October 26, 2020
De parte de La Haine
108 puntos de vista


Los acontecimientos en Bielorrusia, Kirguist谩n, Nagorno Karabaj y las pr贸ximas tensiones en Moldavia no son simple resultado del descontento popular o de la lucha entre clanes

Todo se debe a una despiadada lucha geopol铆tica, geoecon贸mica, ideol贸gica e informativa cuidadosamente planificada desde hace tiempo por los estrategas norteamericanos y puesta en acci贸n para liberar el espacio postsovi茅tico de la influencia de Rusia. 

Para Washington y su sat茅lite incondicional Bruselas, crear alrededor de Rusia el m谩ximo de focos de inestabilidad, tensi贸n, conflictos locales, llevar铆a a su Gobierno a la desesperaci贸n por tratar de tapar todos los agujeros, que ser铆a imposible de hacer, y al debilitamiento del Gobierno de Vlad铆mir Putin que ya no tendr铆a tiempo para apoyar a Siria, Venezuela, Ir谩n y Libia.

Hace m谩s de un a帽o, Rand Corporation, uno de los m谩s influyentes de los 1.777 think tanks existentes en EEUU, public贸 el estudio Sobreextender Rusia: compitiendo desde el terreno ventajoso, donde analiza las grandes ansiedades y vulnerabilidades de Rusia en el espacio postsovi茅tico, aconseja c贸mo aprovecharse de ellas y presenta inclusive sus costos y riesgos. Seg煤n los analistas de la Rand, “la Rusia de ahora, igual como en los siglos XIX y XX, nunca ha sido tan fuerte ni tan d茅bil como parece. Sin embargo, a pesar de no ser superpotencia, como era la URSS, Rusia bajo el liderazgo de Putin ha ganado un poder econ贸mico y respeto internacional y muestra gran potencial militar que puede ejercer sobre sus vecinos. La tarea principal de EEUU es debilitar, desbalancear, sobreextender y sacar a Rusia del espacio postsovi茅tico”.

Para lograr esta meta, los estudiosos de Rand proponen poner en marcha seis medidas, empezando con Ucrania. Primero, reconocen que las protestas en la Plaza de Maid谩n el 21 de noviembre de 2013 fueron promovidas por Washington y que en la reuni贸n de Gales en 2014, la OTAN se comprometi贸 a formar los l铆deres militares ucranianos y encargarse del control, log铆stica, defensa cibern茅tica de las fuerzas armadas nacionales y adiestrar sus tropas. Lo que falta ahora es entregar a Ucrania armamento letal y hacerla ingresar en la OTAN. Pero resulta que a pesar de que la mayor铆a de los miembros de la Alianza Atl谩ntica (OTAN) apoya esta idea, el 57% de los alemanes se opone a la aceptaci贸n de Ucrania y la Alianza opera por consenso.

Respecto a las armas letales, la OTAN est谩 utilizando a Turqu铆a, cuyo presidente, Recep Tayyip Erdogan, se comprometi贸 durante la visita del presidente de Ucrania, Volod铆mir Zelenski, a Ankara entregar a Kiev seis drones de ataque Bayractar TB2, que mostraron ser efectivos en Nagorno Karabaj contra tanques y artiller铆a armenios y ayudar al pa铆s con m谩s de 25 millones de d贸lares para adquirir armamento. 

Como segunda medida, los estrategas de Rand aconsejan al Gobierno norteamericano incrementar la ayuda a los terroristas sirios para contrarrestar la influencia rusa e iran铆 en la regi贸n. No obstante, los especialistas reconocen que es muy dif铆cil poner en pr谩ctica esta sugerencia debido a que el Pent谩gono no tiene en Siria ni un grupo de rebeldes en que confiar pues hay muchos grupos, como demuestra la experiencia, que despu茅s de recibir el armamento y dinero los terroristas desaparecen sin dejar rastro. 

