May 17, 2021
De parte de Amor Y Rabia
318 puntos de vista



por Nikolai Azarov

Las fotos que ilustran este art铆culo son armas utilizadas por los ultranacionalistas ucranianos (calificados un谩nimemente de “pac铆ficos manifestantes” por la prensa occidental) en el Maid谩n en sus enfrentamientos con la polic铆a, fotografiadas por Tom Jamieson a comienzos de 2014 y publicadas en la revista Wired.

Yo ya era un “ex” (1) cuando se llev贸 a cabo el golpe de Estado.. Cuatro semanas antes hab铆a dimitido.  El presidente Viktor Yanukovich no hab铆a sido capaz en todo ese tiempo de encontrar un sucesor (la “oposici贸n” era la que deb铆a presentar candidatos) y presentarlo en la Rada Suprema (el parlamento de Ucrania) para que los parlamentarios le diesen su voto de confianza y legitimasen pol铆ticamente. Tras las bambalinas hab铆a enfrentamientos y regateos, intrigas y denuncias, el presidente estaba indeciso y no tom贸 ninguna decisi贸n, aunque de 茅l depend铆an muchas cosas. El pa铆s se hundi贸 m谩s profundamente en una crisis pol铆tica y se hizo cada vez m谩s inestable, porque no hab铆a estabilidad en la c煤spide. La incertidumbre se generaliz贸. Se ocuparon edificios de la administraci贸n que no se desalojaban y los ataques violentos se multiplicaban. Las calles mandaban. Las fuerzas de seguridad parec铆an tan aterrorizadas y confusas como el gobierno en su conjunto, que era evidente estaba desintegr谩ndose. Los acontecimientos se desarrollaron entonces de una forma casi forzada.

Ya hace un a帽o, el 12 de marzo de 2013, Arseniy Yatsenyuk y Oleg Tjagnibok hab铆an llamado a derrocar al presidente (2). El lema de su campa帽a era “隆Ucrania, lev谩ntate!”, y sonaba el lema de los nazis alemanes en los a帽os 30: “隆Alemania , despierta!”. Esto no deber铆a sorprender, ya que uno de los fundadores del llamamiento nacionalista era jefe de la agrupaci贸n de extrema derecha “Svoboda” (Libertad). El partido se llamaba hasta 2004 “Partido Social-Nacional de Ucrania”, y luego cambi贸 su nombre porque sonaba demasiado a nacionalsocialismo, siendo rebautizado tomando prestado el nombre del “Partido de la Libertad” de J枚rg Haider de Austria.

Azarov presentando sus memorias

En los a帽os siguientes las discusiones pol铆ticas internas se radicalizaron en torno a la cuesti贸n de si el presidente Yanukovych firmar铆a el Acuerdo de Asociaci贸n con la Uni贸n Europea a finales de noviembre en 2013 o no.  Se di贸 a esta cuesti贸n un significado existencial que, sin embargo, no ten铆a.  La supervivencia del pa铆s no depend铆a de si Ucrania era un miembro asociado de la UE o no.  No obstante el presidente y el gobierno estaban decididos a avanzar en el camino hacia Europa. Pero no a cualquier precio que se nos dictase, y ciertamente no a cambio de abandonar nuestras relaciones tradicionales con nuestros vecinos del Este. Las condiciones que impuso el Fondo Monetario Internacional en este contexto se fueron haciendo cada vez m谩s duras, y sus exigencias de recortar el presupuesto o aumentar el precio del gas un 40% en el mercado nacional nos hacian temer por la soberan铆a del pa铆s.

Igualmente crecieron en Occidente las dudas razonables sobre si Ucrania querr铆a avanzar en semejante direcci贸n de auto-sacrificio. La canciller alemana expres贸 p煤blicamente estas dudas en unas declaraci贸nes al respecto el 18 de noviembre de 2013. Las condiciones necesarias para la firma del acuerdo, seg煤n dijo Angela Merkel en el Parlamento alem谩n en Berl铆n, no existen actualmente.

