November 21, 2020
De parte de Memoria Libertaria
3,236 puntos de vista

Sindicalismo.org

Huimos de ver su figura como un mito. Fue real, particip贸 en grupos de acci贸n, dirigi贸 la columna Durruti y con sus errores y sus aciertos fue un gran militante libertario

https://sindicalismo.org/2020/11/19/20-noviembre-muere-buenaventura-durruti/

Buenaventura Durruti Dumange (Le贸n, 14 de julio de 1896 鈥 Madrid, 20 de noviembre de 1936) fue un sindicalista y revolucionario anarquista espa帽ol.

Siempre hemos vivido en barracas y tugurios. Pero no olviden que tambi茅n sabemos construir. Somos nosotros los que hemos construido los palacios y las ciudades en Espa帽a, Am茅rica y en todo el mundo. Nosotros, los obreros, podemos construir nuevos palacios y ciudades para reemplazar a los destruidos鈥 La burgues铆a podr谩 hacer saltar en pedazos su mundo antes de abandonar el escenario de la historia. Pero nosotros llevamos un mundo nuevo dentro nuestro, y ese mundo crece a cada instante. Est谩 creciendo mientras yo hablo con usted鈥. Buenaventura Durruti. (Declaraciones a Van Paasen).

En 1912 empez贸 a trabajar como ajustador mec谩nico en los talleres del ferrocarril e inicia su actividad sindical en la Uni贸n de Metal煤rgicos de la Uni贸n General de Trabajadores (UGT).

Tras abandonar el taller, trabaj贸 como montador de lavaderos de carb贸n y pronto se vio envuelto en la lucha de unos mineros de Matallana, a 30 kil贸metros de Le贸n, que pugnaban por expulsar a un ingeniero antiobrero; entre todos consiguieron que fuera despedido.

En 1917, trabajando como ajustador mec谩nico en la Compa帽铆a de Ferrocarriles del Norte, particip贸 activamente en la huelga organizada por ferroviarios ugetistas y secundada por los anarcosindicalistas, especialmente en actos de sabotaje dirigidos a impedir el funcionamiento de los trenes (quema de locomotoras, levantamiento de v铆as, etc.), huelga que fue duramente reprimida por el ej茅rcito: 17 trabajadores muertos, 500 heridos y 2.000 encarcelados sin juicio. A causa de ello, fue buscado por la Guardia Civil, despedido del trabajo y expulsado por su radicalismo de la UGT, y por declararse desertor del ej茅rcito, tuvo que exiliarse en Francia.

https://federacionanarquista.net/wp-content/uploads/2020/11/pepe-buenaventura-durruti.jpg

Entre diciembre de 1917 y enero de 1919 trabaj贸 de mec谩nico en Par铆s, donde entr贸 en relaci贸n con militantes anarquistas catalanes y empez贸 a asimilar los planteamientos libertarios. Tras una breve estancia en la Pen铆nsula, donde despu茅s de descubrirse su condici贸n de desertor es detenido y encarcelado, y, posteriormente, liberado por sus compa帽eros, se exili贸 de nuevo en Francia.

En julio de 1919 y trabaj贸 como mec谩nico en la f谩brica Renault de Par铆s, Isla de Francia, (Francia).

En la primavera de 1920 volvi贸 a cruzar los Pirineos, trabaj贸 primero en el Pa铆s Vasco, (Espa帽a) y luego recorri贸 gran parte de la Pen铆nsula. Junto con otros compa帽eros crean el grupo anarquista 芦Los Justicieros禄 que despu茅s se llamar铆a 鈥淕rupo Los Solidarios鈥para hacer frente a la represi贸n institucionalizada y para obtener armas y dinero para el mantenimiento de las luchas y los detenidos. El campo de su acci贸n se repart铆a entre Arag贸n y Guip煤zcoa, (Espa帽a) y una de las misiones que se plantearon fue la ejecuci贸n del rey Alfonso XIII que hab铆a de asistir a la inauguraci贸n del Gran Kursaal de San Sebasti谩n, (Espa帽a); el intento fracas贸 por una denuncia.

