May 14, 2021
De parte de SAS Madrid
240 puntos de vista


Mezclar vacunas de la covid es seguro pero provoca más efectos secundarios leves y moderados. Es la conclusión preliminar del estudio que está realizando la Universidad de Oxford combinando dosis de AstraZeneca y Pfizer, cuyos resultados se han publicado en una carta en la revista médica The Lancet. El ministerio de Sanidad se basará en esta investigación, además de en la que se realiza en España y en otros países, para decidir la semana que viene sobre las personas que tienen una dosis puesta de AstraZeneca.

La investigación está comparando cuatro combinaciones posibles de dosis, las dos clásicas sólo con Pfizer o sólo con AstraZeneca, otra con una primera de Pfizer y una segunda inyección de AstraZeneca y la cuarta, que es la que se plantea España, de administrar una segunda dosis de Pfizer a quienes tengan la primera de AstraZeneca. En cada grupo se ha incluido a unos 115 voluntarios.

Síntomas leves y moderados más frecuentes

En todos los casos, combinar vacunas de diferentes farmacéuticas incrementó la frecuencia de síntomas leves y moderados. Las dosis se administraron con un intervalo de cuatro semanas, pero los investigadores prevén que los resultados sean similares aunque se espacien más las dosis, como sucederá en nuestro país, ya que pasarán finalmente de unas 16 semanas.

Las reacciones adversas fueron en cualquier caso de corta duración (un día después del pinchazo), sin otros problemas de seguridad. Aunque se recomienda que se tenga en cuenta a la hora de vacunar a sanitarios o docentes, porque es previsible que se incrementen los días de baja a causa de estos efectos secundarios tras la segunda inyección. Son básicamente los siguientes cuando se pone una segunda dosis de Pfizer tras una primera de AstraZeneca:

  -Fatiga, que llega a afectar al 75% de los vacunados con una combinación de vacunas.

  -Fiebre, apenas al 10% (pero sin combinar vacunas ese porcentaje es aún menor).

  -Dolor de cabeza, cerca del 60%.

  -Malestar, en torno al 50%.

  -Dolor muscular, casi el 60%.

Pendientes de la reacción inmune

En este momento, sólo se dispone de estos datos del estudio y habrá que esperar unas semanas para saber si la respuesta inmune es mejor, igual o peor al combinar vacunas. Los autores subrayan que estos efectos secundarios acentuados podrían deberse a que la reacción inmune también es mayor, pero advierten de que “a nivel individual no hay una correlación tan fuerte como cabría esperar”, por lo que habrá que aguardar a los resultados definitivos dentro de unas semanas en los diferentes grupos de edad.

El estudio se ha iniciado con participantes mayores de 50 años. Los investigadores creen previsible que los efectos secundarios sean aún mayores en personas más jóvenes. A partir de ahora se va a valorar en que medida la administración de paracetamol puede atemperar las reacciones adversas.

En cualquier caso, se está hablando de reacciones comunes y esperables cuando alguien se vacuna. No se puede extraer ningún tipo de conclusión sobre los efectos secundarios de trombosis con trombocitopenia que se investigan en relación con AstraZeneca. Los autores aclaran además que la preocupación de los trombos se centra en la primera dosis, no en la segunda. Según sus datos, de 6 millones de segundas dosis de AstraZeneca administradas se han detectado sólo 6 casos de trombos y no se ha especificado su alguno se corresponde con el cuadro clínico específico más preocupante, acompañado de una caída en el nivel de plaquetas. La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) reiteró este miércoles su recomendación de poner una segunda dosis de AstraZeneca a quienes ya tengan la primera, de manera preferente a combinar vacunas.

Combinaciones con otras vacunas

En abril, los investigadores de Oxford ampliaron el programa para incluir las vacunas Moderna y Novavax en un nuevo estudio (Com-Cov2). Los voluntarios han recibido la vacuna Oxford-AstraZeneca o Pfizer, y luego asignados al azar para recibir la misma vacuna para su segunda dosis o una dosis de las vacunas COVID-19 producidas por Moderna o Novavax. Ambos estudios están diseñados como los llamados estudios de ‘no inferioridad’ (la intención es demostrar que mezclar no es sustancialmente peor que no mezclar) y compararán las respuestas del sistema inmunológico con las respuestas estándar informadas en ensayos clínicos previos de cada vacuna.

Enlace relacionado NiusDiario.es (13/05/2021).




Fuente: Sasmadrid.org