November 16, 2022
De parte de Kurdistan America Latina
246 puntos de vista

En 1854, un diplomático francés llamado François Alphonse Belin hizo un anuncio explosivo: el descubrimiento de una carta original enviada por el profeta Mahoma al gobernador de Egipto en el siglo VII, con el sello personal de Mahoma. Las biografías del Profeta nos dicen que escribió tales cartas, pero hasta entonces se pensaba que ninguna había sobrevivido. El relato de Belin sobre el descubrimiento es emocionante, aunque ficticio. Pero la historia real de la carta, y las historias de otras cartas supuestamente escritas por Mahoma que surgieron poco después, no es menos fascinante. Las cartas falsificadas pasaron por las manos de astutos empresarios, ávidos eruditos y crédulos sultanes. Eventualmente, fueron consagradas en el lugar más improbable: la bandera oficial del grupo Estado Islámico.

Según Belin, la carta de Mahoma había sido desenterrada por un francés llamado Etienne Barthélémy cuando investigaba en las bibliotecas de los monasterios coptos cerca de la ciudad de Akhmim, en el sur de Egipto. El relato de Belin sobre el hallazgo de Barthélémy está lleno de florituras sensacionalistas: representa a Barthélémy luchando heroicamente contra el agotamiento y la bancarrota para rescatar libros antiguos del olvido y traerlos a la luz de la ciencia. Su perseverancia fue recompensada cuando encontró un manuscrito árabe. Examinando la encuadernación dañada, vio una hoja de pergamino dentro y comenzó a separar la encuadernación, habiendo reconocido la palabra “Muhammad” escrita en una mano antigua. Enfebrecido por la emoción, compró el manuscrito para examinarlo más de cerca. Belin cita una carta que Barthélémy envió a su familia poco después, describiendo sus arduos esfuerzos para descifrar la carta y en la que concluyó: “Dado el sello y el comienzo de la primera línea, me inclino a creer que este pergamino es una carta de Mahoma dirigida a la nación copta, y que este sello es el del Profeta de los musulmanes”.

Aunque formado por los orientalistas más destacados de su tiempo, Belin había seguido una carrera en el servicio exterior francés, trabajando primero como traductor y luego como cónsul en El Cairo y Estambul. Con sus credenciales académicas y su posición destacada, el juicio de Belin tuvo una influencia considerable. El estudio detallado de la supuesta carta que publicó contenía una transcripción y traducción al francés del texto, que llama a los habitantes cristianos de Egipto a convertirse al Islam, y propone un diálogo sobre la base del monoteísmo compartido. La descripción de Belin del documento coincidía con precisión con las descripciones de la carta de Mahoma contenidas en las primeras obras históricas musulmanas, como la “Conquista de Egipto”, del siglo IX, de Ibn Abd al-Hakam. Además, Belin argumentó que la escritura de la carta se parecía a las antiguas escrituras utilizadas en los primeros manuscritos coránicos que los orientalistas franceses habían adquirido (por la fuerza) durante la ocupación de Egipto por parte de Napoleón. Gracias, sin duda, al respaldo de Belin, la carta fue comprada por el sultán otomano Abdul Majid, en 1858, por el asombroso precio de 500.000 piastras turcas, equivalente a 73 libras de oro.

Los eruditos orientalistas también quedaron atrapados en la emoción. Aunque el diario de la Sociedad Orientalista Alemana admitió en 1856 que la autenticidad de la carta aún no se había establecido con certeza, declaró que el minucioso estudio de Belin lo había hecho muy probable. Cuatro años más tarde, Theodor Nöldeke, en la primera edición de su innovador estudio del Corán, afirmó que no se podía dudar de la autenticidad de la carta. Dado este abrumador acuerdo, la escritura de la carta se utilizó posteriormente para autenticar otros textos. Por ejemplo, en 1857 se declaró auténtico un alijo de monedas de cobre recién descubierto sobre la base de las similitudes entre la escritura de la carta y la de las monedas.

Las primeras grietas en el consenso aparecieron en 1863, cuando salió a la luz otra carta supuestamente escrita por Mahoma. Esta carta también fue comprada por el sultán otomano. Heinrich Leberecht Fleischer, el decano de los estudios orientalistas en Alemania en ese momento, se burló abiertamente de la segunda carta y escribió que “el italiano que la falsificó o la vendió debe haber nacido bajo una buena estrella si logra engañar a los musulmanes verdaderamente eruditos”. Al señalar muchos errores burdos, como la falta de ortografía del nombre del destinatario, Fleischer sugirió que “el hombre quería ver si la gallina que puso huevos de oro tan hermosos para el vendedor de la (otra) carta de Mahoma… todavía está viva”.

