March 30, 2021
De parte de ANRed
259 puntos de vista


芦En cada aniversario del 24 de marzo la imagen que se帽ala la responsabilidad de D谩lmine-Siderca (actualmente Tenaris Siderca) en el Terrorismo de Estado recorre las calles de Campana禄.

La nota de Pablo Pel谩ez para la revista La Marea repasa el accionar del Grupo Techint como ejemplo de la vinculaci贸n entre la din谩mica represiva de la 煤ltima Dictadura y los procesos de expansi贸n y reproducci贸n ampliada de empresas que participaron directamente de la represi贸n. El autor, historiador especializado en el mundo del trabajo, traza l铆neas de continuidad entre aquel momento hist贸rico y el presente, echando luz sobre las pol铆ticas de flexibilizaci贸n, los despidos y los recortes salariales que implement贸 el grupo Techint durante la pandemia. para evidenciar su rol como articulador de las ofensivas del capital sobre el trabajo en el pa铆s. 


Durante la 煤ltima dictadura, los/as trabajadores/as de grandes empresas, como Techint, Da虂lmine-Siderca, Ford, Mercedes-Benz, Ledesma, Astarsa, Acindar y otras tantas, fueron uno de los sectores sociales con m谩s personas detenidas-desaparecidas. El autor que investiga responsabilidad de la empresa en el secuestro y desaparici贸n de obreros/as y delegados/as de Techint afirma que el objetivo de ampliaci贸n industrial de la empresa resulta inescindible de su involucramiento activo en la represi贸n y de la modificaci贸n de las relaciones laborales impuestas por la dictadura.

Esta nota est谩 dedicada a la memoria de Claudio Spiguel, quien fuera historiador, investigador, docente y colaborador de esta revista, pero principalmente, un amigo y referente imprescindible a la hora de pensar hist贸ricamente.

Techint es un grupo empresario transnacional dirigido por el 铆talo-argentino Paolo Rocca, y actualmente uno de los principales productores de acero y tubos sin costura para la industria petrolera, tanto a nivel local como mundial. Fue fundado en 1947 por el abuelo de Paolo, Agostino Rocca, quien tras haber oficiado como importante funcionario del complejo industrial italiano bajo el r茅gimen fascista de Mussolini, huy贸  hacia la Argentina.

La represi贸n como garant铆a para la acumulaci贸n

En marzo de 1974, D谩lmine-Siderca (la sider煤rgica 鈥渕adre鈥 del grupo en Argentina, ubicada en Campana, provincia de Buenos Aires) hab铆a sido pionera en la introducci贸n de tecnolog铆as para lograr la integraci贸n vertical de la planta. El plan de ampliaci贸n industrial que finaliz贸 la empresa en 1978 fue exitoso al punto de que pudo posicionarse en los a帽os siguientes como jugador de primer orden en la competencia global. Entre 1976 y 1983 la cantidad de trabajadorxs en la planta se increment贸 un 15%, a la vez que la producci贸n de acero creci贸 aproximadamente un 70% y la productividad medida en toneladas/hombre se increment贸 alrededor del 80%.1

Sin embargo, el 鈥渕ilagro productivo鈥 que el grupo Techint protagoniz贸 para entonces, result贸 inescindible de su involucramiento activo en la represi贸n contra sus trabajadores y de la modificaci贸n de las relaciones laborales que llev贸 adelante, ampar谩ndose en la pol铆tica represiva y laboral de la dictadura instalada en 1976.

芦Croquis de la planta de reducci贸n directa para el mineral de hierro, instalada en 1976 como parte del plan de ampliaci贸n de la f谩brica禄. Fuente: Bolet铆n Techint.

Durante los a帽os previos al golpe, los trabajadores de la planta hab铆an protagonizado una intensa puja por las condiciones laborales y el control del proceso de producci贸n en la f谩brica. Desde all铆, hab铆an logrado una importante fortaleza reivindicativa. Los informes de inteligencia de la Polic铆a de la provincia de Buenos Aires se帽alaban para entonces que la f谩brica presentaba una 鈥渇uerte infiltraci贸n a nivel de cuerpos de delegados, comisiones internas y bases鈥 y que esta era 鈥渓a m谩s jaqueada de las empresas de la zona, por el accionar de elementos subversivos鈥. Hac铆an referencia al importante espacio de intervenci贸n conquistado por los delegados y las comisiones internas desde el lugar de trabajo, que les permit铆a discutir ritmos de trabajo y condiciones de salubridad, entre otras cuestiones claves. Hac铆an referencia al creciente activismo de las mujeres trabajadoras, que se hab铆a expresado en la elecci贸n de la primera mujer delegada de la UOM en la empresa, desde el sector administrativo. El aparato represivo estaba atento tambi茅n al creciente activismo obrero pol铆tico, que se extend铆a y se expresaba en la conformaci贸n de agrupaciones y corrientes combativas y de izquierda en la f谩brica y el territorio de Campana y Z谩rate.

