March 26, 2021
De parte de Nodo50
343 puntos de vista


Durante los primeros d铆as de marzo Senegal vivi贸 una ola de manifestaciones que no se viv铆an desde el a帽o 2012, durante las elecciones que llevaron a Macky Sall al poder.

Pong谩monos primero en antecedentes. En el a帽o 2012 la oposici贸n y los movimientos sociales se movilizaron masivamente contra el entonces presidente Abdoulaye Wade, quien pretend铆a presentarse a un tercer mandato. En el a帽o 2000, a su llegada a la presidencia de la Rep煤blica de Senegal, Wade modific贸 la Constituci贸n, limitando el n煤mero de mandatos a dos y la duraci贸n de los mandatos a cinco a帽os (anteriormente 7). Pese a que este cambio se hizo efectivo en 2001, el primer mandato de Wade dur贸 siete a帽os; el segundo 5. Pero cuando su segundo mandato estaba a punto de finalizar aleg贸 que la limitaci贸n de dos mandatos no ten铆a en cuenta su mandato de 2000-2007. Movimientos como el M23 (Mouvement du 23 juin) o 鈥淵 a en marre鈥 movilizaron a la ciudadan铆a para impedir la candidatura de Wade, que finalmente fue aprobada por el constitucional. Tras una primera vuelta, Wade se enfrent贸 en segunda vuelta al actual presidente, Macky Sall, quien aglutin贸 todo el voto de la oposici贸n.

El presidente de la Rep煤blica, Macky Sall, en su discurso a la naci贸n el 8 de marzo de 2021. Fotograf铆a de Dakarposte.

Macky Sall, que fue llevado en parte a la presidencia gracias a la masiva movilizaci贸n social, ha sido acusado por estos mismos movimientos en los 煤ltimos a帽os a causa de su deriva autoritaria. Rese帽ables son las condenas de dos de los l铆deres de la oposici贸n, Karim Wade (hijo del anterior presidente) en 2015 y Khalifa Sall (antiguo alcalde de Dakar) en 2018, ambas por cuestiones de corrupci贸n, en lo que algunos denominan casos de law-fare. A ello se suma el actual proceso judicial a Ousmane Sonko, actual l铆der de la oposici贸n y principalmente apoyado por las poblaciones m谩s j贸venes, con un discurso claramente anti-imperialista, anti-franc茅s y propuestas de corte socialista, como la nacionalizaci贸n de empresas de car谩cter estrat茅gico. De esta manera, y aunque Macky Sall ha negado intenciones de presentarse a un tercer mandato, parece que los l铆deres de la oposici贸n van perdiendo opciones a causa de sus condenas. Esta din谩mica de ir eliminando oponentes pol铆ticos de la carrera a las elecciones es por desgracia, seg煤n comenta Felwine Sarr, periodista senegal茅s, una pr谩ctica habitual en la escena pol铆tica de 脕frica del oeste.

Desde el mes de enero los 谩nimos en el pa铆s se hab铆an ido encendiendo. Ousmane Sonko ha sido acusado de malversaci贸n de fondos, el ministro del interior ha tanteado la opci贸n de disolver su partido (PASTEF, Patriotes du Se虂ne虂gal pour le Travail, l鈥橢thique et la Fraternite虂) y finalmente fue acusado de violaci贸n. La mecha termin贸 de prenderse el mi茅rcoles 3 de marzo. Ese d铆a Sonko deb铆a acudir a los juzgados de Dakar para declarar; de camino fue arrestado, junto con parte de sus acompa帽antes, por des贸rdenes p煤blicos, alegando que hab铆a alentado manifestaciones no permitidas.

Como nos cuenta Felwine Sarr en su an谩lisis sobre la situaci贸n 鈥渦n asunto privado entre un l铆der pol铆tico de la oposici贸n y una ciudadana senegalesa cuyo escenario era la intimidad de un sal贸n de masajes se ha convertido en una cuesti贸n de Estado. Este caso podr铆a haberse resuelto ante los tribunales competentes, en el tiempo normal de la justicia senegalesa, respetando los derechos de ambas partes, con una serenidad que nos hubiera alejado de cualquier sospecha de maquinaci贸n o no imparcialidad. En cambio, la casa del l铆der de Pastef fue asediada en los primeros d铆as del asunto por las fuerzas del orden. Esto inmediatamente le dio al asunto un car谩cter pol铆tico. Nos apresuramos a poner en marcha el sistema judicial en su contra con una rapidez desconocida para nuestros tribunales, alterando algunas normas de derecho. Al acusado, Ousmane Sonko, se le levant贸 la inmunidad parlamentaria en diez d铆as鈥︹

Pero el caso de Ousmane Sonko ha sido solo la chispa que ha prendido una larga mecha. La mecha de una juventud cansada, hastiada, con un futuro incierto y todo ello acrecentado por la crisis sanitaria y social a la que el mundo, y por supuesto tambi茅n Senegal, un pa铆s con gran importancia del sector turismo, se enfrenta desde el a帽o 2020. Los ideales por los que lucharon en 2012 como el fortalecimiento de la democracia a trav茅s de reformas institucionales adecuadas, el equilibrio de poder, la justicia social, la rendici贸n de cuentas, la igualdad de la ciudadan铆a ante la ley y la eliminaci贸n de la corrupci贸n se han visto continuamente erosionados desde la llegada de Macky Sall al poder.

