May 25, 2022
De parte de Tokata
199 puntos de vista

Jean-Marc Rouillan, fue miembro en los a帽os 70 primero del MIL (Movimiento Ib茅rico de Liberaci贸n) [1], despu茅s de los GARI (Grupos de Acci贸n Revolucionaria Internaconalista) [2] y m谩s tarde de otros grupos aut贸nomos. Estuvo preso en total m谩s de 28 a帽os, los 煤ltimos veinticinco por acciones realizadas como miembro de Action Directe, organizaci贸n que hizo su aparici贸n reivindicando el ametrallamiento de la sede central de la patronal francesa el 1 de mayo de 1979 y que se hab铆a formado al decidir algunos individuos y grupos aut贸nomos participantes en las luchas del proletariado salvaje durante la d茅cada anterior coordinarse bajo unas siglas permanentes en una estrategia com煤n a largo plazo. Mediante acciones armadas simb贸licas, intentaron enfrentarse a la reestructuraci贸n capitalista que se iniciaba entonces, se帽alar sus puntos neur谩lgicos, poner de manifiesto sus principales l铆neas de fuerza, atacando, por ejemplo, en momentos clave, las sedes patronales, los ministerios de trabajo, comercio o sanidad, las oficinas de extranjer铆a, del paro o de gesti贸n urban铆stica, los bancos y empresas de armamento, inmobiliarias o de trabajo temporal, los bancos de datos inform谩ticos, los comercios de art铆culos de lujo, las sedes del FMI o del Banco Mundial, de la UE, de INTERPOL o de la OTAN, atentando contra confidentes y polic铆as, militares traficantes de armas, un dirigente empresarial responsable de miles de despidos鈥

En una primera etapa, actuaron casi siempre en estrecho contacto con luchas sociales concretas. A principios del 81, al iniciarse la campa帽a para las elecciones presidenciales y legislativas a las que se presentaba una coalici贸n de la izquierda liderada por Fran莽ois Mitterrrand, el n煤mero de presos de AD hab铆a crecido mucho. Durante la campa帽a y en la primera etapa de mandato de aqu茅l la gente de AD decidi贸 abandonar temporalmente las acciones armadas limit谩ndose a apoyar las luchas de los presos por su libertad, las cuales se resolvieron con una amnist铆a del gobierno. A partir de ah铆, actuaron durante un tiempo a la luz del d铆a, participando abiertamente en las luchas sociales. Incluso manten铆an una sede p煤blica en una casa ocupada del barrio de Barb猫s. Muchos de sus integrantes decidieron abandonar el proyecto por no considerarlo ya necesario en la nueva situaci贸n. Entre los que quisieron seguir hubo varias escisiones. Aunque se mantuvieron las siglas, la organizaci贸n result贸 bastante disminuida num茅ricamente. Cuando el Estado volvi贸 a declararla ilegal, y a medida que se iban debilitando las luchas sociales, la l铆nea de acci贸n, fue cambiando cada vez m谩s en una direcci贸n 芦antiimperialista禄, y de especializaci贸n en la lucha armada. Finalmente se aliaron con la RAF alemana y otras 芦organizaciones de guerrilla禄 de corte leninista y los atentados se dirigieron mayoritariamente contra el 芦complejo militar-industrial禄 occidental, aunque sin olvidar la denuncia de la reestructuraci贸n capitalista. La 煤ltima acci贸n fue la muerte del director general de la Renault, un especialista en 芦reestructuraciones de plantilla禄, responsable de uno 50.000 despidos, en noviembre del 86.

Jean-Marc tiene ahora 70 a帽os y vive exclusivame de la pensi贸n m铆nima de vejez.  Fue preso en febrero de 1987 por las acciones de AD y le condenaron a dos cadenas perpetuas, que estuvo cumpliendo en duras condiciones de encierro, durante veinte a帽os, hasta que en diciembre de 2007 le pusieron en r茅gimen de semilibertad, una especie de tercer grado, sometido a condiciones como la de 鈥渁bstenerse de cualquier intervenci贸n p煤blica relativa a la infracci贸n cometida鈥. Pero el Estado franc茅s o sus poderes judicial y policial se han empe帽ado en ensa帽arse con 茅l, intentando una y otra vez devolverle a lo m谩s profundo de la c谩rcel. El 2 de octubre de 2008, le fue retirada la semilibertad por insinuar en una entrevista de prensa que no estaba arrepentido de sus acciones Durante el a帽o 2009, estuvo ingresado en un hospital y se le diagnostic贸 una rara enfermedad autoinmune que no se pod铆a tratar en prisi贸n. Sus abogados solicitaron su libertad condicional y el juez antiterrorista encargado se pronunci贸 a favor, el 16 de febrero de 2011, de ponerle en semilibertad desde el 7 de marzo, pero ese mismo d铆a el ministerio fiscal recurri贸 en apelaci贸n, oponi茅ndose.

