July 8, 2021
De parte de La Haine
243 puntos de vista


El magnicidio de este mi茅rcoles a la madrugada sorprendi贸 al mundo, pero no a los haitianos, a la luz de los acontecimientos de los 煤ltimos a帽os en Hait铆

驴Qu茅 pas贸 en Hait铆?

El Presidente de facto de Hait铆 Jovenel Mo茂se, fue asesinado a tiros en su residencia alrededor de la 1 am mientras se encontraba junto a la primera dama Martine Mo茂se, que a煤n permanece en grave estado o muerta. El empresario bananero asumi贸 a la presidencia del pa铆s despu茅s de obtener el 55,6% en las pol茅micas elecciones del 2016, cuando el r茅gimen del anterior presidente suspendi贸 las elecciones para as铆 asegurar que asumiera su delf铆n, Mo茂se.

Representaba al partido liberal Tet Kale (fundado por su antecesor y mentor Michel Martelly) que llevaba adelante uno de los r茅gimenes m谩s corruptos y turbulentos de Am茅rica Latina. Su r茅gimen ven铆a asolado por constantes procesos de movilizaci贸n del pueblo pobre en contra de los feroces planes de ‘austeridad’ que aplic贸 su gesti贸n en uno de los pa铆ses m谩s empobrecidos del mundo.

Desde 2018 las protestas y las acusaciones de corrupci贸n no dejaron de crecer y el aumento de los combustibles en 2019 provoc贸 un estallido social que disolvi贸 la poca autoridad con la que a煤n contaba el r茅gimen, que solo pudo mantenerse en el puesto gracias al accionar criminal del aparato represivo del Estado, el control territorial de bandas mafiosas armadas y amparadas por el r茅gimen, los empresarios y comerciantes locales y el apoyo irrestricto del Imperialismo norteamericano y la OEA a sus pol铆ticas de ajuste y represi贸n.

En esas condiciones y en pleno desarrollo de la pandemia Covid 19, el Presidente Mo茂se decidi贸 no abandonar el cargo una vez finalizado su mandato en febrero de este a帽o y continuar en el poder bajo un r茅gimen de facto. Durante el mismo se perpetraron numerosas masacres contra dirigentes sociales y periodistas.

Por su parte la oposici贸n pol铆tica y sectores empresarios enemigos de Mo茂se formaron un r茅gimen interino opositor a la dictadura, encabezado por el Juez de 72 a帽os Joseph M茅c猫ne y formado tras una resoluci贸n del Consejo Superior de Justicia que daba por concluido el mandato del Jefe de Estado el 7 de febrero de 2021.

El dictador asesinado propon铆a un nuevo cronograma electoral con la realizaci贸n de elecciones Legislativas en septiembre, Presidenciales en noviembre y una Reforma Constitucional para crear el cargo de vicepresidente y eliminar el de Primer Ministro (como forma de concentrar el poder), formar un sistema legislativo unicameral y permitir que los haitianos que viven en el exterior puedan elegir y ser elegidos.

驴Qui茅n era Jovenel Mo茂se

Hijo de un comerciante y una costurera, Mo茂se naci贸 el 26 de junio de 1968 en Trou-du-Nord, una zona rural en el departamento Nordeste de Hait铆. Estudi贸 Ciencias de la Educaci贸n en la Universidad de Quisqueya, ubicada en Puerto Pr铆ncipe. Su intervenci贸n p煤blica no estuvo asociada a la pol铆tica sino al mundo empresarial: en los 90 comenz贸 su mete贸rico e inexplicable ascenso como humilde vendedor de autos usados, que r谩pidamente expandi贸 sus negocios y pas贸 a dedicarse al cultivo y exportaci贸n de bananas. Aunque muchos aseguran que su ascenso no se debe a las bananas sino a su servicio al narcotr谩fico.

En menos de una d茅cada lleg贸 a ser Secretario General de la C谩mara de Comercio e Industria de Hait铆 y se convirti贸 en uno de los hombres m谩s poderosos del pa铆s. Cerca del Presidente Martelly estableci贸 redes clientelares en el empobrecido mundo agr铆cola y desarroll贸 iniciativas vinculadas a los biocombustibles, la energ铆a e贸lica y solar.

Con la propuesta de continuar la orientaci贸n liberal de su antecesor e impulsar programas que permitan el acceso a la electricidad y el agua potable a los sectores rurales (mayoritariamente en condiciones de pobreza extrema) su figura se proyect贸 pol铆ticamente y logr贸 los apoyos necesarios para presentar su candidatura. En ese momento venci贸 a Jude C茅lestin en unos comicios plagados de acusaciones de fraude en 2015. Los cuales fueron anulados y vueltos a realizar en 2016 con m谩s fraude, cuando finalmente pudo acceder a la Presidencia en un clima todav铆a enrarecido, el primer cargo p煤blico de su vida.

