October 11, 2021
De parte de SAS Madrid
367 puntos de vista


La pandemia no ha reducido el gasto que el Gobierno progresista destina al Ministerio de Defensa que dirige Margarita Robles. Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) aprobados para 2021 reflejan que el gasto crece hasta los 9.411 millones de euros respecto a los 8.737 millones del ejercicio anterior, es decir, representa una subida del 7,7%. Hay que tener en cuenta que tanto los PGE de 2020 como los de 2019 fueron prorrogados de los que fueron aprobados en 2018, con Mariano Rajoy como presidente del Gobierno y Mar铆a Dolores de Cospedal como ministra de Defensa.

Ning煤n Gobierno desde el que presidi贸 Felipe Gonz谩lez hasta el actual de Pedro S谩nchez, pasando por las legislaturas de Aznar, Zapatero y Rajoy, ha reflejado el gasto militar real en el presupuesto de Defensa. En el caso concreto de los PGE presentados por el Gobierno de S谩nchez, a esos 9.411 millones hay que a帽adir 1.151 millones correspondientes a los organismos aut贸nomos del Ministerio de Defensa y los 299 millones con los que est谩 dotado el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), algo que ha ocurrido en todos los gobiernos anteriores, con algunos matices y variaciones.

El presupuesto consolidado de 2021 ascender铆a a 10.863 millones respecto a los 10.198 millones de 2020, seg煤n el c谩lculo elaborado por el Centre Del脿s d鈥橢studis per la Pau

Por tanto, el presupuesto consolidado de 2021 ascender铆a a 10.863 millones respecto a los 10.198 millones de 2020, seg煤n el c谩lculo elaborado por el Centre Del脿s d鈥橢studis per la Pau, entidad independiente especializada en an谩lisis de paz, seguridad y defensa, en su informe An谩lisis cr铆tico del Presupuesto de Defensa de 2021. Adem谩s, existen otras partidas escondidas en otros ministerios que, siguiendo el criterio de organizaciones como la OTAN o el Stockholm International Peace Research Institute (SIPRI), se deber铆an contabilizar como gasto militar.

Estas partidas 鈥榦cultadas鈥 incluyen las pensiones militares (clases pasivas militares), las pensiones de guerra, las aportaciones a la mutua militar del Instituto Social de las Fuerzas Armadas (ISFAS), los fondos destinados a la Guardia Civil (Ministerio del Interior), los cr茅ditos a inter茅s cero en I+D militar (Ministerio de Industria), los organismos militares internacionales (Ministerio de Exteriores) y la diferencia entre el presupuesto inicial aprobado en el Congreso de los Diputados y el presupuesto liquidado al finalizar el a帽o. A帽adiendo estos emolumentos, como refleja el Centre Del脿s en su informe, siguiendo el criterio de la OTAN y del SIPRI, el gasto militar en 2021 asciende a los 20.444 millones respecto a los 18.528 millones gastados en 2020.

Cuentas maquilladas

Este organismo va m谩s all谩 e incluye tambi茅n en el gasto final los intereses de la deuda p煤blica. En total, el Centre Del脿s concluye que el gasto militar total se sit煤a en 21.623 millones 鈥攗n 1,8% del PIB鈥 en 2021 respecto a los 19.762 millones 鈥攗n 1,76% del PIB鈥 que se gastaron en 2020, lo que supone un aumento del 9,4%. Esta cifra constituye un nuevo r茅cord hist贸rico en el Estado espa帽ol. 鈥淓s un dato preocupante, que muestra que ni tan siquiera en una situaci贸n de emergencia como la del covid-19 se ha destinado ese aumento en responder a las necesidades sociales, como la emergencia sanitaria y el presupuesto de Educaci贸n, en momentos en que hab铆a que reducir la ratio [de las aulas]鈥, explica a El Salto Jordi Calvo, investigador y coordinador del centro de investigaci贸n.

El maquillaje de las cuentas p煤blicas, por el que el Gobierno quiere hacer creer que el gasto en defensa representa el gasto militar en su conjunto, 鈥渆s hacerse trampas al solitario鈥, afirma Jes煤s A. N煤帽ez, economista, militar en reserva y codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acci贸n Humanitaria

