August 14, 2021
De parte de A Las Barricadas
213 puntos de vista


Fuente: It’s Going Down y Jailhouse Lawyers Speak, verano 2021. – Durante el último año, los presos de todo Estados Unidos de América han realizado, en respuesta al Covid,  las mayores manifestaciones espontáneas que se recuerdan de ese colectivo. Con aproximadamente 300.000 personas presas que han quedado contagiadas -si no 800.000, según estimaciones-, la protección de los derechos humanos básicos es una exigencia ineludible. Estas manifestaciones han sido irregulares y en gran medida ignoradas por el público, ya que los presos y sus simpatizantes se centraron en exigir mejoras en las cárceles. En varios Estados, estas manifestaciones causadas por el Covid se han convertido en batallas judiciales generalizadas y culminadas con éxito para las libertades de los presos.

Se podrían haber salvado vidas si Estados Unidos estuviera en el camino de la abolición de las cárceles. Según It’s Going Down, “debemos luchar con más intensidad para cerrar prisiones, cárceles y liberar a la gente de las garras de la esclavitud carcelaria estadounidense. Todo esto se expresa al tiempo que reconocemos que debemos desarrollar estrategias efectivas para que los miles de millones de dólares de los contribuyentes utilizados para hacer crecer el complejo industrial – carcelario sean redirigidos a las comunidades“.

Inspirados por el deseo de abolición, los organizadores quieren destacar las luchas históricas de los presos y las luchas políticas actuales para desmantelar el complejo industrial – carcelario es en las fechas históricas del 21 de agosto y el 9 de septiembre de 2021. Jailhouse Lawyers Speak – La Voz de los Defensores Presos  @JailLawSpeak está convocando manifestaciones masivas al aire libre. En 2020, solo durante los primeros dos meses de la pandemia, presos de EEUU se unieron para llevar adelante al menos 106 rebeliones relacionadas con COVID-19. Este año, los organizadores de JLS, un colectivo nacional de personas encarceladas que luchan por los derechos humanos, están pidiendo a las personas no encarceladas que recojan el testigo mediante la celebración de “Manifestaciones nacionales de ShutEmDown2021” el 21 de agosto y el 9 de septiembre.

Estas son fechas históricamente significativas en la lucha de liberación negra contra el complejo industrial-carcelario. El 21 de agosto de 1971, los guardias de la prisión asesinaron al teórico, organizador y revolucionario encarcelado George Jackson en la cárcel estatal de San Quintín, en California. Al día siguiente, las personas encarceladas en el Centro Correccional de Attica se declararon en huelga de hambre en su honor y el 9 de septiembre de 1971, más de 1.200 personas tomaron el control de la cárcel, exigiendo el fin del “trabajo esclavo” y mejores condiciones de vida. Cuatro días después, el gobernador Nelson Rockefeller ordenó a la Policía del Estado de Nueva York que reprimiera brutalmente la rebelión. Veintinueve personas encarceladas y 10 rehenes murieron en la redada.

Con motivo del cincuenta aniversario del asesinato de George Jackson, se ha puesto en marcha el portal de internet Los noventa y nueve libros, en recuerdo de la biblioteca con que Jackson estudiaba tras los muros de la cárcel: El 21 de agosto de 1971, George Jackson fue asesinado en la cárcel de San Quintin, USA. A la semana siguiente, la prisión hizo público el inventario de los noventa y nueve libros que Jackson guardaba en su celda. — Para conmemorar el cincuenta aniversario de su pérdida, nos inspira compartir la amplitud de su curiosidad intelectual y su camino de comprensión y compromiso con el mundo“.

Evocando aquel espíritu de resistencia, JLS insta a sus simpatizantes a realizar manifestaciones en los campos de concentración de migrantes, instituciones de educación superior vinculadas con el trabajo penitenciario y cárceles y prisiones en todo EEUU, para sacar a la luz la historia de lucha de los presos y las luchas políticas actuales para desmantelar el complejo de esclavitud industrializada. Quien simpatice con la causa puede compartir los folletos del evento de JLS en las redes sociales, hacer donaciones, adquirir material de difusión, establecer contactos con organizaciones locales para planificar una manifestación y organizar eventos previos a los días de acción.

“Castle”, un miembro de JLS que ha estado encarcelado durante 30 años y usa un seudónimo para minimizar el riesgo de represalias, espera que los días de acción “sean el fuego que desata el incendio” para el movimiento abolicionista en los Estados Unidos. “Motivar a la gente para mirar a las prisiones y cárceles  y expulsar a los que las usan para ocupar puestos de poder y privilegio“. Las manifestaciones #ShutEmDown2021 podrían despejar el camino para futuras acciones exitosas tras los muros, según JLS. Un movimiento fuerte y dinámico en el exterior ayuda a organizarse tras las rejas, ya que los activistas encarcelados dependen de personas no encarceladas para ayudarlos a difundir su mensaje.

