March 27, 2021
De parte de Grup Antimilitarista Tortuga
34 puntos de vista


Los militares desatan una matanza de civiles en Myanmar, con al menos 114 muertos, incluidos niños.

La ONU condena la brutal represión durante las protestas en el Día de las Fuerzas Armadas: “La espantosa violencia de los militares agrava la ilegitimidad del golpe”. Un bebé de un año resultó herido tras recibir el impacto de una bala de goma.

Bangkok

EFE

La Oficina de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos afirmó hoy, tras registrarse el peor día de matanzas contra civiles en Myanmar (Birmania), en el que murieron al menos tres niños, que la nueva ola de violencia “está agravando la ilegitimidad del golpe y la culpabilidad de sus líderes”.

La cuenta oficial de Twitter de la oficina dirigida por la alta comisionada Michelle Bachelet indicó que ha recibido información sobre decenas de muertos, incluyendo niños, en la jornada de hoy, así como cientos de heridos y arrestos masivos en casi medio centenar de localidades del país asiático.

Es un caso de “espantosa violencia de los militares contra el pueblo de Myanmar”, subrayó la oficina, que en comunicados anteriores ya condenó la ilegitimidad del golpe de Estado y pidió el cese de la violencia contra los manifestantes pacíficos y la liberación de los detenidos arbitrariamente.

De acuerdo con el medio local Myanmar Now, en el día de hoy al menos han muerto 114 personas a manos de los militares, lo que convierte la jornada en la más sangrienta desde el golpe del 1 de febrero.

Tras los sucesos de hoy, en el que la Junta liderada por Min Aung Hlaing conmemoraba el Día de las Fuerzas Armadas, el total de víctimas mortales en la represión de las manifestaciones antijunta supera ya las 400.

Las muertes ocurrieron durante manifestaciones celebradas en Yangón, la mayor ciudad del país (así como en las convocadas en Yangón, Lashio, Mandalay, Meikhtila, Kyaukpadaung y Kyeikhto), mientras que la cifra total de víctimas mortales supera con creces los 400 fallecidos desde el golpe.

“Hasta las 21.30 de esta noche (sábado 27), tenemos confirmación de que han muerto 114 civiles en 44 localidades de todo Myanmar a manos de las fuerzas armadas del régimen del golpe de Estado. Entre los muertos hay 40 fallecidos en Mandalay y 27 en Yangón”, indica el medio en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter, acompañado de una tabla de víctimas elaborada a partir de declaraciones de activistas y testigos.

Esta cifra implica que solo en las últimas horas habría muerto el equivalente a una tercera parte del total aproximado de 320 fallecidos registrados desde el inicio de las protestas contra el golpe de febrero, hasta este viernes.

Desde la oposición democrática han calificado ya la jornada como Día de la Vergüenza de las Fuerzas Armadas, con el Comité en Representación del Parlamento de la Unión (CRPH), una suerte de gobierno democrático clandestino formado tras el golpe por los parlamentarios electos de la Liga Nacional para la Democracia, a la cabeza.

Entre las víctimas mortales habría una niña de trece años, según las fuentes del Myanmar Now, así como un joven de 21 años, identificado como Chit Bo Nyein, capitán del equipo sub-21 del club de fútbol del Hantharwady United, que recibió un disparo de las fuerzas de seguridad cuando ayudaba en la tetería de su familia en la localidad de Insein, en Yangón, según testigos a DPA.

Además, Myanmar Now ha informado de un bebé de un año herido tras recibir el impacto de una bala de goma en Mayangone, en Yangón, cuando jugaba en la calle cerca de un contingente militar.

Mientras, la Embajada de Estados Unidos ha confirmado en las últimas horas un ataque a tiros contra el Centro Americano de Yangón, sin que por el momento se haya identificado a sus responsables. El ataque no ha dejado víctimas que lamentar.

“Día contra la dictacura militar”

Mientras el Ejército desfila en la capital para conmemorar el Día de las Fuerzas Armadas, miles de birmanos han vuelto a las calles para convocar el “día contra la dictadura militar” contra los militares que, liderados por el general Min Aung Hlaing, tomaron el poder en un golpe de Estado el pasado 1 de febrero.