No por casualidad, la represi贸n militar-empresarial a partir de 1975 se dirigi贸 espec铆ficamente a los representantes gremiales de base en la f谩brica y los activistas pol铆tico-sindicales m谩s reconocidos. En marzo de 1975, a煤n bajo el gobierno constitucional de Mar铆a Estela Mart铆nez de Per贸n, se dio la primera oleada represiva en la zona. Bajo el encuadre de la ley 鈥渁ntisubversiva鈥 20.840 y como parte del megaoperativo de fuerzas conjuntas 鈥淪erpiente Roja del Paran谩鈥, lanzado por el Ministerio del Interior para desmembrar las experiencias clasistas del movimiento obrero del cord贸n industrial de la ribera del Paran谩 con epicentro en Villa Constituci贸n, fueron detenidos en la zona a disposici贸n del Poder Ejecutivo una gran cantidad de activistas y delegadxs de D谩lmine-Siderca. Los primeros desaparecidos y desaparecidas ser铆an fruto de otra oleada represiva hacia diciembre del mismo a帽o.

La represi贸n se profundiz贸 brutalmente con la llegada del golpe de 1976. En su memoria y balance general aprobado en marzo de 1977, el directorio empresario afirmaba 鈥渟u confianza en la naturaleza de las medidas econ贸micas adoptadas despu茅s del cambio institucional del 24 de marzo de 1976鈥 y que 鈥渟e normaliz贸 la actividad laboral鈥. Sabemos actualmente que al menos 86 trabajadores que desarrollaban tareas en el polo productivo del grupo en Campana resultaron v铆ctimas de cr铆menes de lesa humanidad: fueron detenidos a disposici贸n del Poder Ejecutivo Nacional, desaparecidos, asesinados, forzados al exilio o la migraci贸n, y/o secuestrados y liberados. Al menos 41 permanecen desaparecidxs hasta la actualidad. Al menos 6 fueron asesinados, y cerca de 34 trabajadores fueron secuestrados y luego liberados.

La represi贸n tuvo como objetivo atacar las bases de la organizaci贸n obrera desde el lugar de trabajo y aislar a los cuadros pol铆ticos y sindicales m谩s importantes, poniendo fin a la etapa previa de intenso activismo y conquista de derechos. Entre esos trabajadores, alrededor de veinticuatro eran al momento de su detenci贸n, o lo hab铆an sido previamente, representantes sindicales de base de la Uni贸n Obrera Metal煤rgica (UOM) en la f谩brica, como delegados o en comisiones internas, y en algunos casos, como miembros de la conducci贸n seccional del sindicato. Cerca de treinta trabajadorxs pertenec铆an al PRT-ERP o participaban en espacios frentistas ligados a la organizaci贸n, de fuerte presencia en la f谩brica y la localidad, mientras que otrxs tantos eran activistas de distintas corrientes pol铆ticas dentro del peronismo y la izquierda.

Con el golpe militar, la empresa prohibi贸 las elecciones de delegados y design贸 鈥渋nterlocutores鈥 obreros a dedo. Las comisiones internas quedaron diezmadas de sus miembros m谩s combativos y mayormente integradas al esquema de intereses de la empresa. La gerencia barri贸 tambi茅n con algunas de las conquistas m谩s importantes que los trabajadores hab铆an obtenido en la etapa previa. Los premios por producci贸n y el 鈥渁dicional D谩lmine鈥 fueron dejados de pagar arbitrariamente a partir de 1977. El r茅gimen de insalubridad que reg铆a en la acer铆a desde 1974 fue eliminado casi en su totalidad en 1978, reimplant谩ndose la jornada laboral de 8 horas y la realizaci贸n de horas extras en la secci贸n.

