March 8, 2021
De parte de SAS Madrid
45 puntos de vista


Llega el fin del invierno y sube la temperatura en el Gobierno de coalici贸n. Socialistas y morados vienen chocando m谩s de lo habitual en varios asuntos. No pilla desprevenido a nadie las diferencias en torno a la visi贸n sobre la calidad democr谩tica de Espa帽a, pero s铆 llama la atenci贸n que sea justo en cuanto a proyectos de ley que deben llevarse al Consejo de Ministros.

A la controversia por la ley Trans se suma la de viviendas y regulaci贸n del mercado inmobiliario. El proyecto que busca mejorar la situaci贸n del colectivo trans es de tipo pol铆tico y muestra dos visiones filos贸ficas distintas. Pero lo de los alquileres es una cu帽a en uno de los puntos en que m谩s se diferencian el PSOE y UP: la intervenci贸n estatal en la econom铆a.

脕balos admiti贸, en rueda de prensa, que habr铆a un frenazo a la regulaci贸n de los alquileres y que buscar铆a avanzar en incentivos que, b谩sicamente, no intervinieran tanto el mercado

Hace m谩s de dos meses vienen negociando al respecto los equipos del ministro de Transporte, Jos茅 Luis 脕balos (cuya cartera se qued贸 con las competencias en vivienda), y en representaci贸n de Unidas Podemos, Ione Belarra, secretaria de Estado para la Agenda 2030. La propuesta de los morados, de hecho, fue escrita y enviada a los socialistas hace cuatro meses. En el medio, la negociaci贸n se cort贸 por pedido de los socialistas dos semanas antes de las elecciones catalanas para evitar ruidos molestos en la campa帽a. Se retomaron luego y siguen empantanadas.

Para m谩s inri, 脕balos admiti贸, en rueda de prensa, que habr铆a un frenazo a la regulaci贸n de los alquileres y que buscar铆a avanzar en incentivos que, b谩sicamente, no intervinieran tanto el mercado. Pero desde Podemos recuerdan que el presidente del Gobierno pact贸 con Pablo Iglesias no una sino dos veces el proyecto en cuesti贸n: lo hizo para el acuerdo de investidura y despu茅s volvi贸 a hacerlo en las v铆speras del acuerdo por los presupuestos generales.

Un rumor que llega de las islas

A帽adiendo m谩s expectativa a toda la discusi贸n, esta semana hubo una noticia que vino desde el Mediterr谩neo pero que caus贸 mucho ruido en Madrid: la decisi贸n del Govern de las Illes Balears de expropiar 56 pisos ubicados en las islas de Mallorca, Menorca e Ibiza, aplicando la ley de viviendas auton贸mica (aprobada por su Parlament en 2018), es decir, compensando a los propietarios expropiados bajo la justificaci贸n de utilidad p煤blica de esos pisos, que ahora engrosar谩n la vivienda social.

Esto provoc贸 un rumor que se escuch贸 en la capital, tanto entre altos cargos como en redacciones period铆sticas. Y es que lo de Balears pod铆a constituir, en realidad, una jugada de S谩nchez para delegar en las comunidades aut贸nomas lo que 茅l preferir铆a que no se vote en las Cortes Generales por el impacto pol铆tico que tendr铆a, especialmente en el submundo del Madrid-sistema.

Desde UP aseguran que el impuesto a las viviendas vac铆as ayudar铆a a movilizarlas y bajar as铆 tambi茅n los alquileres

La presidenta del Govern balear, la socialista Francina Armengol, es aliada de S谩nchez y fue una de las l铆deres del PSOE que abog贸 por una coalici贸n con UP, ya que ella misma tiene un tripartito en su ejecutivo (PSIB-Podem Balears-M茅s). La noticia encendi贸 la luz amarilla en la vicepresidencia segunda del Gobierno, que ve en ello una carta blanca a nivel auton贸mico en lo que Moncloa no quiere asumir a nivel estatal.

Siendo Armengol tan cercana a S谩nchez, sorprender铆a mucho que en medio de una negociaci贸n 谩spera, el Govern balear disponga expropiaciones de vivienda en su bolet铆n oficial sin pensar en las consecuencias a nivel Espa帽a para el PSOE estatal. Como dijo fuera de micr贸fono un alto cargo de Podemos: 鈥淣o s茅 si S谩nchez querr谩 delegar en las comunidades, pero lo que s铆 empiezo a crees es que 茅l ha instigado lo de Baleares a prop贸sito para combatir marcos de la derecha y mostrar que puede estar dispuesto a lo que en Madrid dicen que no. Su relaci贸n cercana con Armengol le permitir铆a acordar esta movida muy f谩cil鈥.