El espiral de violencia y crisis humanitaria haitiana

Mo茂se se hizo cargo de la administraci贸n, no de un pa铆s en condiciones de emergencia humanitaria, alimentaria y sanitaria cr贸nicas, si no de las ayudas internacionales y las remesas, que representan los mayores porcentajes del PIB y la mayor fuente de enriquecimiento de unos pocos haitianos y de la Fundaci贸n Clinton, que las administrra a escala internacional.

Estas ayudas se vieron acentuadas de forma espeluznante desde el terremoto que en 2010 caus贸 la muerte de cerca de 300.000 personas y la destrucci贸n de la precaria infraestructura que abastec铆a de agua y energ铆a a millones de haitianos, la cual nunca fue reconstruida en su totalidad por los robos mencionados.

Sus pol铆ticas carecieron totalmente de autonom铆a, beneficiaron 煤nicamente a los sectores econ贸micos con los cuales estaba comprometido y se dictaban conforme a las necesidades de EEUU.

Tengamos en cuenta que el imperialismo norteamericano controla los resortes econ贸micos e institucionales claves del pa铆s desde su intervenci贸n de 2004 contra el Gobierno popular de Jean Beltrand Aristide (que ya hab铆a sido derrocado de su primer mandato por una invasi贸n norteamericana en 1993). Esto fue con el apoyo de una “Fuerza de Paz” multilateral formada por la ONU llamada Minustah e integrada por pa铆ses como Francia, Brasil, Uruguay, Chile y Argentina entre otros.

El pa铆s caribe帽o sufre, adem谩s, un incremento constante de la violencia y el gangsterismo por parte de mafias con cobertura empresarial y gubernamental que actualmente son el 煤nico factor de poder estable en la mayor parte del territorio. El fen贸meno de las bandas criminales, agrupadas en Cofrad铆as que act煤an impunemente como la denominada G9, es apoyado abiertamente por el poder. Esto dio lugar a una Econom铆a de la Violencia basada en la explotaci贸n del tr谩fico, la trata, la extorsi贸n y el secuestro como pr谩cticas cotidianas.

Estos grupos tienen la capacidad de extender sus ramificaciones a las comunidades haitianas de Miami, Montreal y Chile y controlar gran parte de las remesas que llegan al pa铆s. Sus miembros tienen un arsenal de armas de guerra superior al de la Polic铆a y el Ej茅rcito (a los cuales de hecho controlan desde adentro) y obligan a funcionarios y empresarios a pagar altas sumas por su “protecci贸n”. Se encontraron en su poder armas del Ministerio del Interior con las cuales perpetraron masacres en barrios pobres como la de La Saline, en la que fueron ejecutadas sesenta personas, entre ellas mujeres y ni帽os.

Todo indica que el crimen de Mo茂se se inscribe en el marco de una profunda crisis pol铆tica, econ贸mica, social con altos niveles de violencia estructural (represi贸n estatal, protagonismo de bandas paramilitares, pobreza extrema, elementos de desintegraci贸n del Estado, etc) que se acentu贸 al amparo de su gesti贸n, pero que se ha venido arrastrando desde hace a帽os.

El r茅gimen qued贸 en manos del Primer Ministro Claude Joseph, que llamativamente hab铆a sido desplazado el d铆a anterior por Mo茂se que nombr贸 a Ariel Henry, quien no pudo asumir el cargo. Joseph decret贸 el Estado de Sitio en todo el pa铆s, cerr贸 los aeropuertos y se帽al贸 que los primeros indicios responsabilizan del magnicidio a “un grupo no identificado de delincuentes extranjeros”, y mencion贸 que hablaban “ingl茅sy espa帽ol”, hip贸tesis de la cual no se han aportado pruebas por el momento pero que apunta a culpabilizar a Venezuela.

En su seguidismo ciego a las 贸rdenes de Trump, Mo茂se renunci贸 a seguir perteneciendo a Petrocaribe, la filial de ALBA para el Caribe, a pesar de que a partir de entonces debi贸 comprar petr贸leo mucho m谩s caro. En respuesta, la Inteligencia chavista hizo p煤blicos documentos que demostraban el fraude y las trampas realizadas por el r茅gimen anterior para lograr que Mo茂se asuma la presidencia.

Izquierda Diario / L Haine




Fuente: Lahaine.org