March 25, 2021
De parte de Amor Y Rabia
286 puntos de vista


Dedicado a la memoria de Miguel Garc铆a Garc铆a, Albert Meltzer y Stuart & Brenda Christie

por mudlark121 (Past tense Blog)

El Centro Ib茅rico fue un importante espacio de encuentro y centro comunitario, dirigido por anarquistas en Londres durante los a帽os setenta y principios de los ochenta. Se convirti贸 en un foco para un movimiento anarquista internacional basado en la lucha de clases y un centro de organizaci贸n para apoyar a los anarquistas y otros presos pol铆ticos a trav茅s de la Cruz Negra Anarquista.

Los or铆genes del Centro como espacio anarquista se remontan a un encuentro entre Miguel Garc铆a Garc铆a y Stuart Christie en una prisi贸n espa帽ola…

鈥淢i primer encuentro con Miguel Garc铆a Garc铆a tuvo lugar a mediados de los a帽os sesenta en la primera galer铆a del penal de Carabanchel de Madrid. Estaba en tr谩nsito hacia otra penitenciar铆a y se encontraba en lo que se conoc铆a como ‘periodo’, una quincena de aislamiento sanitario, aparentemente para prevenir o limitar la propagaci贸n de enfermedades. Yo era el practicante de la S茅ptima Galer铆a, un puesto que me dio acceso a la mayor parte de la prisi贸n y me permiti贸 vincularme con compa帽eros en diferentes alas, especialmente con prisioneros en tr谩nsito aislados o prisioneros en r茅gimen de aislamiento. Miguel pas贸 por Carabanchel en varias ocasiones a lo largo de los a帽os, yendo y viniendo entre las penitenciar铆as y Yeserias, el principal hospital penitenciario de Espa帽a en Madrid.

Miguel y yo entablamos una relaci贸n cercana, que durar铆a una d茅cada y media hasta su muerte en 1981. Lo que m谩s me impresion贸 de 茅l en nuestro primer encuentro fue su indudable fuerza de car谩cter, forjada por sus experiencias en la Resistencia como guerrillero urbano y ‘falsificador’ y en las c谩rceles de Franco, y la extraordinaria calidad de su ingl茅s hablado, un idioma que hab铆a adquirido enteramente gracias a los prisioneros de habla inglesa. Ning煤n otro preso pol铆tico con el que me encontr茅 durante mis tres a帽os de prisi贸n en las c谩rceles de Franco ten铆a el dominio del lenguaje de Miguel o sus habilidades como comunicador. Nuestras conversaciones se centraron en c贸mo sacar a la luz la naturaleza represiva del r茅gimen franquista y elevar el perfil de los presos pol铆ticos de Franco en los medios internacionales, algo que estaba en condiciones de hacer dada mi posici贸n relativamente privilegiada como preso pol铆tico extranjero y el acceso que ten铆a al mundo exterior a trav茅s de mi ya extensa red de funcionarios amistosos en la misma Carabanchel.

Miguel Garc铆a charlando en la cocina del Centro, 1975. 隆Llevaba esa chaqueta de pijama al estilo de una bata de andar por casa!


En 1967, tras recibir un indulto personal de Franco, sal铆 de la c谩rcel y, a mi regreso a Gran Breta帽a, me involucr茅 con la resucitada Anarchist Black Cross, una organizaci贸n anarquista de ayuda a los presos. El foco de nuestras actividades era internacional, pero los presos de Franco eran, naturalmente, debido a mi historia y a la represi贸n continua y cada vez m谩s intensa en Espa帽a, una prioridad en nuestra agenda. El caso de Miguel Garc铆a Garc铆a, uno de los corresponsales m谩s prominentes de la Cruz Negra anarquista, fue uno del que nos encarg谩bamos regularmente, informando a la prensa internacional y a trav茅s de canales diplom谩ticos.

Liberado en 1969, despu茅s de cumplir veinte a帽os de una condena de treinta a帽os (era una pena de muerte conmutada), Miguel vino a vivir conmigo a Londres. Le tom贸 un poco de tiempo aclimatarse a los profundos cambios sociales y tecnol贸gicos que se hab铆an producido en el mundo desde su detenci贸n de joven en la Barcelona de 1949, cambios que eran a煤n m谩s profundos en la ‘tolerante’ y ‘permisiva’ sociedad de Londres de 1969. De hecho, el trauma fue tan grande que, literalmente, no pudo hablar durante algunos meses. La conmoci贸n de su liberaci贸n le hab铆a provocado una par谩lisis en algunos de los m煤sculos de la garganta y, a trav茅s de Octavio Alberola, que entonces viv铆a bajo arresto domiciliario efectivo en Lieja, hicimos arreglos para que fuera a un consultorio en B茅lgica para ver su estado.

El tiempo con Octavio estuvo bien aprovechado y lo puse al d铆a de lo que estaba sucediendo dentro del movimiento europeo y el papel del International Revolutionary Solidarity Movement, que operaba bajo la bandera del Grupo Primero de Mayo, una continuaci贸n del grupo anarquista clandestino Defensa Interior (DI), que hab铆a sido encargado de matar a Franco. El Grupo Primero de Mayo hab铆a surgido recientemente de las ruinas saboteadas (por Germinal Esgleas y Vicente Llansola) de Defensa Interior (DI) como una organizaci贸n revolucionaria internacional, anticapitalista, antiimperialista, estructurada para poder llevar a cabo espectaculares acciones directas. Tom贸 su nombre de la primera operaci贸n realizada el 1 de mayo de 1966, cuando miembros del grupo secuestraron al consejero eclesi谩stico de la Embajada de Espa帽a en el Vaticano, monse帽or Marcos Ussia. Pronto, el grupo comenz贸 a abarcar un 谩rea mucho m谩s amplia de ataques dirigidos, en particular, a los gobiernos de Estados Unidos y Europa por su complicidad en la guerra imperialista en Vietnam. 

La Vanguardia, informando sobre el secuestro de monse帽or Ussia por el grupo Primero de Mayo



De regreso a Londres, principalmente con el apoyo moral y econ贸mico del camarada Albert Meltzer, coeditor conmigo de la revista Black Flag y fuerza impulsora detr谩s de la revivida Cruz Negra Anarquista (ABC), Miguel entr贸 en una nueva etapa din谩mica de su vida como Secretario Internacional de la ABC y figura fundamental en la resistencia libertaria al r茅gimen de Franco. Con Albert se embarc贸 en largas giras de conferencias por Inglaterra, Escocia, Gales, Irlanda del Norte, Alemania Occidental y Oriental, Francia, B茅lgica, Dinamarca e Italia, hablando con una nueva generaci贸n de j贸venes europeos radicalizados sobre el anarquismo, la solidaridad internacional y, por supuesto, la necesidad de hacer frente a la tiran铆a mediante la cooperaci贸n pr谩ctica y la acci贸n directa.

