December 7, 2020
De parte de ANRed
1,844 puntos de vista

Una tormenta se ha desatado en la ciudad de Salta. El Concejo Deliberante acaba de homenajear al ex polic铆a, futbolista y director t茅cnico Juan de la Cruz Kairuz, enjuiciado por formar parte de un grupo de tareas que secuestr贸 y desapareci贸 al m茅dico Luis Ar茅dez, en la ciudad juje帽a de Libertador General San Mart铆n, en dominios del Ingenio Ledesma. Por Jorge Montero.


Kairuz est谩 acusado en las causas de secuestros, torturas y desaparici贸n de Ar茅dez y de otras 29 personas, en las que se investiga al propietario del Ingenio Ledesma, Carlos Pedro Blaquier, al ex directivo de esta empresa, el salte帽o Alberto Lemos, y a otros ocho hombres, por cr铆menes cometidos en el marco del terrorismo estatal en 1976 y 1977. Las causas duermen el sue帽o de los justos en la Corte Suprema de Justicia, que todav铆a no se expidi贸, luego de que en 2015 la Sala IV de la C谩mara Federal de Casaci贸n Penal dictara, en un fallo bochornoso, la falta de m茅rito a favor de Kairuz, Blaquier y Lemos. Una vez m谩s el aparato judicial al servicio de la impunidad patronal.

El homenaje al represor Kairuz se llev贸 a cabo en el hall central del Concejo Deliberante. La propuesta del vicepresidente primero del cuerpo, 脕ngel Causarano, hab铆a sido aprobada por todas las bancadas capitalinas -peronistas, radicales y agrupamientos provinciales-. La entrega de la 鈥渄istinci贸n鈥, el pasado mi茅rcoles, estuvo a cargo del presidente del concejo, Dar铆o Madile y participaron representantes del conjunto de las fuerzas pol铆ticas.

El 13 de junio de 1977, cuando las sombras ya se hab铆an apoderado de Libertador General San Mart铆n, un grupo de tareas invadi贸 la casa de la familia Ar茅dez. A su frente estaba Juan de la Cruz Kairuz, un polic铆a que trabajaba como represor por las noches y de d铆a entrenaba al Atl茅tico Ledesma, el club que ese a帽o conducir铆a en el Campeonato Nacional de la AFA. Este esbirro de la familia Blaquier, propietaria del ingenio azucarero que particip贸 activamente del secuestro de m谩s de 400 trabajadores y vecinos en las terribles noches del 20 al 26 de julio de 1976 en las localidades de San Mart铆n, Calilegua y El Talar, tambi茅n hab铆a sido un ignoto futbolista de primera divisi贸n.

Ricardo Ar茅dez grab贸 en sus retinas aquel episodio que no ser铆a el primero ni el 煤ltimo en su tr谩gica historia familiar. Es el hijo menor de Olga, la madre de Plaza de Mayo que dio en soledad y durante a帽os las vueltas del coraje alrededor de la plaza de Libertador General San Mart铆n, exigiendo justicia. Y que falleci贸 en 2005 despu茅s de sufrir un tumor cancer铆geno estimulado por la bagazosis, enfermedad que ocasiona la quema del bagazo 鈥搖n desecho de la ca帽a de az煤car鈥 que el complejo agroindustrial de los Blaquier realiza al aire libre.

Es tambi茅n el hijo del m茅dico Luis Ar茅dez, ex intendente del pueblo que os贸 cobrarle impuestos al ingenio Ledesma en 1973, hasta que una patota armada en un operativo que llevaba la marca en el orillo de la Triple A, le arrebat贸 el cargo. Para luego ser secuestrado de su casa el 24 de marzo de 1976, liberado tras un a帽o de torturas y prisi贸n, y definitivamente desaparecido el 13 de mayo del 鈥77 cuando sal铆a de su trabajo en el hospital de Fraile Pintado, una localidad vecina.

鈥淪e cumpl铆a el primer mes de la desaparici贸n de mi padre y ven铆amos de una misa. Cuando acab谩bamos de llegar a casa, tocaron el timbre. Atend铆 yo y me tiraron la puerta para atr谩s. Entraron en gran cantidad militares con uniforme y ametralladoras que estaban comandados por Juan de la Cruz Kairuz, que en esa 茅poca era t茅cnico de Atl茅tico Ledesma. Me qued贸 su imagen porque a cada momento sal铆a en reportajes en los diarios. Y cuando entr贸 a punta de pistola y se llev贸 un mont贸n de cosas, estaba de civil. El daba las 贸rdenes y sab铆a perfectamente lo que hac铆a. En un segundo invadieron los tres pisos de mi casa. S贸lo est谩bamos mi mam谩, mi abuela y yo, que ten铆a diecis茅is a帽os鈥, recuerda Ar茅dez.

