November 16, 2020
De parte de La Haine
250 puntos de vista

Entrevista con Mar铆a del Carmen Verd煤, de Correpi (https://correpi.lahaine.org)

M.H.: Quiero preguntarte algo que me ha generado una duda, se ha hablado de la represi贸n m谩s brutal desde el regreso de la democracia, con cerca de 1.000 heridos entre los detenidos y familiares del penal de Florencio Varela. 驴Qu茅 me pod茅s comentar al respecto?

M.C.V.: Tenemos la desgracia de que se cumpla lo que venimos advirtiendo hace tiempo, recordar谩s que las otras veces que hemos hablado durante este per铆odo de aislamiento social preventivo y obligatorio, uno de los puntos principales que sostuvimos como urgentes, como necesarios de una soluci贸n inmediata porque el riesgo era enormemente grave e iban a pasar cosas terribles, era la situaci贸n carcelaria.

Dec铆amos ya en marzo apenas d铆as despu茅s de que se decretara el ASPO, que si no se daba inmediata respuesta a esos reclamos y protestas que empezaron a encabezar los penales a lo largo y ancho del pa铆s, no se iba a poder impedir que el virus entrara en los penales y que una vez que entrase (y tengamos en cuenta que entra en un penal porque alguien de afuera lo trae) no iba a haber manera de parar la ola de contagios.

Hoy la situaci贸n que tenemos, despu茅s de que los reclamos por elementos de higiene y condiciones de limpieza fueron respondidos con represi贸n; no olvidemos que por primera vez en much铆simo tiempo tuvimos cuatro muertos fusilados a balazos por personal de los servicios penitenciarios en la ciudad de Corrientes, en Florencio Varela y dos en la ciudad de Jujuy, en penales todos provinciales. Fusilados frente a esos reclamos, subi茅ndose a los muros gritando que estaban condenados a prisi贸n, no a muerte.

Al no haberse respondido ninguno de esos reclamos, no haber accedido con esa campa帽a brutal de la derecha m谩s recalcitrante a la que cedi贸 el Poder judicial y el gobierno que era quien ten铆a la facultad pol铆tica de tomar una decisi贸n que hiciese cumplir las tibias primeras resoluciones judiciales que hubo, al no dar las domiciliarias a las personas en situaci贸n de riesgo, a las mujeres embarazadas, a las personas en condiciones de tener esos beneficios procesalmente pero que ten铆an los expedientes parados, hoy tenemos 53 muertos por Covid19 en c谩rceles pero m谩s de 250 muertes por otras enfermedades en todo el pa铆s que se han desarrollado en esta situaci贸n de emergencia sanitaria, o por la represi贸n.

Es verdaderamente escalofriante. Por supuesto lo que ocurri贸 en Varela, que tambi茅n se repiti贸 en Jos茅 Le贸n Su谩rez, en San Mart铆n y en muchos otros penales del pa铆s que a lo mejor no tienen tanta visibilidad para los medios, como los que est谩n en el Conurbano bonaerense, ni hablar de lo que sucede en Chimbas en San Juan, donde hay dos muertes por Coronavirus y donde ha habido tambi茅n brutales represiones. Probablemente sea, junto con la situaci贸n de los barrios populares y los dem谩s casos represivos que hemos venido conversando, la situaci贸n m谩s grave que estamos afrontando en esta pandemia.

M.H.: El jueves 5 marcharon en La Plata e hicieron una batucada en todas las c谩rceles del pa铆s. Luego de Guernica se ha profundizado la ola de desalojos y amenazas contra los sin techo.

M.C.V.: Efectivamente ha habido m谩s de media docena de desalojos, de mucho menos envergadura porque eran ocupaciones de terrenos menores, 50/60 familias, como en Escobar, por ejemplo; pero que dan cuenta de una situaci贸n igualmente dram谩tica y previsible. Lo que dec铆amos tambi茅n all谩 por marzo, de qu茅 sirve que me digan “qu茅date en casa” si no tengo casa.

En la provincia de Buenos Aires, por n煤meros oficiales, hay un d茅ficit de vivienda para m谩s de un mill贸n y medio de familias. La respuesta a quienes tratan de paliar esa situaci贸n ocupando predios que nunca son como te quiere hacer creer esta oleada reaccionaria que afirma “si tanto te preocupan por qu茅 no te los llev谩s a tu casa” o “mir谩 si se te van a meter en tu casa y los vas a dejar ah铆”.

Nunca ocurre que alguien entra y echa al leg铆timo propietario y se mete a vivir en la mansi贸n de Nordelta. Estamos hablando de terrenos fiscales en la enorme mayor铆a de los casos, que no son de nadie, son del Estado y que est谩n all铆 yermos in煤tiles sin ning煤n tipo de uso social; o hablamos de situaciones en las que hay t铆tulos dudos铆simos, muchas veces inexistentes, simples posesiones pero siempre de terrenos abandonados.

