October 24, 2021
De parte de ANRed
211 puntos de vista


La revelaci贸n hecha por el actor Toto Kirzner, hijo de Adri谩n Suar y Araceli Gonz谩lez, sobre los abusos sexuales de los que fuera v铆ctima durante su ni帽ez, conmocion贸 a la opini贸n p煤blica y puso en evidencia la importancia de hablar de una de las formas de violencia hacia las infancias que ha estado invisibilizada durante muchos a帽os: el ASI (Abuso Sexual en la Infancia). El ASI constituye un delito tipificado en el C贸digo Penal como 鈥淒elitos contra la integridad sexual鈥 y es una vulneraci贸n a los derechos de ni帽eces y adolescencias conforme a la Ley Nacional 26.061, de Protecci贸n Integral de ni帽os, ni帽as y adolescentes. Por  Mar铆a In茅s Alvarado* ( Diario Digital Femenino).


Si bien en Argentina no existen datos oficiales sobre abuso sexual contra NNyA, a partir de diversos estudios especializados en la tem谩tica, la Gu铆a Abuso sexual contra ni帽os, ni帽as y adolescentes, publicada por Unicef en 2017, se帽ala que son m谩s frecuentes de lo que se cree y su n煤mero supera las denuncias. Adem谩s, hay que tener en cuenta que, a nivel mundial, seg煤n un informe de septiembre de 2016 de la Organizaci贸n Mundial de la Salud (OMS) 1 de cada 5 mujeres y 1 de cada 13 varones han declarado haber sufrido abusos sexuales durante su infancia, lo cual da cuenta de que el abuso sexual representa una problem谩tica que afecta fuertemente a las infancias y adolescencias en todo el mundo.

El ASI es una de las peores formas de violencia. Las v铆ctimas sufren un da帽o irreparable a su integridad f铆sica, ps铆quica y moral, al vulnerar los derechos a la intimidad, a la privacidad y a no ser expuesto a ning煤n tipo de violencia, abuso o explotaci贸n, todos protegidos a nivel internacional por la Convenci贸n sobre los Derechos del Ni帽o y a nivel nacional por la ya mencionada Ley Nacional 26.061. Siempre que se hace menci贸n a este delito, las estad铆sticas indican que el 95% de los abusadores son varones y alrededor del 90% son familiares o personas cercanas al entorno de confianza de la v铆ctima y se calcula que, de cada 1000 casos se denuncian 100 y s贸lo uno se condena.

Muchos son los mitos que rondan el ASI, pero en este caso en particular, es bueno mencionar dos:

Uno: Los abusos sexuales ocurren contra NNyA de familias con menores recursos. El caso de Toto Kirzner ocurri贸 en un country, en el seno de una familia de clase media y p煤blicamente reconocida.

Dos: Los agresores son personas aisladas socialmente que tienen un perfil de personalidad espec铆fico y alg煤n tipo de enfermedad mental o perversi贸n. Este caso tambi茅n demuestra que cualquier persona puede ser un abusador, dado que la denuncia fue realizada contra un adulto var贸n que trabajaba en el lugar de los hechos, realizando tareas de confianza de las personas que viv铆an en el barrio y cuya conducta social no mostraba un perfil psic贸tico o perverso.

Por otro lado, aparece tambi茅n en esta confesi贸n el peso del 鈥渟ecreto鈥. Las v铆ctimas de ASI tienen miedo de contar lo sucedido porque se sienten culpables de los abusos, lo cual se manifiesta en una especie de 芦pacto禄 con su abusador y pueden callarlo por a帽os. No hay una 煤nica receta para que un ni帽o, ni帽a o adolescente v铆ctima de abuso pueda ponerlo en palabras, cada uno/a lo har谩 a su tiempo, en el 谩mbito y momento que sienten y pueden hacerlo. Lo que si se hace necesario, es reforzar la importancia que tiene la Educaci贸n Sexual Integral (ESI) en las escuelas para prevenir y dar herramientas a ni帽eces y adolescencias v铆ctimas de abuso para que puedan contar lo que les pasa.

La ESI es fundamental para que NNyA aprenden a diferenciar los v铆nculos afectivos de los abusivos, adem谩s de identificar situaciones de violencia, brindar herramientas de autoprotecci贸n, establecer un espacio de escucha, insistir en promover el derecho a la intimidad propia y ajena, reflexionar sobre el peso de los secretos y que nadie puede obligarles a guardar secretos inc贸modos, fortalecer la autonom铆a y el valor del NO cuando alguien intenta vulnerarlos y, sobre todo, favorecer el di谩logo y que sientan que su palabra tiene valor.

El relato del joven actor, que guard贸 silencio por temor durante los dos a帽os posteriores al hecho, pone de manifiesto la importancia de seguir insistiendo que, la mejor herramienta para terminar con este flagelo es fortalecer a ni帽eces y adolescencias, y eso lo logra la ESI.

(*)  Docente, comunicadora. Co-directora de La ESI en juego.





Fuente: Anred.org