En 1920 se traslad贸 a Barcelona, aconsejado por la anarcosindicalista Manuel Buenacasa, donde se afili贸 a la anarcosindicalista Confederaci贸n Nacional del Trabajo (CNT).

En 1921 se encontraba en Andaluc铆a, (Espa帽a) trabajando en una campa帽a de afiliaci贸n anarquista, cuando el 9 de marzo de ese a帽o, un d铆a despu茅s del asesinato de Eduardo Dato, fue detenido en Madrid, (Espa帽a) pero enga帽贸 a la polic铆a y escap贸 a Barcelona, Catalu帽a, (Espa帽a); se ignora su grado de participaci贸n en este atentado.

En la capital catalana hizo amistad con Francisco Ascaso, con quien constituy贸 en 1922 la agrupaci贸n anarquista 鈥淟os Solidarios鈥芦grupo espec铆fico o de afinidad禄, encargado de realizar acciones de represalia contra el pistolerismo patronal y de recaudar fondos mediante golpes de mano, adem谩s de desarrollar las estructuras de la CNTy de crear una federaci贸n anarquista de 谩mbito peninsular, de la que formaron parte Garc铆a Oliver, Liberto Callejas, Aurelio Fern谩ndez y Ricardo Sanz.

En 1923 este grupo se le imput贸 la muerte del cardenal Juan Soldevila y Romero, producido como represalia del asesinato de Salvador Segu铆. Ese mismo a帽o, con la instauraci贸n de la dictadura de Primo de Rivera, se decide que Ascaso y Durruti se trasladen a Francia para organizar un comit茅 revolucionario para ayudar a las actividades subversivas de los catalanes y fundar en Par铆s, Isla de Francia, (Francia) una editorial anarquista 芦Librairie Internationale禄.

En esta estancia, Durruti trabaj贸 en la Renault y Ascaso en una f谩brica de tubos de plomo. Cabe destacar que ambos siempre que la situaci贸n lo permit铆a trabajaban para mantenerse con sus salarios.

A finales de 1924, Ascaso y Durruti, por indicaci贸n del Comit茅 de Barcelona, se embarcaron hacia Am茅rica Latina (Cuba, M茅xico, Per煤, Uruguay, Chile y Argentina) para llevar a cabo una campa帽a de propaganda y agitaci贸n y recaudar fondos con la expropiaci贸n a los bancos.

Trabajaron como descargadores portuarios y en otros oficios y crean el grupo 鈥淟os Errantes鈥.

En abril de 1926 vuelven a Francia y despu茅s de un tiempo, donde conocieron N茅stor Makhno, fueron encarcelados por un intento de atentado contra Alfonso XIII.

Una multitud de gobiernos, empezando naturalmente por el de Primo de Rivera, exigieron sus extradiciones, sin embargo, una importante campa帽a de solidaridad lo impidi贸, y en 1927 consiguen un indulto. Una vez liberados, recorrieron varios pa铆ses de Europa (B茅lgica, Luxemburgo, Suiza, Alemania). En esta 茅poca tiene una compa帽era fija, 脡milienne Morin, que no le abandonar谩 nunca y con la que tendr谩 una hija, Colette.

En 1931, con el establecimiento de la II Rep煤blica, volvi贸 a la Pen铆nsula y se integr贸 en la Federaci贸n Anarquista Ib茅rica (FAI).

En junio de 1931, como representante del Sindicato Fabril y Textil de Barcelona, asisti贸, con Garc铆a Oliver, al congreso de la CNT, donde se manifest贸 contrario a las federaciones de industria.

Despu茅s de la excisi贸n treintista y de la separaci贸n de Peir贸 y de Pesta帽a, se convirti贸 gradualmente en una de las figuras m谩s representativas y de mayor autoridad moral en la CNT y en la FAI.

Opuesto por sistema a la consolidaci贸n de la rep煤blica parlamentaria, en 1932 particip贸 activamente en la insurrecci贸n anarquista del Alto Llobregat (F铆gols, Sallent, S煤ria, Berga y Cardona), Catalu帽a, (Espa帽a), por lo que fue deportado, con m谩s de un centenar de compa帽eros, primero en Bata (Guinea) y luego en Puerto Cabras, Fuerteventura, Islas Canarias, (Espa帽a), de donde volvi贸 ocho meses despu茅s.

