January 2, 2021
De parte de SAS Madrid
149 puntos de vista

鈥淣o nos averg眉enza ganar dinero cuidando a los que m谩s lo necesitan鈥, proclam贸 la consejera delegada de DomusVi, en el Parlamento gallego en noviembre, cuando ya hab铆an fallecido dos mil mayores en sus centros.

– DomusVi factur贸 m谩s de 600 millones en 2019, que en parte terminan en el para铆so fiscal de Jersey, a trav茅s de una compleja trama societaria que realiza actuaciones fiscales irregulares para evitar el pago de impuestos.

– El director de Operaciones, Jos茅 Luis Rosell贸, lleg贸 a defender en p煤blico que unas im谩genes de maltrato a mayores en un geri谩trico del grupo “ten铆an una explicaci贸n”, aunque evit贸 detallar cu谩l era.

鈥淣o nos averg眉enza ganar dinero cuidando a los que m谩s lo necesitan鈥. Seguro que no todos, pero s铆 muchos de quienes estaban escuchando aquel d铆a en el Parlamento gallego a la consejera delegada de DomusVi se quedaron at贸nitos al escucharle esa frase. Josefina Fern谩ndez Migu茅lez, a quien todo el mundo conoce como Chefi, estaba llegando al final de su segundo y 煤ltimo turno de intervenci贸n. Hab铆a lanzado cr铆ticas contra casi todos, menos contra su amigo Alberto N煤帽ez Feij贸o (PP), pero no hab铆a sido capaz de encontrar ni un s贸lo defecto en el modelo residencial espa帽ol ni en la gesti贸n que se hizo de la pandemia en las 140 residencias que gestionaba su grupo empresarial. Era 13 de noviembre de 2020, poco despu茅s del mediod铆a, y en ese momento hab铆an fallecido en los centros de DomusVi m谩s de 2.000 mayores. 隆Dos mil personas!

Chefi hablaba desafiante de su orgullo por ganar dinero con los mayores. Y durante toda su intervenci贸n mostr贸 una enorme preocupaci贸n por los “costes”, quiz谩 una reminiscencia de cuando en los a帽os noventa trabajaba con su empresa Recaudaci贸n y Gesti贸n Tributaria SL para algunos ayuntamientos gallegos, experiencia que seg煤n la revista Luzes no termin贸 demasiado bien. La ejecutiva de DomusVi consider贸 pertinente advertir a los diputados que la escuchaban de que fuesen cuidadosos con su imaginaci贸n: “S茅 perfectamente que cuando se deja andar la imaginaci贸n, en vez de avanzar sobre estudios muy serios de los servicios, de su organizaci贸n y de su coste, y en vez de programar residencias reales se programan para铆sos terrenales. Se recurre f谩cilmente a la idea de estatalizar el servicio, de crear consorcios de empresas p煤blicas a costa de los presupuestos del Estado y se deja de hablar de costes para hablar s贸lo de derechos”. Hablar s贸lo de derechos y no de costes, 隆qu茅 cosas tienen algunos!

En cuanto a la hecatombe vivida durante la pandemia en los geri谩tricos, Chefi lo cont贸 as铆: “Los problemas sufridos no eran estructurales ni se deb铆an a la inadecuaci贸n del modelo” y las residencias “no fueron causantes, salvo en casos de errores involuntarios, de los da帽os humanos en ellas ocurridos, sino v铆ctimas de la propia pandemia y de los graves errores de gesti贸n que se produjeron en el sistema sanitario espa帽ol durante la primera ola”. En definitiva, seg煤n ese relato, DomusVi no fue culpable de nada, sino una m谩s de las “v铆ctimas” de errores ajenos. Cabe concluir que una de las principales, ya que es con diferencia el grupo l铆der del sector en Espa帽a.