Las protestas que se iniciaron en Bielorrusia el pasado 9 de agosto despu茅s de las elecciones presidenciales que terminaron con la reelecci贸n de Alexandr Lukashenko y que est谩n, aunque debilitadas, durando hasta ahora, no fueron resultado de una acci贸n espont谩nea sino que siguieron las pautas elaboradas hace un a帽o por la Corporaci贸n Rand. Este centro de estudios y an谩lisis present贸 como tercera medida para debilitar a Rusia, la “promoci贸n del cambio del Gobierno de Bielorrusia”. All铆, los estrategas de la Rand primero, aconsejaron al Departamento de Estado mejorar las relaciones con Lukashenko y todos se acuerdan de las sonrisas del secretario de Estado, Mike Pompeo, durante su visita a Minsk y el rostro satisfactorio del mismo Lukashenko que ni sospechaba el significado de la sonrisa de Pompeo.

Despu茅s de endulzar el ego del presidente de Bielorrusia, los representantes del Departamento de Estado aconsejaron al Gobierno local empezar la liberalizaci贸n de la econom铆a y a la vez activaron sus ONG para financiar y movilizar la oposici贸n, seg煤n el proyecto de la Rand que reconoc铆a que “empezar revoluciones de color no es f谩cil y el apoyo de EEUU no garantiza el 茅xito, (…) pero que podr铆a ser logrado con la ayuda de Polonia, Letonia, Lituania, Ucrania y la Uni贸n Europea”. Todos estos pa铆ses siguen participando activamente en este proceso que no ha logrado su meta debido a la mano de apoyo que extendi贸 Rusia a Bielorrusia. Entonces por el momento, no se ha logrado el prop贸sito principal de los estrategas de la Rand que esperaban que “sacando del poder a Lukashenko, EEUU ganar铆a geopol铆tica e ideol贸gicamente, logrando tambi茅n el aislamiento del enclave ruso, Kaliningrado (entre Polonia y Lituania)”.

Tambi茅n los especialistas de la Rand prestaron atenci贸n al C谩ucaso Sur y en este caso a Azerbaiy谩n, Armenia, Nagorno Karabaj y Georgia. Desde el comienzo de las medidas que aconsejan al r茅gimen estadounidense “aprovecharse de las tensiones en la regi贸n” (medida 4), los miembros de esta corporaci贸n advirtieron que “cualquier esfuerzo para reforzar el acercamiento del C谩ucaso Sur hacia EEUU requerir谩 el apoyo de Turqu铆a, que representa para estos pa铆ses su 煤nica oportunidad de unirse a Occidente”. Y as铆 sucedi贸 en Nagorno Karabaj, pero no contaron que lo planificado por los norteamericanos fue reinterpretado por el presidente de Turqu铆a, quien puso en primer lugar los intereses nacionales turcos en el C谩ucaso Sur y reci茅n despu茅s los de EEUU.

Desde la desintegraci贸n de la URSS en 1991, Azerbaiy谩n se convirti贸 en un aliado incondicional de Turqu铆a que percibi贸 a Bak煤 (capital del pa铆s) como un trampol铆n para la expansi贸n turca al C谩ucaso y a Asia Central y al acceso al mar Caspio. En Azerbaiy谩n hay reservasw de 48.000 millones barriles de petr贸leo y 292 billones de metros c煤bicos de gas.

La actual guerra entre Azerbaiy谩n y Armenia tiene una larga historia. Nagorno Karabaj est谩 localizado en Azerbaiy谩n, pero la mayor铆a de su poblaci贸n es de origen armenio. Ya en los 煤ltimos a帽os de la URSS, Nagorno Karabaj pidi贸 su inclusi贸n en Armenia pero aquel pedido fue denegado por el Bur贸 Pol铆tico sovi茅tico para evitar secesiones en otras rep煤blicas. No obstante, en 1991 despu茅s de la desintegraci贸n de la Uni贸n Sovi茅tica, la Rep煤blica Nagorno Karabaj, llamada hist贸ricamente Artsakh, declar贸 su independencia que no ha sido reconocida hasta ahora por ning煤n pa铆s.