Dispositivo policial frente a manifestantes en Dakar el 5 de marzo 2021. Fotograf铆a de AFP.

Las manifestaciones fueron masivas en todo el pa铆s, lideradas sobre todo por los m谩s j贸venes, entre el 3 y el 8 de marzo. Se conform贸 en un tiempo r茅cord el 鈥淢ouvement de D茅fense de la D茅mocratie M2D鈥 una confluencia de varios movimientos sociales y partidos de la oposici贸n, que lider贸 la convocatoria de las movilizaciones. Pero igual que los j贸venes, las mujeres y toda la sociedad se movilizaron tambi茅n lo hizo el Estado a trav茅s de sus cuerpos de seguridad (polic铆a y ej茅rcito). El uso indiscriminado de la fuerza, el uso de fuego real contra manifestantes, as铆 como la presencia de individuos armados no identificados aliados de los cuerpos de seguridad, dejaron al menos 13 fallecidos (seg煤n los movimientos sociales). La tensi贸n iba escalando en el pa铆s seg煤n los muertos se iban sumando.

La situaci贸n comenz贸 a calmarse en la tarde del 8 de marzo, hasta el punto de desconvocarse las manifestaciones previstas para los d铆as 9 y 10 de marzo. Ese d铆a fue puesto en libertad Ousmane Sonko, aunque queda bajo control judicial (retirada de pasaporte, personarse cada 15 d铆as en comisar铆a e impedimento de hablar sobre el proceso en p煤blico), y se dirigi贸 a la naci贸n en un discurso llamando a continuar la movilizaci贸n de forma pac铆fica para recuperar la democracia. Horas despu茅s se dirig铆a a la naci贸n el presidente de la rep煤blica, Macky Sall (ausente durante toda la crisis sufrida en los d铆as anteriores) con un mensaje que dej贸 a la mayor铆a indiferentes, sin ning煤n tipo de disculpa o autocr铆tica por los fallecidos, apelando a la uni贸n y a la calma. Estos dos mensajes consiguieron eso s铆 apaciguar los 谩nimos de una poblaci贸n encendida por los acontecimientos y la represi贸n sufrida. D铆as atr谩s el mensaje del gobierno, a trav茅s de su ministro del interior, hab铆a sido muy diferente, incendiario incluso, acusando de terroristas a los participantes en las manifestaciones.

Ousmane Sonko tras su liberaci贸n el 8 de marzo de 2021 en Dakar. Fotograf铆a de AFP.

Pese a que se convoc贸 una jornada de duelo nacional el viernes 12 de marzo y manifestaciones en diferentes puntos del pa铆s para el s谩bado 13 de marzo estas no tuvieron la repercusi贸n de los de d铆as anteriores, principalmente por la petici贸n de los l铆deres religiosos, con gran peso en el pa铆s, de rebajar la tensi贸n y desconvocar las marchas, a lo que finalmente accedi贸 el M2D.

Queda ahora el pa铆s en una calma tensa a la espera de los pr贸ximos acontecimientos. En el aire la resoluci贸n del caso en v铆as judiciales contra Ousmane Sonko, la intenci贸n o no de Macky Sall de presentarse a un tercer mandato, la capacidad de la sociedad civil organizada de aglutinar las reivindicaciones y movilizar a toda la sociedad hasta las pr贸ximas elecciones locales y regionales que deb铆an haberse realizado el a帽o pasado y fueron suspendidas por la COVID-19, as铆 como las presidenciales, previstas para 2024. Queda por ver la respuesta del gobierno a las familias de los fallecidos, si se realiza una investigaci贸n independiente, como se ha pedido por parte de organizaciones nacionales e internacionales, como Amnist铆a Internacional. Tambi茅n queda por ver cu谩l ser谩 la posici贸n de los l铆deres religiosos, con tanta influencia en la pol铆tica nacional, 驴seguir谩n apoyando al actual presidente? 驴Reivindicar谩n que se esclarezcan los hechos de la primera semana de marzo, especialmente las circunstancias de las muertes en el curso de las manifestaciones?

La estabilidad de Senegal pende hoy de un hilo. Habr谩 que permanecer atentas al desarrollo de los acontecimientos y, sobre todo, apoyar a la sociedad civil organizada en la defensa de los derechos humanos y la protecci贸n de la democracia y la libertad de expresi贸n.

Delegaci贸n Paz con Dignidad Senegal 




Fuente: Pazcondignidad.org