Una crítica más extensa y definitiva provino del orientalista austríaco Joseph Karabacek, quien trabajó en la colección de papiros árabes en Viena, que contiene algunos de los documentos más antiguos escritos por musulmanes en cualquier parte del mundo. Según Karabacek, un análisis paleográfico comparativo, centrado en la forma de la escritura, de estos papiros antiguos y la carta a los coptos, mostró claramente que esta última era una falsificación. La comunidad académica alemana aceptó rápidamente las conclusiones de Karabacek. Cuando Theodor Nöldeke publicó la segunda edición de su libro sobre el Corán, francamente revirtió su postura anterior, declarando que las cartas “definitivamente no eran auténticas”. (Los orientalistas británicos, muy por detrás de sus colegas del continente en el estudio de guiones, aguantaron más).

En el mundo musulmán, la autenticidad de las supuestas cartas de Mahoma no se discutió durante algún tiempo, probablemente porque inicialmente las cartas se ocultaron a la vista del público. Los sultanes otomanos, que habían acumulado rápidamente un total de cuatro cartas de este tipo, las mantuvieron dentro de su colección de reliquias sagradas (que también contenía elementos como el diente, la capa y el pelo de la barba de Mahoma) y les presentaron sus respetos en ceremoniosas visitas anuales. Las preguntas no surgieron hasta 1904, cuando un artículo en la revista egipcia al-Hilal argumentó que la escritura de las cartas traicionaba un intento burdo de imitar la escritura islámica temprana. Pero las cartas recibieron el firme apoyo del erudito de Hyderabadi, Muhammad Hamidullah, quien, en una serie de publicaciones de 1935 a 1985, defendió la autenticidad no solo de las cuatro cartas que habían estado en la colección del sultán, sino también de otras dos cartas en manos privadas.

El argumento central de Hamidullah era que ni los eruditos musulmanes ni los orientalistas del siglo XIX tenían suficiente conocimiento de las primeras escrituras para producir falsificaciones tan sofisticadas, por lo que las cartas tenían que ser genuinas. Pero esto no es cierto: ya medio siglo antes del artículo de Belin, los eruditos orientalistas, el principal de ellos el maestro de Belin, Sylvestre de Sacy, habían estudiado y caracterizado la escritura de los primeros fragmentos del Corán, a los que llamaron “cúficos”. Desde entonces, la datación por radiocarbono ha establecido que estos fragmentos datan del primer siglo del Islam, y compararlos con las cartas deja en claro que estas últimas son falsas: quienes los escribieron luchaban por imitar una escritura profundamente desconocida. La línea de base de las palabras es incoherente, el espaciado es incorrecto y las letras se dibujan de manera inestable en lugar de escribirlas. Gracias a Internet, hoy en día se pueden consultar decenas de muestras de escritos coránicos, así como otros documentos e inscripciones rupestres, de las primeras décadas del Islam. Junto a estas muestras genuinas, las supuestas letras parecen castillos de Disneylandia yuxtapuestos con sus modelos medievales. Pero en un momento en que pocas personas tenían acceso a los textos cúficos genuinos, las falsificaciones tenían la posibilidad de pasar con éxito.

El sello al final de las cartas también plantea interrogantes. Según las primeras descripciones, el sello personal de Muhammad contenía la frase “Muhammad, apóstol (de) Dios”, con cada palabra en una línea separada, comenzando con “Muhammad” en la parte superior. La frase en esta forma está atestiguada en monedas islámicas muy tempranas. Pero en el siglo XIV, algunos eruditos musulmanes comenzaron a especular que el orden de las palabras en el sello en realidad podría haber sido el opuesto: “Dios” en la primera línea, “apóstol” en la segunda y “Muhammad” en la tercera. Este arreglo habría colocado a Dios, en lugar de Mahoma, en la parte superior, lo que estos eruditos consideraron que sería más apropiado. La idea fue retomada por al-Halabi (fallecido en 1635), el autor de una biografía fantasiosa pero perdurablemente popular de Mahoma, que presentaba todo tipo de adornos ficticios. Sin embargo, como señaló Ibn Hajar al-Asqalani (fallecido en 1449), una autoridad en informes sobre Mahoma, no hay evidencia histórica que respalde la afirmación de que el texto del sello comenzó con “Dios”. Fue un invento medieval.

Así que las cartas son falsas. Pero, ¿quién los forjó y por qué? Karabacek sospechaba de los coptos egipcios, señalando una práctica medieval bien conocida en las comunidades cristianas y judías de falsificar cartas en las que Mahoma exime a los destinatarios de impuestos. Pero estas cartas medievales se escribieron con un objetivo práctico obvio, su contenido no estaba atestiguado en relatos históricos y, por lo general, afirmaban ser meras copias en lugar de originales. Por el contrario, la carta promocionada por Barthélémy se comercializó como la genuina, (escrita) de la mano del mismo Profeta. Reproducía el texto de un documento conocido, imitaba la escritura cúfica primitiva y estaba escrito en pergamino en lugar de papel (un detalle importante, ya que el papel se adoptó en el mundo árabe solo después de la época de Mahoma).

