November 28, 2021
De parte de ANRed
292 puntos de vista


Imagen de portada: Raphaelle Martin

Hay ciertos temas que a煤n necesitan salir de cl贸set: sexo, deseo, placer y marihuana. Y con eso, la posibilidad de explorar y habitar placeres y er贸ticas con la marihuana contra las l贸gicas capitalistas y productivistas de la actualidad. En esta nota, Noe Gall y Laly Rocha nos traen algunas preguntas y experiencias que fueron parte de los intercambios en el ciclo 鈥淔lorcitas Cachondas鈥, organizado por Monte Territorio de Cultivos.  Por Redacci贸n La Tinta


Monte Territorio de cultivos Grow Shop es una tienda de cultivos que, desde abril de 2021, comenz贸 su recorrido en Villa Allende con la idea de fortalecer al movimiento y a la cultura cann谩bica en Sierras Chicas. 鈥淐on la convicci贸n de que cultivar es un acto de libertad, salud y solidaridad. Por eso, promovemos el autocultivo como una herramienta de empoderamiento. Como una herramienta de lucha contra el narcotr谩fico y para el acceso al uso adulto y terap茅utico de la planta鈥, nos cuenta Daniela de Monte Territorio. Militan en el activismo cann谩bico y feminista, y tienen plena conciencia de la importancia que tiene una buena gesti贸n del cultivo para la obtenci贸n de productos de uso terap茅utico y recreacional de calidad y seguros. Creen en el potencial que tiene la marihuana para hacer las vidas un poquito m谩s libres y felices, si logramos ser conscientes en su uso.

鈥淧ara poder promover usuarixs responsables, es importante el acceso a informaci贸n de calidad y confiable acerca de nuestro v铆nculo con las plantas en distintos 谩mbitos de nuestras vidas. Por eso, siempre hemos tenido claro que queremos que Monte sea m谩s que una tienda comercial. Queremos que esta propuesta verdaderamente sea un Territorio de Cultivos, y cultivos con S porque no solo se trata de vender, sino tambi茅n de cranear/cultivar propuestas nuevas que convoquen a espacios donde poder compartir y brindar informaci贸n de calidad y novedosa鈥, cuentan desde el espacio. As铆 naci贸 Florcitas Cachondas, un espacio seguro para hablar sobre algo que a muchxs nos interpela en nuestras vidas, pero de lo que no hablamos o, por lo menos, no lo hacemos a viva voz: el deseo y los placeres (en sentidos amplios) y el cannabis. En el primer encuentro, participaron Laly Rocha, Noe Gall y Noa Drasty, con un tinte l煤dico y fiestero, informativo y cuidado, abordaron el capital er贸tico de la marihuana.

Una terraza, una experiencia sensorial y muchas preguntas

鈥420. 驴Es una categor铆a dentro del deseo? Las App de citas ya tienen esa marca dentro de las diferentes formas de presentarnos, 驴seducci贸n? 驴Nuevos filtros? 驴Vos te drog谩s? Cachondeo y florcitas: 驴C贸mo habitamos la sexualidad? 驴Qu茅 te propone una flor en el encuentro? 驴Qu茅 habilita el compartir un porro? 驴Te sensibiliza? 驴Te eriza? 驴Te excita? o 驴te a铆sla? Bajar la guardia, resolver tensiones, hablar la lengua del cuerpoPr谩cticas sexuales y consumo: Dosis, modos de administraci贸n, usos de la planta; algunas contraindicaciones. Sistema endocannabinoides 鈥 Homeostasis del goce 鈥 No tenemos todas las verdades del cuerpo. 驴Qu茅 te gusta que te hagan cuando est谩s loquitx, bb?鈥, fueron algunas de las puntas de conversaci贸n que lanzaron en medio de una noche calurosa bajo el cielo estrellado de Villa Allende.

