December 4, 2020
De parte de SAS Madrid
284 puntos de vista


El Son comunes las referencias a “salvar el planeta” a la hora de hablar de la crisis clim谩tica. Sin embargo, los expertos coinciden en que la Tierra tiene poderos铆simas herramientas de adaptaci贸n ante nuestros desfases: no as铆 las especies animales, incluida la humana, y vegetales que la pueblan.

El calentamiento global afecta al bienestar de las personas, sobre todo de las m谩s vulnerables: es una cuesti贸n de salud p煤blica, un t茅rmino en boga tras la explosi贸n de la pandemia del covid-19. Y as铆 lo ha se帽alado este jueves The Lancet Countdown, el informe anual de la prestigiosa revista m茅dica que analiza los v铆nculos 鈥揷ada vez m谩s evidentes鈥 entre la emergencia clim谩tica y la salud. El grado (seg煤n los c谩lculos conservadores) que llevamos ya de aumento de temperaturas est谩 incidiendo en las poblaciones m谩s propensas a sufrir inundaciones, huracanes o incendios forestales; y est谩 haciendo crecer el registro de muertes de personas mayores vinculadas a olas de calor. En Espa帽a, 3.160 personas murieron por el calor en 2018: el promedio anual de 2000-2004 es de 2.190.

El a帽o, evidentemente, ha estado marcado por la pandemia de covid-19. Pero los analistas de The Lancet Countdown (decenas de investigadores de todo el mundo) observan, y comunican, m煤ltiples v铆nculos entre la emergencia sanitaria y la clim谩tica. Afecta m谩s a los m谩s pobres, a los m谩s d茅biles, a los desplazados, a los oprimidos. Y un abordaje transversal permitir铆a afrontar ambas crisis y evitar, en 煤ltima instancia, m谩s muertes. “La pandemia nos ha demostrado que cuando la salud se ve amenazada a escala global, nuestras econom铆as y modos de vida pueden llegar a paralizarse”, ha comentado Ian Hamilton, director ejecutivo de la publicaci贸n. “Las amenazas a la salud humana se est谩n multiplicando e intensificando debido al cambio clim谩tico y, a no ser que cambiemos de rumbo, nuestros sistemas sanitarios corren el riesgo de verse desbordados en el futuro. Los devastadores incendios forestales en Estados Unidos de este a帽o y los huracanes y tormentas tropicales en el Caribe y el Pac铆fico, coincidiendo con la pandemia, han ilustrado de manera tr谩gica el hecho de que el mundo no puede permitirse el lujo de enfrentarse a las crisis de una en una”. 

A nivel global, los analistas han observado que en las 煤ltimas dos d茅cadas han aumentado un 54% las muertes relacionadas por olas de calor en personas mayores. En 2018 fueron 296.000 vidas perdidas en todo el mundo; 3.160 en Espa帽a. Se estima, adem谩s, que el promedio anual de muertes en los 煤ltimos cinco a帽os es, en 1.140 decesos, m谩s alto que el promedio anual de 2000-2004, de 2.190. Y tres de los cinco a帽os de mayor exposici贸n a estos fen贸menos de subida del mercurio desde 1980 han ocurrido desde 2015. Los efectos del cambio clim谩tico, adem谩s, no son lineales: este crecimiento, que a煤n podr铆a calificarse de moderado, se multiplicar谩 si llegamos a los 2 grados de aumento de temperaturas medias, y el escenario ser谩 mucho peor de pasar a tres. 

El cambio clim谩tico, adem谩s de la ya conocida subida del mercurio, hace peores y m谩s frecuentes los llamados fen贸menos meteorol贸gicos extremos: sequ铆as, huracanes, tormentas tropicales, DANAs en el Mediterr谩neo o incendios forestales. Con respecto al 煤ltimo de estos desastres naturales, California (Estados Unidos) y Australia han sido dolorosos testigos de lo que pueden hacer los denominados como superincendios: enormes, voraces y muy dif铆ciles de controlar durante semanas o incluso meses. “En comparaci贸n con el per铆odo 2001-2004, hubo una aumento del riesgo de incendios forestales en 114 (58%) de 196 pa铆ses en 2016-19, con los mayores aumentos en L铆bano, Kenia y Sud谩frica” y con un crecimiento muy destacable en el pa铆s norteamericano, destaca el documento. Y Espa帽a, junto a Portugal, es uno de los pa铆ses del continente m谩s golpeados: de media, han crecido en 10 los d铆as en los que hay un riesgo muy alto de exposici贸n a estos fuegos, con consecuencias en la salud directas 鈥搎uemaduras, muertes, intoxicaciones, desplazamientos鈥 o indirectas 鈥揳nsiedad y depresi贸n por perderlo absolutamente todo, pasto de las llamas鈥.