Finalmente, cuando ya llevaba m谩s de 24 a帽os en la c谩rcel y no sin que la fiscal铆a se opusiera una vez m谩s, el tribunal de aplicaci贸n de penas de Par铆s acord贸 nuevamente su semilibertad a partir del 19 de mayo de 2011, trabajando y durmiendo en la calle, controlado por pulsera electr贸nica. Pasado un a帽o en esta situaci贸n sin ning煤n incidente o incumplimiento de las condiciones impuestas tiendr铆a derecho a la condicional. Un a帽o despu茅s, el viernes 18 de mayo de 2012 por la ma帽ana, Jean Marc Rouillan logr贸 la libertad condicional. El martes hab铆a sido rechazada la apelaci贸n de la fiscal铆a contra la decisi贸n correspondiente del Tribunal de aplicaci贸n de penas de Par铆s. Llevaba un a帽o  en r茅gimen de semilibertad, en la calle, pero sin poder moverse de Marsella donde trabajaba en la editorial Agone, controlado con una pulsera electr贸nica. Ahora tendr铆a que someterse todav铆a durante seis a帽os a numerosas medidas de control:  no prodr铆a, por ejemplo, salir del departamento de Bouches-du-Rh么ne, ni decir o publicar nada sobre los hechos que le llevaron a la c谩rcel; se ver铆a obligado, adem谩s, a trabajar y tendr铆a que entregar una parte de su salario mensual a las familias de Georges Besse y del general Audran por cuyas muertes fue condenado.

Entre 2016 y 2018,  el Tribunal de Apelaci贸n de Par铆s lo conden贸 a 18 meses de prisi贸n por 芦apolog铆a del terrorismo禄 por unas declaraciones en una entrevista concedida a Le Ravi el 23 de febrero del 2016, donde habl贸 del valor de los autores de los atentados de Par铆s contra Charlie Hebdo y el Hyper Cacher: 鈥淟ucharon valientemente. Lucharon en las calles de Par铆s, sab铆an que hab铆a 2.000 o 3.000 polic铆as. A menudo ni siquiera preparan sus salidas porque piensan que ser谩n asesinados antes de que terminen la operaci贸n. Los hermanos Kouachi, cuando estaban en la imprenta, lucharon hasta la 煤ltima bala. Podemos decir que estamos en contra de sus ideas reaccionarias, que podemos hablar de muchas cosas en su contra, diciendo que fue una tonter铆a hacerlo, pero no podemos decir que son ni帽xs o cobardes禄. Fue juzgado el 24 de junio de 2016 y condenado el 7 de septiembre a ocho meses de prisi贸n. Pero la fiscal铆a apel贸 una vez m谩s y en mayo de 2017 el veredicto del tribunal fu茅 a煤n m谩s severo que en primera instancia: 18 meses de prisi贸n condicional, junto con una multa de 1.000 euros para la Asociaci贸n Francesa de V铆ctimas del Terrorismo (AFVT) y la prohibici贸n de comentar del caso en p煤blico.

Habiendo estado primero varios meses en arresto domiciliario y despu茅s unos cuantos m谩s en estricta libertad condicional, el final del cumplimiento de esa condena estaba previsto para el 2 de junio pr贸ximo. Pero, hace seis d铆as, la oficina de la libertad condicional les anunci贸 a 茅l y a sus abogados que hab铆a sido juzgado en septiembre de 2017, sin notific谩rselo, sin su presencia y sin la de su defensa. Fue condenado a pagar 18.000 euros a las 芦v铆ctimas禄 de su entrevista. Tampoco se dignaron advertirle de su condena. Ni siquiera el propio agente de libertad condicional, con el que est谩 obligado a reunirse cada mes, estaba al corriente. As铆 que hace cinco d铆as se le conmin贸 a pagar 18.000 euros antes del 2 de junio. La fiscal antiterrorista ya ha solicitado su encarcelamiento. Esta 芦sorpresa禄 judicial es la 煤ltima maniobra del Estado franc茅s y de su justicia antiterrorista para ejercer su venganza perpetua. En noviembre de 2020, la fiscal que pide hoy su encarcelamiento, le dijo: 芦Te enviaremos de vuelta a donde nunca debiste haber salido禄. O sea, otra vuelta de tuerca  en el ensa帽amiento judicial que sufre Jean-Marc Rouillan desde su condena en 1987, v铆ctima de un Estado dispuesto a hacerle volver a la c谩rcel con cualquier pretexto. Lo que el Estado le hace pagar es no haber renegado nunca de sus ideas revolucionarias, as铆 como de su actividad literaria y pol铆tica, que no ha abandonado a pesar de a帽os de 芦tortura blanca禄 tras las rejas.

