September 27, 2021
De parte de SAS Madrid
221 puntos de vista


El Ilustre Colegio de M茅dicos de Madrid ha cargado contra el Gobierno tras trascender que el Ministerio de Igualdad prepara una reforma de la ley del aborto que, entre otras cosas, crear铆a un registro de objetores de conciencia para asegurar que una mujer que acuda a un centro a abortar es atendida convenientemente. El ICOMEM se arroga la custodia, defensa y promoci贸n del C贸digo Deontol贸gico as铆 como se ampara en la Constituci贸n Espa帽ola, deslizando que el nuevo articulado fulminar铆a la legalidad vigente.

鈥淣uestra sociedad no puede permitir un ataque a los derechos fundamentales de este calibre sin antes hacer una profunda reflexi贸n鈥, expresa el ICOMEM, que considera que el registro de objetores supone 鈥済raves implicaciones que se derivan de inmiscuirse en la libertad de conciencia鈥 y; en consecuencia, 鈥減odr铆an alterar todo el sistema de libertades reconocido en la Constituci贸n y en las leyes鈥.

La 茅tica y la Constituci贸n

El ICOMEM no solo se ampara en su propio C贸digo Deontol贸gico y en la 茅tica, sino que afirman que la objeci贸n de conciencia es tambi茅n una exigencia constitucional: 鈥淟a objeci贸n siempre deber铆a quedar amparada por la posibilidad de acogerse a la no realizaci贸n de actos gravemente contrarios a la propia conciencia. Reconocer esta primac铆a es tambi茅n saber que la justicia es mucho m谩s que las leyes y que hay derechos fundamentales que toda norma debe siempre respetar鈥.

鈥淟a objeci贸n de conciencia es un derecho fundamental reconocido internacionalmente en la Carta Europea de Derechos Humanos. Ninguna normativa disruptiva ni leyes ideol贸gicas oportunistas pueden regularlo y mucho menos limitarlo o condicionarlo鈥, insisten en el comunicado.

En este sentido, ahondan en que un informe elaborado por la Comisi贸n de 脡tica y Deontolog铆a del ICOMEM deja claro que 鈥la objeci贸n de conciencia no es desobediencia civil ni una forma de manifestar anticipadamente creencias o convicciones, sino que, t铆picamente, sucede de forma sobrevenida, cuando el profesional afronta la situaci贸n donde ya se encuentra en el contexto concreto de actuaci贸n que resulta en contraposici贸n radical con su propia conciencia. Es necesario recordar que, en esos momentos, el objetor debe comunicar al paciente de forma comprensible y razonada las causas de su objeci贸n (Art 34.2 del CD OMC, 2011) algo que no podr铆a hacer si es excluido del proceso asistencial y tambi茅n al responsable inmediato de la prestaci贸n y potestativamente al Colegio de M茅dicos que le prestar谩 el asesoramiento y la ayuda necesaria鈥.

Estar en el terreno

El registro de objetores propuesto por el Gobierno no ser铆a m谩s que un listado de m茅dicos que se niegan a practicar abortos por sus principios 茅ticos para, as铆, tenerlo en cuenta en cada hospital y que haya profesionales que s铆 lo hagan para que este proceso no le sea negado a ninguna mujer. Sin embargo, el ICOMEM sigue vi茅ndolo con malos ojos porque 鈥渓os profesionales de la medicina no ejercen su actividad de modo te贸rico ni meramente acad茅mico, sino desde la pr谩ctica viva y real de ser m茅dico, desde el sitio donde suceden los sufrimientos que acarrea la enfermedad, los conflictos, los problemas, los dilemas鈥.

Por 煤ltimo, advierten que 鈥渘o podemos tolerar una injerencia ileg铆tima en el ejercicio de la Medicina鈥.

Enlace relacionado ElPlural.com (27/09/2021).




Fuente: Sasmadrid.org