El a帽o 2020, adem谩s de marcado por un virus respiratorio que ha puesto en jaque a los sistemas de salud de medio mundo, ha sido testigo de una temporada de huracanes in茅dita en el Atl谩ntico. Algunos pa铆ses centroamericanos se han visto golpeados hasta en tres ocasiones consecutivas por estas tormentas en el lapso de semanas. Seg煤n The Lancet Countdown, “de 1990 a 2019 hubo claras, significativas, tendencias crecientes en el n煤mero de desastres relacionados con el clima”, pero, esperanzadoramente, no ha aumentado la media de personas afectadas: y esto nos da una pista de c贸mo afrontar estos retos. M谩s y mejor sanidad (p煤blica). “Dentro del subconjunto de pa铆ses que ten铆an una reducci贸n o aumento m铆nimo del gasto en atenci贸n de la salud entre 2000 y 2017, se produjo un aumento significativo del n煤mero de personas afectadas por fen贸menos meteorol贸gicos extremos. Por el contrario, en los pa铆ses con mayor aumento del gasto sanitario en ese lapso, los afectados disminuyeron, a pesar de una frecuencia creciente de eventos”, explica la revista. 

En 2018, el n煤mero de sequ铆as registradas se duplic贸 en todo el mundo, actuando de catalizador para estos eventos: agravando los incendios forestales y poniendo en riesgo tanto el acceso al agua potable como la garant铆a de seguridad alimentaria. En este sentido, en Espa帽a, se experiment贸 el pasado a帽o una reducci贸n de la duraci贸n del crecimiento de los cultivos en comparaci贸n con el nivel de referencia de 1981-2010: del 8,8% para el ma铆z, el 6,2% para la soja y el 3,3% para el trigo de invierno. Por ahora, no est谩 en riesgo el sistema agroalimentario: pero s铆 lo puede estar si se suma que cada vez llueve menos y se evapora m谩s agua superficial, recurso indispensable para los imperios del regad铆o en el Levante peninsular. 

Como recoge SINC, otra de las consecuencias del calentamiento clim谩tico pasa desapercibida por m谩s de la mayor铆a de espa帽oles, seg煤n una encuesta: el aumento de enfermedades infecciosas t铆picas de zonas tropicales en otras latitudes, como la espa帽ola. The Lancet Countdown recoge que nuestro pa铆s ha registrado un aumento del 46% en la idoneidad del clima para la transmisi贸n del dengue a trav茅s del mosquito Aedes desde 1950-54 hasta 2014-18, y se registraron seis casos de transmisi贸n local en 2018 y 2019. Y las bacterias del g茅nero Vibrio, que se multiplican en aguas saladas y que provocan enfermedades del tracto digestivo como el c贸lera, se encuentran cada vez m谩s c贸modas en nuestro titular. Y en 2020 se han registrado casi 140 focos en 茅quidos del Virus del Nilo Occidental, que estar谩 m谩s c贸modo en la Pen铆nsula Ib茅rica conforme avance el aumento de temperaturas.

驴Y qu茅 estamos haciendo para evitarlo?

El informe se ha publicado en el aniversario de la 煤ltima cumbre del clima de Madrid, que se sald贸 con un acuerdo in extremis muy insuficiente, y cinco a帽os despu茅s del encuentro multilateral que dio lugar al Acuerdo de Par铆s. Las promesas de los pa铆ses firmantes (contando a Estados Unidos, que volver谩) para 2050 son compatibles con el objetivo del pacto de hace un lustro, que puso el l铆mite en 2 grados de aumento de las temperaturas globales para finales de siglo: pero sus metas a corto plazo, para 2030, no lo son. En este siglo, la participaci贸n del carb贸n, altamente emisor y contaminante, en la generaci贸n de electricidad se ha mantenido “estable” pese al cierre de centrales en los pa铆ses m谩s desarrollados. El impacto de la agricultura ha aumentado un 17%, y cada a帽o se registran casi un mill贸n de muertes relacionadas con el excesivo consumo de carne roja, perjudicial para la salud y para el clima. 2020 va camino de ser uno de los a帽os m谩s calurosos de la historia reciente, ha confirmado este mi茅rcoles la Organizaci贸n Meteorol贸gica Mundial. Las enfermedades infecciosas, la sed, el hambre y los impactos de las tormentas se profundizan. Hay mucho que hacer y a煤n no se ve un esfuerzo a la altura del reto: por lo que los firmantes piden que la pandemia no sirva para desviar el foco. 

“La necesidad de esfuerzos acelerados para abordar el cambio clim谩tico durante los pr贸ximos cinco a帽os estar谩 contextualizada por los impactos y la respuesta global al covid-19. Con la p茅rdida de vidas por la pandemia y del cambio clim谩tico medida en cientos de miles, los costos econ贸micos potenciales medidos en millones, y las consecuencias m谩s amplias que se espera que contin煤en los pr贸ximos a帽os, las medidas tomadas para abordar ambas crisis de salud p煤blica deben ser cuidadosamente examinadas y estrechamente vinculadas”, concluye el informe.

Enlace relacionado InfoLibre.es (03/12/2020).




Fuente: Sasmadrid.org