December 26, 2020
De parte de A Las Barricadas
237 puntos de vista


Florida Prisoner Solidarity (vía It’s Going Down), 20 de diciembre de 2020. – Reportaje  sobre la reciente cacerolada y manifestación en memoria de la anarquista y abolicionista Karen Smith, fallecida en noviembre, y en solidaridad con Keith Soanes.

El 29 de noviembre de 2020, Florida Prisoner Solidarity (FPS, anteriormente Gainesville IWOC) perdió a una de sus fundadoras y pilar de la organización, Karen Smith, en un accidente de tráfico mortal. Una semana de eventos conmemorativos con familiares y amigos culminó con una poderosa manifestación en su honor a las puertas de la Prisión Estatal de Florida (FSP), en Raiford , el 6 de diciembre.

La manifestación consistió en una caravana de 50 personas en vehículos tocando la bocina en las cercanías de la prisión, acompañadas de altavoces, sirenas, tambores, pitos, ollas y sartenes, bocinas y fuegos artificiales. También había una pancarta colgada de la puerta, pintura roja salpicada por el suelo debajo de ella y un círculo-A pintado en la pared de la entrada (un homenaje a la defensa que Karen Smith hizo del anarquismo durante toda su vida).

Nos convocamos en esta cárcel  por ser un lugar contra el que Karen se esforzó hasta el día de su muerte. Varios de nuestros contactos activistas dentro del sistema penitenciario estatal, incluido Keith Soanes, han sido trasladados allí recientemente como castigo por mantener correspondencia sobre los derechos de los presos con grupos abolicionistas como el nuestro.

Justo antes de su muerte, Karen estaba ampliando la campaña para sacar a Soames de la celda de aislamiento. En sus últimas notas está escrito lo siguiente:

A medida que el número de muertos por COVID-19 se acerca a 200 dentro de las prisiones de Florida, el Departamento de Instituciones Penitenciarias de Florida (FDOC) desperdicia tiempo, esfuerzo y recursos llevando a cabo una caza de brujas contra quienes denuncian la falta de trasparencia oficial. Hasta ahora, el Estado ha desaparecido a varios hombres negros mayores que han estado rompiendo el silencio sobre las condiciones dentro de las prisiones de Florida. Estos hombres fueron sacados de sus alojamientos sin incidentes previos, puestos bajo investigación y condenados a confinamiento solitario indefinido sin pruebas ni explicaciones, aparte de vagas acusaciones de promover disturbios a través de la correspondencia con grupos de defensa externos. A las personas que se interesan por ellos se les dice que la información relacionada con su ubicación en aislamiento es confidencial  y no se puede compartir …

Tenemos mucha más  información a través de la comunicación directa con Keith, que se puede encontrar aquí.

Si bien la acción del 6 de diciembre fue una demostración simbólica de nuestro amor por Karen y nuestra determinación para continuar con su trabajo, el tormento que sienten los presos dentro de esos muros es más importante. Las caceroladas son una acción importante porque son una forma efectiva de mostrar a los presos de manera tangible que hay un mundo de personas afuera preocupado por ellos  y que no ha dejado en el olvido a las personas enjauladas, almacenadas para perpetuar un legado de supremacía blanca y clasismo

Es habitual que los presos nos escriban cartas diciéndonos que nos escucharon y cuánto significó sentir que no están solos. También es una de las pocas formas de transmitir al personal de la FDOC que su ubicación remota no garantiza su impunidad; que la gente, de hecho, está prestando atención a sus acciones y documentando sus abusos.

Enmarcamos el acto con una cita de uno de los muchos discursos de Karen a las puertas de una prisión de la FDOC: “La próxima vez, la haremos arder”. Esta fue la última línea de un video de ella con un megáfono frente al campo de trabajo de Gainesville exactamente un año antes de su muerte.

