July 7, 2021
De parte de CGT-LKN Euskal Herria
314 puntos de vista


El Ministerio para la Transici贸n Verde da el visto bueno a la Mina Muga 鈥揺ntre Navarra y Zaragoza鈥 y otorga la concesi贸n del proyecto a Geoalcali, una filial de la multinacional australiana Highfield Resources, que excavar谩 la mayor explotaci贸n subterr谩nea de Espa帽a destinada a la extracci贸n de potasa, un mineral utilizado para fabricar pesticidas y fertilizantes. Con esta decisi贸n, el Gobierno da respaldo a un plan industrial que ha estado marcado por la pol茅mica y la oposici贸n ciudadana.

El complejo, 1.700 hect谩reas con galer铆as de hasta 600 metros de profundidad, se sit煤a a escasos kil贸metros del embalse de Yesa, lo que incrementar铆a los riesgos s铆smicos que ya tiene esta presa, ubicada en sobre una falla. Al menos, as铆 lo entienden los movimientos ciudadanos y ecologistas que, durante el 煤ltimo lustro, se han congregado en la Plataforma No a las Minas de Potasa para pedir que no se autorice la construcci贸n de la mina, alegando multitud de riesgos ambientales. 

鈥淯no de los problemas que vemos es el tema de la gesti贸n de residuos. La mina va a utilizar los residuos que se extraigan para volver a rellenar las galer铆as. Creemos que esto puede generar ciertos riesgos de hundimiento si tenemos en cuenta que estamos en un entorno con altas concentraciones de sal, las cuales pueden descomponerse en periodos de lluvia y favorecer que haya movimiento de tierras鈥, expone Eduardo Navascu茅s, portavoz de Ecologistas en Acci贸n. Es algo que Navarra lleva experimentando durante los 煤ltimos treinta a帽os en la Sierra del Perd贸n debido las minas de salinas de la zona.

este punto, no s贸lo se pueden generar hundimientos sino que los propios informes del proyecto reconoc铆an que la mina podr铆a generar sismicidad, es decir, que la actividad que se desarrolle bajo tierra tiene riesgos de provocar movimientos de tierras. Esto es algo que reconoci贸 en las primeras fases del proyecto la empresa Geoalcali, aunque la compa帽铆a sostiene que el nivel de riesgo es m铆nimo.

La Confederaci贸n Hidrogr谩fica del Ebro (CHE), el Instituto Geogr谩fico Nacional (IGN) 鈥攃omo del m谩ximo organismo en cuesti贸n minera鈥 y el Instituto Geol贸gico Minero Espa帽ol (IGME) presentaron alegaciones a las primeras propuestas del proyecto y se帽alaban los riesgos de que se puedan producir se铆smos naturales. No en vano, desde la CHE se abstienen de valorar el resultado del proyecto y explican a P煤blico que si el proyecto ha terminado saliendo adelante es porque la empresa ha ajustado el proyecto a las observaciones ambientales que realizaron los organismos.

Preocupa en el sector ecologista la cercan铆a del enclave minero y el embalse de Yesa. Las monta帽as que rodean este pantano llevan cerca de ocho a帽os movi茅ndose por la presi贸n de una falla. Adem谩s, el lugar est谩 en fase de recrecimiento, lo cual supone un incremento de la presi贸n sobre las laderas, que soportar谩n m谩s de mil millones de litros de agua. Si la ampliaci贸n del embalse ya contaba con detractores por los riesgos de rotura, la construcci贸n de una mina a escasos kil贸metros podr铆a aumentar la tensi贸n a la que se somete este enclave hidrogr谩fico, seg煤n denuncian los ecologistas y algunos ge贸logos profesionales.