La organización ha convocado mediante el siguiente comunicado:

 

¡A por la abolición aquí y ahora! ¡Desde un corazón colectivo abrumado, pero también desde la rabia del espíritu de abolición, la Voz de los Defensores Presos convoca manifestaciones nacionales por la abolición dentro de las prisiones y cárceles de Estados Unidos! Los miembros de Jailhouse Lawyers Speak de todo el país se dirigen a las personas presas para que rompan con la rutina que les impone el sistema penal. Estas manifestaciones se conocerán como Manifestaciones Nacionales de Shut’em Down –  Cerradlas todas, y está previsto que se realicen del 21 de agosto al 9 de septiembre de 2021. Este anuncio llega temprano para darles a nuestros amigos, familiares, camaradas y simpatizantes en el exterior el tiempo suficiente para hacer correr la voz en cada cárcel, prisión o centro de internamiento de migrantes por cualquier medio.

Muchas personas se preguntan por qué luchamos para poner fin a la esclavitud legalizada y abolir las cárceles en Estados Unidos.

Luchamos para acabar con la esclavitud legalizada porque está mal, promueve las cárceles, exprime a los penados y viola los derechos humanos.

El complejo industrial - penitenciario según el dibujo de un preso
    El complejo industrial – penitenciario según el dibujo de un preso

Poner fin a la esclavitud legalizada abrirá las puertas de las celdas, porque igualándose a otros países sin legislación esclavista, Amerika pagará sus deudas cuando enmiende la 13ª Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos. Igual que la supremacía blanca supo manejar las leyes para mantener sus privilegios,  nosotros también debemos ajustar nuestras tácticas y estrategias. Nunca olvides que las prisiones estadounidenses, las cárceles y la policía son el legado de la esclavitud. La Voz de los Defensores Presos se está adaptando a un duro enfrentamiento contra la herramienta fascista central del sistema: las prisiones y las cárceles. Debemos cerrarlas. Y para aquellos que desean ver un Estados Unidos mejor, la lucha debe consistir en que los fondos que se invierten en ellas retornen a las comunidades desfavorecidas. La mayoría de los presos estadounidenses proceden de comunidades pobres. Podemos argumentar que nosotros, los presos, somos un producto de nuestro entorno. Como una organización de derechos humanos del histórico Movimiento de Resistencia de los Presos, sabemos que a todo le llega su estación. Las hojas vuelven a brotar, los gritos de libertad están en el aire. La abolición debe encontrar y aprovechar los tiempos.

En It’s Going Down recuerdan que este llamamiento ha de ponerse en el contexto de movilizaciones iniciadas en 2016, con dos convocatorias auto-organizadas  de huelga de presos a nivel de Estados Unidos, que promovieron el debate general sobre la abolición de la cárcel y que han traído logros parciales como la recuperación de programas de becas para presos -que se habían retirado en 1994-. Según una entrevista publicada en el mismo medio con un portavoz de JLS, “nuestro objetivo es la abolición de la cárcel, la abolición del trabajo esclavo en la cárcel es el objetivo actual que nos permite cobrar fuerza para impulsar la desaparición de cárceles y centros de internamiento… Lo que ahora convocamos es una continuación de las luchas de presos anteriores. Ya sea que los objetivos sean a corto o largo plazo, aprendemos algo durante y después de cada movimiento  que nos conduce a nuestro objetivo. Tras los muros, desde las últimas grandes huelgas a escala nacional, se siente en algunas zonas que nunca habrá más. Pero en otros estados, encontramos presos que preguntan cuándo será la próxima. Así que hay de todo en el cajón. En conjunto, comprobamos que cada vez más presos se relacionan entre sí o con colectivos del exterior. Esto siempre es bueno. Para lograr los resultados esperados, los presos deben liderar su movimiento“.

El portavoz continúa: “Esta convocatoria Shut’Em Down 2021 intensificará la solidaridad mutua entre los presos que se han levantado para rechazar cómo se les ha sometido a Covid-19 y los movimientos abolicionistas del otro lado de los muros. Hay que tener en cuenta que nuestro triunfo depende de conseguir apoyo a través de la educación y de la crítica constructiva. JLS está debatiendo actualmente la convocatoria de una Convención Abolicionista en 2022. Esta será una oportunidad aún mayor para que el interior y el exterior dialoguen y se comprometan a actuar juntos“.

Junto a la lucha común a todas las personas encarceladas, EEUU está conociendo en estos meses combates específicos por la situación especialmente grave de determinados presos, como Shaka Shakur o Ruchell ‘Cinque’ Maguee. Shakur es uno de los fundadores del grupo abolicionista IDOC Watch (“Vigila a Instituciones Penitenciarias de Indiana, IDOC”, particularmente activo en la denuncia de la esclavitud laboral de las mujeres presas), y se pusó en huelga de hambre el 9 de agosto por sufrir confinamientos y traslados arbitrarios -que le alejan de sus allegadas, como una abuela de más de noventa años-. En cuanto a ‘Cinque’ Magee, nacido en la Luisiana dominada por el KKK,  lleva preso cincuenta y ocho años a raíz de un juicio sin garantías; años en los que se ha labrado una reputación como promotor de denuncias legales hacia las cárceles, pero también un endurecimiento de sus condenas por sus contactos con presos combativos. Su avanzada edad y el riesgo de Covid impulsan una campaña por la revisión de su condena.