Se podr铆a decir que el resultado de una de las primeras conversaciones de Miguel (en una sala de reuniones abarrotada en las oficinas de Freedom Press en Whitechapel High Street en Londres en febrero de 1970, poco despu茅s de su llegada a Gran Breta帽a) iba a dar lugar a la llamada Angry Brigade, el primer grupo guerrillero urbano de Gran Breta帽a. La voz de Miguel todav铆a era d茅bil, as铆 que tuve que hablar mucho por 茅l, pero a medida que avanzaba la noche y se desarrollaba la historia de sus aventuras y privaciones a manos de las autoridades franquistas, eso y el hecho de que su esp铆ritu y determinaci贸n revolucionarios permaneci贸 claramente intacto, estaba claro que hab铆a causado una profunda impresi贸n emocional en los aproximadamente cincuenta j贸venes de la audiencia. Aqu铆, frente a ellos, en persona, estaba alguien que hab铆a estado en confrontaci贸n directa con un estado fascista, que hab铆a estado totalmente involucrado en las luchas de resistencia y que hab铆a pagado un fuerte precio por ello. Tampoco era una lucha puramente hist贸rica. Franco permanec铆a en el poder y un nuevo grupo de acci贸n anarquista coordinado internacionalmente, el Grupo Primero de Mayo, estaba llevando a cabo esa lucha.

En Freedom Press, esa noche de febrero de 1970, la trascendencia, la importancia del Grupo Primero de Mayo y la tradici贸n de la que 茅l y Miguel surg铆an no pasaron desapercibidas para las personas que se api帽aban en la peque帽a sala para escuchar la historia de Miguel Garc铆a. Entre los presentes se encontraban algunos de los principales activistas posteriormente condenados en el hist贸rico juicio de la ‘Angry Brigade’: John Barker, Hilary Creek, Jim Greenfield y Anna Mendelson. El apartamento de Miguel en Upper Tollington Park, cerca de Finsbury Park en el norte de Londres, pronto atrajo a anarquistas visitantes de todo el mundo. Tambi茅n comenz贸 a llamar la atenci贸n de la polic铆a una vez que Miguel puso en marcha (con la ayuda de Albert) el Centro Ib茅rico y el Centro Internacional Libertario en Londres…鈥

Remembering Miguel Garcia, por Stuart Christie

Stuart Christie (1946-2020) y Brenda Christie (de soltera Earl, 1949-2019)

Aproximadamente al mismo tiempo en que Miguel Garc铆a lleg贸 a Londres, un grupo de comunistas espa帽oles, que hab铆a estado dirigiendo un lugar de reuni贸n en un sal贸n de la iglesia parroquial en Holborn, llam谩ndolo Centro Ib茅rico, se mud贸 a un local m谩s grande y cambi贸 el nombre (seg煤n Luis Monferrer Catal谩n el espacio que pusieron en marcha fue el Centro Machado en 1968 en Notting Hill Gate).

Miguel inici贸 un nuevo Centro Ib茅rico desde el sal贸n de la iglesia, el Sal贸n Parroquial de la Sant铆sima Trinidad, Kingsway (justo enfrente de la estaci贸n de Holborn) y tambi茅n lanz贸 un Centro Libertario Internacional, 鈥渦n lugar cosmopolita que se convirti贸 en un im谩n para los anarquistas de todo el mundo; hab铆an pasado muchos a帽os desde que hab铆a habido algo como un club anarquista internacional en Londres, y su 茅xito se debi贸 completamente a la poderosa personalidad de Miguel… una ventaja a帽adida fue que mantuvimos las viejas conexiones con los trabajadores espa帽oles de visita que el Partido Comunista hab铆a ido estableciendo cuidadosamente…” (Stuart)

鈥淟e advert铆 sobre los problemas de servir bebidas all铆, se帽alando que el ministro en funciones era el Dr. Donald Soper, famoso defensor de la abstinencia total. Pertenec铆a al centro metodista vecino y sustitu铆a al vicario anglicano, que ten铆a la peque帽a congregaci贸n habitual. Miguel me asegur贸: 鈥淐onozco a los sacerdotes. No hace falta que me cuentes a m铆, un espa帽ol, sobre estos santos padres, como se llaman a s铆 mismos. Le ofrecer茅 una copa de vino y estar谩 de acuerdo con todo鈥. Afortunadamente, el Dr. Soper nunca vino a la sala mientras est谩bamos all铆, posiblemente teniendo otras cosas que hacer un domingo, por lo que esta interesante teor铆a nunca fue probada.

All铆 se reunieron las 煤ltimas familias confederales exiliadas de Espa帽a. Se hab铆an convertido en una comunidad bastante interesante en Londres, manteni茅ndose juntos como una familia extensa. La mayor铆a se hab铆a asentado alrededor de Portobello Road, Notting Hill, donde hab铆an estado las oficinas originales de CNT-MLE, aunque con el crecimiento de las familias se extendieron a los suburbios. El 鈥淐entro鈥 supo ponerlos en contacto con una nueva generaci贸n surgida en Espa帽a y con militantes de la Resistencia, pero el fantasma de los a帽os de burocracia osificada y la pasividad no hab铆a desaparecido del todo, ni aqu铆 ni en otro lugar.

El sal贸n se hizo popular entre la comunidad espa帽ola en general, residentes y visitantes, y Miguel les hizo sentirse tan en casa que tuvimos que tener dos salones, uno de habla hispana y en el otro un parloteo en diferentes idiomas. Los espa帽oles aceptaron el hecho de que se trataba de un centro anarquista, incluso los que hab铆an crecido bajo Franco, que hab铆a intentado borrar la memoria del anarquismo y las lenguas vasca y catalana. A Franco le habr铆a enfermado o铆r hablar del anarquismo no s贸lo en ingl茅s y alem谩n, que no le habr铆a importado porque se lo merec铆an por permitir la herej铆a, sino en castellano, catal谩n, vasco e incluso gallego, la lengua de su provincia natal que, dicho sea de paso, odiaba m谩s que nadie”.