El primer sospechoso debe ser el propio Barthélémy, un entusiasta emprendedor con conocimientos de lenguas orientales. Publicitó activamente su hallazgo entre diplomáticos y académicos, y logró obtener el respaldo de Belin, lo que facilitó la venta enormemente lucrativa de la carta a la corte otomana. Otras figuras sospechosas incluyen a dos europeos, Ribandi y Wilkinson, que actuaron como intermediarios en la venta, y un italiano que afirmó haber obtenido la segunda carta a través de un atrevido subterfugio, viajando por Siria disfrazado de nativo (un tropo de las fantasías de aventuras orientales del siglo XIX), comprando la carta con falsos pretextos. Los cuentos de estos “descubridores” europeos están llenos de clichés coloridos pero notablemente escasos en detalles. ¿En qué monasterio encontró Barthélémy el manuscrito árabe que contenía la primera letra? ¿A quién compró el italiano anónimo la segunda carta?

El formulismo y las convenientes omisiones de estas historias y las características sospechosas de las propias cartas, indican que las cartas fueron falsificadas en el siglo XIX por europeos que tenían suficiente formación académica para producir fabricaciones creíbles, así como las conexiones necesarias y la inteligencia empresarial para convertirlas en dinero. Estos hombres tomaron los primeros informes históricos de que Mahoma envió cartas a gobernantes extranjeros y los convirtieron en artefactos que podrían despertar el interés del sultán otomano.

Después del colapso del Imperio Otomano, las cartas y otras reliquias proféticas de la colección del sultán se incorporaron al museo del Palacio de Topkapi y se exhibieron como atracciones turísticas. También continuaron teniendo un valor devocional para los piadosos, como lo demuestra un panfleto post-otomano de la década de 1920 que presenta una imagen y una traducción al turco de la carta a los coptos.

Pero las cartas recibieron una nueva oportunidad de vida en 2007, cuando el grupo militante que entonces se autodenominaba Estado Islámico de Irak adoptó una bandera que incluye una réplica exacta del supuesto sello de Mahoma, copiado de las cartas falsificadas. En un documento anónimo difundido en línea, el grupo reconoció explícitamente las letras de Topkapi como la fuente del sello. Para su crédito, los militantes sabían que el orden de las palabras en el sello no coincidía con las primeras descripciones, pero argumentaron que el descubrimiento de las letras reales hizo que se discutieran más dudas sobre el orden correcto. No se mencionó que las letras podrían ser falsas o que su guión era cuestionable.

Cuando el grupo cambió su nombre a Estado Islámico en 2014 y estableció su califato de corta duración, el sello falsificado de Mahoma se convirtió en el símbolo de su gobierno. No solo se usó en la infame bandera negra, sino que también marcó la considerable producción de propaganda del Estado Islámico y se estampó en sus documentos. Un fraude orientalista europeo fue difundido al mundo por un grupo que afirmaba ser los legítimos herederos del manto del Profeta.

El Estado Islámico adoptó lo que creía que era el sello de Mahoma por la misma razón por la que el sultán otomano estaba dispuesto a pagar precios exorbitantes por las supuestas cartas de Mahoma: para reclamar legitimidad. Mientras que la compra de las cartas por parte del sultán fue una continuación de la campaña de siglos de duración de su dinastía para acumular objetos sagrados, el Estado Islámico tenía poco interés en los objetos en sí; simplemente buscaba aprovechar el significado simbólico del sello, que podría reproducirse y difundirse fácilmente. Quizás sea comprensible que ni los otomanos ni el Estado Islámico estuvieran interesados ​​en examinar demasiado de cerca la historicidad real de sus símbolos.

En lugar de surgir de la pluma de los escribas de Mahoma en el siglo VII, las cartas que se le atribuyen fueron producto de una clase emprendedora de hombres en la era del colonialismo europeo, que vio la oportunidad de monetizar el hambre creciente de museos, bibliotecas y coleccionistas privados por artefactos históricos. Aunque los habitantes locales del Medio Oriente también se beneficiaron de tales fraudes, fueron los europeos quienes ocuparon las posiciones más destacadas y lucrativas en esta industria próspera. Poseían los recursos, el prestigio y las herramientas académicas que les permitieron identificar y obtener artefactos genuinos, y fabricar otros de manera creíble. El caso de las cartas de Mahoma muestra cómo los orígenes desagradables podían camuflarse con historias sensacionalistas de descubrimientos y un escaparate académico para satisfacer a una audiencia dispuesta a creer que estaban viendo algo real. El califato del Estado Islámico no fue único en este sentido: innumerables estados poscoloniales se construyeron sobre mitologías coloniales creadas y desarrolladas por eruditos orientalistas. Sin embargo, el hecho de que el Estado Islámico, un grupo obsesionado con su propia autenticidad y por estar libre de influencias externas, haya caído en un fraude europeo de 150 años no deja de ser irónico.

FUENTE: Ahmed El Shamsy (profesor asociado de Pensamiento Islámico en la Universidad de Chicago) / New Lines Magazine / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org