August 25, 2021
De parte de SAS Madrid
1,143 puntos de vista

El segundo borrador del Grupo III del IPCC, el encargado de las propuestas de mitigaci贸n, afirma que hay que apartarse del capitalismo actual para no traspasar los l铆mites planetarios. Confirma adem谩s lo que ya  se adelant贸 en el art铆culo publicado en CTXT el pasado 7 de agosto: 鈥淟as emisiones de gases de efecto invernadero (GHG) deben tocar techo en como mucho cuatro a帽os鈥. El documento reconoce tambi茅n que hay muy pocas posibilidades de seguir creciendo. 

Los cient铆ficos y periodistas firmantes hemos analizado una nueva parte del Sexto Informe, filtrada por la misma fuente: el colectivo de cient铆ficos Scientist Rebellion y Extinction Rebellion Espa帽a. En este apartado se pueden ver claramente las divergencias existentes en la comunidad cient铆fica con respecto a las medidas necesarias para realizar una transici贸n efectiva y justa. Entre las habituales posiciones m谩s t铆midas, por fortuna, empiezan a asomar demandas que hace no mucho habr铆a sido impensable que aparecieran.

Antes de entrar en el an谩lisis, es preciso un poco de contexto: en 1990, el Primer Informe del IPCC todav铆a recog铆a que 鈥渆l aumento observado [en la temperatura] podr铆a deberse en gran medida a la variabilidad natural鈥. Ese debate fue cerr谩ndose en los siguientes informes. Pero si perviv铆a alguna duda, el an谩lisis del Grupo I del Sexto Informe 鈥搚a oficial鈥 ha despejado cualquier incertidumbre. Elimina as铆 cualquier posibilidad de r茅plica por parte de un negacionismo clim谩tico, ampliamente regado de dinero por los que m谩s ten铆an que perder: los lobbies de los combustibles f贸siles. La primera pregunta para resolver un misterio suele ser el cl谩sico Cui Bono (驴Qui茅n se beneficia?).

El interrogante que subyace ahora guarda relaci贸n: 驴c贸mo hacemos para que la inevitable transici贸n sea percibida como un beneficio y no como una renuncia? No hay otra posibilidad que renunciar al crecimiento indefinido, y el informe filtrado lo menciona. La transici贸n ha de tener en cuenta las diferencias culturales e hist贸ricas de emisiones entre pa铆ses, las diferencias entre el mundo rural y el urbano para no beneficiar a uno sobre otro, y sobre todo las tremendas y crecientes desigualdades econ贸micas entre los cada vez m谩s pobres y los cada vez m谩s obscenamente ricos. O se atajan estas tres dicotom铆as, o la transici贸n tendr谩 m谩s enemigos que apoyos y se sabotear谩 a s铆 misma. Textualmente el borrador dice: 鈥淟ecciones de la econom铆a experimental muestran que la gente puede no aceptar medidas que se consideran injustas incluso si el coste de no aceptarlas es mayor鈥.

Aun siquiera logrando cambiar de rumbo, los cient铆ficos advierten: 鈥淟as transiciones no suelen ser suaves y graduales. Pueden ser repentinas y perturbadoras鈥. Tambi茅n se帽alan que 鈥渆l ritmo de la transici贸n puede verse obstaculizado por el bloqueo ejercido por el capital, las instituciones y las normas sociales existentes鈥, enfatizando la importancia de las inercias. Y sobre ellas a帽aden: 鈥淟a centralidad de la energ铆a f贸sil en el desarrollo econ贸mico de los 煤ltimos doscientos a帽os plantea cuestiones obvias sobre la posibilidad de la descarbonizaci贸n鈥.

Las pol铆ticas favorables a las empresas de combustibles f贸siles han extra铆do la riqueza com煤n 鈥搉uestro aire, bosques, tierra鈥︹ y la han puesto en manos de una peque帽a minor铆a. Por tanto, las pol铆ticas verdes tienen que ser obligatoriamente redistributivas en una 茅poca en la que la desigualdad se est谩 disparando. Una de las medidas propuestas para reducir la regresividad de los precios del carbono es la redistribuci贸n de los ingresos fiscales para favorecer a las rentas bajas y medias. Pero, como recuerda el antrop贸logo Jason Hickel: todo lo que no sea un tope a la extracci贸n de combustibles f贸siles, con objetivos anuales decrecientes que reduzcan la industria a cero, ser谩 solo lavarse las manos.

Y llegamos a uno de los p谩rrafos definitorios del informe: 鈥淎lgunos cient铆ficos subrayan que el cambio clim谩tico est谩 causado por el desarrollo industrial, y m谩s concretamente, por el car谩cter del desarrollo social y econ贸mico producido por la naturaleza de la sociedad capitalista, que, por tanto, consideran insostenible en 煤ltima instancia鈥. Aunque muchos lo han dicho antes, no creemos haber le铆do jam谩s nada tan clarificador en el informe clim谩tico m谩s importante del mundo, que a帽ade: 鈥淟as emisiones actuales son incompatibles con el Acuerdo de Par铆s por lo que es absolutamente obligatorio reducirlas de una forma inmediata y contundente鈥.

Diferentes escenarios de reducci贸n de emisiones.