Los oradores invitados incluyeron a Jos茅 Peirats, el historiador del anarquismo espa帽ol, autor de La CNT en la Revoluci贸n Espa帽ola, quien dio una conferencia en junio de 1971 en el sal贸n parroquial ante 200 personas:

鈥淓l [movimiento] libertario estuvo bien representado (alrededor de 150 de las personas presentes), y hab铆a desde  exiliados de treinta a帽os -y sus hijos y nietos- hasta trabajadores y estudiantes inmigrantes, visitantes de forma temporal y nuevos exiliados. El resto de las 200 personas inclu铆a algunos cr铆ticos comunistas”.

(Black Flag, v.2, n. 6, junio de 1971)

鈥淓n poco tiempo tuvimos reuniones separadas para hablantes de gallego. Cuando se propuso, recuerdo haberles contado con mi forma habitual de divagar sobre Lloyd George en la conferencia de Versalles, que hab铆a le铆do o echado un vistazo a un art铆culo cient铆fico que afirmaba que los gallegos eran las mismas personas que los galeses. Se opuso a la retenci贸n de Galicia por parte de Austria diciendo que se opon铆a a que “su pueblo gal茅s” estuviera bajo el dominio de los “hunos” sin darse cuenta de que Galicia en Espa帽a no era Galicia en Austria / Polonia. Una mujer estadounidense que estaba presente me dijo despu茅s que sus padres hab铆an huido de Roznow (en la otra Galicia) y el error de Lloyd George arruin贸 miles de vidas cuando Polonia tom贸 el relevo de Austria, lo que hizo que la an茅cdota fuera menos divertida.

Otro visitante casual quiso saber m谩s sobre la Angry Brigade, casi tan pronto como se escuch贸 esa expresi贸n. Fue dif铆cil responder a sus preguntas, incluso si no sospechaba que era un agente de polic铆a. Como muchos de mentalidad autoritaria, pensaba que era una conspiraci贸n dirigida centralmente y que yo era una especie de PRO de su Comit茅 Central. De hecho, utiliz贸 t茅rminos como “ala pol铆tica de su lucha armada”. Miguel me dijo en espa帽ol: 鈥淧reg煤ntate a ti mismo. 驴Qui茅n querr铆a saber tanto?”. El visitante enrojeci贸 y supongo que lo entendi贸. 驴Se habr铆a sonrojado un esp铆a? Pero nunca lo coment贸. No importaba porque todo lo que sab铆a y ten铆a que decir ya estaba expresado en las p谩ginas de Black Flag, y ocasionalmente recogido por la prensa convencional. Por el tenor de sus preguntas, el visitante inquisitivo me son贸 m谩s como un emisario del IRA o del Sinn Fein tratando de conseguir aliados: los “troubles” (el conflicto de Irlanda del Norte, AyR) estaba reinici谩ndose. Cuando se refiri贸 a Irlanda, se refiri贸 al peligro del fascismo, y a las agrupaciones nazi-clerico-fascistas en lo que 茅l llam贸 el Estado Libre -una expresi贸n que solo usan los republicanos ac茅rrimos (republicanos son los nacionalistas irlandeses, AyR) o los conservadores ac茅rrimos, ninguno de los cuales reconoci贸 la legitimidad de la Rep煤blica-. Seg煤n 茅l, solo nuestra cooperaci贸n con el nacionalismo en el Norte de Irlanda podr铆a evitar la expansi贸n del nacionalismo fascista. No estaba de acuerdo con Miguel en que est谩bamos tratando con un esp铆a de la polic铆a o un agente provocador, pero el argumento pol铆tico sonaba dudoso.

Otro invitado no particularmente bienvenido fue un joven alem谩n que vino justo cuando yo llegu茅 de trabajar hasta tarde el domingo, para ayudar a barrer despu茅s de la reuni贸n y que, mientras tiraba las colillas de sus cigarrillos en el suelo mientras yo barr铆a, hablaba con estusiasmo sobre mi supuesto apoyo a la ‘banda’ de Baader-Meinhof, de la que solo conoc铆a las informaciones basura publicadas en la prensa. Al principio, con paciencia (al menos para m铆) le dije que no entend铆a el enfrentamiento entre anarquistas y leninistas que estaba ocurriendo en Alemania. (鈥淧ero yo soy alem谩n, por supuesto que s茅 lo que est谩 pasando en mi 茅poca鈥 – 鈥淎puesto a que tu padre nunca dijo eso鈥 – 鈥淎h, eres racista鈥). Algo acalorado e impaciente por acabar de limpiar lo que tiraba al suelo despu茅s de un d铆a de trabajo y de responder a viejos y cansados 鈥嬧媍lich茅s pacifistas, finalmente le grit茅 “l谩rgate” y lo ech茅. Ted Kavanagh coment贸 secamente que fue una respuesta muy ingeniosa y me devolvi贸 el buen humor, pero el estudiante indignado se fue a denunciarme en un peri贸dico pacifista como un 鈥渉ombre de mediana edad, clase media que solo cree en la violencia鈥. Ser considerado de “clase media” por un estudiante serio cuando est谩s empujando una escoba detr谩s de 茅l justificar铆a la creencia en la violencia, incluso si dejara de lado a. una o dos creencias m谩s.

Por otro lado, hubo tantas personas maravillosas que se acercaron que ser铆a imposible tratar de mencionarlas a todas. Me sent铆 orgulloso de haber ganado tanto respeto y cari帽o, lo que compens贸 el odio que parec铆a generar en aquellos de fuera del movimiento y la clase por la que luchamos. Entre los activistas se encontraban algunos anarquistas irlandeses que intentaban construir un movimiento de lucha de clases en Irlanda y alejarse de la vieja rutina de los trabajadores del Norte luchando entre s铆 por los barrios bajos y los trabajos rutinarios, y en el Sur cediendo a la apat铆a. Hicieron un gran trabajo para la Cruz Negra para los prisioneros en el extranjero, pero poco despu茅s les cay贸 encima toda la venganza de la Rep煤blica por atreverse a intentar romper el molde de la pol铆tica irlandesa鈥.

