October 29, 2021
De parte de ANRed
1,009 puntos de vista

Foto: Telemundo

Las y los conductores de taxis en la ciudad de Nueva York tomaron la decisi贸n de colocarse frente a la casa de la gobernaci贸n de la ciudad y permanecer dentro de sus unidades sin ingerir alimento alguno. La medida, que lleva m谩s de una semana, se dio en protesta por la consecuente acumulaci贸n de las impagables deudas para obtener las licencias para trabajar, producto de la baja de la actividad y la competencia desleal de las plataformas de alquiler de autos como Uber, donde las y los empleados registran condiciones laborales inferiores respecto a la de las y los taxistas. La debacle lleva a帽os y deriv贸 en el suicidio de nueve trabajadores. Piden una baja de sus cargas econ贸micas. Por M谩ximo Paz, para ANRed.


La reducci贸n de costos, factor fundamental para fortalecer la competencia y sobrevivir en el mercado, es variable obligada dentro del sistema de acumulaci贸n capitalista y tal cuesti贸n pega en todos los frentes, incluidos los laborales. Es por ello que los famosos taxis amarillos se encuentran asfixiados por la competencia de Uber y otras aplicaciones similares.

Ante la baja de la actividad, a las y los taxistas los ingresos se les disminuyeron de forma considerable y la situaci贸n produjo el efecto: hace ocho d铆as que choferes de estos veh铆culos tomaron la decisi贸n extrema de no comer y dormir dentro de ellos, a unos metros del Ayuntamiento, a la espera de que el alcalde Bill de Blasio acepte su propuesta para reducir la deuda, que para algunos alcanza la cifra de 700.000 d贸lares por su licencia.

El marco de la protesta se completa a partir de la construcci贸n de una suerte de altar con nueve velas, flores y los nombres de los compa帽eros muertos desde 2017, desesperados por no poder pagar sus deudas.

鈥淣o dejaremos la calle hasta que se haga justicia鈥, solt贸 en una de las diarias manifestaciones Bhairavi Desai, mujer dirigente de la New York Taxi Workers Alliance (NYTWA), gremio que contiene a 25.000 trabajadores y trabajadoras taxistas, mientras los choferes en lucha exclamaban 鈥渘o m谩s muertes鈥.

Desai, tambi茅n en huelga de hambre, a su vez, se帽al贸 que de no encontrar una soluci贸n viable a la crisis, muchos terminar谩n en la quiebra, perder谩n su 煤nico ingreso y hasta sus casas.

Todo comenz贸 a帽os antes, cuando el anterior alcalde, Michael Bloomberg, resolvi贸 incrementar la cantidad de licencias mediante subastas p煤blicas. Lo que hasta entonces costaba entre 110.000 y 140.000 d贸lares, pas贸 a incrementarse considerablemente.

La atracci贸n sedujo en particular a la gran comunidad migrante, quienes la consideraron como una oportunidad de trabajo estable y redituable: 鈥渓a oportunidad de vivir el sue帽o americano鈥, como grafic贸 a la Agencia Efe V铆ctor Salazar, un ecuatoriano con tres d茅cadas al volante y una deuda de 300.000 d贸lares acumulada. Mismo, el ex gobernador neoyorquino, autor de la burbuja automovil铆stica, lleg贸 a decir, al respecto, que adquirir una licencia 鈥搊 medall贸n, como se le dice, por su aspecto- era como 鈥渃omprar un pedacito de la Gran Manzana鈥.

El sue帽o termin贸 pronto y de modo inmediato, cuando las calles de la ciudad norteamericana se inundaron de la nueva modalidad del servicio a partir de las plataformas virtuales. Ello conllev贸 a que el valor de los 鈥渕edallones鈥 se deval煤e. Un callej贸n sin salida.

鈥淭engo presi贸n alta y diabetes, y si no como regularmente probablemente me derrumbe, pero asumo el riesgo. Nueve choferes han muerto鈥, confes贸 en aquella manifestaci贸n Quadratullah Saberry, hombre de 70 a帽os, de nacionalidad afgana, declarado en huelga de hambre, conductor durante tres d茅cadas y quien adeuda todav铆a 300.000 d贸lares.

Como propuesta concreta, las y los taxistas exigen que la ciudad, a la que pertenece la Comisi贸n de Taxis y Limusinas que regula el sector, salga garante de los pr茅stamos, que se reestructurar铆an a un monto principal de no m谩s de 145.000 d贸lares, con pagos mensuales de 800 d贸lares.

Por su parte, la ciudad ha propuesto una ayuda total de 65 millones de d贸lares, que los taxistas consideran que es insignificante para reducir su deuda e insisten en su propuesta. 鈥淟a ciudad ha creado esta crisis. Su plan (de rescate) dejar铆a a los conductores ganando menos del salario m铆nimo. Es inaceptable鈥, afirm贸 el Defensor del Pueblo, Jumanne Wiliams, en consonancia con los taxistas en huelga y dispuestos a la lucha.





Fuente: Anred.org