INFIERNOS Y PARA脥SOS

En un a帽o donde las residencias de mayores fueron la zona cero de la pandemia, DomusVi es el m谩ximo exponente de todo aquello que seg煤n las asociaciones de familiares de los mayores funciona mal en el sistema, empezando por la “mercantilizaci贸n de los cuidados” y el poder creciente de determinados grupos que anteponen el “lucro empresarial” a cualquier otra consideraci贸n. Es una denuncia que comparten REDE en Galicia, Coordinadora de Residencias 5+1 en Catalu帽a o Pladigmare y Marea de Residencias en Madrid, por citar solo a algunas de las m谩s activas en estos 煤ltimos a帽os.

En la primavera de 2020 DomusVi gestionaba 140 geri谩tricos, que contaban con 18.700 plazas. Durante la primera ola fallecieron en sus centros m谩s de 1.800 ancianos, de acuerdo con los datos conseguidos por infoLibre a trav茅s de los portales de transparencia de los gobiernos auton贸micos y de noticias period铆sticas basadas en informaci贸n oficial en las comunidades que no atendieron la solicitud de este peri贸dico. En la segunda ola, la cifra de muertes se acercaba a finales de diciembre a los 300. En total, perdieron la vida m谩s de 2.100 residentes en centros de DomusVi. 隆Un 11,2% del total!

“Se ha querido criminalizar la atenci贸n de las residencias de mayores como si las muertes del covid fueran cosa nuestra. Como si nosotros fabric谩ramos el covid de noche y se lo reparti茅ramos a los ancianos por la ma帽ana”, lleg贸 a decir Chefi en el Parlamento gallego. Una ridiculizaci贸n de las cr铆ticas que nada tiene que ver con las acusaciones que de verdad han recibido los grandes grupos del sector, en manos de fondos de private equity y multinacionales: que llegaron a la pandemia con poqu铆simo personal, lo que les impidi贸 hacer frente con solvencia a la crisis; que en muchos centros hubo una enorme desorganizaci贸n y ello llev贸 a adoptar decisiones err贸neas (por ejemplo al sectorizar para separar a las personas contagiadas de las dem谩s), que se daba de forma sistem谩tica informaci贸n falsa a los familiares de los mayores sobre su estado de salud… L贸gicamente, nadie que conozca el modelo geri谩trico espa帽ol puede acusar a las empresas del colapso sanitario 鈥搇as residencias no son hospitales鈥. Y mucho menos de los protocolos dictados por los Gobiernos de Madrid y Catalu帽a prohibiendo la derivaci贸n de personas mayores a los hospitales. Dos factores, entre otros muchos, que contribuyeron a la cat谩strofe. 

Los geri谩tricos de DomusVi registraron cifras tr谩gicas de fallecidos en media Espa帽a. Solo en los meses de marzo y abril, los m谩s duros de la primera ola, murieron 63 personas en DomusVi Alcoi, 60 en el centro madrile帽o de Mirasierra, 54 en DomusVi Ca n’Amell en Premi脿 de Mar (Barcelona), 46 en DomusViAlcal谩 y 43 en DomusVi Espartales 鈥揳mbos en la localidad madrile帽a de Alcal谩 de Henares鈥, 40 en DomusVi Legan茅s…

Incluso en las comunidades aut贸nomas menos azotadas por el virus durante la primera ola, como Illes Balears, el grupo de Chefi se hizo notar negativamente. Las dos empresas m谩s importantes en las islas son DomusVi y Korian. La primera explota 661 plazas (15% del total) y la segunda se encarga de 628 (14,2%). Cada grupo tiene seis geri谩tricos, todos ellos en Mallorca. Pese a contar con una proporci贸n de mercado muy similar, sus resultados no pudieron ser m谩s dispares: en los centros de DomusVi perdieron la vida 36 personas, mientras que en los de Korian fallecieron dos

Todo un verdadero infierno para muchos mayores y para sus familiares.

Chefi advirti贸 a los diputados gallegos que no deb铆an “dejar andar la imaginaci贸n”, porque en vez de residencias reales terminar铆an programando “para铆sos terrenales”. El portavoz del PSOE, Pablo Arang眉ena, le pidi贸 a la ejecutiva de DomusVi que hablase de otro tipo de para铆sos: los fiscales. Sin 茅xito, porque ante las preguntas sobre la trama societaria de DomusVi que hab铆a desvelado meses antes infoLibre, Chefi perdi贸 su locuacidad. No dijo ni media palabra.

