March 2, 2021
De parte de Memoria Libertaria
323 puntos de vista


Las cuatro hermanas Puig Antich siguen esperando justicia y la restauraci贸n de la memoria de su hermano Salvador, uno de los 煤ltimos ejecutados por el r茅gimen franquista en Espa帽a. Como cada a帽o, y ya van 47, tienen grabado a fuego las 煤ltimas horas que transcurrieron entre las once de la noche y las seis de la madrugada de un 2 de marzo de 1974, las 煤ltimas horas que pasaron con quien ser铆a ejecutado a garrote vil la ma帽ana despu茅s.

Carme Puig Antich (Barcelona, 1954), casi medio siglo despu茅s, sigue pidiendo justicia, inasequible al desaliento desde el convencimiento de que su hermano fue “un chivo expiatorio por el atentado de Carrero Blanco”, asesinado por ETA escasos meses antes de su detenci贸n. Salvador Puig Antich militaba en el brazo armado del MIL, un grupo anarquista que se financiaba con atracos. En la refriega de su detenci贸n, un subinspector de la Polic铆a, Francisco Anguas Barrag谩n, recibi贸 cinco disparos y falleci贸. Aunque el arma que escond铆a Puig Antich solo se dispar贸 tres veces, la justicia militar lo conden贸 a muerte r谩pidamente y sin miramientos. Una instrucci贸n m谩s que discutible, una sentencia ejecutada a garrote vil, simult谩nea a la de Heinz Ches, un delincuente com煤n, una protesta internacional que fue deso铆da como han sido deso铆das las peticiones de anulaci贸n del proceso.

El 煤ltimo episodio en la lucha de la familia por hacer justicia ha sido la querella por crimen de lesa humanidad que interpuso contra el juez militar que dict贸 la sentencia, Carlos Rey Gonz谩lez. de la demanda por considerarse que la Ley de Amnist铆a sigue estando vigente para actos cometidos antes de 1977. No fue la 煤nica iniciativa de la familia para restituir la memoria de Salvador Puig Antich. Las hermanas se personaron en la causa que contra las cr铆menes del franquismo se instruye en Argentina, apelando al mismo concepto jur铆dico de crimen de lesa humanidad. En Espa帽a, los tribunales Supremo y Constitucional hab铆an desestimado en varias ocasiones los recursos interpuestos para volver a reabrir el caso y conseguir que se anulara el juicio. Seg煤n reitera desde hace a帽os Carme, en aquel juicio “fue todo falso”. En la 煤ltima d茅cada se han sucedido de homenaje, libros y pel铆culas en torno a la figura Salvador Puig Antich, y en esta nueva efem茅ride hablamos con su hermana Carme, que participa en la presentaci贸n de una publicaci贸n sobre estos acontecimientos como tel贸n de fondo y que tendr谩 lugar este martes en la librer铆a La Vor谩gine de Santander.

47 a帽os despu茅s, 驴qu茅 recuerda de aquellos d铆as entre la detenci贸n y ejecuci贸n de Salvador Puig Antich?

A nosotros no nos dijeron nada cuando lo detuvieron. Mi hermana y yo 铆bamos por la calle y vimos el diario ‘El Caso’ con la foto de mi hermano y de Heinz Ches. All铆 pon铆a que lo hab铆an llevado al (hospital) Cl铆nico y nos fuimos para all谩. El Cl铆nico es muy grande, he trabajado all铆 40 a帽os. Fuimos preguntando a toda la gente y la gente ten铆a miedo de decirnos d贸nde estaba. Pero finalmente lo encontramos en una planta y hab铆a 40 polic铆as en el rellano. Yo estudiaba Enfermer铆a en aquel entonces. Me miraron todos los libros y las libretas y nos negaron la entrada rotundamente, por lo que empezamos a llamar a Salvador a gritos: “隆Salvador, que estamos aqu铆!” Pero nos tuvimos que ir.

驴Cu谩ndo lo vieron por primera vez tras su detenci贸n?