(Albert Meltzer, I Couldn鈥檛 Paint Golden Angels)

Albert Meltzer posa en el Centro Ib茅rico en 1976

Stuart y Albert hab铆an creado la Cruz Negra Anarquista (ABC) en Londres a finales de la d茅cada de 1960 para ofrecer un apoyo pr谩ctico a los numerosos camaradas anarquistas que hab铆an sido detenidos en Espa帽a resistiendo al r茅gimen de Franco; generalmente acusados de “bandidaje y terrorismo”. Grupos como Amnist铆a Internacional no apoyar铆an a estos activistas ya que estaban involucrados en una lucha de clases “violenta” de forma activa, y la pol铆tica de Amnist铆a era, y sigue siendo, en general, negarse a defender a los acusados 鈥嬧媎e cr铆menes violentos, los hayan cometido o no. Esto signific贸 que defendieron a personas acusadas de luchar contra el estado que eran inocentes y solo ayudaron a las personas que eran v铆ctimas por creencias inofensivas. Esto incluy贸 a editores y responsables de publicaciones, cient铆ficos y fil贸sofos, pero nunca trabajadores. El Partido Comunista recaud贸 grandes cantidades para sus propios miembros a trav茅s de varias organizaciones pantalla, pero la resistencia, ciertamente en Espa帽a, carec铆a de ayuda. La Cruz Negra dio a conocer casos de prisioneros anarquistas espa帽oles y los apoy贸 econ贸micamente, a ellos ya sus familias; luego, sus actividades se extendieron por todo el mundo, y grupos ABC surgieron por todas partes durante los siguientes 40 a帽os鈥 y contin煤a existiendo hoy d铆a.

En julio de 1972, Black Flag inform贸: 鈥淒urante los 煤ltimos cuatro fines de semana nos hemos reunido con camaradas de Francia, Espa帽a, B茅lgica, Italia, Canad谩, Estados Unidos, Jamaica, Australia, Sud谩frica e incluso algunos de Londres… Estamos haciendo todo lo posible para transformar los m铆tines del Centro Ib茅rico en un centro internacional que tendr谩 sus propias instalaciones… y tambi茅n en un lugar donde, por separado, los trabajadores inmigrantes espa帽oles puedan reunirse鈥.

HAVERSTOCK HILL

En junio de 1973, el deseo anterior de tener un local propio se concret贸: el Centro Ib茅rico se traslad贸 a un gran s贸tano, en 83a Haverstock Hill, cerca de Chalk Farm, Camden. A este importante espacio acudieron muchas personas extraordinarias, incluidos los supervivientes de innumerables convulsiones pol铆ticas.

鈥溾a imprenta [en la que se imprimi贸 Black Flag y otro material anarquista] fue utilizada por Ted Kavanagh y Anna Blume (1) en un enorme s贸tano en Haverstock Hill, [despu茅s de la desaparici贸n de la librer铆a Wooden Shoe], que por lo dem谩s era la sala de ensayo de un grupo de pop. El grupo ten铆a un alquiler semanal de la tienda de apuestas de arriba, reemplazando a un grupo de j贸venes religiosos (de una iglesia o sinagoga vecina, no s茅 cu谩l). Su l铆der / p谩rroco / rabino o quien estuviera interesado lo hab铆a alquilado en la tienda de arriba cuando era una fruter铆a y el s贸tano era pr谩cticamente inhabitable. Lo arreglaron bien, pero cuando la tienda cambi贸 de manos para convertirse en una casa de apuestas, el gur煤 se opuso a ambos cambios, de usuario y a la licencia de apuestas. Cuando Mammon gan贸, se fueron o fueron desalojados y el grupo de pop se hizo cargo. Despu茅s de un a帽o m谩s o menos, el grupo se dio cuenta de que ya no estaba en armon铆a con la escena y Ted se qued贸 solo. Sin avisar al casero del cambio de planes y dejarle pensar que segu铆a siendo el mismo grupo de pop (nunca apareci贸 por all铆), lo convertimos en el International Libertarian Center / Centro Ib茅rico, un club anarquista al que acud铆an maravillosos j贸venes de todas partes del mundo, as铆 como los supervivientes de innumerables convulsiones pol铆ticas… “ (Albert Meltzer)

John Olday actuando en su 鈥渃abaret anarquista鈥. Philip Ruff: “隆No tengo ni idea de c贸mo lleg贸 ese piano de cola al s贸tano por las empinadas escaleras del Centro!”

Se realizaron tertulias sociales los s谩bados y domingos. El veterano anarquista insurreccional, artista e int茅rprete John Olday lanz贸 una noche de cabaret que ten铆a lugar de manera regular: 鈥淓l cabaret anarquista de John Olday abri贸 con vigor en el Centro Libertario Internacional con tres artistas que realizaron un fuerte acto de cabaret pol铆tico -con fuertes parecidos al Berl铆n de los a帽os veinte- apoyado por otros y el apoyo a帽adido del siguiente cabaret que se celebraba quince d铆as despu茅s (ten铆an lugar en s谩bados alternos). A煤n en sus primeras etapas y con s铆ntomas de improvisaci贸n, el comentario pol铆tico con canciones est谩 teniendo su impacto y, a pesar de algunas debilidades, puede convertirse en el n煤cleo de lo que esperamos sea un teatro anarquista鈥︹ (Black Flag v.3, n. Marzo de 1974)

Pedro Ignacio P茅rez Beotegui “Wilson”, responsable de planificar el atentado de ETA contra Carrero Blanco y cvisitante asiduo del Centro Ib茅rico

Entre los visitantes se encontraban el militante e historiador espa帽ol Jos茅 Peirats, y Emilienne Durruti, compa帽era de Buenaventura Durruti. Otro visitante habitual del Centro Ib茅rico fue el l铆der de ETA Pedro Ignacio P茅rez Beotegui, tambi茅n conocido como ‘Wilson’, que particip贸 en la planificaci贸n del asesinato en diciembre de 1973 del protegido y subordinado de Franco, el primer ministro Carrero Blanco.

Emilienne Morin y su hija Colette Durruti, 1973.

鈥淐uando el centro estableci贸 contactos en Espa帽a, una de las demandas m谩s urgentes eran medios anticonceptivos o el aborto. Era ilegal en Espa帽a y para una chica soltera quedarse embarazada era un desastre. Tan pronto como los liberados sexualmente se pusieron en contacto con una organizaci贸n que luchaba contra la opresi贸n, eso fue lo primero que le pidieron. Tuvimos que acceder a las demandas de un goteo constante de mujeres j贸venes que se presentaban en la puerta, con la tarifa de una operaci贸n y el pasaje de regreso, nada m谩s. Nunca se dieron cuenta de que tambi茅n ten铆an que pagarle a una tarifa al m茅dico, ni contaban con los pocos d铆as adicionales que deb铆an quedarse. Se convirti贸 en un requisito est谩ndar para el Centro encontrar una habitaci贸n y aumentar la tarifa adicional, y era vergonzoso para m铆 que siempre tuviera que llevarlos en autom贸vil y arreglar los asuntos con la cl铆nica. La recepcionista nunca dijo nada, pero me pregunto qu茅 pens贸 al verme llegar semana tras semana con una se帽orita diferente. 