DomusVi est谩 controlado desde 2017 por un fondo de capital privado brit谩nico llamado Intermediate Capital Group (ICG), que cre贸 una tupida red societaria para articular la compra del grupo y reducir al m铆nimo su factura fiscal mientras se mantenga como su principal propietario. Una red que pasa por Luxemburgo y termina en la isla de Jersey, territorio fiscalmente opaco donde tiene su domicilio la sociedad 煤ltima de la trama, ICG Europe Fund VI (No. 1) Limited Partnership. Entre otras pr谩cticas para reducir su factura fiscal, dos sociedades del grupo en Luxemburgo y una en Francia realizaron entre ellas operaciones de pr茅stamos por importe de 640,5 millones de euros, a unos intereses del 9,2 y el 11%, completamente desorbitados cuando se firmaron en 2017. Unas actuaciones irregulares seg煤n la normativa, que obliga a fijar un precio de mercado en las operaciones entre empresas del mismo grupo.

DomusVi factur贸 619 millones de euros en Espa帽a en 2019, seg煤n las cuentas oficiales presentadas por el grupo. M谩s de la mitad de los ingresos de las residencias de mayores 鈥搇a compa帽铆a tambi茅n explota servicios de atenci贸n domiciliaria, centros de salud mental o de atenci贸n a la discapacidad鈥 provienen de las Administraciones, por una doble v铆a: la concesi贸n de geri谩tricos de titularidad p煤blica para que sean gestionados de forma privada por DomusVi o la compra de plazas en sus centros a trav茅s de acuerdos de concertaci贸n.

En otras palabras: DomusVi vive en buena medida de fondos p煤blicos, pero al mismo tiempo tiene montada una estructura societaria que realiza operaciones irregulares para evitar el pago de impuestos a esas mismas Administraciones de cuyo dinero se alimenta.

IM脕GENES DE MALTRATO QUE “TIENEN UNA EXPLICACI脫N”

Si las declaraciones de Josefina Fern谩ndez en el Parlamento gallego son una gu铆a imprescindible para entender la cultura empresarial de DomusVi, la reacci贸n de la compa帽铆a tras difundirse unas im谩genes de maltrato a mayores en el centro Jardines de Ll铆ria (Valencia) deja al desnudo su concepto 茅tico.

A principios de septiembre, Tele 5 difundi贸 unas estremecedoras im谩genes que mostraban el maltrato dispensado a algunos mayores de dicho geri谩trico. Se ve a una persona, semidesnuda, atada en una silla. A un anciano, ca铆do en el suelo, sin que nadie le ayude. A mayores con puntos de sutura en la cabeza o moratones en la cara, provocados tambi茅n por ca铆das.

La primera reacci贸n de DomusVi fue decir que se trataba de “un montaje”. Si ya resultaba sorprendente esa explicaci贸n a la vista de las im谩genes, la cosa a煤n empeor贸. La empresa decidi贸 encargar una “investigaci贸n interna”, que lleg贸 a la conclusi贸n de que “no ha habido ning煤n tipo de maltrato” porque “todas las im谩genes difundidas cuentan con una explicaci贸n”, seg煤n consta de manera literal en una nota de prensa difundida dos meses despu茅s de que se conocieran los hechos. El director de Operaciones, Jos茅 Luis Rosell贸, no tuvo empacho en defender la misma idea en p煤blico, en un encuentro digital con periodistas. Eso s铆, evit贸 detallar cu谩l era esa posible “explicaci贸n”.