Avance y estancamiento

El proyecto sobre las viviendas promete ya ser un hito en las relaciones entre los socios de gobierno porque con tantas idas y vueltas, y sobre todo despu茅s de la negativa p煤blica de 脕balos a la regulaci贸n de los alquileres, el tema va cobrando forma de avalancha.

Del acuerdo sobre este proyecto fuentes cercanas a Ione Belarra se帽alan que 鈥渓o del alquiler es lo primordial鈥 pero explican que son tres los asuntos principales: el impuesto a las viviendas vac铆as, el freno a los desahucios de familias en crisis y la regulaci贸n de los precios de alquiler.

Par铆s, la metr贸poli francesa y ciudad m谩s visitada del mundo (con el negocio inmobiliario que ello implica), tiene una fuerte pol铆tica de impuestos a las viviendas vac铆a

Hubo una novedad este jueves pasado, en la 煤ltima reuni贸n mantenida por los negociadores de ambas formaciones. Seg煤n dejaron trascender, hubo 鈥渁vances鈥 en lo referente a frenar los desahucios 鈥渃uando no haya alternativa habitacional para personas en situaci贸n de vulnerabilidad鈥, un modelo similar al que se estableci贸 para el estado de alarma decretado en 2020. En concreto, se busca que los juzgados se vean obligados a solicitar un informe preceptivo en los procesos de desahucios a los servicios sociales, que determinar铆an si existe situaci贸n de vulnerabilidad, y luego cada gobierno auton贸mico tendr谩 la obligaci贸n de ofrecer una alternativa digna.

A pesar de esta evoluci贸n, las conversaciones est谩n enfrascadas en los otros dos puntos mencionados. Desde UP aseguran que el impuesto a las viviendas vac铆as ayudar铆a a movilizarlas y bajar as铆 tambi茅n los alquileres y que este tributo no afectar铆a a quien hereda un piso y lo tiene cerrado, sino que apunta a los bancos y fondos buitres. 鈥淓s para los que est谩n subvirtiendo el orden normal del mercado鈥, explica una fuente morada. Paradoja: una justificaci贸n liberal para desmonopolizar el sector inmobiliario desde la izquierda que acabar铆a haci茅ndola m谩s accesible.

De hecho, no hay que irse muy lejos para ejemplos en esta materia. Par铆s, la metr贸poli francesa y ciudad m谩s visitada del mundo (con el negocio inmobiliario que ello implica), tiene una fuerte pol铆tica de impuestos a las viviendas vac铆as. De hecho, en 2017 se triplic贸 este tributo llev谩ndolo al m谩ximo de lo permitido por la ley del pa铆s vecino, en una medida que afect贸 a las nada menos que 107.000 segundas residencias vac铆as detectadas.

El otro gran choque entre los socios del Ejecutivo es relativo a la regulaci贸n de los precios de alquiler en zonas tensionadas, una normativa existente en Berl铆n o incluso en la meca del capitalismo global como es la ciudad de Nueva York 鈥攁ll铆 m谩s de un mill贸n de pisos tienen alquiler regulado鈥 pero que en el Estado espa帽ol parece un oprobio. Al respecto, los negociadores de UP ya no ocultan su enfado y dejaron trascender este viernes que el PSOE 鈥渉a acudido a la reuni贸n de negociaci贸n, una vez m谩s, sin ninguna propuesta de alquileres鈥.

驴Por qu茅 el caso de Illes Balears es relevante? Porque su ley auton贸mica de vivienda es considerada de vanguardia y, no es casualidad, pudo ser aprobada sin problemas antes de que el PSOE llegara a la Moncloa

El plan alternativo de 脕balos, que lo adelant贸 en aquella conferencia de prensa en la que pr谩cticamente desactiv贸 los compromisos, es promover un mecanismo de incentivos fiscales para conseguir 鈥渜ue los propietarios quieran poner sus pisos en alquiler y les compense hacerlo a precios m谩s bajos que los del mercado鈥. Con ese objetivo, su ministerio est谩 en contacto con Hacienda y con Justicia, pero adem谩s negocia con los grandes actores del mercado y las patronales.

Preguntadas sobre el posibilidad de que S谩nchez decida delegar en los gobiernos auton贸micos lo que no se anima a llevar al Congreso, fuentes que participan de las negociaciones lo descartan y recuerdan que lo que se busca es un marco normativo pero que no se saltar谩 los estatutos de autonom铆a, por lo que la influencia de Moncloa en la aplicaci贸n tiene limitaciones.