A fines de 1975, ya se gestaba el golpe militar y Kairuz bifurcaba sus ocupaciones. Como reconocer铆a en un reportaje que realiz贸 para la revista El Gr谩fico en 2001, ingres贸 a las fuerzas de seguridad porque 鈥溾l jefe de la polic铆a de Jujuy era hincha de f煤tbol y me ofreci贸 el puesto. Se puede decir que fui lo que se dice hoy un favorecido, un 帽oqui鈥︹. Un 帽oqui que adem谩s reconoci贸 en esa nota un dato clave para entender aquel episodio en que se cruzar谩 con los Ar茅dez la noche del 13 de junio de 1977. 鈥淵o viv铆a dentro del ingenio鈥︹,declar贸.

El menor de los Ar茅dez -Ricardo tiene tres hermanos m谩s, Olga, Adriana y Luis- sabe muy bien c贸mo funcion贸 el aparato represivo en Libertador General San Mart铆n, donde la ley la impone del emporio azucarero de los Blaquier. 鈥淎ll谩 siempre hubo much铆sima impunidad. Porque hay un poder feudal desde hace cien a帽os, aunque no contaban con nuestra forma de tener memoria. La noche de los apagones y la complicidad del ingenio en llevarse a los nuestros en sus m贸viles, manejados por sus empleados, los denunciamos ante el mundo entero. No tomaron en cuenta que difundir铆amos la complicidad del poder econ贸mico鈥.

Ricardo no puede olvidar la noche del 24 de marzo del 鈥76, cuando detuvieron a su padre por primera vez: 鈥淵o lo vi cuando lo llevaban en una camioneta de la empresa Ledesma, manejada por un empleado de la empresa Ledesma鈥. Tambi茅n lo impact贸 volver a ver ese rostro en el hombre de semblante duro y de baja estatura que ahora comandaba el grupo de tareas que invadi贸 su casa; para reconocerlo, al paso de los a帽os, ahora en Salta: 鈥渕e impresion贸 mucho ver esa cara. Que ya fuera un hombre mayor, gordo, que hasta donde sab铆a, trabaj贸 en la seguridad de la Casa de Gobierno de Salta, con el gobernador Romero鈥.

Consultados los concejales salte帽os por semejante 鈥渞econocimiento鈥, trataron de ampararse en la ignorancia. No sab铆an nada, desconoc铆an sus andanzas, la responsabilidad es del vicepresidente de la C谩mara que lo propuso, y otros pretextos por el estilo. 脕ngel Causarano, el gestor de la resoluci贸n 541, aprobada por unanimidad, en el acto de entrega de la plaqueta recordatoria, tras abrazar a su amigo Juan de la Cruz Kairuz, se emocion贸: 鈥溾淪iempre me ense帽aste y ense帽aste a quienes estuvieron a tu lado a ser un buen dirigente y, por sobre todo, los valores necesarios para ser una buena persona鈥. Ahora, ante los requerimientos period铆sticos, s贸lo atina a repetir, 芦no quiero entrar a polemizar en esto. Yo simplemente hice un homenaje a una trayectoria deportiva sin saber que pod铆a existir un problema禄. Luego sus pensamientos lo traicionan y habla sobre acciones cometidas por la guerrilla, balbuceando: 鈥淪on temas muy delicados鈥 era una guerra tan sucia y muri贸 tanta gente inocente鈥, aunque r谩pidamente trata de desdecirse.

Enterado del reconocimiento del Concejo Deliberante salte帽o, Ricardo Ar茅dez, lamenta que el represor de nombre tan cristiano, empleado de Blaquier, que secuestr贸 a su padre y allan贸 su domicilio 鈥渟e siga burlando y ri茅ndose de nosotros鈥. Con la mirada perdida, busca de una explicaci贸n que no encuentra. 鈥淣o s茅 hasta d贸nde nos van a llevar estos homenajes en democracia a la gente que tiene que aclarar mucho, mucho, ante una justicia justa y cre铆ble, que todav铆a no lleg贸 esa justicia justa y cre铆ble para nosotros鈥.





Fuente: Anred.org