February 10, 2022
De parte de Nodo50
198 puntos de vista

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) es un órgano que según la Constitución de 1978 y la Ley Orgánica del Poder Judicial, debe ser renovado cada 5 años. Este caducó el 4 de diciembre de 2018 ante la negativa del Partido Popular a renovar a sus miembros.

El CGPJ se elige a propuesta del Parlamento, y por ello debe constituir un reflejo de las mayorías parlamentarias. Pero no es así desde que el PP bloquea su renovación, alegando que no negociará esa renovación “con partidos republicanos” como Unidas Podemos.

Casado anunció la apertura del diálogo para desbloquear el secuestro al que tienen sometido al CGPJ pero esto resultó ser solo una manera de dilatar el proceso de regularización del Órgano porque no existió tal voluntad por parte del líder de los populares. Mientras tanto, el órgano encabezado por Carlos Lesmes, ex alto cargo de los gobiernos del PP de Aznar, continuó nombrando vocales a pesar de los tres años que suman inmersos en una situación de irregularidad.

Esta situación de bloqueo, llevada a cabo por el Partido Popular –para conservar así la mayoría conservadora predominante en la cúpula– ha llevado a que España deje de ser considerada una democracia plena para incorporarse al grupo de las democracias “defectuosas” en la última entrega del Índice democrático –encuesta anual realizada para calificar la calidad de la democracia en 167 países– del diario londinense The Economist. Tal y como estos han justificado: “La caída de España se debe principalmente a una peor valoración de la independencia judicial”, una caída de 0,18 puntos exactamente.

Esta situación ha sido motivo de preocupación desde hace mucho tiempo para diversas asociaciones judiciales que ya se han pronunciado sobre la irregularidad. Así lo denomina Ascensión Martín, portavoz de la asociación Jueces y Juezas para la democracia (JJpD), que explicaba para este diario que la situación “afecta no solo a la carrera judicial sino al Estado de derecho, al no cumplirse el artículo 122.3 de la Constitución Española”.

Los casos de corrupción que acorralan a la formación popular les animan a continuar manteniendo el control del Poder Judicial. “Si la Justicia hace política, entonces nos quedamos sin democracia”, declaraba para LUH un experimentado jurista.

Tal es el atrincheramiento de los de Pablo Casado en la negativa a su renovación, que Pedro Sánchez virtió públicamente sus dudas sobre la posibilidad de que se llevara a cabo en la presente legislatura. 




Fuente: Luhnoticias.es