July 29, 2021
De parte de CGT-LKN Euskal Herria
98 puntos de vista


Finalmente la llamada Ley Iceta tira hacia adelante con el apoyo del PSOE, UP y ERC. La “izquierda” burguesa ataca al sector más débil de los trabajadores públicos.

El gobierno más progresista de la historia dejó el “trabajo sucio” listo antes de las vacaciones. Aprobó el “Icetazo” o Ley Iceta para dejar a los interinos en una situación aún más incierta y débil. La semana pasada pudo aprobar esta ley con los votos a favor del PSOE, Unidas Podemos, ERC, Compromís y otras fuerzas. Un grave ataque contra los trabajadores hecho desde las fuerzas de la “izquierda” burguesa.

A lo largo de estas semanas, los diferentes colectivos de interinas e interinos, se han manifestado en clara oposición al proyecto de ley elaborado e impulsado por el ministro Miquel Iceta. Muchas movilizaciones piden entre sus demandas que se haga un concurso de méritos para que los interinos no pierdan su puesto de trabajo.

Pero el PSOE, fiel a su estilo de gobernar, nunca ha querido oír la voz de los trabajadores, ni han podido participar en el diseño de la ley. Como siempre, los oídos de los dirigentes del PSOE, han sido atentos a las voces de la burocracia sindical de CCOO, UGT y CSIF. Burocracias que firmaron rápidamente el proyecto inicial que no incluía la enmienda de ERC de que los interinos que lleven diez años en la misma plaza podrán continuar.

ERC se ha prestado otra vez como muleta del gobierno PSOE-UP. Sin los votos de los republicanos, la Ley Iceta no habría tenido ningún recorrido. Pero ERC, a pesar del discurso petardista de Gabriel Rufián, vuelve a salvar los platos del gobierno central. Los invistieron, les votaron los presupuestos y, ahora les votan el “Icetazo” contra los interinos de la administración pública. ¿Qué habrán recibido a cambio? ¿Volverán a votar los presupuestos de Sánchez?

No extraña que ERC ataque a los trabajadores de la administración pública. El actual presidente Aragonés impulsó, cuando gobernaba con Junts per Catalunya, un proyecto fallido como es la Ley Aragonés para externalizar muchos puestos de trabajo públicos. Junts ha votado en contra de la Ley Iceta pero no pueden ocultar que son herederos de la antigua Convergencia.

Una ley contra los trabajadores

Los sindicatos mayoritarios durante la pandemia han continuado la política de negociar a la baja los derechos de los trabajadores. No ha sido una excepción, en este caso. Iceta acordó con Comisiones Obreras, UGT y el CSIF. Sin embargo, han habido varios sindicatos minoritarios, pero importantes, como la CGT, la IAC u otros sindicatos menores como la CNT y SUR que se han opuesto. También han participado de varios actos de protestas en la calle.

Estos sindicatos denuncian que la ley no sirve para acabar con la temporalidad. Al contrario, habrá mucha más volatilidad y rotación del personal. Quiere decir que a los tres años que una persona haya sido contratada, se puede volver a contratar una nueva y así mantener la temporalidad, además de la incertidumbre de los trabajadores.

La USTEC, sindicato mayoritario en la enseñanza catalana, denuncia la ley que llevará al despido de miles de trabajadores de la administración pública que hace años que trabajando bajo el abuso de temporalidad. Y el abuso de temporalidad es muy importante entre las maestras y profesoras en el sector educativo (un 38%). En el sector universitario, un 20% del personal PAS es interino y en diferentes sectores el porcentaje sube aún más.

Esta ley no pone ninguna sanción contra las administraciones públicas que la infrinjan. Tampoco incluye las reclamaciones de los trabajadores y trabajadoras que querían el reconocimiento de los años trabajados y que no se hagan oposiciones, sino un concurso de méritos o directamente la contratación fija.

La CGT en una declaración manifestó que: “Exigimos que las plazas susceptibles de ser ocupadas en abuso de temporalidad queden al margen de cualquier proceso selectivo de acceso libre mientras no se determine la sanción y la justa compensación del abuso.”

Un contrato temporal no puede durar más de tres años. Pero para el PSOE / UP / ERC un trabajador debe estar diez años trabajando siempre en la misma posición para poder acceder a la “fijeza”. La ley siempre está a favor de las necesidades de las grandes empresas y así pagar menos a los trabajadores. Hablar de diez años es increíble, pero todavía de tres también lo es. ¿Qué clase de temporalidad es esta? La que favorece a las empresas esclavistas.

Estos tipos de política, que hace la “izquierda” burguesa, institucional y parlamentaria es precisamente la política que favorece el fortalecimiento de la derecha y surgimiento de la extrema derecha. Esta es la izquierda que ataca a los trabajadores, con el visto bueno de los grandes sindicatos amarillos.

Sólo hay una forma de enfrentar esta política, que es la oposición frontal. Los sindicatos como CGT, USTEC y otros han de convocar manifestaciones comunes para protestar ante las delegaciones de gobierno, de las sedes de los partidos que la han votado y organizar a todas las interinas en un comité de lucha único para poder organizar una gran campaña que termine tirando atrás la Ley Iceta.

Estos pasos son necesarios para poder levantar una oposición en todo el Estado y en Cataluña para tirar al suelo la Ley Iceta, para acabar con la política complaciente de los sindicatos amarillos y levantar un sindicalismo combativo que luche por los derechos de trabajadores en cada centro de trabajo, cada territorio y así evitar que la crisis la descarguen contra nosotros como hicieron con la crisis del 2008 y quieren hacer con esta.

https://www.izquierdadiario.es/El-Gobierno-progresista-y-ERC-atacan-a-los-interinos

Share



Fuente: Cgt-lkn.org