El viejo argumento del empleo

鈥淓n unos momentos en donde es especialmente apremiante la reactivaci贸n econ贸mica, las aportaciones de Muga, en completa sinton铆a con el respeto al medio ambiente, adem谩s por su propia naturaleza de ubicarse donde se encuentra el mineral, abordan decisivamente la problem谩tica de la despoblaci贸n rural鈥. De esta forma ha celebrado la concesi贸n del proyecto, Ignacio Salazar, CEO de Geoalcali. La mina generar谩 cerca de 800 puestos de trabajo, seg煤n las estimaciones de la empresa.

Frente al papel empleador de este proyecto, Antonio Aretxabala, ge贸logo y exprofesor de la Universidad de Navarra, sostiene que la vida 煤til de este tipo de proyectos ronda los 15 y 20 a帽os, por lo que no se trata de puestos de trabajo estables.

鈥淓l proyecto es inviable en el nuevo contexto de transici贸n energ茅tica鈥

Marta L贸pez, portavoz de la Plataforma No a las Minas de Potasa, considera que las cifras de empleo est谩n 鈥渟obredimensionadas鈥 y considera que se tratan de puestos de trabajo que 鈥渞ealmente son a muy corto plazo鈥.

Para Aretxabala, m谩s all谩 de los impactos ambientales que pueda traer la mina, el mayor problema es la inviabilidad del proyecto. 鈥淟a empresa quiere o铆r los argumentos de que si el proyecto contamina o si podr铆a provocar inestabilidad en la zona, porque ellos lo rebaten con puestos de trabajo. Pero cuando les tocas la parte econ贸mica, cuando t煤 les dices que este proyecto no tiene futuro porque es inviable en el nuevo contexto energ茅tico, se quedan sin argumentos鈥, dice el ge贸logo, que autor del informe La miner铆a en Navarra ante la Transici贸n Energ茅tica y Global.

La posible inviabilidad econ贸mica del proyecto tiene que ver con la contradicci贸n que tiene el modelo de negocio con la situaci贸n energ茅tica mundial. 鈥淟a potasa se utiliza como fertilizante en un ciclo que tiene que ver con las grandes granjas de Brasil y con la deforestaci贸n, es decir, va todo contra los objetivos de desarrollo sostenible y contra la Agenda 2030 de la que Espa帽a forma parte. A ello hay que sumar que la mayor parte de los minerales extra铆dos deben ser transportados a Brasil y otras zonas, todo en un contexto en el que los transportes de larga distancia tienden a reducirse cada vez m谩s. Si no vas a poder exportar los recursos, entonces, 驴a qui茅n le vas a vender la potasa? 驴Se va a quedar toda en Navarra?鈥, se pregunta el experto, que considera que detr谩s del proyecto hay cierta burbuja econ贸mica.

L贸pez tambi茅n se帽ala al car谩cter especulativo del proyecto y considera que el anuncio de la concesi贸n realizado por Geoalcali tiene m谩s que ver con las ganas de subir en la bolsa que con comenzar a iniciar las obras. 鈥淐uando echas las cuentas, ves que es inviable econ贸micamente y que les va a salir m谩s caro transportar los minerales y la sal a Am茅rica que extraerlos. Es importante poner el foco en el car谩cter especulativo que hay detr谩s del proyecto. En los 煤ltimos cinco a帽os han pasado numerosos directivos por aqu铆 y todos han dicho que cre铆an en el proyecto, pero al final todos han terminado cogiendo el dinero y march谩ndose鈥, dice la portavoz de la plataforma ciudadana.

La concesi贸n del Ministerio para la Transici贸n Ecol贸gica supone un paso m谩s en el desenlace final de este proyecto. Sin embargo, desde las plataformas ciudadanas piden 鈥渃autela鈥 y se帽alan que todav铆a queda conocer las decisiones de las Administraciones auton贸micas de Arag贸n y Navarra. 

https://www.publico.es/sociedad/mina-muga-gobierno-aprueba-mayor-mina-subterranea-espana-pesar-impacto-ambiental.html

Share



Fuente: Cgt-lkn.org