Noe Gall, activista lesbiana feminista prosexo, particip贸 del espacio y, en di谩logo con La tinta, comparte algunas de las ideas que circularon en relaci贸n a esta primera idea del capital er贸tico del cannabis. 鈥淣os preguntamos sobre qu茅 pasa en nuestros cuerpos en el encuentro con el consumo de flores. 驴C贸mo habitamos la sexualidad, qu茅 habilita fumar y qu茅 efectos sensoriales se despiertan? Conversamos tambi茅n sobre las dosis de consumo, las diversas experiencias que existen y las formas de autorregularse, autoconocerse y compartir informaci贸n sobre qu茅 s铆 y qu茅 no antes de tener sexo. Las otras formas en que puede estar presente la marihuana en el sexo, con p贸cimas, aceites, etc. 驴Qu茅 sabemos de los terpenos, sus aromas y sabores? 驴C贸mo nos cachondean los aceites y ung眉entos? 驴Prepar谩s tus p贸cimas para el placer? El consumo de cannabis y el sexo como una forma de poder detener un poca la cabeza y conectarnos con lo sensorial m谩s que con lo racional. Detener el pensamiento y conectarse con las sensaciones, sentir placeres y, en eso, encontrarse con le otre. Y como una condici贸n ante el tiempo. Ese tiempo m谩s ralentizado posibilita otras formas del encuentro frente al tiempo capitalista y productivista que siempre nos quiere haciendo y produciendo. Y entonces, 驴qu茅 canales de placer posibilitan esta improductividad, esta forma de perder el tiempo, esa hermosa y revolucionaria peque帽a porci贸n de destiempo? Ah铆 radica su potencia, en las sensaciones y orgasmos que no pueden ser capitalizados ni monetizados en las l贸gicas del sistema que vivimos鈥.

Pensar en la importancia de la visibilidad fue parte de las conversaciones. La pregunta: 驴qu茅 costo tuvo sacarse la careta?, siempre es v谩lida porque no todos los entornos son amigables y el prejuicio es persistente. Hay un cl贸set de la marihuana porque son muchos los estigmas que se dirimen entre lo p煤blico y lo privado.

El placer de cultivar

鈥9 meses intensivos de atenciones, mimos, expectativas, charlas, abonos, previniendo, sacando hojitas, peinando, acomodando, protegiendo de la lluvia y temporales. Para despu茅s acabar en nuestro sistema nervioso鈥.

Laly Rocha nos cuenta otra dimensi贸n de lo er贸tico, la relaci贸n de les cultivadores con la planta, el proceso de cultivar y el v铆nculo con la planta como er贸tica. 鈥淓xiste pasi贸n y erotismo en el cultivo en general, la actividad de la jardiner铆a se expresa de esa manera, en ese sentir. En los 9 meses que trabaja la tierra, la planta, c贸mo jugamos con sus aromas, estar pendiente de lo que le pasa, tratar de darle todas las condiciones necesarias para que crezca en el mejor de los ambientes, para que tenga todo y se desarrolle espl茅ndida. Es parte de la magia a lo largo de meses en la relaci贸n con la planta, una comunicaci贸n con los sentidos, apreciar, ver, disfrutar. Dejarse estar en la quietud y la observaci贸n鈥.

Imagen: A/D

Para esta cultivadora, el disfrute que nos permiten b谩sicamente las flores y la naturaleza es ese descubrimiento, ese curiosear, meter las narices donde sale el polen, donde salen los aromas, las esencias. Un ritmo del vivir y ser de la naturaleza del que muchas veces estamos desconectados. Que ese nuevo revincularse con las plantas y las flores nos permita que nos modifique y nos genere sensaciones se convierte en un gesto necesario y anti sist茅mico. Que sea una er贸tica la que se construye en el cultivar es habitar nuevas formas.

鈥淢uchas veces solo se tiene en cuenta a quienes son consumidores de cannabis, les cultivadores tienen un amor y romanticismo con las plantas en general, pero tienen una ni帽a mimada a la que le dedican su encanto y pasi贸n para que en un momento puedan explorarse el uno al otro鈥, detalla Laly.

Las preguntas siempre son m谩s que las respuestas y certezas, la invitaci贸n es a trasladar a nuestros 谩mbitos estas interpelaciones, hablar, hacer visible las experiencias y b煤squedas que cada quien tiene. Conocerse, informarse, darse tiempo, observar y aprender c贸mo en cada une la planta nos permite pensar y sentir de cierta forma.





Fuente: Anred.org