November 14, 2020
De parte de CGT Fesi Bac
164 puntos de vista


NOTA DE PRENSA

A lo largo de esta pandemia hemos oído todas las semanas los mensajes del Presidente del Gobierno: “De esta pandemia salimos todos juntos”, “nadie se va a quedar atrás” … pero claro todo eso se viene abajo cuando hablamos de Indra, empresa en la que la SEPI participa con un 18,7%.

Aquí se da vía libre a que el equipo directivo del Sr Abril Martorell pueda realizar su brutal ERE y deje en la calle a 1036 familias en medio de la pandemia y cuando su segunda ola con más fuerza impacta en toda España.

Viendo la situación actual del país y la lucha de miles de empresas por mantener a su plantilla a pesar de las dificultades actuales, tenemos a una empresa tecnológica puntera que, a través de su equipo de asesores y tirando de las «buenas prácticas contables», utiliza la ingeniería financiera para justificar el despido de 1036 trabajadores y trabajadoras. Sí,1036 familias que de la noche a la mañana se van a encontrar sin trabajo en medio de esta situación.

Tras analizar la documentación que facilita la empresa detallamos algunos de los argumentos por los que creemos que no sé justifica las medidas propuestas.

  1. Las causas económicas

El argumento económico para presentar un ERE más una modificación sustancial, se basa en el descenso de ingresos de los últimos trimestres y la disminución de la cifra de negocios que desembocan en un resultado negativo. Sin embargo, tenemos un Grupo Empresarial que tiene LIQUIDEZ, que INGRESA casi lo mismo que el año pasado, con una CARTERA de PEDIDOS de récord, que incrementa su CONTRATACIÓN, y cuyas pérdidas se deben al deterioro de INTANGIBLES, no está en riesgo de viabilidad, sino en preparación para despegar en 2021.

  1. Las causas productivas

Una compañía dedicada a la fabricación y venta de soluciones informáticas habrá visto incrementada la demanda de muchos de sus productos debido a las tendencias y los cambios estructurales hacia la digitalización, el teletrabajo y la aceleración en la demanda de servicios online. Habrá otros servicios y productos cuya demanda habrá disminuido, pero bastaría un nuevo enfoque para la adaptación al nuevo panorama.

  1. Las causas organizativas

Las dificultades que se exponen como causas, a nuestro juicio son fácilmente rebatibles. La tasa de personas en situación de espera de proyecto se sitúa alrededor del 3,1%, tasa muy aceptable en el mercado, y que se debe a la situación coyuntural, además se puede observar que desde abril hasta septiembre la disminución de disponibles ha bajado considerablemente en un 35,2% y en clara tendencia decreciente. Y en general se trata de profesionales con experiencia y capaces de adaptarse a otras tecnologías o demandas si se les da una oportunidad y una formación adaptada, adecuada y efectiva aprovechando eficientemente el crédito sobre la cuota para la formación profesional otorgada por el Estado de más de 1.700.000€ y que no es correctamente gestionado.

En la última reunión la empresa ha modificado las condiciones iniciales, enmascarando una bajada de personas afectadas en un claro intento de lavado de cara frente a la opinión pública, pero nada más lejos de la realidad ya que, la empresa ha jugado con el número de afectados, no disminuyendo, sino modificando las condiciones, quedando divididos en tres grupos:

  • Personal afectado por una prejubilación.
  • Personal afectado por una bajada de sueldo
  • Personal directamente despedido. Este grupo incluye un número significativo de mujeres, muchas de ellas con reducción de jornada.

Sospechamos que los dos últimos grupos se verán formados por compañeros y compañeras que cuentan con una antigüedad importante.

Con este ERE lo único que se pretende es que se piense una vez más en el beneficio de unos pocos, pasando por encima de 1036 trabajadoras y trabajadores sin tener en cuenta la situación que se está viviendo en estos momentos tan difíciles. El pago de sus esfuerzos a lo largo de estos años es un Expediente de Regulación de Empleo (ERE). Una vez más los más débiles volveremos a pagar las consecuencias; en lugar de apoyar y ayudar, Indra vuelve a dar un palo a su principal activo.

Esperamos que el gobierno rectifique e intervenga, porque son parte responsable de las decisiones del equipo directivo que tienen al mando de Indra, para detener esta situación, que desde luego no se ha generado por las trabajadoras y trabajadores de Indra que con sus esfuerzos en todos estos años han hecho de Indra la gran compañía que es.

Por todo ello esta Sección Sindical insta al gobierno a que rectifique y solicite la retirada de este ERE y la aplicación del artículo 41.

Sección Sindical de CGT en Indra STI

Avda. de Bruselas, 35, Alcobendas-Madrid

E-mail: cgtindrastimadrid@gmail.com

Blog: https://cgtindrastimadrid.wordpress.com/




Fuente: Fesibac.org