Por el abogado supimos que en cuatro o cinco d铆as lo trasladar铆an a la Modelo. Dimos las gracias porque si iba a Jefatura lo mataban a hostias. Para nosotros fue un alivio. En la Modelo le ve铆amos 20 minutos cada semana. Hab铆a una reja de por medio, no lo pod铆amos ni tocar. Al ser catalanes habl谩bamos catal谩n con mi hermano y est谩bamos a solas porque 茅l estaba clasificado como peligroso y no hab铆a m谩s presos con familiares cerca. “隆Hablen en castellano!”, nos dec铆an. Lo intentamos, pero me cuesta un poco hablar en castellano. La primera vez que lo vi fue horrible. No se ten铆a en pie, ten铆a la mand铆bula llena de gomas por las heridas, y 茅l estaba preocupado por nosotros. “隆Qu茅 putada por meteros en esto!”, nos dec铆a. Pero nosotras est谩bamos con 茅l. As铆 fue durante medio a帽o. Suerte que tuvimos un abogado genial que casi cada d铆a iba a verlo. Era su vida. No fue una relaci贸n habitual abogado-cliente. Esto nos sub铆a mucho el 谩nimo.

驴Puede relatarme c贸mo pasaron las 煤ltimas horas?

A las cuatro de la madrugada de un d铆a como hoy, el abogado (Oriol Arau) fue al Colegio de Abogados en donde llamaron a Franco, al Papa, al m茅dico de Franco… pero no hubo soluci贸n. Cuando Oriol vino a la Modelo a pasarnos el parte vimos su cara y mi hermano dijo: “Nenas, esto se acaba”; y a las seis de la ma帽ana nos echaron. Estuvimos con 茅l de once a seis, tal d铆a como hoy.

驴Cu谩l es su recuerdo inmediatamente posterior?

Lo que vimos despu茅s fue que sal铆a el furg贸n (con el cad谩ver) y fuimos al cementerio de Montjuic solo nosotros, la familia. Mi madre, por suerte, muri贸 un a帽o antes y no lo vivi贸. Mi padre hab铆a estado condenado a muerte y no se encontraba bien por aquellos d铆as.

驴En alg煤n momento su hermano se arrepinti贸 de haber militado en grupos anarquistas?

Cuando volvi贸 de la mili tuvo que decidir si estudiar o meterse en el mundo de la lucha antifranquista. Estuvo tres meses sin decidirse. Estuvo fatal, ten铆a pesadillas porque deb铆a decidir si iba por un lado o por el otro. Nunca se arrepinti贸 de la decisi贸n adoptada, ni siquiera cuando estuvo en la c谩rcel. En las cartas siempre pon铆a ‘Salud y Anarqu铆a’. Nunca se arrepinti贸.

Nunca se arrepinti贸 de la decisi贸n adoptada, ni siquiera cuando estuvo en la c谩rcel. En las cartas siempre pon铆a ‘Salud y Anarqu铆a’. Nunca se arrepinti贸

Carmen Puig Antich

驴C贸mo repercuti贸 la ejecuci贸n de su hermano en sus vidas?

Durante los primeros 15 a帽os estuvimos marcadas. No se pod铆a hablar de ello, no se pod铆a ir al gobierno militar a buscar el sumario, no se pod铆a hacer nada. Mi hermana Montserrat trabajaba en un colegio y hubo padres que hablaron con la directora para que la expulsaran y la directora a quien ech贸 fue a los padres.

驴C贸mo ve la figura de su hermano, usted y su familia?

Lo sigo viendo como a un luchador anticapitalista que fue un chivo expiatorio por la muerte de Carrero Blanco.

驴C贸mo concluyen que el r茅gimen pretend铆a dar un escarmiento en la figura de su hermano?

Estoy totalmente convencida de que fue un chivo expiatorio. Pongo la mano en fuego. Todo se conjur贸 en su contra. Estuve en el juicio y fue como una burla delante de la gente. Fue una encerrona y las pruebas no las quieren aceptar, no quieren la anulaci贸n del juicio.

驴C贸mo ver铆a restablecida la memoria de Salvador Puig Antich?

Nosotros pensamos que con la anulaci贸n del juicio. Pedimos dignidad y me gustar铆a que se enjuiciara a los supervivientes. No queremos nada m谩s que la recuperaci贸n de la dignidad.

驴C贸mo sobrellevan 47 a帽os de lucha continua por restablecer la memoria de Salvador?