En un momento determinado, Miguel se acerc贸 a un grupo feminista socialista para ver si cooperar铆an, ya que ten铆an muchos m谩s recursos de los que nosotros carec铆amos, as铆 como acceso a financiamiento. Fueron sumamente hostiles. Afirmaron que est谩bamos fomentando la medicina privada. No se si esperaban que las mujeres j贸venes  esperaran hasta que Espa帽a tuviera un Servicio Nacional de Salud, desafiando a la Iglesia Cat贸lica entre tanto, pero habr铆a tardado mucho m谩s de nueve meses, y las penas que ten铆an que hacer frente por la maternidad eran severas鈥.

Miguel Garc铆a era el coraz贸n del Centro Ib茅rico; Seg煤n Stuart Christie, el espacio de Haverstock Hill fue 鈥渆nteramente creaci贸n [de Miguel] y pas贸 todo su tiempo ayudando a su desarrollo, manteni茅ndose apartado de cualquier trabajo asalariado, a pesar de que de todos modos ya hab铆a pasado la edad de jubilaci贸n. Sin embargo, a trav茅s de Albert, obtuvo una peque帽a pensi贸n del gobierno brit谩nico.

Albert Meltzer charlando en el Centro Ib茅rico, 1975.

[Miguel] ten铆a una forma de hacerte pensar eso. Convirti贸 el s贸tano en un lugar conocido internacionalmente al que acudir si necesitabas ayuda en Londres; un lugar para recibir una bienvenida, comida, una cama para pasar la noche o un lugar para ocupar. Tambi茅n reuni贸 a personas de todo el mundo, convirti茅ndose en el lugar de nacimiento de muchos grupos de afinidad que estaban activos en Am茅rica Central, Am茅rica del Sur y Europa. En 1970-71, Albert trabajaba en Fleet Street como reportero telef贸nico / copiador para The Daily Sketch , un peri贸dico sensacionalista nacional brit谩nico de derecha, y despu茅s de mucha discusi贸n y argumentaci贸n, y cr茅anme, Miguel podr铆a ser extremadamente pol茅mico y belicoso, Albert finalmente convenci贸 a Miguel para que escribiera sus memorias. Y as铆 fue como el texto mecanografiado de lo que se convertir铆a en Franco鈥檚 Prisoner fue elaborado entre Miguel y Albert y mecanografiado en una trastienda en desuso de uno de los peri贸dicos populistas conservadores m谩s importantes de Gran Breta帽a, y siendo pagado el tiempo de trabajo necesario para escribirlo por Associated Newspapers. 

El libro, Franco’s Prisoner, fue publicado en 1972 por la editorial Rupert Hart-Davis, [que originalmente hab铆a encargado el libro de Stuart The Christie File, pero incumpli贸 el contrato en el 煤ltimo momento debido a la supuesta naturaleza pol茅mica del material].  Adem谩s de ofrecer informaci贸n sobre un amplio grupo de temas, desde el aborto hasta la asistencia legal y la ocupaci贸n, Miguel jug贸 un papel clave en muchas de las campa帽as de defensa internacional realizadas por la Cruz Negra Anarquista Internacional en ese momento, incluidas las de Juli谩n Mill谩n Hern谩ndez y Salvador Puig Antich en Spain, y Noel y Marie Murray, dos miembros del Grupo Anarquista de Dubl铆n condenados a muerte en Irlanda por su presunta participaci贸n en el asesinato de un oficial de la Garda fuera de servicio durante un robo a un banco en Dubl铆n, en 1975.

Salvador Puig Antich, visitante habitual del Centro Ib茅rico

Salvador Puig Antich hab铆a sido un visitante habitual que acompa帽贸 a Albert y Miguel en algunas de sus giras de conferencias por Gran Breta帽a. Al regresar a Francia en agosto de 1973 para participar en una conferencia de j贸venes activistas para crear el grupo de defensa anarquista conocido como MIL (Movimiento Ib茅rico de Liberaci贸n), Salvador Puig Antich estuvo involucrado en una serie de  espectaculares expropiaciones bancarias en Catalu帽a y el sur de Francia. En septiembre de 1973, sin embargo, Puig Antich cay贸 en una emboscada policial en la calle Gerona de Barcelona en la que result贸 herido y un polic铆a franquista fue asesinado a tiros. Puig Antich, de 25 a帽os, fue asesinado mediante el garrote vil en la c谩rcel Modelo de Barcelona el 2 de marzo de 1974.

Tras el golpe militar en Argentina el 24 de marzo de 1976, Miguel persuadi贸 a mucha gente a ‘perder’ sus pasaportes para que los compa帽eros que hu铆an para escapar de la Junta pudieran adoptar un cambio de identidad temporal. En junio de 1976 instal贸 una imprenta en el s贸tano de Upper Tollington Park, en la que imprimi贸 varios libros anarquistas en espa帽ol, incluido Anarquismo y Lucha de Clases (la traducci贸n al espa帽ol de Floodgates of Anarchy, escrita por Albert Meltzer y yo) que distribuy贸 en Espa帽a. Adem谩s de imprimir documentos de identidad, tambi茅n reuni贸 a un grupo de j贸venes camaradas espa帽oles en Londres para producir su propio peri贸dico anarquista Colectivo Anarquista鈥.

A finales de la d茅cada de 1970, Miguel regres贸 a su Barcelona natal, donde cumpli贸 una de las ambiciones de su vida: abrir su propio bar, La Fragua, antigua fragua en el n潞 15 de la calle de la Cadena del Raval de Barcelona鈥 Al igual que el Centro Ib茅rico, La Fragua se convirti贸 en la meca de anarquistas y libertarios de todo el mundo鈥

Miguel Garc铆a saliendo de la cocina del Centro, 1976


Phil Ruff, quien estuvo involucrado de manera central con el Centro Ib茅rico, nos ha enviado sus recuerdos del centro en Haverstock Hill:

EL CENTRO

O铆 por primera vez hablar de 鈥淓l Centro鈥 -Centro Ib茅rico / International Libertarian Centre- cuando abri贸 por primera vez en junio de 1973, a trav茅s de un anuncio en Black Flag. Yo todav铆a viv铆a en Birmingham por aquel entonces, pero ya estaba en contacto con Albert Meltzer (1920-1996) y Miguel Garc铆a Garc铆a (1908-1981), porque el Grupo Anarquista de Birmingham fue muy activo en la campa帽a de solidaridad con la nueva ola de resistencia anarquista (MIL-GAC) en Catalu帽a. El Centro era realmente la criatura de Miguel, 隆pero Albert pagaba todas las facturas y por lo general tambi茅n llevaba la lata!