Casco de un manifestante combinando simbolog铆a religiosa (el arc谩ngel San Miguel) con neofascista (la bandera rojinegra del nacionalismo ucraniano colaboracionista con los nazis y el Holocausto)

Ya al d铆a siguiente -en Kiev a煤n no hab铆amos decidido nada, ni siquiera hecho declaraci贸n p煤blica alguna al respecto- Yatsenyuk declar贸 a la prensa ucraniana, sin embargo, que el presidente Yanukovich no firmar铆a el Acuerdo de Asociaci贸n. Contra la pared, teniendo que hacer frente a tales presiones en el exterior y el interior del pa铆s, me v铆 obligado a actuar como jefe de gobierno. Despu茅s de consultar con el Presidente, el 21 de noviembre detuve la adopci贸n de los preparativos para nuestra capitulaci贸n (ante la UE, A&R) y justifiqu茅 esta decisi贸n p煤blicamente. Al hacerlo no 谩bandon谩bamos en absoluto la idea de integrarnos en Europa. Lo que hicimos fu茅 dejar claro que no ibamos a permitir perder la iniciativa y tampoco dejarnos enga帽ar. Las condiciones para la asociaci贸n con la UE eran simplemente inaceptables, lo que evidentemente era cada vez m谩s obvio para la canciller alemana. En este sentido se expres贸 el presidente Viktor Yanukovich, que viaj贸 el 28 de noviembre a la Cumbre de la UE en Vilna. Se neg贸 a firmar bajo semejante acuerdo, pero se despidi贸 del resto de jefes de estado y de gobierno comprometi茅ndose a mantener las conversaciones al respecto con la Uni贸n Europea.

ESCALADA EN KIEV

Esa misma noche, despu茅s de mi declaraci贸n y el Decreto del Gobierno unos pocos cientos de manifestantes se reunieron en el Maidan. La convocatoria para ello la hizo un periodista que casualmente el 22 de noviembre puso en marcha su propia cadena de televisi贸n. Ese canal de televisi贸n acompa帽ar铆a las protestas por 茅l iniciadas a partir de entonces. Hromadske.tv (puesta en marcha casi al mismo tiempo y con la misma intenci贸n que Espreso TV) declar贸 que sus emisiones eran independientes del gobierno y ser financiado exclusivamente mediante donaciones, lo cual era cierto, sin duda. Pero 驴qui茅nes eran los patrocinadores de esta supuesta “televisi贸n popular”? Esto se supo a finales de 2013 gracias al Informe Financiero que presentaron: alrededor de dos tercios, aproximadamente el 60 por ciento del dinero vino de la Embajada de Estados Unidos en Kiev y de la Fundaci贸n del estadounidense George Soros. Y la segunda cadena de televisi贸n, Espreso TV, tambi茅n fue apoyada por el Instituto Nacional Dem贸crata para Asuntos Internacionales de la ex secretaria de Estado Madeleine Albright y la Fundaci贸n Soros.

Movilizados por medios tan “independientes”, y probablemente tambi茅n con el apoyo log铆stico del exterior (A&R: seg煤n un informe del Financial Times tras el golpe, el Maid谩n tambi茅n fue financiado por los oligarcas 煤cranianos, lo que inclu铆a desde el suministro gratis de electricidad hasta los costes de  env铆ar a cl铆nicas alemanas de “pac铆ficos manifestantes” heridos en sus violentos choques con la polic铆a), decenas de miles de manifestantes de todo el pa铆s fueron llevados a Kiev el 24 de noviembre.  Algunos participantes al borde de la manifestaci贸n intentaron ocupar edificios del gobierno, pero esto fue impedido por la polic铆a. No obstante, sus reacciones defensivas a su vez generaron las im谩genes y mensajes deseados para mostrar la supuesta dureza del poder del Estado, que se puso en la picota por aquel entonces.  La condenada y encarcelada Julia Timoschenko (3) entr贸 de inmediato de nuevo en huelga de hambre en el hospital ferroviario de Charkov. Pero su solidaridad dur贸 poco, tan s贸lo un titular en los medios.