Form贸 parte del Comit茅 Revolucionario de la fracasada insurrecci贸n de enero de 1933 (Casas Viejas, etc.), Y fue nuevamente encarcelado cinco meses en El Puerto de Santa Mar铆a, C谩diz, Andalucia, (Espa帽a).

Se presenta el c贸mic 'Pepe Buenaventura Durruti' .- Aranda - Hemeroteca -  Diario de la Ribera

En el Pleno de la Confederaci贸n Regional del Trabajo de Catalu帽a triunf贸 su postura, partidaria de la l铆nea insurreccional (la 芦gimnasia revolucionaria禄 del grupo 芦Nosotros禄), y form贸 parte, con Isaac Puente y Cipriano Mera, del Comit茅 Insurreccional de diciembre de 1933, tras dirigir la abstenci贸n electoral de la CNT 鈥 FAI.

Fracasada la insurrecci贸n, fue encarcelado en Burgos, Castilla y Le贸n, (Espa帽a). Liberado en mayo de 1934, fue detenido la v铆spera del levantamiento del 6 de octubre de 1934 y confinado en Valencia. Comunidad Valenciana, (Espa帽a); sali贸 de la c谩rcel a finales de 1935.

Tras comprobar el fracaso de la revoluci贸n de octubre de 1934 y la represi贸n sufrida por la clase obrera, contribuy贸 a que la CNT no boicoteara las elecciones de febrero de 1936, lo que favoreci贸 el triunfo del Frente Popular.

https://www.anarchistfederation.net/pixel.jpg?z=

El 17 de julio de 1936 organiz贸 la defensa confederal en los barrios barceloneses de Sant Mart铆 de Proven莽als, Sant Andreu de Palomar, Pueblo Nuevo y en la plaza de Catalu帽a, Barcelona, Catalu帽a, (Espa帽a). La muerte Ascaso, en el asalt贸 a las Atarazanas barcelonesas, Barcelona, Catalu帽a, (Espa帽a) el 20 de julio, ya derrotado el levantamiento en Barcelona, Catalu帽a, (Espa帽a) y controlando la CNT la situaci贸n, sobre todo despu茅s de apoderarse del parque de artiller铆a de San Andr茅s, sus principales dirigentes tuvieron una entrevista con el presidente de la Generalitat catalana, Llu铆s Companys.

Spain - 1937. - GC - Columna Durruti | Civil war photography, Spanish  republic, Civil war

En una segunda entrevista al d铆a siguiente, despu茅s del Pleno de Federaciones Locales de la CNT, Durruti junto con otros principales dirigentes de la CNT, propusieron nombrar un Comit茅 Central de Milicias Antifascistas de Catalu帽a, (Espa帽a)lo que fue aceptada por el resto de organizaciones. Este comit茅 formado por libertarios, republicanos, nacionalistas y marxistas se convirti贸 en el verdadero poder en Catalu帽a, ratificando la Generalitat posteriormente lo que se decid铆a.

Cansado de las disputas internas y el desgaste debido al hecho de encontrarse en una guerra civil, del Comit茅 de Milicias Antifascistas del que era jefe del Departamento de Transportes, decidi贸 pasar al frente b茅lico, empezando por liberar de fascistas Zaragoza, Arag贸n, (Espa帽a) que, como Barcelona, Catalu帽a, (Espa帽a) era otro gran n煤cleo urbano anarquista de la pen铆nsula.

https://federacionanarquista.net/wp-content/uploads/2020/11/EJ2cKvRXYAEZ_T.jpg

El 23 de julio cre贸, a instancias del Comit茅 Central de Milicias Antifascistas, la 芦Columna Durruti禄, que tom贸 rumbo hacia Zaragoza, Arag贸n, (Espa帽a). A la columna se le neg贸 por parte de las instituciones el suministro de armas, de artiller铆a y de infraestructura.

A medida que iban toman pueblos aragoneses, desde Caspe a Pina, a las tropas fascistas, los campesinos se ve铆an libres para hacer la revoluci贸n: los terratenientes eran expropiados de sus tierras, las cuales eran colectivizadas, se abol铆a la propiedad privada y se instauraba el comunismo libertario.