El Centro ocupaba un gran s贸tano debajo de una tienda de apuestas en 83A Haverstock Hill, London NW3, a medio camino entre las estaciones de metro Belsize Park y Chalk Farm. La puerta principal estaba a la vuelta de la esquina en Steele’s Road. Cuando abr铆as la puerta de entrada hab铆a una peque帽a habitaci贸n a la izquierda, donde John Olday (1905-1977) viv铆a en la miseria bohemia. A la derecha, un empinado tramo de escaleras descend铆a hasta las instalaciones del s贸tano. En la parte inferior hab铆a una gran sala utilizada para reuniones, proyecciones de pel铆culas y, durante un breve per铆odo, el 鈥渃abaret anarquista鈥 de John Olday. Paralelamente a las escaleras, colindante con la sala de reuniones, hab铆a una sala m谩s peque帽a que albergaba una imprenta offset perteneciente a Ted Kavanagh, un camarada australiano (nacido en Melbourne, 1936), en la que se imprim铆a Black Flag. Entre la sala de impresi贸n y las escaleras hab铆a un pasaje corto que conduc铆a a una peque帽a cocina,frente a la sala de reuniones. La cocina se abr铆a por un lado a un peque帽o patio y un ba帽o exterior. La pared opuesta al patio se utiliz贸 para exhibir papeles anarquistas y algunos libros. En el otro extremo de la habitaci贸n hab铆a un mostrador bajo, detr谩s del cual se sentaba Miguel Garc铆a y una cocina de gas, en la que Miguel preparaba una deliciosa paella. Miguel tambi茅n reparti贸 vino tinto y latas de cerveza a los clientes, aunque nunca se molest贸 en adquirir una licencia para poder vender bebidas.


Phil Ruff en la cocina del Centro, 1976 con una copia de Man! de Marcus Graham (Cienfuegos Press, 1974).

Como su nombre indica, el Centro era un foco para los activistas visitantes de Espa帽a y Portugal, la generaci贸n anterior de exiliados de la CNT en Londres que hab铆an participado en la guerra civil y un flujo constante de mujeres que buscaban abortos que no estaban disponibles en la Espa帽a de Franco y personas que necesitaban un lugar para quedarse o que necesitaban consejos sobre c贸mo ocupar casas o encontrar trabajo. Miguel ayud贸 a un n煤mero inconmensurable de personas en este sentido. El 鈥淐entro Libertario Internacional鈥 cubr铆a al resto; no s贸lo anarquistas brit谩nicos, sino camaradas de todo el mundo, convirti茅ndose de esta forma en el lugar de nacimiento de muchos grupos de afinidad que estaban activos en Am茅rica Central, Am茅rica del Sur y Europa.

Mi primera visita a Haverstock Hill fue poco despu茅s de la apertura del Centro. Fue una noche de cine, en la que se proyect贸 una pel铆cula brit谩nica Praise Marx and Pass the Ammunition (Alabado sea Marx y pase las municiones, Maurice Hatton, 1970), protagonizada por un John Thaw anterior a Sweeney como un trotskista loco por el sexo que lucha por asimilar el levantamiento de mayo del 68 en Par铆s. El lugar estaba bastante lleno para eso; una mezcla de camaradas ingleses, franceses, espa帽oles, argentinos, italianos, alemanes y daneses. Sin embargo, no siempre fue as铆. Despu茅s de mudarme a Londres en el verano de 1974 (a los 22 a帽os), acompa帽茅 a Miguel en idas y venidas interminables desde Finsbury Park a Haverstock Hill, casi todas las noches, hasta que cerr贸 en septiembre de 1976, para abrir el Centro para que alguien estuviera por si alguien aparec铆a por all铆. A menudo, solo est谩bamos Miguel y yo mirando la pintura que se despegaba de las paredes y tomando una copa, pero si alguien pasaba por all铆 Miguel les daba la bienvenida de inmediato, les cocinaba una paella y comenzaba a tejer su magia. Sin duda era un gran comunicador y habr铆a sido un maravilloso negociador de rehenes. Todos salieron del Centro sinti茅ndose como si fueran los mejores amigos de Miguel y estando listos para matar dragones.

El Centro tambi茅n proporcion贸 un lugar para las reuniones del grupo Black Flag, que cuando me un铆 a 茅l en 1974 estaba formado por Albert Meltzer, Miguel Garc铆a, John Olday, Ted Kavanagh, Lynn Hudelist, Iris Mills y Graham Rua (Graham era un neozeland茅s que muri贸 el 14 de enero de 2020), adem谩s de Stuart y Brenda Christie, que viv铆an entonces en un piso cerca de Wimbledon Common con el apellido de soltera de Brenda como “Sr. y Sra. Earl”. La absoluci贸n de Stuart en el juicio de “Angry Brigade” en diciembre de 1972 fue algo que la Brigada Especial lament贸, y prometieron atraparlo por medios legales o ilegales. Asimismo, un intento fallido de la polic铆a espa帽ola y francesa de implicar a Stuart en el secuestro de un banquero espa帽ol en Par铆s en 1974 por parte del GARI, en solidaridad con los presos anarquistas en Espa帽a, supuso que la polic铆a prestase mucha atenci贸n, as铆 como el inter茅s de varios agencias de seguridad europeas, en lo que suced铆a en el Centro. Ted y Lynn tomaron esto como una buena raz贸n para mudarse a Australia y abrir una librer铆a. Y alrededor de mayo de 1975 Stuart y Brenda tambi茅n consideraron prudente marcharse de Londres, abriendo una tienda de t茅 en Yorkshire; seguido poco despu茅s por Iris Mills y Graham Rua, que se mudaron a Huddersfield. El grupo Black Flag en Londres se redujo a Albert, Miguel, John Olday y yo. John se pele贸 con Miguel poco despu茅s y se retir贸 arriba a su peque帽a habitaci贸n para concentrarse en su bolet铆n idiosincr谩sico, 鈥淢it-Teilung鈥. A partir de entonces, la mayor parte del trabajo editorial recay贸 en Albert y en m铆; enviando copia a Stuart y Brenda (鈥淢arigold鈥), quienes entre ellos se encargaron de la composici贸n tipogr谩fica, la maquetaci贸n y el env铆o por correo.