Ruchell continúa luchando por su liberación y al mismo tiempo lucha para exponer el sistema judicial corrupto. Nunca habría estado en la sala de audiencias de la corte del condado de Marin si hubiera recibido un juicio justo en su caso de 1963. Incluso a lo largo de décadas de abusos e injusticias, Ruchell ha ofrecido continuamente su apoyo como abogado del pueblo para otros presos. Ruchell se esforzó por ampliar su espíritu en las cárceles, donde aprendió las ricas tradiciones de la historia africana y las luchas por la liberación. En palabras del propio Ruchell, “La esclavitud hace 400 años, la esclavitud hoy, es lo mismo pero con un nuevo nombre”. Ya sean africanxs que luchan contra el cautiverio en África o africanxs que luchan contra el cautiverio en California, ¡las personas oprimidas tienen derecho a rebelarse!

Es inevitable no recordar este caso ante la pregunta que se hace a JLS sobre si las revueltas en rechazo al asesinato de George Floyd han influido tras los muros:”Más allá de las palabras, no mucho; aquí la mayoría somos George Floyds que hemos sobrevivido y seguimos siendo linchados a través del proceso judicial“. – Aún así, aunque las personas racializadas sean las más afectadas por las cárceles de EEUU -“la cárcel es el fascismo más fácil de ver como tal, donde la mano que nos golpea es más agresiva“-, la movilización en la cárcel se ve bloqueada por las divisiones raciales fomentadas por la misma institución: “Nuestro objetivo es encontrar un terreno común en el que se reconozcan mejor los intereses de clase de los presos. No dude cuando se dice que este nunca es un proceso fácil, especialmente si tenemos que retransmitir mensajes por correo postal o un tercero. Estamos desarrollando redes por todo el país que nos ayuden a superar estas dificultades. Todo el mundo aquí desea un cambio importante, pero se hace necesario el debate sobre hasta qué punto y sobre qué fundamento“.

No sólo JLS está comprometida con esta convocatoria. El Comité para la Organización de los Trabajadores Encarcelados – IWOC, la sección de presos de la IWW, presta apoyo en diversas formas, así como Oakland Abolition and Solidarity. JLS propone los siguientes métodos de protesta y manifestación:

1. Huelgas laborales: Los presos no se presentarán a sus puestos en los tajos. En cada centro de reclusión se determinará cuánto tiempo durará su huelga. Algunas de estas huelgas pueden vincularse a una lista local de peticiones de mejoras en la habitabilidad de la prisión y de reducción de los daños que provoca.

2. Manifestaciones y protestas.

3. Boicots: Todos los gastos deben detenerse durante las fechas de  convocatoria, en función de lo que indiquen los presos.

4. Huelgas de hambre: La negativa a comer es la única opción de muchas mujeres y muchos hombres para unirse a las protestas.

5. Sabotear el equipo de trabajo de la prisión para asegurarse de que no funcione.

En esta convocatoria se actualizan las plataformas reivindicativas sobre las que se construyeron otras ediciones de #PrisonStrike:

1. El fin de la esclavitud carcelaria. Que se derogue la cláusula de castigo de la 13ª Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos que permite la imposición de trabajo esclavo a las personas condenadas a prisión. El senador Jeff Merkley de Oregon y el representante William Lacy Clay de Missouri presentaron una resolución conjunta que eliminaría la “cláusula de castigo” de la 13ª Enmienda, que excluía a los prisioneros condenados de la prohibición de la esclavitud y la servidumbre involuntaria. JLS está de acuerdo con este movimiento histórico para poner fin a la esclavitud legalizada de las personas en los EE. UU.

2. El cierre de la mayoría de cárceles y prisiones en todos los estados de EEUU. Esto incluye prisiones federales y centros de internamiento de migrantes. Para el logro de este objetivo, es vital que los activistas a ambos lados de los muros hagan campaña en torno a las razones del cierre de instalaciones concretas con condiciones infernales.

Los cierres deben ir seguidos de la promulgación de leyes para disminuir la práctica del encierro y reconducir los recursos que se habrían asignado a esas cárceles y prisiones a las comunidades más pobres, para ayudar a poner fin a los crímenes de pobreza.

3. Cierre inmediato de todas las cárceles privadas

4. Liberación de todos los presos políticos en las cárceles de EE. UU.

¡Haz arder las cárceles! ¡Nuestra creencia es la victoria! Las ideas dominantes en torno a los derechos de las personas presas está cambiando, y JLS quema etapas para influir en la política de manera que nuestro sistema penal de inhumanidad legalizada llegue a su fin. JLS es fuerte, organizada, preparada y capaz para el liderazgo por un cambio social y político. Únete al equipo ganador.


“Cuando las puertas de las cárceles se abran, un verdadero dragón saldrá a la luz” (Ho Chi Minh; dibujo de Rachid Johnson, preso del New Africa Black Panther Party).



Fuente: Alasbarricadas.org