August 1, 2021
De parte de Nodo50
192 puntos de vista


20 a帽os de uno de los cr铆menes m谩s atroces cometidos por el espa帽olismo en contra de la humanidad en general y del pueblo vasco en particular.

Cuando lean ustedes todo lo que se destruy贸 durante la construcci贸n del estacionamiento subterr谩neo ubicado debajo de la Plaza del Castillo ubicada en la capital de todos los vascos, se va a quedar con el ojo cuadrado, espantado de constatar a que punto puede llegar el espa帽olismo de hoy para ocultar todo lo que ha destruido a lo largo de siglos de imperialismo.

Pongamos eso en contexto con lo ocurrido en Iru帽a Veleia y la destrucci贸n de los grafitos para que tengan un panorama m谩s preciso.

Y bueno, ya para que contarles todo lo que han hecho la reina de las tartas Yolanda Barcina por un lado y el mustio Enrique Maya por el otro en lo que se refiere al constante asedio en contra del identitario vasco de Nafarroa.

En ese sentido, les invitamos a leer este reportaje publicado por Naiz:

Aparcamiento de la Plaza del Castillo: cuando UPN priv贸 a Iru帽ea de decidir y de su pasado

Pello Guerra

Hace veinte a帽os comenzaban los trabajos para construir un aparcamiento en la Plaza del Castillo de Iru帽ea, un proyecto ejecutado sin miramientos por UPN con el apoyo de PSN y CDN, sin dejar decidir a la ciudadan铆a y arrasando con un valioso patrimonio arqueol贸gico.

Han pasado veinte a帽os desde que el Ayuntamiento gobernado por Yolanda Barcina pas贸 por encima del sentir popular de Iru帽ea para construir un parking en un lugar tan emblem谩tico como la Plaza del Castillo. Una obra que se llev贸 a t茅rmino arrasando con unos valiosos hallazgos arqueol贸gicos del pasado de Iru帽ea con la escandalosa complicidad de la Instituci贸n Pr铆ncipe de Viana.

El a帽o 2001 arranc贸 en Iru帽ea con la aprobaci贸n de la construcci贸n de un aparcamiento en la Plaza del Castillo con los votos favorables de UPN, que gobernaba el Consistorio, el PSN liderado en la capital por Javier Iturbe y CDN. En contra se posicionaron Euskal Herritarrok, Izquierda Unida-Ezker Batua y Batzarre.

Era un Ayuntamiento del que formaban parte dos personas que posteriormente se har铆an muy conocidas, como el entonces concejal del PSN Roberto Jim茅nez, que defendi贸 el proyecto contra viento y marea con sus habituales formas broncas, y Enrique Maya, entonces director de Urbanismo y actual alcalde.

La respuesta popular a este proyecto no se hizo esperar y el 24 de enero se present贸 un manifiesto para constituir la Plataforma pro-Refer茅ndum con el apoyo de 115 personalidades y 80 asociaciones c铆vicas, sindicales y pol铆ticas. Lo que ped铆a esta plataforma era pulsar la opini贸n de la ciudadan铆a respecto a la construcci贸n del aparcamiento para actuar en consecuencia.

La petici贸n se basaba en una normativa municipal de 1998 que preve铆a la convocatoria de una consulta ciudadana si se consegu铆a el respaldo del 10% de los electores de la ciudad. El 22 marzo se presentaban en el Ayuntamiento 21.200 firmas, aunque se terminaron recogiendo 25.000, 10.000 m谩s de las exigidas. Sin embargo, los ediles de UPN y PSN se negaron a convocar la consulta popular por su 芦compleja tramitaci贸n禄, su elevado costo y porque no sab铆an 芦qu茅 preguntar禄.

Mientras, UPN sigui贸 a lo suyo y, entre las siete ofertas presentadas al proyecto, se qued贸 con la realizada por la empresa Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), del llamado 鈥榞rupo Koplowitz鈥, a trav茅s de Estacionamientos y Servicios (EYSSA), que se compromet铆a a construir un aparcamiento de tres plantas con capacidad para 802 veh铆culos en 450 d铆as.

La concesi贸n de explotaci贸n del aparcamiento que construir铆a esa empresa se realizaba por 75 a帽os, cuando la ley foral establec铆a un l铆mite de 50. Esta circunstancia hizo que fuera llevada a los tribunales, que terminaron dando la raz贸n a Batzarre.

Tala de 谩rboles de madrugada

Con la ciudad todav铆a recuper谩ndose de los sanfermines y la alcaldesa Barcina fuera de Iru帽ea, el 23 de julio a las 5 de la madrugada, 54 plataneros y 20 acacias de Constantinopla que adornaban la Plaza del Castillo desde hac铆a d茅cadas fueron talados por operarios de una empresa de Madrid y el per铆metro de la plaza fue rodeado por un cerco de rejas met谩licas.