Esta manera de maquillar las cuentas p煤blicas, en las que el Gobierno quiere hacer creer que el gasto en defensa representa el gasto militar en su conjunto, 鈥渆s hacerse trampas al solitario鈥, afirma Jes煤s A. N煤帽ez, economista, militar en reserva y codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acci贸n Humanitaria (IECAH). En su opini贸n, los diferentes Gobiernos que han pasado, desde Gonz谩lez hasta S谩nchez, tienen una mirada cortoplacista y temen que la transparencia les pueda suponer un coste en las siguientes elecciones. 鈥淓n lugar de hacer pedagog铆a pol铆tica y promover un debate p煤blico sobre qu茅 defensa necesitamos, cu谩nto empleamos e invertimos en ella de manera ponderada, junto a lo que hay que invertir en otros asuntos, que podr铆a llevar a un resultado que no conocemos, prefieren tratar a la poblaci贸n como si estuvi茅ramos en una guarder铆a y disimular, en buena medida, el verdadero gasto que se realiza鈥, lamenta N煤帽ez, quien considera que la sociedad espa帽ola es suficientemente madura como para entender las cosas si se le explican transparentemente.

Las cifras en contexto

Antes de aprobar los PGE de 2021, el Gobierno en solitario de S谩nchez prorrog贸 los presupuestos de 2018 de Rajoy para 2019 y 2020. Por tanto, desde 2018 hasta 2021, Defensa dispuso de un presupuesto de 8.737 millones. En 2018, el gasto militar total, siguiendo el criterio que utiliza el Centre Del脿s, se situ贸 en 19.843 millones; en 2019, en 19.823 millones; y en 2020, en 19.762 millones, seg煤n consta en los informes Cr铆tica a la raz贸n del presupuesto militar (a帽os 2019 y 2020) y An谩lisis cr铆tico del Presupuesto de Defensa en 2021. Por este motivo, apenas hubo variaci贸n en el gasto militar de los cursos 2018, 2019 y 2020.

En a帽os anteriores, el presupuesto de Defensa pas贸 de 5.787 millones en 2016 a 7.638 millones en 2017. Si se incluyen las cantidades que no constan en el presupuesto y se tienen en cuenta las variaciones que se producen a lo largo de la legislatura, el gasto militar total 鈥攓ue incluye los intereses de la deuda, criterio que no sigue la OTAN鈥 pas贸 de 16.861 millones en 2016 a 18.661 millones en 2017. Adem谩s, si se analizan las diferencias econ贸micas de los presupuestos entre 2017 y 2018, comprobaremos que pasaron de 7.638 millones a 8.737 millones. Y si a estas cantidades se les a帽aden los gastos que se atribuyen a otros ministerios y se suman los intereses de la deuda, el gasto militar total se sit煤a en 18.611 millones en 2017 y 19.843 millones en 2019. En conclusi贸n: aument贸 en un 10,3% entre 2016 y 2017 y en un 6,6% entre 2017 y 2018.

鈥淣o ha habido nunca diferencias sobre c贸mo abordan el gasto militar el PSOE o el PP. Han hecho exactamente lo mismo鈥, valora Jordi Calvo, investigador del Centre Del脿s

鈥淣o ha habido nunca diferencias sobre c贸mo abordan el gasto militar el PSOE o el PP. Han hecho exactamente lo mismo鈥, valora Jordi Calvo. Para argumentar su postura, pone el foco en las misiones militares y en la inversi贸n armament铆stica. 鈥淗a ido a m谩s, con unos gobiernos y con otros鈥, asevera. Parad贸jicamente, la austeridad econ贸mica de la primera legislatura de Rajoy condujo a que el gasto en Defensa pasara de 6.316 millones en 2012 a 5.787 millones en 2016. Cinco a帽os despu茅s, en 2021, se sit煤a en 9.411 millones, lo que supone un aumento de un 62,6% y una diferencia de m谩s de 3.600 millones. Pese a estas cifras, el Centre Del脿s calcula que el gasto militar total ha pasado de 16.861 en 2016 a 21.623 millones en 2021, es decir, casi 5.000 millones m谩s

Para hacerse una idea aproximada de lo que supone un incremento as铆, basta con poner el foco en la medida que el Gobierno progresista anunci贸 como nuevo derecho social: el Ingreso M铆nimo Vital (IMV), aprobado en plena desescalada de la primera ola del coronavirus y cuyo coste supone unos 3.000 millones anuales, seg煤n el Ministerio de Inclusi贸n y Seguridad Social. Es decir, durante el presente a帽o, el Gobierno va a destinar siete veces m谩s dinero en gasto militar que en el IMV. Matizar que hablamos de gasto militar y no del presupuesto en Defensa es importante, porque este es tres veces 鈥攜 no siete鈥 superior al destinado al IMV. El presupuesto del ministerio tambi茅n est谩 muy por encima de lo destinado a otras pol铆ticas sociales, entre ellas el fomento del empleo (7.405 millones), los servicios sociales (5.201 millones), la inversi贸n en pol铆tica de vivienda (2.253 millones) o la inversi贸n en Cultura y Deporte (1.148 millones).

