September 15, 2021
De parte de SAS Madrid
210 puntos de vista


Los pasos atr谩s en la lucha contra la erradicaci贸n de la pobreza y las consecuencias de la pandemia del covid-19 han impactado en las previsiones sobre la crisis clim谩tica y el efecto que tendr谩 en las subregiones m谩s afectadas por los fen贸menos asociados al calentamiento global.

El Banco Mundial ha publicado esta semana su segundo informe Groundswell (鈥淢ar de fondo鈥), que se plantea para 鈥淎ctuar sobre la migraci贸n clim谩tica interna鈥. Los modelos empleados por este organismo han calculado que en el a帽o 2050, 216 millones ser谩n migrantes clim谩ticos en seis regiones: 脕frica del Sur, Norte de 脕frica, Asia del Sur, Asia oriental y Pac铆fico, Am茅rica Latina y Europa Oriental y Asia central.

En algunos lugares, recuerda el informe, se pone en riesgo la habitabilidad, lo que incrementar谩 esos desplazamientos y la situaci贸n de pobreza y carencia material. El 脕frica por debajo de la l铆nea del S谩hara podr铆a generar hasta 85,7 millones de migrantes clim谩ticos internos; Asia oriental y el Pac铆fico, 48,4 millones; Asia meridional, 40,5 millones; 脕frica del Norte, 19,3 millones; Am茅rica Latina, 17,1 millones; y Europa del Este y Asia Central, 5,1 millones.

Algunos pa铆ses acumular谩n las peores consecuencias en t茅rminos de desplazamiento. Es el caso de Bangladesh, donde casi una de cada cuatro personas se ver谩n obligadas a migrar. 

Las sequ铆as en el norte de 脕frica tendr谩n un efecto importante. Sin medidas paliativas, el Banco Mundial estima que hasta el 6% de la poblaci贸n de Marruecos, Argelia, Libia, T煤nez y Egipto se ver谩 obligada a la migraci贸n.

Eso concentrar谩 a mitad de siglo aun m谩s poblaci贸n en los n煤cleos urbanos: Tanger, Casablanca, Tr铆poli, o El Cairo ser谩n receptores de la poblaci贸n migrante desde los campos yermos por la falta de agua.

En gran parte de la subregi贸n, explica el informe, 鈥渓a precipitaci贸n media durante la temporada de lluvias (octubre a marzo) ha disminuido en las 煤ltimas d茅cadas, con los descensos m谩s fuertes en las partes mediterr谩neas de Marruecos y Argelia y en partes de Libia鈥.

Controversias y reducci贸n de da帽os

Pese a que no existe oficialmente la figura del refugiado clim谩tico, el informe del Banco Mundial a帽ade nuevos puntos de vista para que la migraci贸n en base a estos fen贸menos, tanto aquellos de aparici贸n repentina 鈥擠ANA, olas de calor鈥, como de aparici贸n lenta 鈥攕equ铆as o subida del nivel del mar鈥 comience a hacerse un hueco en la legislaci贸n internacional.

鈥淓l Comit茅 de Derechos Humanos de la ONU鈥, explica el informe reconoci贸 en el a帽o 2020, en el caso de Teitiota v. Nueva Zelanda, que los Gobiernos deben tener en cuenta las violaciones de derechos humanos causadas por la crisis clim谩tica al examinar casos de deportaci贸n de solicitantes de asilo.

Ese estatus del refugiado clim谩tico, necesaria en los protocolos internacionales, se ver谩 reflejado en los tres escenarios que plantea el Banco Mundial que, significativamente, toma el escenario pesimista como el de referencia para el informe. Esos 216 millones de personas obligadas a migrar se dar谩n en el caso de que persista la tendencia actual de emisiones globales de gases de efecto invernadero combinado con los niveles de desigualdad actuales.

La reducci贸n de las emisiones y un desarrollo m谩s igualitario pueden reducir hasta un 80% las previsiones bajo el marco de referencia pesimista, haciendo que el desplazamiento por motivos de clima solo afecte a 44 millones de personas en lugar de a 216 millones.

鈥淪i no se adoptan medidas, se prev茅 que la potencia del cambio clim谩tico para impulsar la migraci贸n aumentar谩 hasta mediados de siglo y los a帽os posteriores鈥, alerta el informe, que presenta cuatro tipos de medidas para evitar los peores escenarios: reducci贸n de emisiones de CO2 y gases de efecto invernadero, integrar la migraci贸n interna provocada por impactos clim谩ticos en la planificaci贸n del desarrollo verde, la estrategia de adaptaci贸n para favorecer el desarrollo sumando a las personas migrantes y focalizar pol铆ticas.

Enlace relacionado ElSaltoDiario.com (15/09/2021).




Fuente: Sasmadrid.org