April 25, 2021
De parte de La Haine
227 puntos de vista


Escuch茅 hace un tiempo una historia seg煤n al cual una mujer hab铆a adoptado una serpiente pit贸n como animal de compa帽铆a. Al cabo de un tiempo, ya crecidito el ofidio, la chica advirti贸 que el animal hab铆a dejado de comer y se tend铆a en la cama a su lado por las noches. Pensando que su mascota estar铆a enferma y seguramente deprimida, la mujer, muy preocupada, consult贸 a un veterinario; el diagn贸stico de 茅ste fue contundente:

– Est谩 pensando engullirte, se acuesta contigo para medir si cabr铆as en tu cuerpo, y ha dejado de comer para poderte digerir- se帽al贸 ante la consternaci贸n de la biempensante muchacha.

Viene al caso la f谩bula a ra铆z de las amenazas con balas de subfusil recibidas por el ministro Marlaska, el ex vicepresidente y candidato Iglesias y la directora de la Guardia Civil Mar铆a G谩mez, suceso que puede asustar pero no sorprender; las serpientes se comportan como tales e intentar normalizarlas en el hogar no modifican su naturaleza, como ya aprendieron nuestros abuelos de la experiencia del pasado siglo.

M谩s a煤n; apoyarlos enviando a la polic铆a a cargar salvajemente contra la gente trabajadora y la juventud de un barrio digno y obrero como Vallecas, en Madrid, que protestaba contra un mitin de Vox, solo consigue incrementar sus ansias depredadoras.

Tal vez la ingenuidad est茅 en nuestras filas; la normalizaci贸n y convivencia con el fascismo no arranca del surgimiento de la marca Vox como opci贸n electoral, sino que es una constante en nuestras tierras desde 1939, con su carga ideol贸gica desde la llamada transici贸n de 鈥渞econciliaci贸n鈥 entre v铆ctimas y verdugos, entre quienes son y han sido due帽os de la riqueza y quienes llevamos generaciones soportando la explotaci贸n cuando no la esclavitud en beneficio de los de siempre.

Comparte el emisor de las misivas adjuntando proyectiles con quienes ostentan cargos institucionales en las administraciones una sensaci贸n de impunidad o al menos de benevolencia ante sus actos. Existen de facto dos c贸digos penales, uno para los poderosos y otro para la plebe. Si un preso pol铆tico le suelta una fresca a un funcionario de prisiones le caer谩 m谩s pena que al emisor de los an贸nimos amenazantes, caso de que 茅ste sea finalmente localizado. Pero, ya se sabe, se supone que estamos en un estado de derecho鈥

Se ha cumplido este a帽o 150 a帽os de la Comuna de Par铆s, esperanza para la humanidad de la que se pueden sacar sabias conclusiones. Una de ellas es que enemigos supuestamente irreconciliables, como los ej茅rcitos de las burgues铆as de Francia y Prusia, se unieron frente a la clase trabajadora para truncar su proyecto emancipador.

Del mismo modo que el cartel burdo y provocador de Vox sobre los menores no acompa帽ados que viven, al parecer, a cuerpo de rey en nuestro estado en comparaci贸n con una abuela que desde luego no pertenece a la familia Bot铆n ni a la de Florentino, no nos debe distraer del racismo institucional plasmado en la Ley de Extranjer铆a, tampoco podemos olvidar que los debates institucionales sobre la reforma laboral o la ley mordaza no pasan de ser matices que no cuestionan la prevalencia del empresario o la arbitrariedad de la polic铆a. En suma; se discute sobre si esa argolla que nos oprime el cuello se aprieta o se afloja 驴Nadie va a plantear que nos quitemos esa argolla?

Francisco Garc铆a Cediel




Fuente: Lahaine.org