestran s铆ntomas pueden volver al trabajo despu茅s de solo cinco d铆as. El equipo se mueve de un patio a otro sin que se les exija saneamiento, creando un mayor potencial para el traslado del virus. Se retiran respiradores a presos con problemas de salud como “medida de seguridad”, lo que deja a estos presos, con sistema inmune debilitado, a merced de la enfermedad. Siguiendo sus conocidos habitos, la administraci贸n trata el brote como una causa adicional para culpar y castigar. Muchos presos son multados s贸lo por estar cerca unos de otros, mientras que los funcionarios a menudo no usan sus m谩scaras con impunidad. Un memorando culpa a los presos por no tomar las medidas de seguridad adecuadas y amenaza con aplicar m谩s restricciones. Mientras tanto, la instituci贸n se encoje de hombros ante el hecho de que los empleados y los voluntarios son la 煤nica v铆a para que el virus haya ingresado en las instalaciones o se traslade entre patios.

Los familiares en el exterior merecen saber en qu茅 situaci贸n est谩 la salud y seguridad de sus seres queridos. La gente est谩 enojada por estas condiciones y comienza a actuar. Cuatro personas en el patio D se han negado a hacerse las pruebas -que pueden suponer una paralizaci贸n de los procesos judiciales de los que depende su libertad, y un aislamiento sin medidas sanitarias- y actualmente est谩n en huelga de hambre en protesta por estas condiciones abusivas. Han pasado m谩s de ocho d铆as sin comer. Otros se han negado a trasladarse dentro de la c谩rcel sabiendo que es probable que incorporarse a determinados puesto los ponga en riesgos mayores. Es hora de apoyarlos y hacer sonar la alarma sobre lo que est谩 sucediendo, sin dejar que se vuelva a ocultar.

5) El encarcelamiento desestabiliza los vecindarios, no incrementa la seguridad. – (Hannah Gaskill para Black Agenda Report, 25 de noviembre de 2020).

El encarcelamiento masivo es un atraco contra las comunidades negras de Estados Unidos, que las desestabiliza y no aumenta la seguridad de nadie. “Maryland tiene la tasa m谩s alta de encarcelamiento de hombres negros entre los 50 estados”. Un informe publicado por el Centro de Pol铆tica Econ贸mica de Maryland sugiere que la disminuci贸n del presupuesto de prisiones del estado conducir谩 a una econom铆a m谩s saludable y una mayor seguridad p煤blica.

El informe establece que el vecindario negro de Maryland tiene 4 1/2 veces m谩s probabilidades de cumplir condenas de prisi贸n que cualquier otro grupo racial o 茅tnico. “Nada de lo que estamos haciendo aumenta nuestra seguridad y ciertamente no hace que las comunidades negras, a las que se les est谩 robando capital humano, sean m谩s seguras. Se las est谩 desestabilizando y esa desestabilizaci贸n no se puede contener, se extender谩”. Incluso expertos liberales se帽alan que el gasto millonario en c谩rceles carece de sentido: “Encarcelar negros no aumenta la seguridad”.

Maryland tiene la tasa m谩s alta de encarcelamiento de varones negros entre los 50 estados. A pesar de representar solo el 31% de la poblaci贸n total del estado, el 70% de la poblaci贸n carcelaria es negra. Seg煤n el portavoz del Departamento de Seguridad P煤blica y Servicios Correccionales, Mark Vernarelli, hab铆a 18,300 personas sentenciadas bajo la custodia a finales de octubre. Las instalaciones para presos preventivos albergaban a unas 2.000 personas por las mismas fechas. Seg煤n un informe del Justice Policy Institute de febrero de 2015, el Departamento de Seguridad P煤blica y Servicios Correccionales gast贸 288,304,000 d贸lares de su presupuesto de mil millones en encarcelar a residentes de la ciudad de Baltimore -el 63% de sus vecinos son de raza negra-.

Seg煤n el informe, no hay pruebas de que la mano dura al sentenciar haga m谩s seguras a las comunidades. Por contra, los recortes en la vivienda, la atenci贸n m茅dica, el transporte p煤blico y las oportunidades econ贸micas, junto a la criminalizaci贸n de los trabajos de la econom铆a sumergida, como el trabajo sexual y la venta de drogas ilegales, son factores que conducen a un mayor encarcelamiento y una disminuci贸n de la seguridad p煤blica. Los vecinos de los c贸digos postales asociados con altas cotas de desempleados tienen cinco veces m谩s probabilidad de ser encarcelados que los de cualquier otro distrito.




Fuente: Alasbarricadas.org