En esta coyuntura favoreci贸 la creaci贸n del Consejo de Defensa de Arag贸n. Zaragoza, (Espa帽a) no pudo ser tomada por falta de armamento.

Llamado por Garc铆a Oliver y Abad de Santill谩n volvi贸 a Barcelona, Catalu帽a, (Espa帽a) donde se mostr贸 contrario a la organizaci贸n militar cl谩sica y a la participaci贸n de la CNTFAI. en los gobiernos republicanos catal谩n y espa帽ol, manteniendo una militarizaci贸n de las fuerzas.

Pepe Buenaventura Durruti: La 茅poca de la bala y la palabra |

El 13 de noviembre de 1936 march贸 al frente de Madrid, Comunidad de Madrid, (Espa帽a) con su columna de 3.500 milicianos para ayudar a contener la ofensiva de las tropas franquistas (batalla de Madrid).

El 19 de noviembre de 1936, cuando se encontraba en las inmediaciones del Hospital Cl铆nico de la Ciudad Universitaria de Madrid, Comunidad de Madrid, (Espa帽a) ocupado por los sublevados, fue herido mortalmente por un disparo en el pulm贸n cuya procedencia no est谩 muy clara, existiendo diversas hip贸tesis sobre el origen de la bala que le hiri贸.

Mientras algunas versiones afirman que fue disparada accidentalmente por su propio naranjero, versi贸n hispana del subfusil Schmeisser MP28 II, otras apuntan a que pudo ser asesinado por agentes estalinistas.

La versi贸n del accidente es bastante veros铆mil, por cuanto el citado modelo de subfusil carec铆a de seguro y pod铆a dispararse por un simple golpe de la culata contra el suelo. El hecho, sin embargo, es que Durruti nunca us贸 naranjero. Buenaventura Durruti muri贸 a las 4 horas del 20 de noviembre de 1936 en la habitaci贸n n煤mero 15 del Hotel Ritz (Hospital de la 芦Columna Durruti禄) de Madrid Comunidad de Madrid, (Espa帽a). Su entierro el 22 de noviembre de 1936 en Barcelona, Catalu帽a, (Espa帽a), al que asistieron unas 200.000 personas, tuvo un enorme eco popular.

Al morir, surgi贸 en Catalu帽a, (Espa帽a) el grupo 芦Los Amigos de Durruti禄, creado para defender sus ideas, eran partidarios del insurreccionalismo revolucionario y contrarios a la colaboraci贸n con la burgues铆a y con los sectores reformistas, que Garc铆a Oliver y de otros dirigentes anarquistas aceptaron, al tiempo que criticaban la burocratizaci贸n de la CNT y las maniobras contrarrevolucionarias del comunismo marxista.

Durruti es una de las grandes referencias del movimiento libertario hispano y prototipo del revolucionario anarquista.

Existe abundante literatura sobre su figura, siendo el estudio m谩s significativo la obra del militante y estudioso del anarquismo Abel PazDurruti en la Revoluci贸n espa帽ola鈥, publicado en numerosas ediciones, y sobre el cual, en 1998, el realizador Paco R铆os realiz贸 un documental con el mismo t铆tulo.

La vocaci贸n guerrillera de Buenaventura Durruti, protagonista se帽alado de la reacci贸n inmediata al levantamiento militar de Franco, era incuestionable.

En 1922, ya en Barcelona, Catalu帽a, (Espa帽a), form贸 el grupo 鈥淐risol鈥, que luego tomar铆a el nombre de 鈥淟os Solidarios鈥. Su nombre, sin embargo, saltar铆a a la fama un a帽o despu茅s, cuando atrac贸 el Banco de Espa帽a de Gij贸n, Asturias, Asturias, (Espa帽a) y se hizo con un bot铆n de 675.000 pesetas. Tambi茅n se le relacion贸 con el asesinato del cardenal Juan Soldevila, as铆 que el revolucionario decidi贸 poner pies en polvorosa y largarse a Sudam茅rica. En Chile, precisamente, continu贸 los asaltos, una fuente de recursos que pretend铆a usar para liberar a sus camaradas presos en Espa帽a. Tras deambular por varios estados americanos y europeos, regres贸 a Espa帽a en 1931, deseoso de introducirse en la Federaci贸n Anarquista Ib茅rica.