Desde la vicepresidencia segunda se帽alan que eso es cierto 鈥減ero el marco legal no est谩 transferido, eso es lo que se va a dirimir鈥. Tambi茅n recuerdan que una ley ambiciosa que regule el mercado inmobiliario 鈥渆s apoyada por ocho partidos鈥. Se da por descontado el eventual apoyo de la mayor铆a progresista de la investidura.

El ejemplo del archipi茅lago

La expropiaci贸n de 56 pisos en Balears fue suspicazmente divulgada por el Govern regional esta semana. Hizo pronto eco en G茅nova: el presidente del PP, Pablo Casado, dijo por Twitter que era 鈥渋ntolerable que el PSOE de Baleares atente contra la propiedad privada, la seguridad jur铆dica y la libertad individual鈥, y afirm贸 que hace falta para solucionar la crisis habitacional 鈥渄estinar m谩s suelo p煤blico, deducciones fiscales, avales p煤blicos y combatir la ocupaci贸n鈥. Nada nuevo en el dogma conservador.

Inmediatamente la presidenta balear le respondi贸, tambi茅n por Twitter: 鈥淐edemos pisos de bancos y fondos buitre, vac铆os durante a帽os, a familias vulnerables. Lo intolerable es que cuando peor lo pasan los ciudadanos, el PP siempre defienda a los especuladores y no el derecho constitucional a la vivienda鈥.

El l铆der socialista dio su palabra dos veces sobre un proyecto que no tiene fecha de concreci贸n

驴Por qu茅 el caso de Illes Balears es relevante? Porque su ley auton贸mica de vivienda es considerada de vanguardia y, no es casualidad, pudo ser aprobada sin problemas antes de que el PSOE llegara a la Moncloa. Fue publicada en el bolet铆n oficial insular en julio de 2018, d铆as despu茅s de la moci贸n de censura. De hecho, fuentes de Podemos admiten que la de Balears 鈥渆s de las leyes m谩s avanzadas de Espa帽a鈥 y que, si bien a nivel estatal no buscan replicarla, 鈥渟铆 se la toma de referencia, como el modelo del Ajuntament de Barcelona鈥.

Es el contenido de la ley 5/2018 de Balears la que ha permitido a su Govern iniciar el proceso de expropiaci贸n a grandes tenedores para destinarlos a alquiler social. Se compensar谩 con 1,8 millones de euros a los propietarios y se incorporar谩n los 56 pisos al parque de vivienda social por un per铆odo de m铆nimo siete a帽os, gestionado por el Institut Balear de l鈥橦abitatge, que asumir谩 con sus recursos p煤blicos la diferencia entre el alquiler que pagar谩 el inquilino y la compensaci贸n al gran tenedor.

El art铆culo 19 de la ley balear advierte que ante 鈥渓a declaraci贸n de utilidad p煤blica鈥 en cuanto a la situaci贸n habitacional se har谩 efectiva la 鈥渙cupaci贸n de los bienes y derechos afectados, respetando las previsiones de la legislaci贸n de expropiaci贸n forzosa鈥.

Fuentes del Ministerio de Transporte preguntadas al respecto han respondido que lo de Balears 鈥渆s una ley auton贸mica鈥 y que lo que se est谩 discutiendo con Unidas Podemos 鈥渘o tiene que ver con expropiaciones ni con ver la utilidad p煤blica de las propiedades鈥. Sobre el futuro de la negociaci贸n del proyecto, afirmaron cerca de 脕balos que no tienen 鈥渘ada鈥 que decir.

Si S谩nchez quiso enviar un mensaje el铆ptico a trav茅s de su aliada Armengol, dejando entrever que el PSOE no es tan temeroso como los morados dicen y que en la periferia se anima m谩s, es algo que se demostrar谩 con el tiempo. Quiz谩s no solo sea un gui帽o al votante progresista sino tambi茅n una advertencia al mercado inmobiliario. El t谩ndem S谩nchez-Iv谩n Redondo no ser铆a la primera vez que haga este juego de equilibristas en la comunicaci贸n. Se sabe que su anhelo es ocupar el centro del espectro pol铆tico por mucho tiempo y es lo que m谩s les redit煤a.

Sea como sea, hasta ahora lo 煤nico fehaciente es que el l铆der socialista dio su palabra dos veces sobre un proyecto que no tiene fecha de concreci贸n y promete ser un quiste permanente al interior de la coalici贸n.

Enlace relacionado ElSaltoDiario.com (07/03/2021).




Fuente: Sasmadrid.org