April 30, 2021
De parte de SAS Madrid
157 puntos de vista


Cada vez que se acerca el fin de los sucesivos estados de alarma, siempre vuelve la misma pregunta: ¿qué va a ocurrir con las medidas del “escudo social” condicionadas a su duración?

El pasado 14 de abril, Pedro Sánchez puso fecha al fin del último Estado de alarma: el 9 de mayo. Las ayudas relacionadas con el alquiler y los desahucios vinculadas a esta medida de excepción —que dejaron fuera a miles de hogares que las necesitaban, según denunció la PAH—, se prorrogarán tres meses más. Pero ni entonces ni ahora, cuando apenas faltan diez días para la finalización del Estado de alarma, se tienen noticias de qué pasará con la moratoria de cortes de suministros de agua, luz y gas para familias vulnerables, incluida en un decreto-ley de diciembre de 2020.

A partir de las 0:00h del 9 de mayo, cualquier empresa suministradora “podrá promover el corte de suministro de una familia que haya realizado un solo impago, abriendo la puerta a una oleada de cortes desde esa fecha”, denuncian desde la Alianza contra la Pobreza Energética, la Plataforma Aigua és Vida, Enginyeria Sense Fronteres, Plataforma por un Nuevo Modelo Energético y la Red Agua Pública.

A partir de las 0:00h del 9 de mayo, cualquier empresa suministradora “podrá promover el corte de suministro de una familia que haya realizado un solo impago, abriendo la puerta a una oleada de cortes desde esa fecha”

Según señalan estas organizaciones en un comunicado, Sánchez no hizo ninguna referencia expresa a los cortes de suministro y, desde entonces, “ningún representante del Gobierno ha aclarado si la prórroga de parte del llamado ‘escudo social’ incluirá la garantía de suministro de agua y energía a usuarias vulnerables y hasta el momento, y a falta de diez días para la fecha, no se ha aprobado ninguna disposición a este respecto”.

Hasta la aprobación de medidas estructurales que hagan frente a la pobreza energética y a los problemas de suministro de las familias vulnerables, estas organizaciones han lanzado la campaña #TicTacCortes en la que advierten “de los enormes riesgos que supondría no mantener la actual moratoria hasta que se materialicen medidas estructurales que superen las actuales y deficientes herramientas de protección”. 

Reformas insuficientes

La reforma del bono eléctrico en el que varios Ministerios llevan meses trabajando tiene “enormes carencias”, apuntan. La medida no llega al conjunto de la población afectada por la pobreza energética y “tras una complicada burocracia”, solo ofrece descuentos del 25% o del 40%. Las organizaciones sociales tienen una idea muy distinta de por dónde debería ir la defensa de los consumidores vulnerables frente a las empresas suministradoras. En las diferentes reuniones mantenidas con los Ministerios de Alberto Garzón y Teresa Ribera, estas entidades reclamaron una solución al problema de las deudas que muchos consumidores han acumulado con las empresas en el transcurso de la moratoria decretada por el Gobierno y una serie de medidas que aseguren que las ayudas lleguen a quien realmente lo necesita.

“Después de todo lo vivido, ¿vamos a dejar en la estacada a miles de familias? No podemos permitir, a las puertas de una crisis social y económica sin precedentes, que se pueda producir una oleada de cortes de suministro”

La primera de ellas es el principio de precaución, de forma que las suministradoras estén obligadas a consultar con Servicios Sociales sobre la situación de las familias antes de cortar la luz, el gas o el agua y “garantizar el suministro si se produce una situación de vulnerabilidad”. La redefinición de la figura del consumidor vulnerable para “responder a la realidad social de la ciudadanía” es otra de las medidas estructurales imprescindibles para las organizaciones que trabajan la pobreza energética y el derecho al agua. Según estos colectivos, las empresas son quienes deben asumir las facturas impagadas por las familias vulnerables en el último año y se debe imponer un “periodo de carencia” sin cortes de suministro hasta que estas medidas se concreten.

La “pelota”, dicen, “ahora está en el tejado” del Gobierno de coalición: “Después de todo lo vivido, ¿vamos a dejar en la estacada a miles de familias? No podemos permitir, a las puertas de una crisis social y económica sin precedentes, que se pueda producir una oleada de cortes de suministro”.

Enlace relacionado ElSaltoDiario.com (29/04/2021).




Fuente: Sasmadrid.org