En 1936, se convirti贸 en uno de los m谩s destacados protagonistas de la Revoluci贸n de julio, como respuesta al alzamiento militar. Para entonces, el grupo 鈥淟os Solidarios鈥 hab铆a cambiado su nombre por 鈥淣osotros鈥, y desde 茅l combati贸 el levantamiento como parte de la direcci贸n de la defensa de Barcelona, Catalu帽a, (Espa帽a). A finales de ese mes, derrotado el alzamiento en la Ciudad Condal y formadas las milicias populares, Durruti parti贸 con una columna armada que recibir铆a el nombre de columna Durruti hacia Zaragoza, Aragon, (Espa帽a) controlada por los nacionales. Aunque no tom贸 la ciudad, s铆 las poblaciones cercanas. En ellas, expropi贸 las tierras para colectivizarlas.

En noviembre de ese mismo a帽o dirigi贸 su columna a Madrid, Comunidad de Madrid, (Espa帽a) para reforzar las posiciones republicanas. Esta unidad de milicianos constaba, seg煤n distintas fuentes, de entre 2.500 y 4.000 voluntarios, entre ellos algunas mujeres. El d铆a 19 fue herido cerca del Hospital Cl铆nico. Sin embargo, a煤n hoy no est谩 claro qui茅n o qu茅 fue el responsable de su muerte. Algunas fuentes se帽alan que pudo ser asesinado por agentes estalinistas; otras, que se le dispar贸 el arma a 茅l o a alguno de sus acompa帽antes. En cualquier caso, Durruti falleci贸 unas horas despu茅s. Su cuerpo fue trasladado a Barcelona, Catalu帽a, (Espa帽a) y enterrado all铆.

En aquellos combates que se sucedieron en Madrid, Comunidad de Madrid, (Espa帽a) en noviembre de 1936, la columna Durruti fue diezmada. Tras la muerte de su l铆der, Ricardo Sanz tom贸 el mando. Este acept贸 su conversi贸n en unidad militar, dando origen a la 26 Divisi贸n del Ej茅rcito Popular Republicano, que combati贸 en Belchite, Campo de Belchite, Zaragoza, Arag贸n, (Espa帽a) y en la defensa de Catalu帽a (Espa帽a) en 1939. Tras la guerra, muchos de sus miembros pasaron por los campos de concentraci贸n franceses y algunos incluso fueron incorporados al ej茅rcito galo.

https://federacionanarquista.net/wp-content/uploads/2020/11/1_pepe-buenaventura-durruti.jpg

Comic: PEPE BUENAVENTURA DURRUTI relata las aventuras del hombre que vivi贸 y muri贸 revolucionario. Ideando y suponiendo las peripecias que rodean su realidad biogr谩fica con respeto a los hechos, pero tambi茅n con sentido del humor. Mostrando la naturaleza de la persona tal y como la imaginan los autores; sencilla, afable y simp谩tica. Ocup谩ndose del individuo y dejando de lado al icono.

Durruti represent贸 y representa ante todo la coherencia vital de la idea libertaria, poniendo en pr谩ctica los principios pregonados en primera persona, despreciando cualquier provecho personal en favor del inter茅s com煤n de la revoluci贸n.
Por su forma de actuar y su carisma, muchas personas ve铆an en 茅l un ejemplo en el que fijarse.
Tras su muerte, su personalidad fue trascendida casi a leyenda, ensalzada por amigos y utilizada por enemigos.
No precisa su semblanza de ninguna mitificaci贸n, quiz谩 fuese justificada en plena contienda, o no. Pero, m谩s de ochenta despu茅s, continuar en dicho empe帽o resultar铆a un insulto a su memoria, que por otra parte sostiene por si sola una vida comprometida, desprendida e intr茅pida, sin necesidad de adornos mit贸manos.




Fuente: Memorialibertaria.org