Un incidente gracioso en el Centro, despu茅s de que Stuart y Brenda se fueran a Yorkshire, involucr贸 a Jaime Pozas de Villena (fallecido el 14 de febrero de 2017), una figura destacada de la revuelta estudiantil 鈥溍rata鈥 (1967-1969), el Grupo Primero de Mayo y la CNT, que hab铆a estado en prisi贸n con Miguel Garc铆a y Luis Edo. Llegu茅 y lo encontr茅 con los pantalones bajados, angustiado, inyect谩ndose penicilina en el trasero. 脡l y varios otros tipos j贸venes desafortunadamente hab铆a sufrido gonorrea de manera repentina, siendo el origen de todos los casos la misma joven, que posteriormente de descubri贸 era una informante de la Embajada de Espa帽a en Londres; 隆uno de los medios menos convencionales de atacar a la resistencia espa帽ola! Miguel estaba haciendo todo lo posible para proporcionar vino y simpat铆a, pero obviamente pens贸 que lo ocurrido era gracioso.

Jaime Pozas de Villena


Otros grupos a menudo alquilaban la sala de reuniones del Centro. Uno se llamaba Solidarity for Social Revolution (creo que una escisi贸n de Solidarity; alguien con mejor memoria y m谩s inter茅s en el esoterismo de izquierda que yo sabr谩 todo sobre esto). Mi 煤nico inter茅s fue que entre las personas que asistieron a las reuniones hab铆a dos veteranos del Partido Comunista en el antiguo East End jud铆o, Joe Jacobs (autor de Out of the Ghetto, 1978) y su amigo Arnold Feldman, quien invariablemente se escapaba a la cocina para intercambiar historias de luchas pasadas con Miguel a cambio de unas copas de vino. Otro personaje memorable que sol铆a acercarse a Albert Meltzer era Joe Thomas, “Padre de la Capilla” de Fleet Street (nombre de la calle donde est谩n situadas las sedes de buena parte d los principales medios de comunicaci贸n de UK, AyR) y copista de The Guardian, quien durante a帽os fue el 煤nico defensor del comunismo consejista en Londres. Una tarde, Joe entabl贸 una larga conversaci贸n con Albert y una vibrante dama francesa de cierta edad sobre las luchas laborales espa帽olas. Despu茅s de que la mujer francesa finalmente se fue para tomar su tren, Joe se volvi贸 hacia Albert y coment贸 con asombro que la dama parec铆a saber mucho sobre los anarquistas espa帽oles. Albert estall贸 en carcajadas. Deber铆a, dijo, se llama Emilienne Morin. 隆Sol铆a 鈥嬧媏star casada con Buenaventura Durruti!

Steele’s Road: Phil Ruff ante la casi hist贸rica puerta de entrada al Centro Ib茅rico, abril de 2018.

El Centro finalmente se vio obligado a abandonar Haverstock Hill en septiembre de 1976 despu茅s de que el propietario de la tienda de apuestas de arriba quisiera convertir el s贸tano en un elegante club de apuestas. Lo recuerdo bajando las escaleras para negociar con Miguel, con un enorme guardaespaldas detr谩s de el, que parec铆a un extra del reparto central para un remake de The Krays, a quien present贸 cort茅smente como su 鈥渁bogado鈥. Recibi贸 su raci贸n de  justicia po茅tica en 1979, cuando el club de juego fue allanado por detectives de polic铆a del escuadr贸n antiterrorista vestidos de civil que investigaban un caso de “Persona desconocida”. Los gorilas de la puerta, pensando que los polic铆as eran mafiosos rivales, convirtieron la redada en una pelea a gran escala; una indicaci贸n interesante de la rapidez con la que la inteligencia policial se desactualiza. 隆Los anarquistas se hab铆an ido hace mucho tiempo!

Luego nos mudamos brevemente a un sal贸n de una iglesia l煤gubre en el norte de Londres antes de tranladarnos a una clase en una antigua escuela ocupada en 421 Harrow Road, pero nunca volvi贸 a ser lo mismo despu茅s de dejar Haverstock Hill.

Miguel finalmente se mud贸 de regreso a Barcelona para abrir un bar anarquista (La Fragua) en el hist贸rico Barrio Chino, pero mantuvo su piso en Finsbury Park como refugio. Muri贸 de tuberculosis en un hospital de Londres en diciembre de 1981 y fue incinerado en Muswell Hill. 

Philip Ruff

Philip Ruff es el autor de A Towering Flame: The Life & Times of the elusive anarquista let贸n Peter the Painter (Breviario Stuff Publications, 2019). Disponible aqu铆.


Posdata: Seg煤n Albert Meltzer, 鈥減erdimos el antiguo Centro en Haverstock Hill鈥 por el descuido de John Olday. Regres贸 a Alemania desde Australia, donde promovi贸 cabaret gay al estilo de los a帽os veinte alemanes, y descubri贸 para su sorpresa que en sus veinte a帽os de ausencia de la escena anarquista la Springer Press lo hab铆a hecho famoso. La apertura de los archivos de la polic铆a alemana de Bismarck a Hitler hab铆a animado a los acad茅micos a escribir sobre el movimiento alem谩n que hab铆an ignorado anteriormente. Olday fue elegido como el v铆nculo entre lo viejo y lo nuevo sobre la base de ser el 煤nico alem谩n que conoc铆an, debido a su copiosa aunque poco conocida escritura, que llenar铆a el vac铆o entre la resistencia antinazi y el renacimiento despu茅s de la guerra.