Desde el 26 de febrero de 1988, Azerbaiy谩n y Armenia han estado t茅cnicamente en guerra con tensos per铆odos de altos al fuego que el mes pasado interrumpi贸 Azerbaiy谩n lanzando una guerra de facto para retomar el territorio de Nagorno Karabaj. Esta guerra ya ha segado la vida de miles de j贸venes de ambas partes y ocasionado destrucci贸n en Nagorno Karabaj debido a las ambiciones de Turqu铆a e Israel. El r茅gimen jud铆o le vendi贸 a Bak煤 armas y especialmente drones de ataque y reconocimiento por m谩s de 7.000 millones de d贸lares con el consentimiento de Washington desde 2016, cuando Benjam铆n Netanyahu se encontr贸 con el presidente de Azerbaiy谩n Ilham Aliev en Bak煤. No hay que olvidar que Israel tiene su base radioelectr贸nica para vigilar a Ir谩n desde Azerbaiy谩n. 

El primer ministro de Armenia, Nicol Pashini谩n, es un pol铆tico prooccidental y pro-OTAN que lleg贸 al poder debido a una revoluci贸n de color, supuestamente financiada por George Soros (Asia Times, 18 de mayo 2018 y 8 de agosto 2018) olvid谩ndose de su promesa inicial de seguir manteniendo buenas relaciones con Rusia. Por algo la Embajada de EEUU en la capital de Armenia, Erev谩n, tiene unos 3.000 empleados. Ahora, Armenia est谩 pidiendo ayuda a Mosc煤 porque sabe perfectamente que el 煤nico pa铆s que puede parar a Turqu铆a, que ha sido el arquitecto de esta confrontaci贸n, a sus aliados azer铆es y sus mercenarios de Siria, cuyo n煤mero llega a m谩s de 1.000, es Rusia. Que hasta ahora no ha dado un paso decisivo para poner fin a la guerra por varias razones, pero en alg煤n momento lo har谩 sin duda alguna, debido tambi茅n a sus intereses de la seguridad nacional.

El proyecto de la Corporaci贸n Rand (2019) no termina en el C谩ucaso, sino que se expande tambi茅n hacia Asia Central, presentando como la medida cinco “la reducci贸n de la influencia rusa en Asia Central”. EEUU ya desde 2005 ha estado tratando promover su revoluci贸n de color en la capital de Kirguist谩n, Biskek. Sus intentos, tanto en 2005 como en 2010, fracasaron. Sin embargo, los norteamericanos decidieron intentarlo el pasado 5 de octubre de nuevo. Washington tiene nostalgia por su base a茅rea de Manos (2001-2014) que fue usada tambi茅n para el tr谩fico de hero铆na (HISPANTV, 24 de junio 2017). Ahora en Kirguist谩n existe una base militar rusa, Kant de la era sovi茅tica en el lado este del lago Issyk-Kul que es la 煤nica instalaci贸n militar rusa en Asia Central.

El actual intento de revoluci贸n de color en el pa铆s, presentado por la mayor铆a de los medios de comunicaci贸n, tanto nacionales como internacionales y globalizados, como el resultado de la lucha entre los clanes y las 茅lites, no toma en cuenta el uso de c贸cteles molotov y otras t谩cticas usadas en todas las revoluciones de color en otros pa铆ses del mundo. Tambi茅n hay que tener en cuenta la presencia de unas 7.000 ONG al servicio de varios aparatos de inteligencia extranjeros. Para EEUU es muy importante poner bajo su mando este pa铆s, no solo con el prop贸sito de reducir el espacio postsovi茅tico de Rusia, sino perjudicar geopol铆tica y geoecon贸micamente a China.

Kirguist谩n comparte una frontera larga de 1.063 kil贸metros con la regi贸n aut贸noma de Uigur de Sinkiang (China) que alberga al pueblo turco uigur, que profesa el islam y que activamente ha participado en las luchas junto con al-Qaeda y el Estado Isl谩mico en Irak, Afganist谩n, Siria y que act煤a como fuente de tensi贸n en la misma China. Kirguist谩n tambi茅n representa una puerta de entrada a la Iniciativa de La Franja y La Ruta de Seda China. Para hacer fracasar este proyecto, Washington promovi贸 la en茅sima revoluci贸n de color. Tras los disturbios que se iniciaron el pasado 4 de octubre despu茅s de las elecciones parlamentarias, la Embajada norteamericana en Biskek hizo una declaraci贸n se帽alando que “los ciudadanos y sus l铆deres deben continuar luchando contra la influencia del crimen organizado y la corrupci贸n en la pol铆tica” (Asia Times, 19 de octubre 2020). 驴Y por cassa c贸mo andamos?