Los policías y soldados reprimieron las protestas con brutalidad, disparando contra manifestantes y también contra otros civiles en las calles y dentro de sus viviendas.

La mayoría de las protestas son pacíficas, pero algunos manifestantes tratan de manera precaria hacer frente a los uniformados con cócteles molotov, tirachinas y lanzadores caseros de cohetes pirotécnicos.

Desde el inicio del golpe de Estado, las cifras de fallecidos superarían ya las 400 personas

La Asociación para la Asistencia de Presos Políticos (AAPP) birmana afirmó en su último informe que el número de muertos debido a la violencia policial y militar ascendería a al menos 328 en el día de ayer. Hoy, superaría ya los 400 fallecidos, según el recuento de Myanmar Now.

Los militares tomaron el poder el pasado 1 de febrero con la excusa de un supuesto fraude electoral en los comicios del pasado noviembre, en los que arrasó el partido de la líder depuesta y nobel de la paz, Aung San Suu Kyi, y que fueron declarados legítimos por los observadores internacionales.

Desde el golpe, la junta militar ha detenido a más de 3.000 personas, incluida Suu Kyi y gran parte de su Gobierno, quienes se encuentran en su mayoría incomunicados.

Matanza indiscriminada de civiles

En uno vídeo captado por una cámara de seguridad, los soldados disparan sin haber sido provocados contra una motocicleta en un lugar donde no había protestas y se llevan a uno de sus ocupantes herido, mientras otros dos huyen corriendo. En otro vídeo desgarrador, un padre grita desconsolado que han matado a su hijo pequeño mientras lo lleva en brazos dentro de un coche.

Los soldados y la policía han cumplido con la amenaza que la víspera emitió la televisión y radio estatales: que dispararían a los manifestantes por la espalda y en la cabeza. De hecho, la mayoría de los fallecidos en las manifestaciones desde principios de febrero son por disparos, muchos de ellos en la cabeza.

El general golpista Min Aung Hlaing aseguró durante el desfile militar que su misión es “defender la democracia” y prometió celebrar elecciones sin precisar una fecha concreta. Según el medio Asia Nikkei, Rusia, China, India, Pakistán, Bangladesh, Vietnam, Laos y Tailandia enviaron a representantes al desfile castrense.

“Rusia es un gran amigo”, dijo en un discurso Min Aung Hlaing ante la presencia del viceministro de Defensa ruso, Alexander Formin. La gran mayoría de los países han boicoteado el evento e incluso algunas embajadas, incluida la española, han sustituido la foto de portada de sus páginas en Facebook por el color negro en señal de duelo.

La UE pide el fin de la violencia y la restauración de la democracia en Myanmar

“Este 76 aniversario del Día de las Fuerzas Armadas de Myanmar quedará grabado como el día del terror y el deshonor. La matanza de civiles desarmados, incluidos niños, es indefensible”, expresó en un comunicado la Delegación de la Unión Europea (UE) en el país, que pidió el fin de la violencia y la restauración de la democracia.

La Embajada británica también criticó en Twiter a la junta militar al acusarla de llevar a cabo “ejecuciones extrajudiciales” en el mismo Día de las Fuerzas Armadas. También la Embajada estadounidense se sumó a las críticas, al acusar a los policías y soldados de “asesinar” a civiles, incluidos niños, a los que ha jurado defender.

“Los birmanos han hablado claramente: no quieren vivir bajo un régimen militar. Exigimos el fin inmediato de la violencia y la restauración del Gobierno elegido democráticamente”, precisó la delegación norteamericana en Facebook. Las autoridades llevan disparando a manifestantes a diario casi dos meses, a pesar de las duras condenas de la ONU, así como de la Unión Europea y países como Estados Unidos y Reino Unido, que han aprobado sanciones contra los líderes castrenses y sus conglomerados económicos.

Público




Fuente: Grupotortuga.com