March 15, 2023
De parte de Nodo50
1,667 puntos de vista

Imagen: Adolfo Lujan (Flickr)

Pese a que los puntos de la reforma en los que hab铆a acuerdo entre PSOE, UP y sus socios parlamentarios dejan en pie el 80% de la ley, incluyendo todos los supuestos delitos que no exist铆an antes de su entrada en vigor, finalmente la nula voluntad del gobierno de limitar m铆nimamente los abusos y la impunidad policial y de tocar la pol铆tica de fronteras ha sido m谩s de lo que las izquierdas nacionalistas han podido tragar.

El PSOE ha reaccionado culpando c铆nicamente a ERC y EH Bildu de las futuras aplicaciones de la Ley Mordaza, olvidando convenientemente que las anteriores aplicaciones de la Ley Mordaza han tenido lugar bajo su gobierno. UP, por su parte, aunque dice comprender las razones de los nacionalistas, lamenta su posici贸n y la califican de error t谩ctico. Pero ni las denuncias hist茅ricas del PSOE ni las alambicadas lecciones t谩cticas de Pablo Iglesias pueden ocultar el hecho de que la Ley Mordaza se mantiene por la claudicaci贸n del gobierno ante el aparato del Estado.

Desde la aprobaci贸n de la Ley Mordaza hasta 2021, 煤ltimo a帽o del que hay estad铆sticas disponibles, la administraci贸n general del Estado ha tramitado 1.385.659 sanciones que ascienden a 816 millones de euros; y esto sin contar las sanciones impuestas por la Ertzaintza, la Polic铆a Foral navarra y los Mossos d鈥橢squadra. El 15% de estas sanciones se impusieron entre marzo y abril de 2020, durante la vigencia del Estado de Alarma y el confinamiento contra la pandemia; sanciones estas que fueron anuladas tras la declaraci贸n de inconstitucionalidad del Estado de Alarma. Del 85% restante, pocas son las sanciones que han podido ser anuladas debido a que precisamente la Ley Mordaza elimina la tutela judicial efectiva y permite a los cuerpos represivos sancionar a discreci贸n sin ning煤n contrapeso.

La Ley Mordaza ha supuesto una carga econ贸mica insoportable para cientos de miles de personas y para cientos de organizaciones y colectivos que han visto sus recursos y su capacidad de actuaci贸n limitadas por el miedo a las multas en un contexto de crisis y empobrecimiento general de la clase trabajadora y la juventud. Fue una ley que se aprob贸 para frenar las grandes movilizaciones contra la crisis capitalista del periodo 2011-2014 d谩ndole m谩s poder a los cuerpos represivos para intimidar y sancionar sin pasar por un juzgado.

El aparato del Estado se ha movilizado decisivamente para evitar cualquier reforma de la Ley Mordaza, apoy谩ndose en la prensa burguesa y en las organizaciones corporativas de los cuerpos policiales y la Guardia Civil, amenazando poco menos que con la anarqu铆a si se tocaban m铆nimamente las atribuciones de la Polic铆a en materia de orden p煤blico. Aunque, en un primer momento, los sindicatos policiales dudaron sobre la t谩ctica a seguir, especialmente por el v铆nculo con Vox del falso sindicato Jupol, el principal impulsor de las movilizaciones contra la reforma, finalmente acabaron confluyendo con la organizaci贸n ultraderechista en la manifestaci贸n del pasado 4 de marzo. Dicha movilizaci贸n provoc贸 el p谩nico en el gobierno y, por iniciativa del PSOE, ha mantenido la reforma dentro de unos l铆mites aceptables para la patronal y el aparato del Estado.

El fracaso de esta reforma vuelve a demostrar la cobard铆a y servilidad de la direcci贸n del PSOE hacia el aparato del Estado, que ha caracterizado a todos sus gobiernos desde Felipe Gonz谩lez, y tambi茅n los l铆mites que la coalici贸n de gobierno pone a UP, organizaci贸n que termina por aceptar el mal menor y renunciar de forma decisiva al su programa. En cuatro a帽os no han sido capaces de derogar la Ley Mordaza y han querido hacer tragar a sus socios parlamentarios una reforma descafeinada. Nos encontramos de nuevo con la misma traici贸n a las esperanzas depositadas por sus votantes que ya sufrimos con la derogaci贸n frustrada de la reforma laboral.

El voto en contra de ERC y EH Bildu es fruto de la presi贸n no s贸lo de su base social, que no en vano se haya en los territorios m谩s avanzados pol铆ticamente del Estado, o de las organizaciones situadas m谩s a la izquierda, sino del conjunto de la base social de la izquierda en todo el Estado que UP ha renunciado a canalizar por tal de mantener su posici贸n en el gobierno. Todos los dirigentes de la izquierda reformista han entendido el efecto desmoralizador y desmovilizador que tiene dejar la Ley Mordaza m谩s o menos como est谩, pero los dirigentes de UP se han mostrado incapaces de reaccionar.

Debido al antidemocr谩tico reglamento del Congreso, esta legislatura ya no ser谩 posible presentar otro proyecto de reforma de la Ley Mordaza. La odiada ley seguir谩 vigente al menos hasta que se constituyan las Cortes despu茅s de las pr贸ximas elecciones generales y seguir谩 siendo una herramienta represiva de excepci贸n en manos del aparato del Estado para arrojarla contra la lucha de la clase trabajadora y la juventud. Independientemente del ciclo electoral, las bases de la izquierda, los sindicatos y movimientos sociales tienen que organizarse y movilizar en todo el Estado para exigir la derogaci贸n completa de la Ley Mordaza y la depuraci贸n completa de los elementos reaccionarios del aparato del Estado. Los derechos democr谩ticos se conquistan y se defienden en la calle.

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro art铆culo a: contacto@luchadeclases.org

Para conocer m谩s de 鈥淟ucha de Clases鈥, entra a este enlace

Si puedes hacer una donaci贸n para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aqu铆




Fuente: Luchadeclases.org