May 13, 2021
De parte de La Haine
209 puntos de vista


Hace dos a帽os 脕lvaro Uribe habl贸 de perpetrar una masacre con criterio social para acabar con la Minga ind铆gena en el Cauca.Y hace unos d铆as, a lo comandante en jefe, proclamaba: 鈥渃onfiamos en el inmediato copamiento militar de Cali鈥 confiamos que nuestras autoridades puedan arrestar a los v谩ndalos dom茅sticos y a las hordas de terroristas que han invadido la ciudad鈥. Declaraciones b谩sicas para entender lo que sigue.

El paro nacional en Colombia entra en su d铆a 16 sin que se vislumbre voluntad pol铆tica del gobierno de Iv谩n Duque 鈥搈arioneta de Uribe鈥 por escuchar en serio y llegar a acuerdos que satisfagan las justas demandas de los innumerables sectores, ciudades, territorios y millones de personas participantes en la protesta. Al contrario, los sigue reprimiendo a sangre y fuego.

En relaci贸n con el fracaso de la 煤nica reuni贸n sostenida con el Comit茅 Nacional del Paro por el tambi茅n conocido como subpresidente, a 12 d铆as del inicio de la movilizaci贸n, uno de sus miembros, Francisco Malt茅s, secretario general de la Central Unitaria de Trabajadores, afirm贸: no hubo empat铆a del gobierno con las razones, con las peticiones que nos han llevado a este paro nacional. Duque fue complaciente con el uso excesivo de la fuerza p煤blica, lament贸 la l铆der estudiantil Jennifer Pedraza. Y es que el ocupante de la Casa de Nari帽o no acepta ni siquiera la primera exigencia de los inconformes, el leg铆timo derecho a la protesta pac铆fica y el cese de la violencia policial y militar contra quienes lo ejercen. Tambi茅n demandan una renta b谩sica universal de por lo menos un salario m铆nimo, la defensa de la producci贸n nacional (incluidas artesanal y campesina), detener las erradicaciones forzadas de cultivos de uso il铆cito y aspersiones a茅reas con el cancer铆geno glifosato. Igualmente, reclaman subsidio a las pymes, defensa de la soberan铆a y seguridad alimentaria y matr铆cula universitaria gratuita. No discriminaci贸n de g茅nero, diversidad sexual y 茅tnica y el fin de las privatizaciones.

Debe puntualizarse que esto no es todo, s贸lo demandas iniciales, pues la mera exigencia de que se apliquen los acuerdos de paz, 煤nicamente cumplidos en 4 por ciento por el gobierno desde su firma en 2016, implica a todas las esferas de la vida social y es clamor general del paro, aunque provoca fobia en Uribe y Duque.

Andr茅s Pab贸n Lara sostiene que el Estado colombiano, usurpado desde hace m谩s de 200 a帽os por una clase generadora de despojo y acaparamiento de la tierra y de la represi贸n armada, se ha convertido en una m谩quina de matar que no ha hecho m谩s que perfeccionarse a lo largo del tiempo.

El autor expone las distintas etapas de este proceso de perfeccionamiento desde inicios del siglo XX y afirma que es en el gobierno de 脕lvaro Uribe que se entroniza la represi贸n como pol铆tica oficialmente declarada. Explica que el uribismo se insert贸 en la pol铆tica con un discurso de mano dura fascistoide que condujo a la muerte de miles de j贸venes por el ej茅rcito, inocentes hechos pasar por bajas guerrilleras que eran pagados a los militares como est铆mulo econ贸mico. A帽ade que el uribismo implic贸 la legalizaci贸n y extensi贸n a las zonas urbanas de la acci贸n represiva de los paramilitares y aceler贸 el despojo de tierra, que en menos de una d茅cada signific贸 que fueran expulsados de sus parcelas m谩s de 8 millones de familias campesinas.

Uno de los ejes m谩s nefastos del perfeccionamiento represivo uribista, apunta Pab贸n, es la generaci贸n de un sentido com煤n fascista, anticomunista, antichavista y racista, en grandes sectores populares colombianos. La naturalizaci贸n del asesinato a quienes se manifestaban y organizaban desde la izquierda permiti贸 al uribismo ganar elecciones (incluida la de Iv谩n Duque) y oponerse obsesiva y acr铆ticamente a las negociaciones de paz firmadas con las FARC.

Esta operaci贸n de control ideol贸gico, tan provechosa para el ex presidente, comenz贸 a quedar puesta en cuesti贸n cuando el candidato de izquierda a la presidencia, Gustavo Petro, obtuvo la m谩s alta votaci贸n lograda por un abanderado ajeno a la oligarqu铆a. Sufri贸 un duro golpe por los paros de noviembre de 2019 y enero del a帽o siguiente y no se diga, por el actual, en el que cuaja un hecho trascendental: la in茅dita y muy amplia articulaci贸n de sectores urbanos y rurales muy dis铆miles: obreros, campesinos, ind铆genas, afodescendientes, estudiantes, hombres y mujeres j贸venes, integrantes de la diversidad sexual. Sindicatos y, a la vez, comit茅s populares y juveniles en barrios, surgidos como hongos despu茅s de la lluvia.

Lo cierto es que las fuerzas populares nunca hab铆an alcanzado un grado de combatividad y conciencia pol铆tica tan pronunciados en todo el territorio de Colombia, aliado principal de Estados Unidos en nuestra regi贸n y que el uribismo se sostiene por ahora sobre las bayonetas, pero se derrumba pol铆ticamente como castillo de naipes.

@aguerraguerra




Fuente: Lahaine.org