Estas metas, que implican un decrecimiento dr谩stico de las emisiones  y, por tanto, a corto plazo tambi茅n de la producci贸n de energ铆a y del uso de materiales, son imposibles de lograr con el modelo actual. Adem谩s, el Grupo III vincula la reducci贸n de las emisiones con el cumplimiento de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, acordados en 2015 por los pa铆ses miembros de Naciones Unidas para su cumplimiento en 2030. A pesar de las contradicciones existentes entre los 17 ODS, entre ellos encontramos objetivos incuestionables como la reducci贸n de la desigualdad y la protecci贸n de la biodiversidad, entremezclados con uno m谩s pol茅mico, dentro del propio informe: promover el crecimiento econ贸mico sostenible.

En el IPCC es costumbre no esconder el debate cient铆fico, y si en 1990 este giraba a煤n sobre las causas del cambio clim谩tico, tras 30 infructuosos a帽os, podemos observar que la discusi贸n oscila ahora entre aquellas posiciones que a煤n creen que se puede seguir creciendo y reducir las emisiones al ritmo necesario, y quienes vemos esto como otro tipo de negacionismo, m谩s sutil, pero que en el fondo beneficia y es defendido por los mismos que anta帽o cuestionaban el origen del calentamiento global.

El informe del IPCC asume que 鈥渓os objetivos de mitigaci贸n y desarrollo no pueden alcanzarse mediante cambios incrementales鈥. Obcecarse en el crecimiento exige desarrollar enormemente tecnolog铆as que puedan reducir las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atm贸sfera, pero esas tecnolog铆as de CCS (Captura y Secuestro de Carbono) no se est谩n materializando como se preve铆a. 

Con los sumideros de carbono de los ecosistemas en claro declive y las retroalimentaciones clim谩ticas que se est谩n desencadenando 鈥搇o que lleva a la Tierra a sobrepasar varios puntos de no retorno, como reconoce ya una amplia mayor铆a, y de ah铆 a un estado m谩s caliente e inestable鈥, la 煤nica forma conocida de evitar el colapso clim谩tico es apartarse del modelo de crecimiento perpetuo.

El informe destaca que en cooperaci贸n internacional se ha identificado una 鈥渉ipocres铆a organizada鈥 en la que los acuerdos y afirmaciones no concuerdan con las acciones, lo que supone una de las barreras m谩s importantes para la mitigaci贸n.

El IPCC tambi茅n apela a no olvidar las lecciones no puestas en pr谩ctica de la covid-19. Lecciones que deber铆an servir para no cometer los mismos errores con el cambio clim谩tico, ya que las analog铆as son claras y directas. Los costes de prevenci贸n y acciones preparativas son m铆nimos comparados con los costes de los impactos causados. Retrasar las medidas tendr谩 costes crecientes muy dif铆ciles de asumir.

De no actuar pronto los retos aumentar谩n de forma no lineal y con consecuencias imprevistas.

Vistas las cada vez m谩s evidentes contradicciones del concepto de desarrollo sostenible, hablar de cualquier forma de desarrollo solo ser谩 posible si se deja de lado al PIB como medidor de riqueza, y se cambia a un modelo econ贸mico no tan basado en la competici贸n. El 煤nico desarrollo sostenible es horizontal, no vertical. Es decir, reducir la desigualdad.

Es evidente que, o existe la percepci贸n de que una gran mayor铆a nos 鈥榖eneficiamos鈥, o no habr谩 soluci贸n. Por ello se ha de explicar bien la enorme magnitud del problema para que las medidas puedan ser comprendidas y ciertas renuncias puedan ser entendidas como beneficios, si tenemos en cuenta que la alternativa es cambiar la estabilidad clim谩tica para siempre y agravar los conflictos por los recursos. 

La competici贸n ayud贸 a desarrollar la evoluci贸n de las especies, pero, tal y como demostr贸 la genial microbi贸loga Lynn Margulis, es la cooperaci贸n la clave que explica los grandes saltos evolutivos. Ahora nos encontramos ante un precipicio dibujado por la intersecci贸n de las crisis ecol贸gica y energ茅tica. Podemos tener vidas buenas con menos energ铆a disponible (y a la vez tendremos menos carga laboral), pero el capitalismo no podr谩 sostenerse con menos energ铆a sin finalizar su mutaci贸n a una especie de tecnofeudalismo. Solo si cooperamos, si entendemos que compartimos tantas cosas 鈥揺ntre ellas una atm贸sfera que no sabe qu茅 es eso de las fronteras鈥 podremos reaccionar y saltar lo suficiente como para evitar la ca铆da. 

鈥撯撯撯撯撯撯撯

Juan Bordera es periodista, guionista y activista en Extinction Rebellion Espa帽a y en Val猫ncia en Transici贸.

Fernando Valladares es doctor en Ciencias Biol贸gicas, profesor de investigaci贸n en el CSIC y Premio Jaume I de Protecci贸n del Medio Ambiente.

Antonio Turiel es doctor en F铆sica Te贸rica, licenciado en Matem谩ticas, investigador cient铆fico en el CSIC y experto en energ铆a. Es autor del reciente ensayo Petrocalipsis.

Ferran Puig Vilar es ingeniero superior de Telecomunicaciones, ha trabajado 30 a帽os como periodista y est谩 especializado en la crisis clim谩tica.

Fernando Prieto es doctor en Ecolog铆a y director del Observatorio de la Sostenibilidad.

Tim Hewlett es doctor en Astrof铆sica y miembro del colectivo Scientist Rebellion.

Enlace relacionado Ctxt.es (24/08/2021).




Fuente: Sasmadrid.org