December 27, 2021
De parte de SAS Madrid
1,717 puntos de vista

Un porcentaje muy peque帽o de los pacientes que acuden con sospechas de COVID termina ingresado, pero esos casos leves condicionan los recursos para atender a los graves.

El sistema sanitario es un domin贸. Una vez cae la primera ficha solo hay que esperar a que vayan resinti茅ndose el resto de niveles. La saturaci贸n de la atenci贸n primaria con la explosi贸n de contagios ha desplazado a los pacientes a las urgencias hospitalarias y los profesionales denuncian una situaci贸n “l铆mite” que solo puede corregirse si se toman medidas para atajar la sexta ola, seg煤n la Sociedad Espa帽ola de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES).

La puerta de las urgencias, abierta 24 horas, est谩 absorbiendo los casos a los que no puede dar respuesta el centro de salud. El servicio se ha convertido en una ventanilla para todo: para las personas (contagios o no) que s铆 requieren atenci贸n preferente, pero tambi茅n para los casos leves, los sospechosos o los que piden una PCR. Los m茅dicos avisan de que incluso llegan pacientes pidiendo informes para justificar en el trabajo un positivo por test casero. En la Comunidad de Madrid, el Gobierno regional ha tenido que abrir un circuito separado en los hospitales solo para hacer test de ant铆genos ante la avalancha de demanda.

Los sanitarios est谩n agotados. “Esto parece el d铆a de la marmota, otra vez pensando hacia d贸nde nos vamos a expandir. Hemos tenido que reabrir 10 camas extra en la urgencia que ya hab铆amos conseguido cerrar”, lamenta Pascual Pi帽era, jefe Urgencias del hospital Reina Sof铆a de Murcia. El servicio atiende al d铆a a 340 pacientes frente a los 275 habituales. Hace unas semanas, el 8% ven铆an con sospechas de Covid pero ese porcentaje ya alcanza el 30%.

En el hospital de La Fe (Valencia), uno de cada cuatro pacientes tiene s铆ntomas de coronavirus aunque solo el 5% termina en ingreso. Es una diferencia abismal con las olas anteriores, pero la carga no cesa. Muchos acuden “bien porque no han podido ser atendidos en Atenci贸n Primaria o porque la cita que se les proporciona no entra dentro de la respuesta que esperan”, explica el jefe del Servicio, Javier Mill谩n.

Las urgencias de Madrid tienen cola. Literalmente. Las personas que se encuentran mal y que solicitan sin 茅xito una cita para su m茅dico de familia han formado durante d铆as una fila a las puertas del servicio del hospital 12 de Octubre, cuenta Luis L贸pez, delegado de prevenci贸n del sindicato MATS en el hospital. La Comunidad de Madrid ha puesto en marcha en este y otros hospitales puntos exclusivos para la realizaci贸n sin cita de ant铆genos a pacientes con s铆ntomas para contener el desborde, visible desde la calle. Las urgencias de Atenci贸n Primaria est谩n cerradas desde marzo de 2020 sin visos de reapertura.

Las contagios de sanitarios tambi茅n se disparan

A los servicios de urgencia de los hospitales madrile帽os llegan hasta pacientes que piden un informe para demostrar en el trabajo que son positivos tras haberse hecho una prueba de ant铆genos casera. “No les cogen el tel茅fono y terminan aqu铆. Y adem谩s de estos vienen los que realmente est谩n enfermos”, sostiene una m茅dica del hospital de Getafe con un contrato temporal vinculado a la pandemia.

Su centro recibe de media 150 pacientes solo de respiratorio al d铆a. “Somos nueve m茅dicos con contrato COVID en la urgencia y nos han renovado a ocho, al otro le han hecho un apa帽o para que pueda estar hasta el 31 de enero”, relata. A la escasez de manos se suman las bajas de los sanitarios contagiados, que no se sustituyen, seg煤n esta profesional. Los positivos entre sanitarios notificados al Ministerio de Sanidad en los 煤ltimos 14 d铆as han pasado de 3871 hace una semana a 5211, seg煤n la 煤ltima actualizaci贸n de datos, a 23 de diciembre.

Presi贸n elevada y poco personal, insiste el sindicato MATS, que asegura que pese a la pr贸rroga de los contratos COVID por unos meses m谩s, los profesionales est谩n firmando reducciones de jornada y doblando turnos. “Son los mismos, pero con menos tiempo de trabajo. Ha habido contratos de hasta una hora y media”, lamenta L贸pez. En su hospital, los pacientes con sospechas de coronavirus se acumulan en unos barracones que sirven para descongestionar la urgencia principal.

La situaci贸n es m谩s complicada que en las olas anteriores porque a los casos por coronavirus se suma el resto de urgencias de un pa铆s ya sin restricciones de actividad 鈥揳ccidentes de tr谩fico, intoxicaciones et铆licas, politraumatismos que cayeron en picado con el confinamiento鈥, los virus respiratorios propios del invierno que han vuelto a aparecer y los pacientes cr贸nicos “descompensados” por la sobrecarga del sistema durante toda la pandemia. “Tenemos muchos casos leves de sospecha de coronavirus pero que condicionan la organizaci贸n y los recursos”, resume Mill谩n.

No se libra casi ning煤n territorio. En el hospital Insular de Gran Canaria tambi茅n est谩n recibiendo en las 煤ltimas semanas un aluvi贸n de pacientes leves “a los que no se da salida en niveles previos”, que incrementan la presi贸n en un “periodo de fiesta en el que la gente bebe, se intoxica, tiene accidentes, se pelea…”, se帽ala el m茅dico Manuel Fuentes, adjunto en el servicio de urgencias. “Es un caldo de cultivo dif铆cil de manejar y llueve sobre mojado: no es solo el paciente COVID, sino los no COVID que no han sido atendidos en tiempo y forma y han empeorado considerablemente. Dir铆a que estamos mal desde el mes de junio, trabajando en el pasillo y fuera del propio servicio de urgencias”, a帽ade. Este hospital tambi茅n ha vuelto a poner en funcionamiento una segunda unidad de pacientes con sospecha de coronavirus con 20 camas extra.

La sexta ola, piensan, no ha tocado techo y prev茅n el mayor pico hospitalario la segunda semana de enero. El jefe de Urgencias de La Fe trabaja con esa previsi贸n. No solo por la presi贸n esperada para las urgencias, sino por la r茅plica de contagios de hoy en las UCI de ma帽ana, el 煤ltimo escal贸n del sistema y el que recibe la ola m谩s tarde. “La demanda va a seguir aumentando. Aunque parece que la variante no es tan lesiva, el poder de contagio es mucho m谩s alto”, agrega Fuentes. La “red de seguridad del sistema” asume que seguir谩 sufriendo mientras no se reduzca la circulaci贸n del virus con medidas m谩s severas que de momento pocas comunidades est谩n dispuestas a tomar.

Enlace relacionado ElDiario.es 26/12/2021.




Fuente: Sasmadrid.org