December 3, 2022
De parte de Periodico Anarquia
62 puntos de vista

dd

El 3 de diciembre de 1998 se convoca en Montevideo al primer Escrache a uno de los m谩s siniestros ejecutores del terrorismo de estado en la regi贸n.
El escrache como forma de protesta, es una acci贸n directa que implica el se帽alamiento p煤blico, la visibilizaci贸n y el posible ataque a un lugar f铆sico determinado, como un domicilio o instituci贸n.
Ante la absoluta complicidad del sistema institucional del estado para garantizar la impunidad de sus cr铆menes, el escrache encuentra sus ra铆ces en los se帽alamientos a carneros en la lucha obrera del siglo pasado.

La acci贸n, convocada por el colectivo de reciente formaci贸n 鈥淗ijos de detenidos desaparecidos鈥, reuni贸 a unas 500 personas que se concentraron en la intersecci贸n de Rivera y Soca para marchar hacia el domicilio del torturador sobre la calle Libertad custodiada por un fuerte vallado policial.

El volante repartido se帽alaba 芦驴Sabia usted que en este barrio vive el asesino y torturador, Teniente Coronel retirado, Jose 芦Nino禄 Gavazzo?禄 especificando su direcci贸n: 芦Jose Marti 3067, apartamento 401.鈥 La proclama, leida frente al cerco policial, indicaba entre otras cosas: 芦鈥ueremos dejar en claro que no es porque tenemos los ojos en la nuca que hoy estamos aca. Por el contrario, porque miramos para adelante y adelante siguen estando Gavazzo, Cordero, Silveira, Campos Hermida y otros como estos que siguen impunes, con un lugar en esta sociedad (鈥) incluso algunos de ellos siguen ocupando cargos de confianza en el Ejercito con la aprobaci贸n de este gobierno. Nosotros hoy exponi茅ndolos ante sus vecinos y la sociedad en general, queremos que este pueblo sea su carcel禄

La medida inici贸 una larga lista de escraches realizados a帽o tras a帽o, siendo convocados mayoritariamente desde el a帽o 2000 por Plenaria Memoria y Justicia, aguerrida organizaci贸n social que enfrent贸 la impunidad sistem谩tica de todos los gobiernos democr谩ticos, desde la organizaci贸n horizontal, aut贸noma sin compromisos con los poderes de turno.

En 2003 un documento de Plenaria Memoria y Justicia evaluaba as铆 esta medida de lucha;
芦Las herramientas fundamentales contra la impunidad tienen que ver con aquellas en donde la gente pueda participar activamente en el proceso. El escrache, aunque viene siendo criminalizado y aislado, ofrece esa posibilidad.
Aun cuando la participaci贸n sea reducida, el escrache instala la discusi贸n en el barrio y, a veces, en el escenario pol铆tico general. La gente participa, incluso, debatiendo la pertinencia del m茅todo. Si luego sirve para presionar favorablemente en alg煤n proceso que se est茅 dirimiendo, en alg煤n fr铆o despacho judicial, mejor a煤n.
Pero, en su esencia, el escrache no pretende ser una demanda para obtener justicia, sino un hecho de justicia en s铆, en el que cualquiera puede participar. Es una condena social y se inscribe en la idea de que la lucha contra la impunidad no es una cuesti贸n judicial, sino una cuesti贸n social禄.




Fuente: Periodicoanarquia.wordpress.com