Las armas de los manifestantes eran de tipo medieval

El 29 de noviembre 2013 aparecieron por primera vez Arseni Yatseniuk, Vitali Klitschko y Oleg Tjagnibok en el Maidan y exigieron la renuncia del presidente. Al d铆a siguiente, la polic铆a y las fuerzas especiales policiales Berkut (un grupo de intervenci贸n policial) intentaron desalojar el Maidan, que se hab铆a convertido en la residencia de algunos. El desalojo hab铆a sido ordenado por el tribunal de distrito correspondiente, ya que el Maidan, despu茅s de todo, es el centro de la ciudad, un lugar p煤blico de alto tr谩fico.  Entonces la “oposici贸n” llam贸 a protestar mediante una huelga general en todo el pa铆s y a ampliar el campamento del Maidan. En este sentido, se ocuparon el Ayuntamiento de Kiev y la Casa de los Sindicatos, y las recien formadas “unidades de autodefensa del Maid谩n” (A&R: Psarubi, su comandante, uno de los fundadores del 鈥淧artido Social-Nacional de Ucrania鈥, es hoy jefe del parlamento ucraniano) llevaron a cabo sus primeros enfrentamientos con las fuerzas policiales que custodiaban el palacio presidencial. Las autoproclamadas “milicias” golpearon a los polic铆as, lanzaron adoquines e intentaron atravesar el cord贸n policial usando un veh铆culo de construcci贸n.

En los d铆as siguientes el Maidan se organiz贸 con precisi贸n militar.  Se puso en marcha una cocina, as铆 como puntos medicos y de suministro, se instalaron pantallas de v铆deo y sistemas de altavoces.  Obviamente no se trataba de Public Viewing para dispersar a los manifestantes, sino de difundir su propaganda mediante informaciones partidistas, muy partidistas.

“EL ESTADO DE EEUU” DE LA PLAZA DEL MAIDAN

El 3 de diciembre de 2013, la “oposici贸n” en el Parlamento trat贸 de derrocarme, pero su moci贸n de confianza fall贸 con 226 contra 186 votos. Apel茅 en la Rada a los manifestantes pidi茅ndoles que  evacuaran los edificios estatales ocupados, as铆 como el Maidan de forma voluntaria. De lo contrario, estaba obligado a recuperar el orden constitucional haciendo uso de medios coercitivos. Pero no pas贸 nada, tras mi exigencia no se llev贸 a cabo ninguna retirada. En lugar de eso, se dirigi贸 un ataque del Maidan contra la residencia del presidente en Meschihirja, que pudo ser bloqueado.

El 8 de diciembre de 2013, los activistas de Maidan derribaron la estatua de Lenin en el centro de Kiev y corearon: “隆Yanukovich, eres el siguiente”. El 11 de diciembre, el Maidan fue el espect谩culo en la escena pol铆tica internacional: de manera p煤blica y notoria la subsecretaria de Estado de EEUU, Victoria Nuland, reparti贸 comida a los manifestantes. Despu茅s se fue a la embajada de Estados Unidos, mientras que la representante de la UE para Asuntos Exteriores y Pol铆tica de Seguridad, Catherine Ashton, apoy贸 moralmente a los manifestantes del Maidan. Esto sucedi贸 a pesar de que, entre tanto, las fuerzas fascistas que se autodenominaban “Sector Derecho”, hab铆an pasado a dominar la plaza del Maid谩n.

La inscripci贸n, “Gloria a Ucrania”, es el lena de los colaboracionistas con los nazis

La noche siguiente a la “alimentaci贸n de los 5.000” de Nuland en el maidan, el vicepresidente de EEUU Joseph Biden llam贸 por tel茅fono al presidente Yanukovych. Al descaro de sacar de la cama al jefe de gobierno de Ucrania, el pol铆tico estadounidense a帽adi贸 otro m谩s. Dijo que si no se deten铆a la evacuaci贸n anunciada del Maidan, los EEUU “castigar铆an” a los dirigentes Kiev.  Esta amenaza tuvo su efecto, como descubr铆 con preocupaci贸n al d铆a siguiente al hablar con el Presidente. Viktor Fedorovich no me dijo con qu茅 le hab铆a amenazado exactamente el vicepresidente de Estados Unidos, pero me dio la orden de abstenerme de llevar a cabo el desalojo que ten铆a planeado.