Con much铆simos sinsabores, pero todas seguimos siendo una pi帽a. Hace unos seis a帽os presentamos una querella en Argentina y todav铆a estamos en ello, pero no prospera. Fuimos todas las hermanas las que la pusimos, aunque all铆 nos represent贸 (tambi茅n a Inmaculada y a Montserrat) Mercedes. Ahora, con la pandemia, parece que se ha parado, pero sigue abierta.

驴Qu茅 es lo que se pide en el proceso de Argentina?

Est谩 imputado el exministro Utrera Molina. Tambi茅n pedimos responsabilidad a (Carlos) Rey, pero no creemos que vaya a declarar all铆. No interesa. Se muri贸 el abogado que nos llevaba todo y est谩 costando mucho trabajo seguir adelante. Yo lo encuentro dif铆cil.

Carme Puig, hermana de Salvador Puig Antig, ajusticiado por la dictadura franquista en 1974. ARCHIVO

驴Cree que hay una raz贸n pol铆tica para no reabrir el pasado?

Hay una ra铆z pol铆tica de fondo. No les interesa sacar todo esto.

驴A qui茅n se refiere?

Me refiero a los del PP, a los socialistas, a todos, uno a uno.

Tambi茅n los partidos de la izquierda espa帽ola en 1974 guardaron silencio cuando arreciaban las peticiones internacionales de clemencia. 驴Ese silencio sigue manteni茅ndose hoy en d铆a?

En aquellos d铆as nos ayud贸 la gente de la calle. Recib铆amos cartas, an贸nimos; la gente de la calle, del pueblo, se port贸 muy bien. Pero la pol铆tica, no. No interesaban los anarquistas.

驴Qu茅 sabe de Heinz Ches, el otro ajusticiado?

Conocimos a su familia por mediaci贸n de Ra煤l Riebenbauer (autor de un libro sobre Heinz Ches que este martes se presenta en la librer铆a La Vor谩gine de Santander). Somos grandes amigos y hemos colaborado. Ra煤l nos puso en contacto con su familia, con sus hermanos, a los que conocimos en Valencia. Ellos no sab铆an nada de la historia de su hermano, hasta que Ra煤l se lo dijo. Lo daban por desaparecido.

驴Por qu茅 cree que lo ejecutaron?

Para compensar un poco la muerte Salvador, para que no fuera solo 茅l.

驴Por qu茅 es tan dif铆cil construir memoria hist贸rica en este pa铆s?

La de Memoria Hist贸rica fue una ley muy flojita, una ley de de m铆nimos. Se trata de no remover el pasado cuando a煤n hay gente en las cunetas.

La historia olvidada de Heinz Ches

La librer铆a y editorial La Vor谩gine de Santander presenta este martes 2 de marzo la edici贸n revisada y actualizada de ‘El silencio de Georg’ coincidiendo con el 47 aniversario de las ejecuciones al garrote vil de Heinz Ches y Salvador Puig Antich. Ches, cuyo nombre real era Georg Welzel, fue ajusticiado el mismo d铆a que Puig Antich pero su historia es pr谩cticamente desconocida. Heinz, condenado por el asesinato de un guardia civil, mantuvo silencio hasta el final en una puesta en escena de tinte medieval que pretend铆a despolitizar la ejecuci贸n del anarquista catal谩n.

‘El silencio de Georg’ es un relato en el que su autor, Ra煤l Riebenbauer, recorre la desconocida biograf铆a del joven ajusticiado en 1974 con el nombre de Heinz Ches, supuestamente polaco, que en realidad era un fugado de la antigua Alemania de la RDA de nombre Georg Welzel. Su historia fue un misterio hasta que Riebenbauer, periodista y documentalista, se enfrasc贸 en una investigaci贸n que le ocup贸 diez a帽os y en la que localiz贸 y entrevist贸 a los principales protagonistas de aquel acto en el que Welzel fue utilizado para “maquillar” la condena a muerte de Puig Antich.

El acto a trav茅s de las redes sociales de La Vor谩gine, con la participaci贸n del autor que devolvi贸 la identidad a Georg Welzel/Heinz Ches, y con Carme Puig Antich, hermana de Salvador.




Fuente: Memorialibertaria.org