Es significativo el comienzo de ese comunicado de prensa de DomusVi: “La compa帽铆a condena rotundamente, una vez m谩s, las im谩genes que se emitieron en el pasado mes de septiembre en televisi贸n en relaci贸n a la residencia Jardines de Ll铆ria y lamenta profundamente el dolor que dichas im谩genes y los hechos que reflejan, fuera de contexto, hayan podido causar tanto a los familiares de los residentes como a los trabajadores que con profesionalidad y dedicaci贸n desempe帽an sus labores”. O sea que, seg煤n DomusVi, lo que hay que condenar son “las im谩genes” y lo que pudo causar dolor a los familiares fue “la difusi贸n de las im谩genes”, no el hecho de que sus seres queridos estuviesen atados en una silla semidesnudos, o tirados en el suelo sin recibir ayuda o con enormes moratones en la cara. Con esa forma de entender el mundo, no puede sorprender que la empresa considere impecable su actuaci贸n durante la pandemia.

La Fiscal铆a abri贸 diligencias de forma casi inmediata y, en el escrito enviado al Juzgado, se帽al贸 que existen indicios de que el trato dado a los mayores “socav贸 gravemente su dignidad e integridad moral, hecho que todav铆a se hizo m谩s patente y lacerante en el caso de los residentes que eran m谩s vulnerables por su avanzada edad, por sus graves enfermedades ps铆quicas y f铆sicas y, en suma, por su alto grado de dependencia al ser quienes requer铆an de la m谩xima protecci贸n鈥. El Juzgado de Instrucci贸n n潞 1 de Ll铆ria ya ha imputado, de momento, a la directora del centro.

ALGUNA ADMINISTRACI脫N REACCIONA

Alguna Administraci贸n auton贸mica ha empezado a abandonar la pasividad ante determinados comportamientos de DomusVi. En Catalu帽a, desde el poder pol铆tico le transmitieron con claridad el mensaje de que no pod铆a seguir gestionando el centro de Ca n’Amell (54 fallecidos a 30 de abril) y que si era necesario iniciar铆an el procedimiento para retirarle la licencia. Para evitar una actuaci贸n que podr铆a sentar un precedente perjudicial, Chefi lleg贸 a un acuerdo con el grupo catal谩n L’Onada, al que le traspas贸 la gesti贸n del geri谩trico por un periodo de cuatro a帽os. L’Onada pertenece a la presidenta de la patronal CEAPs, Cinta Pascual.

En la Comunitat Valenciana, el departamento de Igualdad y Pol铆ticas Inclusivas que dirige M贸nica Oltra (Comprom铆s) decidi贸 en noviembre imponer una sanci贸n de 40.000 euros al geri谩trico DomusVi Alcoi por incumplir las ratios de personal m茅dico y de t茅cnicos en actividades socioculturales. Esos incumplimientos legales se castigaban antes con una multa diez veces menor, eso si llegaban a sancionarse. En el mismo encuentro con los medios donde explic贸 que hab铆a “una explicaci贸n” a las humillantes im谩genes de Jardines de Ll铆ria, Rosell贸 afirm贸 sin inmutarse que la sanci贸n de Alcoi respond铆a a un hecho puntual. La verdad es otra. En la resoluci贸n del expediente sancionador, al que ha tenido acceso infoLibre, se detalla que los incumplimientos han sido reiterados y fueron advertidos a la empresa en las tres 煤ltimas visitas realizadas por la Inspecci贸n al centro en septiembre de 2018 y junio y noviembre de 2019.

DomusVi y su consejera delegada llegan al final de este a帽o negro sin un solo gesto de arrepentimiento. No han admitido el m谩s m铆nimo error. Ni durante la pandemia, que deja en sus centros m谩s de 2.100 mayores fallecidos, ni ante hechos tan escandalosos como los de Jardines de Ll铆ria. Chefi, eso s铆, mantiene sus ideas claras. Ahora la alternativa, explic贸 a los diputados del Parlamento de Galicia, es recuperar la imagen da帽ada de las residencias privadas o decantarse por el sistema p煤blico, “y dejar que sean las leyes y los reglamentos, y no el mercado, los que marquen el nivel, los derechos y la oferta de plazas p煤blicas en residencias”. Otra idea al parecer revolucionaria para una de las principales empresarias de este pa铆s: que las “leyes” establezcan “los derechos”. El acabose.

Enlace relacionado InfoLibre.es 31/12/2020.




Fuente: Sasmadrid.org