M谩s inversi贸n en armamento

El complejo militar industrial del Estado espa帽ol tampoco descansa en pandemia. El programa 122B, bajo el t铆tulo Programas Especiales de Modernizaci贸n, que oculta cuidadosamente la palabra armamento, tiene asignados gastos en los PGE del 2021 por valor de 2.341 millones de euros. Una cifra que supera en 177 millones el presupuesto de 2020, es decir, supone un aumento del 8,18%.

El documento argumenta que estos programas est谩n destinados 鈥渁 la fabricaci贸n de equipos y sistemas de armas鈥 y que su elecci贸n est谩 determinada por 鈥渦na combinaci贸n de necesidades pol铆tico-estrat茅gicas, econ贸micas, industriales y tecnol贸gicas鈥. El texto tambi茅n explica que estos programas son necesarios para cumplir con los compromisos de Espa帽a con la UE, fijados en la pol铆tica comunitaria en seguridad y defensa, as铆 como con los acuerdos suscritos con la OTAN.

Entre los gastos m谩s importantes, destaca el avi贸n de combate Eurofighter (EF-2000) con 488 millones, el avi贸n de transporte militar A-400M con 321,5 millones, el submarino S-80 con 300 millones, los helic贸pteros multiprop贸sito NH90 con 280 millones, los veh铆culos de combate 8×8 (los blindados Drag贸n) con 245 millones y las fragatas F-110 de Navantia con 218 millones. Si sumamos el resto de las partidas, entre ellas, los helic贸pteros Chinook CH47 (165 millones), los veh铆culos de combate Pizarro (71,5 millones), los helic贸pteros de ataque Tigre (69 millones), la nueva generaci贸n de aviones de combate Next Generation Weapons System-FCAS (53 millones), el buque de salvamento mar铆timo BAM IS (53 millones), el tanque Leopardo (48 millones), el misil contracarro (20 millones) y otro Buque de Acci贸n Mar铆tima (5 millones), alcanzamos los mencionados 2.341 millones.

Este aumento es, para Calvo, otro ejemplo m谩s de que las pol铆ticas del Gobierno en materia de defensa no dependen de que gobierne la izquierda socialdem贸crata o la derecha liberal conservadora. 鈥淓n cuanto a grandes inversiones en programas de armamento, lo que decide un gobierno lo cumple el siguiente sin cuestionarlo. El Gobierno actual, de PSOE y Unidas Podemos, parece que ha llegado a un pacto en el que Unidas Podemos no existe en todo lo que se refiere a Defensa. As铆 nos lo han hecho saber desde el grupo parlamentario鈥, remarca Calvo.

Respecto a los compromisos de Espa帽a con la UE y la OTAN, N煤帽ez explica que hay gobiernos m谩s atlantistas, es decir, m谩s posicionados a favor de la OTAN, y gobiernos m谩s europe铆stas, m谩s favorables a que la UE apueste por su autonom铆a estrat茅gica. Sin embargo, matiza, ning煤n gobierno prescinde totalmente de uno u otro actor. 鈥淟a primera opci贸n fundamental es la UE, pero no tiene capacidad real para atender a todos los riesgos o amenazas que le afectan, mientras que la OTAN lleva d茅cadas funcionando鈥, afirma N煤帽ez, con lo que la pol铆tica en defensa bascula entre estas dos posiciones a distintos niveles. 鈥淟o que acaba de ocurrir en Afganist谩n demuestra, otra vez, que la UE no tiene capacidad propia ni siquiera para montar una operaci贸n de evacuaci贸n de su propia gente y que sigue dependiendo hoy, igual que ayer, de EE UU鈥, analiza.

Hacia d贸nde exportamos armas

De entre todas las exportaciones de armamento que realiza el Gobierno, hay dos destinos que son especialmente sensibles a la opini贸n p煤blica: las monarqu铆as absolutas de Arabia Saud铆 y Emiratos 脕rabes Unidos. Espa帽a ha exportado a la dictadura saud铆 armas como munici贸n y morteros por 48,3 millones en 2020 y ha autorizado 26 licencias por 215 millones en aeronaves y buques de guerra, seg煤n el informe Estad铆sticas espa帽olas de exportaci贸n de material de defensa, de otro material y de productos y tecnolog铆as de doble uso del a帽o 2020 de la Secretar铆a de Estado de Comercio. Asimismo, ha exportado a Emiratos 脕rabes Unidos pistolas y granadas por 27,7 millones en 2020 y autorizado 34 licencias en munici贸n, explosivos y otros materiales por 60 millones.

