October 3, 2022
De parte de Lobo Suelto
180 puntos de vista
  1. Mark Fisher populariz贸 la frase 鈥渆s m谩s sencillo imaginar el fin del mundo que el fin del capitalismo鈥. La verborragia parece decirnos que es m谩s f谩cil imaginar un capitalismo intergal谩ctico que el fin de la l贸gica de la mercanc铆a. O peor: solo es posible imaginar el fin del capitalismo en tanto que fin del universo en cuanto tal.
  1. Esta obra de teatro nos enfrenta a una ansiedad paranoica: el apocalipsis no es lo que vendr谩, es lo que ya est谩 sucediendo. Lo que ya sucedi贸. Walter Benjam铆n dec铆a que no hay que pensar la cat谩strofe como algo probable o posible, en un futuro lejano o en uno demasiado cercano, demasiado humano. La cat谩strofe es lo que en cada caso nos est谩 pasando. Es la muerte lenta, de la que habla Lauren Berlant. La verdadera cat谩strofe es existencial, el colapso somos nosotros mismos y nuestra relaci贸n instrumental con el mundo. La verborragia escarba en ese inconsciente pol铆tico: narra nuestra desesperaci贸n y depresi贸n colectiva desde un m谩s all谩 del l铆mite, donde la locura y la destrucci贸n ocupan el horizonte de lo pensable. Es el caos o el caos, no hay alternativas. Pero las crisis y colapsos son procesos ambiguos, de temblor y reapertura. El caos habilita un potencial cognitivo para recrear nuestras fuerzas.
  1. Cuando la realidad coincide con el suicidio del capital, todo pasado, todo presente, toda nostalgia o proyecci贸n es asediada por un futuro donde el final de los tiempos ha sido consumado. En La verborragia, el 鈥渆spacio exterior鈥 (desborde ambiental) y el 鈥渆spacio interior鈥 (derrumbe ps铆quico) son consumidos por la din谩mica delirante de unos medios de comunicaci贸n extraterrestres y unos poderes terap茅uticos interplanetarios. Desde la Luna se emite un programa de televisi贸n para todo el Sistema Solar, mientras la desmesura empresarial lleva a la Tierra hacia la explosi贸n. Ante esto, no hay lugar para la melancol铆a ni para el entusiasmo. Tanto el optimismo como el pesimismo conducen a la esperanza y el miedo. Y en esa atm贸sfera reina el cinismo, que es una captura de los afectos, el lenguaje y la pol铆tica. En cambio, la iron铆a, como ya advirti贸 Lenin, puede ser una lengua creadora de mundos, incluso cuando sus humores sat铆ricos nos hablen despu茅s del fin de todos los mundos. Lenguaje que inventa formas de vida y forma de vida que inventa lenguajes. Ya no hay nada que esperar: 隆somos libres!
  1. Una m谩quina posthumana llamada Eva revela el secreto del apocalipsis. Su mon贸logo nos recuerda que la relaci贸n entre humanos y m谩quinas despierta fabulaciones tan aterradoras como emocionantes. Juan Mattio dice que existen tres imaginarios de la m谩quina. Primero, lo humano que se hace m谩quina (cyborg). Segundo, la m谩quina que se humaniza (robots, androides). Tercero, la m谩quina que se autonomiza y traiciona a sus creadores (Frankenstein). Si bien La verborragia navega las tres fantas铆as, considera que solo una de ellas es tan seductora como cre铆ble y viable. El problema es averiguar cu谩l es y por qu茅. Y para eso no queda otra que hacer la experiencia. Una pista: Eva es a Ramiro Guggiari lo que el Capital es a Marx. En este caso, la destrucci贸n masiva no responde a la acci贸n de un 鈥渆xterior鈥 (desastres naturales, lucha obrera o invasi贸n alien铆gena). Es el resultado 鈥渋nterno鈥 de la pulsi贸n de muerte que comanda las m谩quinas capitalistas. La preguntas es 驴c贸mo hackear o interrumpir los automatismos t茅cnicos que nos gobiernan?
