January 24, 2022
De parte de Kurdistan America Latina
210 puntos de vista

Tras las sucesivas sequías, los habitantes de al-Malikiyah y Qamishlo, en el noreste de Siria, están reviviendo un antiguo ritual llamado Ziwa, o novia de la lluvia, para evitar nuevos retrasos en las lluvias.

Y sus esfuerzos pueden haber dado resultado. El 2 de enero, la lluvia cayó sobre la ciudad de Qamishlo y sus alrededores. Shihab Abdo, de 70 años, propietario de una parcela agrícola en la aldea de Shorck, en el campo de Qamishlo, dijo a Al Monitor que el 1 de enero realizó el antiguo ritual de la “Novia de la Lluvia” junto con otros residentes de la aldea para evitar la sequía. “Dios respondió a nuestras plegarias y llovió al día siguiente. Estamos contentos con la lluvia que salvará nuestras estaciones de la sequía”, dijo.

El pueblo de Derona, en Qamishlo, revivió los rituales el 14 de diciembre. Abu Shafwan, un agricultor de Derona, dijo a Al Monitor: “Los niños hacen un muñeco de madera y lo visten con ropas de colores. Llevan el muñeco de madera, el Ziwa, que en kurdo significa ‘muñeco de la lluvia’, y recorren el pueblo, llamando a las puertas, rezando por la lluvia y pidiendo algo de trigo. Los aldeanos rocían con agua el muñeco de madera y dan a los niños trigo, carne y dulces”.

Ahmad Hani, de 49 años, de la aldea de Tal Khanzir, en la campiña de al-Malikiyah, practicaba este ritual cuando era niño y ahora se lo enseña a sus nietos debido a la sequía.

“Practiqué el ritual Ziwa hace 43 años. Nuestras madres nos hacían muñecos de madera y llamábamos a todas las puertas; las amas de casa nos daban trigo y rociaban con agua a la novia de la lluvia. Entonces les deseábamos una larga vida y temporadas de lluvia -dijo Hani a Al Monitor-. Nos desplazábamos de casa en casa, recogiendo dulces y ropa, entonando un conocido canto meteorológico, pidiendo a Dios que conceda a los dueños de la casa mejores temporadas”.

“Hoy en día, la mayoría de los que celebran la Ziwa sólo ofrecen diferentes tipos de comida a los niños», añadió.

Shirwan Ghareeb, de 60 años, un agricultor de la aldea de Hilweh, en la campiña de Qamishlo, cuyos hijos y nietos participaron en el ritual de Ziwa en su pueblo el 16 de diciembre, explicó a Al Monitor las razones para revivir el antiguo ritual en la comunidad kurda: “Pedimos al cielo misericordia y que nos bendiga con la lluvia, ya que nuestros campos se han secado debido al retraso de las lluvias y nos preocupa perder nuestras cosechas esta temporada, lo que podría perjudicar nuestra riqueza animal. Somos campesinos que vivimos de la agricultura y la ganadería, por lo que pedimos a Dios que nos bendiga con la lluvia para no enfrentarnos a la amenaza de la hambruna”.

Dijo que el ritual Ziwa ha cobrado gran importancia, especialmente desde la caída récord de las lluvias.

Ghareeb, al igual que otros agricultores, sufrió graves pérdidas en las últimas temporadas de cosecha. “El año pasado planté trigo y cebada, y debido al retraso de las lluvias, no tuve nada que cosechar. El año anterior también sufrimos la sequía, ya que nuestros campos se quemaron y el fuego consumió todos nuestros medios de vida. Tememos pasar hambre si el retraso de las lluvias persiste”.

Las organizaciones humanitarias internacionales han advertido del empeoramiento de la inseguridad alimentaria en toda Siria y de una posible hambruna que amenaza al país, y han pedido que se actúe rápidamente para salvar los medios de vida de los sirios en medio de la duradera sequía.

Un reciente estudio del Instituto de Investigación y Estudios Estratégicos de Oriente Medio, publicado el 10 de diciembre, pedía salvar a los sirios de la hambruna y desarrollar soluciones rápidas para evitar que caigan en la pobreza extrema. El estudio reveló que una crisis de pobreza y hambre sin precedentes llamará a las puertas de varias regiones sirias en medio de la crisis económica que no cesa de deteriorarse, las repercusiones de la Ley César y la pandemia del COVID-19.

El agricultor Sarbest Ali, de la aldea de Hilweh, dijo a Al Monitor que la agricultura siria se enfrenta a una verdadera catástrofe, ya que la mayoría de las zonas agrícolas dependen de las lluvias: “Nos enfrentamos a la peor sequía, y Siria es una sociedad agrícola que depende para su subsistencia de la agricultura y la ganadería. El retraso y la escasez de lluvias estacionales afectarán negativamente a nuestro medio de vida con los precios escandalosamente altos y la propagación del COVID-19, que está agotando el país”.

El último informe publicado por el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU reveló que el 60% de la población de Siria, unos 12,4 millones de personas, sufre inseguridad alimentaria.

Las estimaciones de las Evaluaciones de Seguridad Alimentaria y Medios de Vida publicadas en febrero de 2021, que el PMA presentó en colaboración con sus socios, revelaron que el número de personas que se enfrentan a la inseguridad alimentaria aguda se ha duplicado, y no pueden vivir sin ayuda alimentaria.

FUENTE: Essam Sabry Hafez / Al Monitor / Traducción: Rojava Azadi Madrid

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org