Tras un primer momento de desconcierto, la ciudadan铆a reaccion贸 mostrando su profundo malestar y rechazo a lo sucedido. As铆 comenzaron varias jornadas de protestas que intentaron acallar las cargas de los antidisturbios policiales, con momentos de especial violencia como el sufrido por el ex concejal Juan Luis Napal, que termin贸 en el hospital con la cabeza abierta. Una actuaci贸n muy criticada a la que se sumaron decenas de detenciones.

El 1 de agosto se celebr贸 una manifestaci贸n de protesta en la que participaron cerca de 10.000 personas. La movilizaci贸n popular continu贸 con asambleas diarias, con m谩s de 2.000 personas formando en el paseo de Sarasate la frase 芦Refer茅ndum ya禄 y un particular 鈥楻iau-Riau鈥 sanferminero al que acudieron cerca de 5.000 personas. A su t茅rmino, se anunci贸 la realizaci贸n de la consulta popular que el Ayuntamiento hab铆a rechazado.

A partir de ese momento empez贸 un boicot hacia ella al que se sum贸 el Gobierno de Nafarroa, en manos de Miguel Sanz, y hasta el delegado del Gobierno espa帽ol en el herrialde, Jos茅 Carlos Iribas, quien lleg贸 a prohibirla por razones de 芦orden p煤blico禄.

Pero el Tribunal Superior de Justicia de Nafarroa autoriz贸 su celebraci贸n y el 29 de septiembre se constituyeron 24 colegios electorales con 61 mesas de votaci贸n atendidas por 360 voluntarios. La pregunta que se planteaba era sencilla y clara: 芦驴Est谩 de acuerdo en construir un aparcamiento subterr谩neo en la Plaza del Castillo?禄. Se emitieron 19.639 votos, de los que 18.462 respondieron 芦No禄, 1.018 芦S铆禄 y 103 en blanco, con 56 papeletas que fueron consideradas nulas.

Haciendo o铆dos sordos una vez m谩s, UPN, tanto desde el Ayuntamiento de Iru帽ea como desde el Gobierno de Nafarroa, sigui贸 apoyando el proyecto, en cuyas obras empezaban a aflorar los primeros restos arqueol贸gicos, a pesar de que desde el mundo acad茅mico m谩s cercano a la derecha navarra se insist铆a en que no se iban a producir hallazgos de importancia, al tratarse de un solar que hab铆a estado en desuso a lo largo de la historia de la ciudad, seg煤n aseguraban.

Un 鈥榩remio Gordo鈥 dilapidado

Sin embargo, la realidad se mostr贸 especialmente tozuda y en la parte excavada de la Plaza del Castillo terminaron aflorando estructuras prehist贸ricas, con un enhiesto menhir; un conjunto termal romano, murallas tardorromanas y medievales, un cementerio musulm谩n de los siglos VIII y IX, el barrio medieval de Zurriburu, restos de conventos y del castillo ordenado construir por Fernando el Cat贸lico tras la conquista del siglo XVI, parte del sistema de suministro de agua del siglo XVIII y los restos del Teatro Principal del siglo XIX.

Es decir, en el subsuelo de ese emblem谩tico lugar hab铆a aparecido concentrada toda la historia de Iru帽ea. En palabras de una Comisi贸n de Expertos que visit贸 Iru帽ea para analizar los hallazgos y asesorar a la Plataforma de Defensa de la Plaza del Castillo, 芦a Pamplona le ha tocado la loter铆a禄.

Pero lejos de aprovechar ese 鈥榩remio Gordo鈥 para potenciar el turismo cultural de la ciudad, UPN decidi贸 anteponer el aparcamiento contando con la escandalosa connivencia de la Instituci贸n Pr铆ncipe de Viana, cuyo director, Juan Ram贸n Corpas, hizo todo lo que estuvo en su mano para que nada frenara el proyecto.

El equipo Trama, empresa privada contratada por la constructora concesionaria para los trabajos arqueol贸gicos, sigui贸 centr谩ndose en algunos restos, mientras las palas excavadoras continuaban con su trabajo implacable, llenando camiones de tierra y piezas arqueol贸gicas que posteriormente fueron apareciendo en una escombrera de Beriain.

La denuncia de la Iniciativa Ciudadana para la Defensa del Patrimonio sobre lo que estaba sucediendo lleg贸 al Parlamento de Nafarroa y a los tribunales. Tras analizar los datos aportados por los denunciantes, el juez Jos茅 Antonio Gonz谩lez encarg贸 a la Sociedad de Ciencias Aranzadi un informe pericial independiente sobre la excavaci贸n.