Con esta masiva intervenci贸n de Biden hab铆a quedado claro qui茅n ten铆a la 煤ltima palabra entre tanto sobre el Maidan. Ciertamente los americanos no erigieron las barricadas de neum谩ticos de coche.  Asimismo, tampoco llevaron las armas a la plaza -algo que ve铆a con creciente preocupaci贸n y que motiv贸 mi decisi贸n de evacuar r谩pidamente el Maidan para evitar que el centro de una protesta civil se convirtiese en el centro de una guerra civil. Los americanos no obstante forzaban de manera evidente la confrontaci贸n, era evidente que quer铆an obtener los beneficios de sus inversiones a largo plazo. La se帽ora Nuland hab铆a informado el 13 de diciembre en Washington sobre su viaje a Kiev y la llamada telef贸nica de Biden y revel贸 entonces que Estados Unidos hab铆a invertido m谩s de 5.000 millones de d贸lares para el “desarrollo de la sociedad civil en Ucrania” desde 1991. (“We鈥檝e invested over five billion dollar to assist Ukraine in these and other goals that will ensure a secure and prosperous and democratic Ukraine”“Hemos invertido unos 5.000 millones de d贸lares en esos y otros objetivos que asegurar谩n una pr贸spera y democr谩tica Ucrania”).

Esa “sociedad civil” se desarrollaba r谩pidamente en esos d铆as. Al oeste de nuestro pa铆s fueron atacadas y saqueadas por bandidos armados las estaciones de la polic铆a y las instalaciones de los servicios de seguridad, en particular les interesaban las armas all铆 guardadas. Robaron armas incluso de nuestras guarniciones del ej茅rcito, y un n煤mero cada vez mayor de armas empezaban a circular sin control alguno. El oeste de Ucrania era como el salvaje oeste americano del siglo XIX y no como la Europa civilizada del siglo XXI.

Me reun铆 con el embajador estadounidense Geoffrey Pyatt y los jefes de las misiones diplom谩ticas de los Estados miembros de la UE, y habl茅 con ellos sobre estos peligrosos desarrollos. De manera diplom谩tica les record茅 su parte de responsabilidad en el caso de que las manifestaciones no se desarrollasen de manera pac铆fica y de que el peligro de enfrentamientos armados estaba creciendo constantemente. Deb铆an, y as铆 se lo ped铆 a los embajadores, ejercer una influencia moderadora sobre la “oposici贸n”, en lugar de echar gasolina al fuego. Pero 驴cual fue su respuesta? Que mi gobierno deb铆a renunciar al uso de la fuerza y resolver el conflicto pac铆ficamente.

LAS SIMPATIAS DESAPARECEN

Para m铆, semejate exigencia barata era una burla y cinismo. 驴Quien ejerce la violencia, quien provoca, quien ocupaba edificios, quien rob贸 armas y municiones? No obstante, les dije aquello de lo que estaba convencido: el gobierno de Ucrania est谩 todav铆a a favor de aclarar pac铆ficamente las cuestiones sociales y pol铆ticas. Sin embargo: 驴qui茅n desarmar铆a las organizaciones paramilitares y las organizaciones que ahora se hab铆an formado en todas partes? 驴Entregar铆an voluntariamente las armas? Casi imposible de creer. Y, 驴qui茅n es la persona representante del otro bando? 驴Con qui茅n deber铆a el gobierno negociar el fin pac铆fico del conflicto? Adem谩s -no quer铆a ahorrar esta cuesti贸n a mis interlocutores- el apoyo popular al Maidan estaba disminuyendo. Estaba seguro de que debido a los sucesos violentos que le acompa帽aban, la cantidad de defensores del “Euromaid谩n” seguir铆a disminuyendo.  Entre tanto, uno de cada dos ucranianos rechazaba los acontecimientos que estaban teniendo lugar. Cuanto m谩s durase el peligroso caos en la capital y tambi茅n en el oeste de Ucrania, m谩s se perder铆a la simpat铆a por los manifestantes.  El llamado a la paz y el orden ser铆a a煤n m谩s fuerte y ahogar铆a los gritos en la calle y de los medios de comunicaci贸n “independientes”. La raz贸n volvier铆a lentamente, estaba seguro de ello. Pero 驴por qu茅 hab铆a que derramar m谩s sangre para darse cuenta de ello? 驴Porque as铆 los quer铆an unos enfermos eg贸latras? 驴O porque se trataba de lograr “mayores ingresos”?