Estos objetivos fueron considerados por la empresa como parte de una estrategia industrial disciplinante basada en el terror, cuyos pilares fueron la combinaci贸n entre represi贸n estatal ilegal y una serie de pr谩cticas empresariales represivas, tal como se prob贸 en el informe Responsabilidad Empresarial en Delitos de Lesa Humanidad.2 Militarizaci贸n de la planta (controles de acceso, requisa y producci贸n), designaci贸n de polic铆as retirados en cargos jer谩rquicos, secuestros de trabajadores desde dentro de las secciones, represi贸n y disciplinamiento llevados adelante por una agencia de seguridad privada a cargo de un militar retirado, infiltraci贸n de agentes de inteligencia entre los trabajadores, y secuestros y/o torturas vinculadas a la actividad gremial seguidas de env铆os de telegramas de despido y cesaci贸n de actividades, fueron algunas de las formas que adopt贸 la violencia empresarial. D谩lmine-Siderca  result贸 una de las empresas con mayor cantidad de v铆ctimas trabajadoras y sindicalistas, y uno de los casos en los que existen sobradas pruebas del involucramiento empresarial en la represi贸n.3

En 1985 la subsecretar铆a de Derechos Humanos refer铆a a la responsabilidad de la empresa en el secuestro y desaparici贸n de obreros y delegados, afirmando que 鈥渆l caso de los obreros de la empresa D谩lmine-Siderca es por dem谩s significativo, pues permitir铆a demostrar la connivencia existente entre los directivos de aquella f谩brica y las fuerzas represoras actuantes en la zona de Campana鈥. A pesar de haber pasado 36 a帽os, no ha sido imputado a煤n ning煤n miembro del directorio o de la gerencia de la empresa y el grupo. Resulta una tarea inmediata, en este sentido, lograr avances sustantivos en el juzgamiento de los responsables empresariales de la represi贸n a los trabajadores, lo que adem谩s permitir谩 continuar afianzando la comprensi贸n colectiva de la 煤ltima dictadura militar como un r茅gimen planificado y amparado por la clase dominante, apoyado en una brutal 鈥渞evancha clasista鈥.

Obreros saliendo del complejo industrial de Campana en 1986. D谩lmine-Siderca es una de las empresas con mayor cantidad de v铆ctimas trabajadoras durante el terrorismo de estado. Fuente: Cara a Cara. Fotograf铆as hist贸ricas de Alides Cruz desde 1957 a 1991.

El presente del grupo Techint y la ofensiva durante la pandemia

Recientemente, el grupo fue noticia en distintas partes del mundo por sus r谩pidas acciones para evitar que las medidas tomadas ante la pandemia afecten sus negocios. En marzo de 2020 se conoci贸 el lobby y las campa帽as publicitarias de las que fue part铆cipe para lograr que su f谩brica sider煤rgica Tenaris D谩lmine en B茅rgamo (Italia) no cerrara, a pesar de que la ciudad era noticia por tener uno de los brotes m谩s importantes del virus a nivel mundial. En Argentina, fue foco de atenci贸n por haber despedido a 1450 trabajadores de su rama de construcci贸n civil, tras la paralizaci贸n de obras en distintas partes del pa铆s, y por el sinn煤mero de estrategias desplegadas para hacer recaer los impactos econ贸micos de la crisis sobre las espaldas de sus trabajadores: intentos de exceptuar actividades 鈥渘o esenciales鈥 del cumplimiento del aislamiento, suspensiones de personal con rebajas salariales, despidos de trabajadores tercerizados, pagos no remunerativos, ofrecimiento de retiros 鈥渧oluntarios鈥, entre otras.4 El grupo se帽al贸 el camino con su accionar para que otras grandes empresas avanzaran sobre condiciones de trabajo y de vida de sus trabajadores, en el marco de la profundizaci贸n de la crisis econ贸mica y sanitaria desatada por la articulaci贸n entre la pandemia del COVID 19 y la din谩mica de acumulaci贸n capitalista.5 Para el mismo momento, se conoce que Rocca forma parte de la lista de mayores multimillonarios del mundo en la publicaci贸n de la revista Forbes y que la filial argentina de su holding de aceros planos, Ternium, obtuvo durante 2020 una mejora en sus ganancias del 70%.6