John Olday en Australia, 1957

En consecuencia, encontr贸 que el trabajo del mundo del espect谩culo en Alemania, incluso en la escena gay inconformista, como algo completamente imposible y se.vino a Inglaterra. Ten铆a una peque帽a cantidad de dinero en efectivo que pronto se acab贸 (por alguna raz贸n o no pod铆a o no quer铆a aceptar la pensi贸n o la seguridad social a la que ten铆a derecho) y se puso en contacto conmigo para ver si le pod铆a ayudar. Lo puse en una habitaci贸n del club Haverstock Hill, y le expliqu茅 que era oficialmente inhabitable debido a las ratas en el s贸tano. Cuando el casero se enter贸 de que viv铆a all铆, por las quejas que le hizo sobre las ratas, nos desalojaron a todos. El propietario se indign贸 al descubrir que hab铆amos estado dirigiendo un club, debido a las ganancias que hab铆a perdido y, una vez que salimos, solicit贸 una licencia aparentemente a nombre de lo que 茅l pensaba que era un 鈥渃lub espa帽ol que ya estaba funcionando鈥. Como estaba en el punto 谩lgido del caso de “Personas desconocidas”, la polic铆a lo allan贸 unas semanas m谩s tarde en busca de armas, y se sorprendi贸 al encontrar apostadores que fumaban puros jugando al baccarat”.

Otros espacios se convirtieron en el centro de los peque帽os grupos de anarquistas de lucha de clases alrededor de Black Flag y la revista Anarchy… Se plane贸 un centro anarquista de Londres y finalmente se abri贸 en Wapping, como Autonomy Centre. Mientras tanto, en Brixton, la antigua  Librer铆a Sabaar fue ocupada nuevamente y relanzada como la librer铆a anarquista 121 Bookshop. El Centro Ib茅rico en s铆 continu贸 reuni茅ndose semanalmente durante un tiempo en el Centro Comunitario, Archway Rd., Londres N19 (una iglesia reconvertida justo enfrente de Highgate Tube).

La escuela ocupada Centro Ib茅rico en el oeste de Londres

Luego (como contaba anteriormente Phil Ruff) el Centro Ib茅rico se instal贸 m谩s tarde en el oeste de Londres, en 421 Harrow Road junto al canal, en una antigua escuela. Fue ocupado en alg煤n momento alrededor de 1977, ese a帽o, Miguel Garcia escribi贸 sobre las actividades all铆 en Black Flag: 鈥淸鈥 Los locales de la CNT est谩n abiertos en su mayor铆a todo el d铆a, pero son muy frecuentados por las noches. Cada sindicato est谩 produciendo sus propios boletines, adem谩s de algunos peri贸dicos, as铆 como los peri贸dicos nacionales y regionales. Tambi茅n hay numerosas publicaciones locales de tipo popular; para este fin, se necesitan tantas litograf铆as offset y especialmente m谩quinas duplicadoras como sea posible. Son muchos los camaradas que aprendieron a utilizar una litograf铆a gracias al Centro Ib茅rico de Londres: el suministro de litograf铆as y duplicadoras ayudar谩 a preservar esa tradicional diversidad de publicaciones que siempre caracteriz贸 a nuestro movimiento en Espa帽a y a mantener vivos nuestros muchos a帽os de cooperaci贸n internacional” (Black Flag, v.5, n. 2, 1977)

Los actos que se llevaron a cabo aqu铆 incluyeron una conmemoraci贸n del centenario del nacimiento de Joe Hill, el 7 de octubre de 1979, y una conferencia anarco-feminista en diciembre de 1979, seg煤n los avisos en las revistas anarquistas de la 茅poca.

鈥淪e ha planeado un fin de semana feminista anarquista para el 7, 8 y 9 de diciembre en el Centro Ib茅rico, 421a Harrow Rd, Londres (el metro m谩s cercano de Westbourne Pk) solo para mujeres. Habr谩 talleres sobre: 鈥嬧媣ideo, autodefensa, ‘destrucci贸n creativa’, as铆 como talleres de discusi贸n sobre internacionalismo, sobre ‘situaciones de vida y trabajo’ y otros. Tambi茅n se planean poes铆a, pel铆culas y otros entretenimientos, y hay una guarder铆a, comida y alojamiento disponibles. En combinaci贸n con el fin de semana habr谩 una discusi贸n abierta con hombres y mujeres sobre ‘Sexismo en el Movimiento Anarquista’ el s谩bado 8 de diciembre a las 7 pm, en Conway Hall, Red Lion Square, London W Cl. Esto se ve como un intento de discutir los problemas del sexismo a trav茅s del contacto directo con hombres y mujeres, en lugar de abordarlo de manera separada. Comida, proyecci贸n de pel铆culas y literatura feminista anarquista. Las mujeres que asistan a los talleres del Centro Ib茅rico durante el fin de semana deben traer sacos de dormir鈥 (Freedom, noviembre de 1979).

Despu茅s de la desaparici贸n del Autonomy Center de corta duraci贸n en Wapping, en el Harrow Road Center tuvieron lugar conciertos anarco-punk de Mob, Conflict, Poison Girls y Subhumans, as铆 como de performances art铆sticas industriales de Throbbing Gristle, que se hab铆an celebrado en el Autonomy Center鈥 Las actuaciones terminaron en en alg煤n momento de 1982, 驴posiblemente cuando el edificio fue desalojado?

鈥淟os anarquistas espa帽oles viv铆an en las aulas de arriba y nos permitieron convertir un antiguo sal贸n de actos en la planta baja en un espacio de actuaci贸n. Se construy贸 un escenario con cocinas viejas de las cocinas cubiertas con alfombra recuperada de los contenedores. Aunque el Centro fue desalojado a fines de 1982, durante unos meses durante la primavera y el verano se us贸 una vez a la semana para conciertos de punk anarquista鈥.

Hay mucha m谩s informaci贸n sobre los conciertos punk en el Harrow Road Center en la web Kill Your Pet Puppy, y algunas fotos aqu铆 y aqu铆.

Hasta hace poco tiempo, en la pared de la escuela de Portobello Road se pod铆an ver grafitis del grupo anarquista antifranquista First of May (que estaban estrechamente vinculados a la Angry Brigade).

NOTAS

(1) Nick Heath: “Es err贸neo lo que pone de que Ted Kavanagh y Anna Blume usaron la imprenta en Haverstock Hill. Anna y Ted se hab铆an separado bastante tiempo antes, y Anna, en ese momento, hab铆a regresado a Alemania. Albert debe haber confundido a Anna con Lyn Hudelist, la pareja de entonces de Ted. En cuanto a que Ted y Lyn se mudaron a Australia debido a la atenci贸n no deseada de la polic铆a, tampoco es cierto. Se fueron porque Ted echaba de menos Australia, Ted hab铆a abandonado cualquier actividad significativa alg煤n tiempo antes. Albert deber铆a saberlo, era un buen amigo de Lyn y Ted”.




Fuente: Noticiasayr.blogspot.com