Entonces, privilegiar ese pretendido derecho de propiedad, del Estado o de un particular, que tiene ese terreno que ni siquiera est谩 cercado, mientras al mismo tiempo se incumple con la obligaci贸n estatal de proveer de vivienda digna a la totalidad de la poblaci贸n y despu茅s encima cagarlos a tiros o gasearlos, es tan grave como lo que habl谩bamos antes de las c谩rceles.

Fijate que est谩n por todos lados las sucesivas intervenciones p煤blicas en las que incluso en alguna con presencia de funcionarios de muy primera l铆nea, Presidente incluido, se est谩n entregando ya los patrulleros y otros elementos comprados con esos 38.000 millones de pesos que destin贸 el Plan de fortalecimiento para seguridad de la Provincia de Buenos Aires particularmente para el Conurbano que incluye, por ejemplo, la construcci贸n de 14 c谩rceles y la ampliaci贸n de 300 comisar铆as. Yo pregunto, cu谩ntas viviendas populares para las 1.500 familias de Guernica o las 60 de Escobar, constru铆s con 38.000 millones de pesos.

Est谩 comprobada la intervenci贸n policial en la desaparici贸n de Facundo Astudillo Castro

M.H.: Se cumplieron 6 meses de la desaparici贸n de Facundo Astudillo Castro, desaparici贸n seguida de muerte.

M.C.V.: Desaparici贸n forzada seguida de muerte. Hay que decirlo porque est谩 comprobada la intervenci贸n policial en la desaparici贸n de Facundo. De la misma manera que cuando dicen “fulanita est谩 desaparecida” decimos “no est谩 desaparecida, fue secuestrada para trata”, ac谩 tambi茅n hay que hacerlo.

Facundo no desapareci贸, lo desaparecieron. Y hay elementos que tanto la mam谩 como sus abogados se han cansado de exponer en los medios que dan cuenta de la responsabilidad de la polic铆a de la provincia de Buenos Aires en la desaparici贸n.

Seguimos en una situaci贸n que ya tiene instancias internacionales incluso a partir de la pertinaz actitud tanto del fiscal como de la jueza en frenar todo tipo de medida que conduzca, no al esclarecimiento porque ya sabemos qu茅 pas贸, sino a la identificaci贸n puntual y concreta de las personas responsables de la desaparici贸n y muerte de Facundo y como consecuencia por tratarse de una fuerza represiva estatal, del propio aparato estatal que en este caso es la provincia de Buenos Aires.

M.H.: Correpi sac贸 una declaraci贸n frente al juicio a Chocobar haciendo referencia a la teor铆a de los dos demonios.

M.C.V.: Es la foto del primer d铆a de juicio, que nos tuvimos que imaginar porque al ser un tribunal de menores no est谩 permitido el acceso y no se puede acceder ni siquiera en forma virtual a las sesiones. Es la misma foto que tenemos todos los d铆as en el inicio de much铆simos juicios en casos de gatillo f谩cil, donde a la par del polic铆a asesino est谩 el pibito que estaba con el muerto y que tent贸 o consum贸 un delito contra la propiedad, en algunos casos real, en otros inventado; donde se da esta paradoja absolutamente equivalente a la teor铆a de los dos demonios, a partir de que son juzgados en el mismo 谩mbito, ese pibe que sobrevivi贸 al gatillo f谩cil, en algunos casos herido y al mismo tiempo el polic铆a juzgado por asesinato.

El polic铆a es juzgado por homicidio, el pibito acusado por un robo, consumado o tentado, pero un robo, no un asesinato. 驴Qui茅n est谩 preso? El pibito. Y esto se traduce tambi茅n en la propia imputaci贸n que es el eje de la nota que mencionaste, porque all铆 hay tres posturas frente a la acusaci贸n.

La defensa dice que cuando Chocobar fusila por la espalda a una persona desarmada que corr铆a tratando de escapar, cuyo dolo era escaparse, no comete ning煤n otro tipo de acto; cumpli贸 con su deber. Eso es lo que dice la defensa.

En el otro extremo est谩 la posici贸n de la querella, correcta, que es la de acusar por homicidio calificado, porque no es un simple civil que mat贸 a otro (Art. 79 del C贸digo penal) sino que es un funcionario de una fuerza de seguridad que aprovechando los recursos de su cargo y su funci贸n (el arma reglamentaria por ejemplo) mat贸, cuando pod铆a y deb铆a no hacerlo; porque como cualquiera est谩 obligado a no matar, pero como polic铆a adem谩s tiene la investidura estatal y por eso ese homicidio calificado tiene como sanci贸n la prisi贸n perpetua.