FPS eligió este mensaje como  homenaje con poesía y con fuerza a la pasión y la rabia de Karen. Pero también habla del polvorín en cuenta atrás de las condiciones represivas y brutales. Habla de  la caducidad que siempre ha acompañado a instituciones basadas en la degradación, el sometimiento y la miseria (es decir, plantaciones de esclavos, campos de concentración…). No fue una amenaza. Fue simplemente  una indicación sobre el camino que siguen agencias e instituciones como FDOC, que ha enterrado vivas a millones de personas durante los últimos ciento cincuenta años.

Han comenzado a llegar cartas de personas recluidas en  la Prisión Estatal de Florida (FSP) dando gracias  a los manifestantes por estar allí.  Citamos un extracto compartido en Facebook por una allegada:

Hoy recibí una carta de mi amigo, que ha estado confinado en FSP durante meses. Dijo que escuchó protestas de familias en el exterior. Aunque no podía asomarse a una ventana para verlos a todos, los escuchó.  Le conmovió saber que importa a otras personas, y le dio esperanza para un próximo traslado. Así que gracias a todos los que estuvieron ahí.

Si bien está claro que al otro lado de los muros alegra saber que no se está solo, se nos ha informado de que a los allegados del exterior se les dijo que se cancelaba el acceso a las visitas debido a su asistencia a esta protesta (una medida que en el pasado se ha recurrido con éxito). FDOC sabe que esta es una forma de crear grandes interrupciones y conflictos entre el trabajo de apoyo interno y externo.

Una razón principal para que Karen Smith tomase como objetivo FSP es  lo mucho que esta cárcel utiliza el aislamiento como castigo -lo que la FDOC llama “trato de proximidad”); específicamente, como castigo para quienes han denunciado condiciones abusivas en otras istalaciones, como Keith Soanes está experimentando.  En estos momentos hay una ola creciente de demandas judiciales para reducir drásticamente la cantidad de aislamiento que se usa en Florida.

En todo el país, cada vez más profesionales médicos y de salud mental  equiparan el aislamiento con la tortura. En Florida, una coalición de grupos de derechos civiles que han alegado por el punto final para esta práctica han medido tasas de confinamiento en las cárceles estatales del doble del promedio nacional, incluidas personas que, por centenares, han estado aisladas durante seis a 20 años. –  [Fuente]

La tasa de suicidio es mucho mayor para las personas que han estado en aislamiento. Desde enero de 2013 hasta agosto de 2018, al menos 46 de las 80 personas bajo custodia de la FDC que se suicidaron estaban aisladas y otras 24 habían estado previamente en aislamiento. Más del 60 por ciento de las personas en aislamiento son negras, una disparidad racial discordante en un Estado que es mayoritariamente blanco. – [Fuente]

Sobre arrestos y acusaciones

En este contexto, FPS no quiere centrar toda la atención en los tres arrestos que se produjeron durante el acto, pero creemos que es importante brindar apoyo a quienes están siendo criminalizados. En este momento, los tres están bajo fianza, que se fijó a una tasa exorbitante de 35,000 – 40,000 dólares por persona para un total de más de $ 100,000 por cargos menores de allanamiento y resistencia sin violencia -acusaciones de “haberse dispersado sin rapidez” cuando se les ordenó-. El condado también ha intentado impulsar un cargo de delito grave de gamberrismo, pero no ha proporcionado ninguna prueba que lo corrobore. No creemos que los cargos se mantengan, pero sin embargo tienen consecuencias inmediatas que ayudan al Estado a limitar los derechos de los acusados ​​bajo la Primera Enmienda. Uno de los tres también necesitó tratamiento hospitalario por una importante herida en el hombro que requirió puntos de sutura como resultado de haber sido agredido por un oficial mientras ya estaba esposado.

Esta represión solo ilustra aún más cómo la policía y el sistema penitenciario buscan criminalizar la disidencia, dentro y fuera de los muros.

Casi inmediatamente después de los arrestos, el sheriff del condado de Bradford publicó una declaración en la que mentía hablando de delitos graves inventados e indemostrables ante tribunales. Su publicación en Facebook circuló entre grupos a favor de la prisión a nivel nacional, y aparecieron cientos de comentarios de personas como el fundador de “Correctional Officer for Trump”, con sede en Massachusetts.




Fuente: Alasbarricadas.org