El otro inconveniente que tiene firmar acuerdos con estos dos pa铆ses es que ambos forman parte de la coalici贸n encabezada por Arabia Saud铆 que participa en la guerra de Yemen desde 2015. Todas las partes implicadas en el conflicto armado han cometido violaciones graves del derecho internacional y abusos contra los derechos humanos, seg煤n han denunciado organizaciones como Oxfam Interm贸n o Amnist铆a Internacional. 鈥淟a poblaci贸n de Yemen ha sufrido m谩s all谩 de la capacidad humana鈥, asegur贸 Michele Bachelet, alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos el pasado 1 de marzo de 2021. Albert Garrido, periodista experto en el mundo 谩rabe y profesor universitario, va m谩s all谩. 鈥淟a situaci贸n en Yemen es catastr贸fica. Es uno de los pa铆ses del mundo donde ahora mismo hay m谩s problemas de desabastecimiento, hambre y muchas enfermedades infantiles. La intervenci贸n de Arabia Saud铆 ha masacrado al pa铆s鈥, explica a El Salto.

La secretaria de Estado de Comercio, Xiana M茅ndez, explic贸 el pasado 24 de junio en una comparecencia en la Comisi贸n de Defensa del Congreso que el Gobierno empez贸 a aplicar, en mayo de 2020, un mecanismo de control para comprobar el uso y destino final del armamento que se exporta, empezando por Arabia Saud铆 y Emiratos 脕rabes Unidos. 鈥淓s una de las zonas grises que existen a nivel mundial con el tratado de comercio de armas鈥, sostiene N煤帽ez, quien asegura que pr谩cticamente no hay manera de comprobar que esas armas no se est茅n utilizando en la guerra de Yemen. 鈥淪e est谩 estudiando c贸mo perfeccionar esas medidas de control para evitar que luego haya reexportaciones a otros pa铆ses o para evitar que se est茅n usando para fines que no son los declarados inicialmente, pero sigue siendo una asignatura pendiente鈥, explica.

Es una opini贸n con la que coincide Garrido. 鈥淣o hay manera de verificar que el armamento vendido no se utilice en la guerra de Yemen鈥, asegura. N煤帽ez lo ejemplifica de la siguiente manera: en otras zonas de conflicto han aparecido armas fabricadas en territorio espa帽ol, pero suponer que eso es una venta de Espa帽a a ese pa铆s es solamente eso, una suposici贸n. 鈥淓l mercado negro determina que al final puede aparecer un arma en cualquier rinc贸n del planeta, sin que detr谩s haya una operaci贸n de Estado a Estado鈥, aclara.

En cuanto a la exportaci贸n de armamento anual, no tiene sentido compararla a帽o a a帽o porque los contratos para un determinado programa se alargan en el tiempo desde su firma hasta su fabricaci贸n y posterior exportaci贸n. 鈥淓sta controversia medi谩tica, pol铆tica y social ha hecho que la venta de armamento a estos dos pa铆ses probablemente haya quedado congelada, haya sido m谩s discreta o se haya quedado m谩s escondida, pero, en realidad, no se ha paralizado鈥, afirma Calvo. Ejemplo de que el Ejecutivo progresista no ha cambiado su pol铆tica de exportaci贸n de armas son las cinco corbetas que Navantia fabrica para Arabia Saud铆. 鈥淎 medida que se vayan entregando, deber铆an aparecer en las estad铆sticas de exportaci贸n鈥, explica Calvo, aunque eso no siempre ocurre, recuerda, como la mayor铆a de las armas que Everis vendi贸 al r茅gimen saud铆 en 2018 y que la secretar铆a de Estado de Comercio no incluy贸 en sus estad铆sticas de exportaciones. 鈥淓l Gobierno tiene la posibilidad de no informar de aquellas cuestiones que considera que tienen que ver con aspectos delicados de la seguridad nacional鈥, lamenta Calvo.

En este sentido, durante toda la historia democr谩tica espa帽ola, ha habido una falta de transparencia importante. 鈥淓spa帽a no se distingue, dentro de la UE, por tener una pol铆tica de transparencia y comunicaci贸n al nivel que ser铆a deseable鈥, seg煤n N煤帽ez. Y esa falta de transparencia, explica, acaba redundando negativamente sobre las decisiones que toma el Gobierno. Incluso acaba alimentando bulos.

Enlace relacionado ElSaltoDiario.com (11/10/2021).




Fuente: Sasmadrid.org