Notas:

[1] El  MIL fue el producto ef铆mero (de enero del 71 a agosto del 73) del acuerdo de personas y grupos de diferentes procedencias en apoyar los intentos de autoorganizaci贸n del proletariado contra la manipulaci贸n dirigista de los bur贸cratas cristianos, leninistas y dem贸cratas que luchaban por el poder dentro de las Comisiones Obreras de entonces, que hab铆an surgido unos a帽os antes, como espont谩neos comit茅s de huelga, extendi茅ndose r谩pidamente por todo el territorio industrial, y cayendo finalmente bajo la hegemon铆a del PCE. Los estalinistas  propugnaban ya la 芦Reconciliaci贸n Nacional禄 con el r茅gimen franquista, la colaboraci贸n con sus estructuras sindicales, con vistas a su posible democratizaci贸n, y la negociaci贸n con los sectores liberales de la burgues铆a necesitada, para sus proyectos de modernizaci贸n econ贸mica y social, de 芦fuerzas pol铆ticas y sindicales progresistas禄 que integraran en ellos a la clase obrera. La l铆nea del resto de las organizaciones izquierdistas s贸lo se diferenciaba en que so帽aban con sustituir al PCE en la direcci贸n mientras le segu铆an el juego. Frente a todo eso, los Grupos Aut贸nomos de Combate, que utilizaron a veces la sigla MIL, o 1000, se propusieron contribuir al fortalecimiento de una corriente obrera aut贸noma y anticapitalista difundiendo textos antiguos y actuales en defensa de una concepci贸n de la revoluci贸n comunista como insurrecci贸n general del proletariado autoorganizado. Y tambi茅n por medio de la agitaci贸n armada (consistente, en su caso, principalmente en expropiaciones de dinero y de material de impresi贸n), que hab铆a de servir 芦como expresi贸n de ira por la cotidianidad humillada del proletariado禄; para autofinanciarse y apoyar econ贸micamente las luchas aut贸nomas y la agitaci贸n te贸rica en su defensa; y para demostrar que 芦el nivel de violencia con el que se puede, y por lo tanto se debe, responder a la violencia capitalista es mucho mayor de lo que com煤nmente se cree禄. Quisieron practicar, contra todo militarismo o vanguardismo, 芦el terrorismo mediante la palabra y el acto contra el capital y sus fieles guardianes, sean de derechas o de izquierdas禄. Para ellos la democracia era, como la dictadura, una forma de la dominaci贸n capitalista y los partidos llamados obreros y sus sindicatos, 芦la izquierda del programa pol铆tico del Capital禄. Cuando, poco despu茅s de su autodisoluci贸n, cayeron presos la mayor parte de los miembros 鈥揺ntre los que estaba Salvador Puig Antich, posteriormente condenado a muerte por el r茅gimen franquista鈥, fueron abandonados  por los mismos 芦dem贸cratas禄 que ahora quieren ensuciar su memoria d谩ndoles el mismo t铆tulo de 芦antifranquistas禄 que, fanfarroneando, se dan a s铆 mismos.

[2] La verdadera solidaridad con los presos, fue practicada, sobre todo en forma de atentados, manifestaciones violentas y alguna huelga salvaje, por algunos incontrolados, los cuales, a ra铆z de la condena a muerte y posterior asesinato de Salvador, respondieron al llamamiento lanzado un poco antes por el GAC Septiembre 73, que agrupaba a los antiguos miembros del autodisuelto MIL ahora presos, en el sentido de que 芦la intensificaci贸n de la lucha por la destrucci贸n del sistema que engendra la represi贸n es la mejor manera de desarrollar la solidaridad revolucionaria con los represaliados禄. Hasta que cayeron presos algunos de los participantes, s贸lo se supo de ellos por sus actos, pues nunca utilizaron unas siglas fijas ni se pudo percibir ninguna estructura permanente en su manera de organizarse: se coordinaban sencillamente en y por la pr谩ctica. Y, de hecho, la mayor parte de sus acciones no las reivindic贸 nadie: se entend铆an por s铆 mismas y por el contexto. Todo lo cual recuerda tambi茅n otra propuesta del MIL: 芦la organizaci贸n es la organizaci贸n de tareas禄. La polic铆a y la prensa, 铆ntegramente adicta al r茅gimen de dominaci贸n, m谩s o menos como hoy en d铆a, llamaron OLLA (Organitzaci贸 de LLuita Armada) a algunos detenidos, en un intento de aparentar que se hab铆a desarticulado una organizaci贸n, supuestamente responsable de una parte de esas acciones. Adem谩s de en el territorio del Estado espa帽ol, hubo acciones de ese tipo en Francia (donde, por ejemplo, fueron volados con explosivos varios puentes y otras v铆as de comunicaci贸n con Espa帽a), en Suiza, B茅lgica y otros pa铆ses. Posteriormente, una coordinaci贸n de grupos aut贸nomos utiliz贸 las siglas GARI (Grupos de Acci贸n Revolucionaria Internacionalista) para reivindicar una serie de acciones realizadas en territorio franc茅s y belga entre mayo y agosto del 74, en solidaridad con los presos del MIL. Por ejemplo: secuestro del director del Banco de Bilbao en Par铆s, atentado contra los autobuses de los peregrinos espa帽oles a Lourdes, sabotajes contra el tour de Francia, atentados contra representaciones diplom谩ticas espa帽olas, contra oficinas de Iberia, trenes y autobuses con destino a Espa帽a, puestos fronterizos, etc. Otros grupos aut贸nomos continuaron realizando despu茅s con parecido estilo acciones de solidaridad a ambos lados de los Pirineos.

Art铆culo de 2007 sobre Jean-Marc y sus compa帽eros y compa帽eras de AD cuando todav铆a estaban en la c谩rcel




Fuente: Tokata.info