A pesar de tratarse de una orden judicial, en cuatro ocasiones se impidi贸 a los expertos de la citada sociedad acceder al lugar en diciembre de 2001. Finalmente lo lograron y realizaron un demoledor informe en el que calificaban la excavaci贸n de 芦expolio芦 arqueol贸gico y cifraban en un 75% la proporci贸n de restos encontrados que hab铆an sido destruidos.

Para cuando se hizo p煤blico el informe de Aranzadi el 14 de febrero de 2002, Pr铆ncipe de Viana ya hab铆a autorizado eliminar las termas y el concejal de Urbanismo de UPN, Jos茅 Ignacio Labiano, hab铆a presentado su dimisi贸n.

Pero el esc谩ndalo por la destrucci贸n de tan rico patrimonio arqueol贸gico ya hab铆a calado en toda la sociedad. As铆, miles de personas se manifestaron en ese mismo mes para exigir la conservaci贸n de los restos e incluso se plante贸 p煤blicamente la posibilidad de crear un Museo de Historia de la Ciudad en la zona de los yacimientos. Hasta se present贸 la Fundaci贸n Plaza del Castillo para promover ese museo.

A nivel institucional, el Parlamento de Nafarroa pidi贸 la paralizaci贸n de las obras hasta valorar los restos y el 21 de febrero, el Pleno del Ayuntamiento acord贸 pararlas, eso s铆, con la oposici贸n de UPN.

La escandalosa connivencia de Pr铆ncipe de Viana

A pesar de ello, Pr铆ncipe de Viana, con Corpas al frente, dio un paso m谩s y autoriz贸 desmontar todos los restos hallados en la plaza, salvo la muralla m谩s importante localizada, que deb铆a ser integrada en el aparcamiento, como finalmente se hizo tras mutilarla en varios puntos.

En vista de que nadie mov铆a un dedo ante esa decisi贸n, de nuevo se produjo una movilizaci贸n popular, con cuatro j贸venes encaden谩ndose en la c煤pula del kiosco de la plaza y una multitudinaria manifestaci贸n a favor de construir un museo en el lugar.

Incluso se produjo una cierta reacci贸n entre algunos expertos que hasta entonces no hab铆an cuestionado la actuaci贸n de UPN, con los arque贸logos de Trama oponi茅ndose al desmontaje de las termas romanas y Francisco Javier Zubiaur, director de los Museos, Bienes Culturales y Arqueolog铆a de Nafarroa, dimitiendo tras negarse a refrendar ese desmontaje de los restos hallados en la plaza.

Pero, como siempre, UPN sigui贸 adelante. Tras dar por terminada la excavaci贸n arqueol贸gica una vez desmontados los restos, se reanud贸 la obra civil, que, en realidad, nunca se hab铆a paralizado del todo a pesar de la orden dada al respecto.

Como la conservaci贸n de los pocos restos que se salvar铆an del expolio exig铆a modificar el proyecto original y la concesi贸n por 75 a帽os hab铆a sido anulada en los tribunales, Barcina aprovech贸 para dotar al aparcamiento de una cuarta planta, lo que elev贸 el n煤mero de plazas de 802 a 939. Era su particular manera de compensar a la adjudicataria.

El proyecto continu贸 ya a ritmo de crucero, mientras en los juzgados se archivaba la denuncia presentada por Iniciativa Ciudadana por prevaricaci贸n y delitos contra el Patrimonio y que hab铆a obligado a desfilar por los juzgados a cargos institucionales y expertos afines a UPN. Curiosamente, los que s铆 tuvieron que indemnizar a la ciudad fueron dos vecinos condenados a pagar al Consistorio 1.291 euros cada uno por los da帽os causados a las vallas que cerraban la excavaci贸n durante los incidentes registrados en el verano de 2001.

Finalmente, el 4 de junio de 2004, Barcina saludaba en la misma entrada del aparcamiento al primer usuario que entr贸 con su coche en el recinto. Unos d铆as m谩s tarde se reabr铆a oficialmente la remozada Plaza del Castillo, una amplia extensi贸n de granito gris, con algunos 谩rboles y jardines para compensar los talados en su d铆a y sin los mosaicos con piedras del Ebro realizados por la familia Chocarro que la alcaldesa prometi贸 que se conservar铆an.

As铆 concluy贸 un proyecto que UPN sac贸 adelante contra viento y marea, contra el parecer de la ciudadan铆a y de los expertos, y que al ser contemplado deja el regusto amargo de haber perdido una oportunidad 煤nica de contemplar y difundir in situ el rico pasado de la ciudad.




Fuente: Kaixo.blogspot.com