La variedad de armas de los ultranacionalistas del Maid谩n ten铆an dos cosas en com煤n: su peligrosidad, y que cualquiera pod铆a hacerse una

En lo que respecta a la aprobaci贸n de la integraci贸n en la UE -la cuesti贸n por la que empez贸 todo- Ucrania segu铆a dividida sin cambios, como demostraban las investigaciones.  Al oeste del pa铆s el 84% quer铆an entrar en la UE, en la capital y sus alrededores un 56% -pero en el sur tan s贸lo el 30% y en el este un rid铆culo 18%. 驴Que tipo de gobierno habr铆amos sido, si hubi茅semos olvidado simplemente los intereses de la mitad de la poblaci贸n y s贸lo hubi茅semos hecho lo que la otra mitad de la poblaci贸n exig铆a con vehemencia con el apoyo del extranjero?

Sin embargo, el presidente Yanukovych cedi贸 ante la intervenci贸n de los embajadores occidentales y acept贸 formar parte en unas “negociaciones para la paz” con los tres l铆deres de los partidos de la “oposici贸n”. Las conversaciones fueron, en mi opini贸n, s贸lo una maniobra t谩ctica para distraer la atenci贸n de un problema sustancial. Y eso significaba para m铆: 驴C贸mo se obtiene el control de las armas que est谩n en circulaci贸n? Yatsenyuk, Klitschko y Tjagnibok, sin embargo, declararon al un铆sono que no ten铆an ninguna organizaci贸n armada a sus 贸rdenes,y por tanto no eran responsables de ese desarme.

RUSIA Y CHINA PODR脥AN AYUDAR

Mientras Yanukovich negociaba sin resultados tangibles con los tres l铆deres de los partidos -incluyendo, no lo olvidemos, uno que era neonazi y xen贸fobo confeso-, acab茅 de preparar el presupuesto para 2014 y present茅 al parlamento la ley correspondiente. Gracias a los acuerdos con Rusia y China nuestro pa铆s deb铆a recibir en 2014 una cantidad r茅cord de inversi贸nes extranjeras directas y pr茅stamos en condiciones favorables por valor de m谩s de 40.000 millones de d贸lares. Eso era m谩s que el total de todas las inversiones que hab铆a recibido Ucrania en sus 23 a帽os de existencia. Estos fondos permitir铆an un avance significativo en nuestro desarrollo y asegurar铆an un crecimiento significativo de los ingresos de la poblaci贸n. El PIB podr铆a, seg煤n calculamos, aumentar en un 8%. En estas circunstancias, era f谩cil salir adelante sin tener que aceptar las cadenas de los pr茅stamos del FMI. No necesitabamos el dinero de Occidente, que nos obligar铆a a aumentar el costo de vida de todos los ciudadanos de Ucrania dram谩ticamente y asumir un empobrecimiento de sectores de la poblaci贸n.

As铆, por ejemplo, se nos hab铆a sugerido en 2011 cerrar 29 minas de carb贸n de Ucrania hasta el a帽o 2016. Esta “reforma” del sector energ茅tico habr铆a sido apoyada con unos modestos 8,9 millones de euros de la UE. La reestructuraci贸n de la similar regi贸n alemana del Ruhr dur贸 por lo menos tres d茅cadas y cost贸 miles de millones.

S贸lo quiero nombrar algunos acuerdos con Rusia y China que hab铆amos concluido en los 煤ltimos meses de 2013, y que entrar铆an en acci贸n parcialmente en 2014. Rusia concedi贸 a Ucrania en diciembre de 2013 un pr茅stamo de 3.000 millones de d贸lares en condiciones muy favorables, y de las inversiones que hab铆amos previsto Mosc煤 quer铆a hacerse cargo de una parte correspondiente a unos 15.000 millones de d贸lares. As铆 los proyectos en curso podr铆an haber continuado, incluyendo la construcci贸n de dos bloques de energ铆a en la central nuclear de Khmelnitsky y una operaci贸n en la regi贸n Kirovograd, que debe铆a producir las bases para productos de combustible nuclear, as铆 como la producci贸n est谩ndar de los aviones de los tipos AN-148, AN-158 y AN-70.

La inscripci贸n, “Ternopol”, hace referencia a una ciudad en la Galizia, regi贸n en la frontera occidental de Ucrania donde el ultranacionalismo ucraniano tiene su base de seguidores. Durante el Maid谩n llegaron a Kiev autobuses llenos de habitantes ultranacionalistas de esa regi贸n.