Y esa posici贸n intermedia, que calificamos como equivalente a la teor铆a de los dos demonios, que es la de la fiscal铆a que plantea que fue un exceso en la legitima defensa. Y no hace falta ser abogado para entender que esto no es v谩lido. Todos entendemos lo que quiere decir exceso, quiere decir de m谩s, cuando uno va m谩s all谩 de lo necesario. Entonces para que haya un exceso en la leg铆tima defensa, primero tiene que haber una situaci贸n en la que te est谩s defendiendo. Exceso en la leg铆tima defensa es te me acerc谩s a darme una trompada y saco una Uzi y te reviento la cabeza. En lugar de defenderme con otra trompada defenderme con un elemento much铆sima veces m谩s letal que el de la agresi贸n inicial. Eso ser铆a aceptable si me dijeras, que el chico asesinado Juan Pablo Kukoc, en vez de correr y darle la espalda lo enfrentaba con el cuchillo y realmente hab铆a un enfrentamiento y entonces Chocobar le hubiera disparado cuando podr铆a haberlo reducido. Ah铆 podr铆amos discutir un exceso en la leg铆tima defensa.

M.H.: Cuchillo que aparte nunca apareci贸.

M.C.V.: S铆, lo encontraron, estaba entre la ropa de Juan Pablo, precisamente porque no lo estaba empu帽ando, lo ten铆a en el pantal贸n. Pero adem谩s, supongamos que lo ten铆a en la mano, estaba corriendo d谩ndole la espalda. Yo a veces lo digo en franc茅s para que se entienda mejor, mientras no me demuestren que se puede disparar con el culo, mientras se est茅 dando la espalda no me importa si la persona que corre tiene un arma, porque no est谩 atacando.

M.H.: Y Chocobar dispara 7 tiros.

M.C.V.: As铆 es, emboc贸 tres. Con lo cual los otros cuatro de casualidad y por obra de la divina providencia dir铆a alguno, no mat贸 a alguien que pasaba por el lugar. La calle Olavarr铆a en La Boca, no es una calle despoblada. De hecho, el hecho anterior del robo al turista finaliz贸 y la c谩mara fue recuperada y el turista auxiliado porque los vecinos y transe煤ntes que pasaban por el lugar se les fueron encima a los dos pibitos, los pusieron en fuga, le quitaron la c谩mara al propio Juan Pablo y ah铆 fue cuando aprovech贸 para salir corriendo y ah铆 es cuando aparece Chocobar lo persigue y lo mata.

M.H.: 驴En qu茅 instancia est谩 este juicio?

M.C.V.: Las audiencias son una vez por semana los mi茅rcoles a puertas cerradas. Ma帽ana le toca declarar a Ivonne, la mam谩 de Juan Pablo, por teleconferencia porque la pobre qued贸 varada en Salta por la cuarentena, donde hab铆a ido por las vacaciones para visitar a su familia. Porque ya empieza la etapa de declaraci贸n de testigos, las dos primeras audiencias se fueron en la lectura de los requerimientos de elevaci贸n a juicio y la reiteraci贸n del absurdo planteo que hac铆a la defensa de pedir un juicio por jurados como si estuvi茅semos en la provincia de Buenos aires y no en un tribunal nacional donde no existe la instrumentaci贸n del juicio por jurado.

M.H.: 驴Por qu茅 ese pedido?

M.C.V.: Porque con la m铆nima garant铆a de elegir 12 personas para integrar el jurado, que miren televisi贸n unas 3 o 4 horas por d铆a, cosa que en aislamiento es bastante probable, ten茅s asegurada la absoluci贸n. El a帽o pasado habl谩bamos del caso Yago 脕valos que manote贸 dos tazas de pl谩stico de un auto que estaba estacionado en la calle, las meti贸 en su auto y sali贸 corriendo, result贸 que el auto era de un comisario que lo persigui贸 m谩s de 20 cuadras a los tiros, par贸 en la puerta de una escuela, el pobre portero tuvo que meter a los chicos adentro, hasta que finalmente, despu茅s de que Yago y su amigo le devolvieron las tazas, lo mat贸.

Un fusilamiento a sangre fr铆a de ac谩 a la Luna, causa que lleg贸 a juicio con acusaci贸n fiscal por homicidio, como en el caso de la querella de Chocobar, por haber sido cometido por un miembro de una fuerza de seguridad; y en el juicio oral que se hizo por jurados en Mor贸n a pedido de la defensa, no hubo acuerdo entre los jurados, para que haya acuerdo y vaya a perpetua tiene que haber unanimidad; al no haber acuerdo en el jurado, para no declarar nulo el juicio sobrevino una instancia de negociaci贸n entre los jurados y finalmente en lugar de condenarlo por homicidio agravado por la condici贸n de polic铆a lo condenaron por homicidio culposo que es el delito que comete cualquiera de nosotros si tenemos la desgracia de tener un accidente con el coche y matamos a alguien sin querer. Un homicidio involuntario. Por eso cuestionamos la implementaci贸n del juicio por jurado, porque no hay manera de garantizar hoy en Argentina que tenga un m铆nimo de objetividad.

La Haine




Fuente: Lahaine.org