Lo interesante fue que como en el caso de Bielorrusia, la revoluci贸n de color en Biskek recibi贸 luz verde despu茅s de la gira del secretario de Estado, Mike Pompeo, por Asia Central en febrero pasado, teniendo en Taskent (capital de Uzbekist谩n) una reuni贸n de C5+1 (Kazajist谩n, Kirguist谩n, Uzbekist谩n, Tayikist谩n, Turkmenist谩n + EEUU). En este f贸rum, Pompeo exhort贸 a los participantes a “unirse a nosotros para presionar fuertemente a China para poner fin a la represi贸n del pueblo uigur”. Por mucho que se esforz贸 Washington, su revoluci贸n de color fracas贸 despu茅s de la visita a Biskek del subjefe del gabinete del presidente Putin, Dmitry Kozak, quien se encontr贸 el pasado 12 de octubre con el presidente renunciante Sooronb谩i Zheenb茅kov y el nuevo primer ministro nominado por el parlamento, Sadir Zhap谩rov. Poco a poco, la situaci贸n en Kirguist谩n se est谩 estabilizando.

Sin embargo, el Departamento de Estado y la CIA no se desaniman y siguen adelante con el proyecto de la Corporaci贸n Rand concebido en 2019, promoviendo y auspiciando revoluciones de color. Tal como dise帽aron los gur煤s de la Rand, la Medida 5 de penetraci贸n al espacio postsovi茅tico tiene que ser Moldavia, donde “EEUU debe desafiar la presencia rusa”. Moldavia es una antigua rep煤blica sovi茅tica de 3,5 millones de habitantes ubicada entre Ruman铆a y Ucrania, considerada en los tiempos sovi茅ticos la Florida de la URSS.

Desde 1990 el pa铆s est谩 recibiendo “ayuda” norteamericana y seg煤n los estudios de la Rand, las pr贸ximas elecciones que se celebrar谩n el 1 de noviembre de 2020 es buen momento para lanzar una revoluci贸n de color. El jefe del Servicio de Inteligencia Exterior ruso, Sergu茅i Narishkin, ya confirm贸 que EEUU est谩 preparando un escenario “revolucionario” en Moldavia con el objetivo de evitar la reelecci贸n del actual presidente, Igor Dodon, que oscila entre Occidente y Rusia.

Lo que quiere desmantelar Washington es Transnistria que es una unidad territorial aut贸noma prorusa con un estatuto jur铆dico especial ubicada entre el r铆o Dni茅ster y la frontera oriental de Moldavia con Ucrania, donde est谩n presentes las tropas rusas de mantenimiento de paz. El proyecto norteamericano y europeo propone la reunificaci贸n de Moldavia y Ruman铆a. Transnistria y la presencia de los militares rusos en la regi贸n representan un obst谩culo para realizar este proyecto. Entonces, lo primero que hay que hacer, seg煤n la Rand, es adoctrinar a los j贸venes de la regi贸n; lo segundo, impulsar una revoluci贸n para expulsar las tropas rusas y finalmente, instalar un gobierno abiertamente prooccidental. Para este prop贸sito, seg煤n Narishkin, EEUU ya est谩 preparando especialistas en revoluciones.

En realidad Moldavia con el presidente Dodon hace tiempo est谩 en la 贸rbita de la Uni贸n Europea, y el mismo presidente declar贸 que la integraci贸n europea es la principal prioridad de Moldavia y no las relaciones con Rusia, pronunci谩ndose por la retirada de las tropas de paz de Transnistria (Pravda.ru, 22 de octubre 2020). Entonces, Rusia no debe hacerse ilusiones respecto al resultado de las pr贸ximas elecciones en Moldavia. Cualquier r茅gimen que sea elegido ser铆a proccidental debido a la ausencia por el momento de una pol铆tica coherente de Mosc煤 hac铆a su espacio postsovi茅tico, de lo que se aprovechan tanto Washington como Bruselas y Ankara.

Sputnik / La Haine




Fuente: Lahaine.org