Con China hab铆amos firmado varios acuerdos. La Rep煤blica Popular quer铆a construir algunas plantas para convertir carb贸n en gas en un volumen total de tres mil millones de d贸lares. Y Ucrania se comprometi贸 a suministrar diez millones de toneladas de grano por a帽o que, y eso era lo interesante, se pagar铆a por adelantado con 1.500 millones de d贸lares.  Parte de ese acuerdo era la construcci贸n de un puerto en Kerch para el env铆o del grano, cuya construcci贸n costar铆a 3.500 millones de d贸lares. La empresa estatal china CITIC quer铆a construir viviendas sociales en Ucrania por valor de 15 millones de d贸lares. Y la adjudicaci贸n de la concesi贸n para la construcci贸n de una carretera de circunvalaci贸n alrededor de Kiev habr铆a sumado mil quinientos millones de d贸lares al presupuesto estatal.

Gracias al continuo desarrollo el tipo de cambio de nuestra moneda nacional se mantuvo estable.  A cambio de 8,50-8,70 Grywnja se recib铆a un d贸lar. La tasa de inflaci贸n en los dos a帽os anteriores hab铆a sido cero. Las inversiones previstas y otros indicadores aseguraban un desarrollo exitoso e intensivo de la base econ贸mica para los siguientes a帽os. Por supuesto, eso no era un salto en el para铆so, pero s铆 una opci贸n estrat茅gica para la mejora continua de la existencia de todos los ucranianos -no s贸lo para unos pocos y para ciertas regiones.

Todo ello desapareci贸 con el golpe de febrero de 2014. Para m铆 el “Euromaid谩n” fue y es, por tanto, un acto irreversible de sabotaje contra nuestro pueblo, del que tienen que responder algunos de sus cabecillas y patrocinadores, oligarcas nacionales y aquellos que ten铆an apoyos internacionales.

Todo lo que est谩 sucediendo en Ucrania no es la consecuencia de la guerra civil. La guerra en s铆 es la consecuencia del golpe de Estado. Sin este golpe de Estado esta maldita guerra no se habr铆a producido, y sin esta guerra no tendr铆a lugar la destrucci贸n de los medios de vida de nuestro pueblo y la r谩pida desintegraci贸n del Estado.

NOTAS

(1) Nikolai Azarov fue primer ministro de Ucrania durante el gobierno de Viktor Yanukovich y renunci贸 el 28 de enero 2014. A finales de febrero nacionalistas y oligarcas ucranianos apoyados por la UE y EEUU derribaron su gobierno mediante un golpe de estado, el llamado Euromaid谩n.

(2) Yatsenyuk fue Ministro de exteriores bajo Viktor Yanukovich. Despu茅s del golpe se integr贸 en el partido de Tymoshenko Asociaci贸n Panucraniana Patria y luego fund贸 su propia organizaci贸n, el Frente Popular, siendo nombrado jefe de gobierno; seg煤n 茅l, la URSS empez贸 la Segunda Guerra Mundial. Tjagnibok es el presidente actual del partido neofascista Swoboda.

(3) Yulia Tymoshenko es presidenta del partido Asociaci贸n Panucraniana Patria con la que defiende que la entrada de Ucrania en la UE. Fue primera ministra durante la presidencia de Viktor Yushchenko, y m谩s tarde presidenta. Encarcelada por abuso de poder al firmar un contrato con Putin sobre el suministro de gas, fue liberada tras el Maid谩n. La filtraci贸n de una conversaci贸n donde deseaba un infierno nuclear a Rusia qued贸 condenada al ostracismo pol铆tico en occidente.

(4) Vitaly Klitschko, ex-boxeador profesional y actual alcalde de Kiev, la capital ucraniana, fue apoyado por la ONG alemana Fundaci贸n Konrad Adenauer (KAS) para crear una oposici贸n pro-UE frente a Yakunovich. La KAS fue condenada en Egipto en 2013 por golpista (en 2018 la KAS anunci贸 que las condenas in absentia contra 2 de sus trabajadores a 3 y 5 a帽os de c谩rcel han sido eliminadas retroactivamente mediante un acuerdo de alto nivel entre Egipto y Alemania sobre el estatus de miembros de ONGs trabajando en territorio egipcio, como anunci贸 el Ministerio de Asuntos Exteriores alem谩n).

Este art铆culo ha sido publicado en el n煤mero 4 de la revista Prisma, que puede descargarse gratuitamente aqu铆.



Fuente: Noticiasayr.blogspot.com