  1. El 鈥渃osmismo ruso鈥 aterriz贸 en un teatro porte帽o, fundiendo a Ne贸n Genesis Evangeli贸n con poderes 谩rabes, Susana Gim茅nez, Simondon y Eva Per贸n. Unas Mil y una Noches monstruosas, imposibles, muy reales. Su magia se confunde con una publicidad que nos garantiza retornar del suicidio. Se trata de revivir a los muertos para reanimar nuestra vida-zombi. Nos venden estados de 谩nimo: consumo, psicosis y celebridades, nada m谩s cercano a la realidad. Donna Haraway sonr铆e ante la ingenua pregunta de Franco 鈥淏ifo鈥 Berardi: 驴game over capitalista o juicio final revolucionario? En La verborragia la lucha de clases es un video juego vintage. 
  1. Las masas no somos enga帽adas: deseamos el colapso. Nos calienta el apocalipsis, porque satisface el placer de una intimidad com煤n. Al sumergirse en esa ambivalencia, La verborragia recuerda una ense帽anza de Nietzsche: el cuerpo es lo 煤nico que tenemos. Una br煤jula er贸tica cuyos saberes otorgan las premisas sensoriales para vivir en el final. Habitamos la singularidad del desastre, y solo nos quedan nuestros v铆nculos, territorios y soledades pobladas. Sin embargo, este 鈥渮apping鈥 no realiza pron贸sticos ni anticipaciones prof茅ticas. Evidencia que la extinci贸n es aqu铆 y ahora. El capitalismo es un apocalipsis cotidiano, donde la demencia del mercado converge con una normalidad enfermiza. De hecho, el colapsismo es hoy una forma de gobierno muy sexy y recurrente, coloniza nuestras emociones y cerebros. Por eso no moviliza ni paraliza. Como el insomnio anterior a la pesadilla o el sue帽o, ya no angustia ni asusta a nadie. Alivia, como el sin tiempo y sin espacio del vientre c谩lido de una madre m铆tica. Cuando la cat谩strofe ya fue, Amador Fern谩ndez-Savater dice que una estrategia es reencantar nuestros mundos, reconectar con lo que todav铆a brota y pulsa, a pesar de todo. Lo vivo es una fuerza irreductible a la voracidad del capital, que es el verdadero demonio del Big Crunch.
  1. 驴Qu茅 pasi贸n subyace a nuestra fascinaci贸n por las extinciones masivas, el deterioro ambiental, la inteligencia suprahumana, la conquista del cosmos y el descontrol tecnol贸gico? 驴Las vidas arrasadas pueden alucinar otro fin del mundo? Ezequiel Gatto llama futuridades a las potencialidades latentes que germinan en nuestro presente. Virtualidades que no se agotan en lo actual. Posibilidades imperceptibles, devenires aberrantes, mutaciones inesperadas. En este sentido, La verborragia no se agota en la imagen del futuro como destino. Es una producci贸n sin imagen, puro movimiento de s铆ntomas. Sospecho que me toca por mi propia relaci贸n on铆rica con los paisajes deseantes del final. Son incontables las veces que so帽茅 con el apocalipsis, a veces a la manera de Hollywood y otras bajo una forma b铆blica. Por eso propuse siete hip贸tesis, porque imagino que ser铆an los d铆as en los que Dios tardar铆a en destruir el universo, dejando intacta la acumulaci贸n financiera, medi谩tica y farmac茅utica del dinero. Si es cierto que el capital est谩 vivo y nosotros estamos muertos, solo otra Eva podr谩 salvarnos鈥

La verborragia. Zapping del fin del mundo se realiza los domingos a las 19 hs en el teatro XIRGU UNTREF (Chacabuco 875, San Telmo, CABA).




Fuente: Lobosuelto.com