October 13, 2020
De parte de CNT Vitoria-Gasteiz
332 puntos de vista


Dentro de la dura competici贸n de sandeces en la que est谩n envueltos 煤ltimamente nuestros dirigentes pol铆ticos, el otro d铆a, el lehendakari Urkullu se escap贸 del pelot贸n con sus audaces declaraciones en las que reclamaba 鈥渞epublicanizar la monarqu铆a鈥. 脡chale un galgo al estadista de Alonsotegi.

Las 煤ltimas informaciones sacadas a la luz sobre la vida privada del rey em茅rito han hecho que hasta los m谩s mon谩rquicos se ruboricen un poco a la vista de los despendoles de un se帽or que nos vend铆an como la personificaci贸n de la virtud. Y claro, ahora, tantos y tantas que tanto callaron durante tantos a帽os, se atreven a afear la conducta del hombre, tratando de separarlo de la instituci贸n. Lo cual, no es del todo justo.

Esta injusticia me da pie para salir a defender a Don Juan Carlos I de Borb贸n y Borb贸n, Rey em茅rito del Reino de Espa帽a.

Su Majestad est谩 siendo sometido a un acoso y derribo despiadado, ahora que vive el ocaso de sus d铆as. Y yo me pregunto: 驴qu茅 pensar谩 Don Juan Carlos de todo esto?

Yo creo que estar谩 desconcertado. No entender谩 nada. Se ha comportado siempre seg煤n fue educado: como un rey Borb贸n. Y a煤n as铆, se le vilipendia sin compasi贸n y se anima a su linchamiento.

La Historia nos explica bien en qu茅 consiste eso de 鈥渂orbonear鈥, que no es otra cosa que reinar viviendo a todo trapo, sumergido en el hedonismo, sin renunciar a ninguno de los placeres que el mundo ofrece: comer, beber, viajar, fornicar y disfrutar todo lo posible de la vida, trabajando lo menos posible. Modo de vida por el que muchos y muchas de los que hoy vociferan firmar铆an sin pens谩rselo dos veces. Y que a nuestro nivel, dentro de nuestras escasas posibilidades, muchas y muchos intentamos practicar.

La realidad es que Don Juan Carlos ha sido especialmente cuidadoso a la hora de separar su vida institucional de su vidorra privada. Y tan respetuoso ha sido con la instituci贸n, que no se ha dedicado a robar de lo p煤blico para financiar sus 鈥渂orboneos鈥. A diferencia de los pol铆ticos que meten la mano en el caj贸n para su propio beneficio, el Rey em茅rito se ha gastado su asignaci贸n, su sueldo, como ha estimado oportuno (faltar铆a m谩s). Y como no le llegaba para costear sus regias aficiones, se ha buscado la vida con sus iguales para sacarse unas perrillas y propiedades a base de dar y recibir regalos y favores. Pero sin manchar en ning煤n caso la corona que ostentaba. Esto, en mi opini贸n, demuestra un gran respeto por su parte hacia la instituci贸n y hacia sus s煤bditos.

La monarqu铆a es y debe ser as铆. No se puede pretender tener un rey Borb贸n y que sea un asceta vegano y abstemio dedicado al yoga, la lectura, la meditaci贸n y el deporte. Vaya porquer铆a de rey ser铆a.

Un buen rey bebe los mejores vinos y licores, come los m谩s delicados manjares, caza especies en peligro de extinci贸n, fornica con las m谩s bellas damiselas y los m谩s hermosos efebos, navega en los mejores yates, fuma los mejores puros, se sienta en los mejores palcos y se mete la mejor coca. Va todo en el pack. Y si algo de esto no te gusta, no seas hip贸crita: es que no te gusta la monarqu铆a. O te lo tragas todo sin rechistar o rechazas el plato entero.

Todos, a nuestro nivel, damos y recibimos regalos y favores de nuestras amistades para hacernos la vida m谩s f谩cil y agradable entre nuestra gente. Lo que pasa es que tus amiguetes son unos pringaos como t煤 y los amiguetes de Don Juan Carlos son reyes saud铆es y multimillonarios que cagan oro. T煤 guardas en un bote de pimientos unos dinerillos que te has sacado haciendo un trabajillo en negro para un coleguilla y Don Juan Carlos tiene otro bote de pimientos que se llama Suiza.

Da un poco de verg眉enza tener que explicar a estas alturas que el 煤nico modo de 鈥渞epublicanizar la monarqu铆a鈥 es eliminarla e instaurar una rep煤blica. Al igual que la 煤nica manera de modernizar la Iglesia es hacerla desaparecer para siempre. No hay medias tintas posibles con instituciones tan arcaicas, anacr贸nicas y antidemocr谩ticas como estas.

Es evidente que la monarqu铆a deber铆a ser erradicada por razones obvias, pero si nos van a obligar a tener un rey, yo exijo que al menos sea uno de verdad. Que no nos tomen el pelo con una versi贸n edulcorada, baja en sal, sin cafe铆na y libre de grasas saturadas. Exijo un rey sin complejos, sin verg眉enza. Un cr谩pula vestido de armi帽o, con corona, cetro, orbe y toda la consagraci贸n asociada, como mandan los c谩nones. Un sabroso y picante Fernando VII, en vez de ese ins铆pido y deslavado Felipe VI. Uno que muestre al pueblo sin tapujos la realidad de la instituci贸n y no d茅 lugar a debates absurdos sobre la actualizaci贸n y continuidad de esa vergonzosa herencia del franquismo que es la actual monarqu铆a espa帽ola.

Fernando Garc铆a Regidor

Publicado en CNT BILBO SINDIKATUA




Fuente: Vitoria.cnt.es