Durante las 煤ltimas cuatro d茅cadas el grupo Techint marc贸 la l铆nea para los grupos econ贸micos locales en distintos sentidos. Obtuvo cuantiosos beneficios por parte del Estado y los distintos gobiernos en materia fiscal e impositiva a trav茅s de regulaciones de orden arancelario y subsidios preferenciales, fue beneficiario directo de la estatizaci贸n de la deuda externa privada y la licuaci贸n de pasivos ocurrida en 1982 bajo la presidencia de Cavallo en el Banco Central, fue parte integrante de la denominada 鈥減atria contratista鈥 a partir de los a帽os setenta, particip贸 en los procesos de privatizaci贸n de empresas p煤blicas como firma accionista durante la d茅cada del noventa, y protagoniz贸 un proceso de centralizaci贸n e internacionalizaci贸n de capital desde la Argentina con la conformaci贸n de sus actuales holdings a nivel mundial (Tenaris y Ternium). Tambi茅n result贸 un grupo pionero en la aplicaci贸n de reformas laborales flexibilizadoras para los trabajadores a partir de la d茅cada del ochenta, y en la aplicaci贸n de estrategias de tercerizaci贸n laboral y externalizaci贸n productiva, en auge desde la posconvertibilidad.

Un nuevo 24 de marzo exige recordar que ni el posicionamiento de Techint como vanguardia del gran capital local ni la aplicaci贸n de formas de violencia contra sus trabajadorxs son novedades en la historia. Por eso la memoria por los 30.000 compa帽eros y ccompa帽eras desaparecidas se disputa y se reactualiza tambi茅n en el terreno de la lucha cotidiana contra los responsables de ayer, que siguen siendo los responsables de la miseria planificada de hoy. Porque preguntarnos por el pasado y por los perpetradores del genocidio es cuestionar el presente y a los actores que contin煤an protagonizando nuestra realidad. Porque la historia es una relaci贸n activa del presente con el pasado, y nuestro conocimiento de ella debe actuar como factor 煤til para el movimiento de la sociedad y el devenir de las luchas obreras y populares.


Notas:

1 Uso el lenguaje inclusivo cuando hago referencia a varones y mujeres, sin distinci贸n de g茅nero. Cuando utilizo el masculino o femenino es porque estoy haciendo referencia a un g茅nero en particular.

2 AEyT FLACSO, CELS, PVyJ, & SDH. Responsabilidad empresarial en delitos de lesa humanidad. Represi贸n a trabajadores durante el terrorismo de Estado. Posadas: Editorial Universitaria de la Universidad Nacional de Misiones, 2016. Disponible en: https://flacso.org.ar/wp-content/uploads/2017/03/Responsabilidad-empresarial-en-delitos-de-lesa-humanidad-I.pdf

3 Investigaciones en curso avanzan sobre la participaci贸n patronal en la represi贸n en otra de las f谩bricas del grupo: Propulsora Sider煤rgica. Ver, por ejemplo, Esponda, Alejandra, 麓Entr谩bamos a trabajar con el fusil en la espalda麓. Responsabilidad empresarial en delitos de lesa humanidad contra trabajadores de Propulsora Sider煤rgica, Ensenada-Provincia de Buenos Aires, Argentina (1976-1983)鈥, en Tratado Latinoamericano de Antropolog铆a del Trabajo, Hern谩n Palermo y Lorena Capogrossi (comp.). CLACSO, 2020.

4 Al respecto, puede profundizarse en el documento de trabajo producido por Victoria Basualdo, Silvia Nassif y Pablo Pel谩ez, en el marco del 脕rea de Econom铆a y Tecnolog铆a de FLACSO, 鈥淟a crisis del Covid-19 y las relaciones laborales en la industria sider煤rgica y la agroindustria azucarera en Argentina (marzo-junio 2020). Disponible en: https://bit.ly/32C3KiO

5 Al respecto, puede verse el documento de trabajo producido por Victoria Basualdo y Pablo Pel谩ez, en el marco del 脕rea de Econom铆a y Tecnolog铆a de FLACSO, 鈥淧rocesos de conflictividad laboral en el marco de la pandemia del Covid-19 en Argentina (marzo-mayo 2020)鈥. Disponible en https://www.flacso.org.ar/wp-content/uploads/2020/07/Procesos-de-conflictividad-laboral-COVID-19-V-Basualdo-y-P-Pelaez.pdf

https://www.cronista.com/apertura-negocio/empresas/pese-a-la-pandemia-ternium-elevo-sus-beneficios-en-2020/

Pablo Pel谩ez es historiador, docente y becario doctoral del CONICET. Forma parte del 鈥淧rograma de estudios del trabajo, movimiento sindical y organizaci贸n industrial鈥, en el 脕rea de Econom铆a y Tecnolog铆a de FLACSO.





Fuente: Anred.org