October 5, 2021
De parte de Kurdistan America Latina
2,185 puntos de vista

A煤n con la tendencia que se hace evidente en la administraci贸n del presidente estadounidense Joe Biden, tratando de superar las tinieblas del legado de su antecesor Donald Trump, las situaciones internacionales contin煤an por dem谩s complicadas. Lo 煤ltimo, como se sabe, es la desavenencia de los submarinos nucleares que Estados Unidos le vender谩 a Australia substituyendo al pacto que previamente este 煤ltimo pa铆s hab铆a firmado con Francia y que se inform贸 como 鈥淎ukus鈥.

Este embrollo da para mucho. Pone en entredicho la seriedad de Camberra, de Washington, y desde luego, ese sinuoso proceder del Reino Unido de Boris Johnson. Coloca de nuevo un impasses entre Europa y los estadounidenses, en particular la negativa afectaci贸n a Francia. Por otra parte, reaviva malestares globales con China.

En todo esto y con especial referencia a la actualidad de Medio Oriente, se pone en evidencia el juego de avances y retrocesos entre Estados Unidos y Turqu铆a, en especial, con relaci贸n al problema kurdo y de otras minor铆as en Irak, Ir谩n y Siria. En ciertos momentos, los pa铆ses involucrados cooperan; en otras instancias tienden a competir. Este t贸pico es parte del contexto sub-regional, que incluye tambi茅n la problem谩tica de la guerra inacabada en Siria y el problema palestino-jud铆o. En este entramado, los kurdos han sido importantes.

Los luchadores del Kurdist谩n han coincidido con Estados Unidos en el combate contra los fundamentalistas musulmanes en la regi贸n. Turqu铆a y la potencia norteamericana han cooperado en la lucha regional, pero ahora las posiciones pueden entrar en la dimensi贸n de competencia sobre qu茅 hacer con las minor铆as kurdas.

Como se sabe, el grupo kurdo qued贸 sin un territorio propio y su poblaci贸n se encuentra diseminada en varios pa铆ses: Armenia, Azerbaiy谩n, pero muy en especial en Siria, Turqu铆a, Irak e Ir谩n. Esta minor铆a es una de las tres -ocupando la regi贸n norte- que junto a los shi铆tas y los sun铆es, conforman Irak. Los kurdos hunden sus ra铆ces hist贸ricas tan lejos como el siglo X, antes de Cristo; durante muchos per铆odos de su historia han sido sangrientamente perseguidos.

En la actualidad, los kurdos han sido una fuerza especialmente importante en la lucha contra los fundamentalistas, pero en este tiempo que parece irse agotando para Estados Unidos, las posiciones del gobierno del mandatario turco Recep Tayyip Erdogan se van consolidando. Ello desembocar铆a, como ha ocurrido en otras ocasiones, en una cruenta represi贸n a los kurdos.

Con base en un estudio pol铆tico basado en la teor铆a de escenarios din谩micos y actores, es posible advertir dos posiciones que -respecto al problema kurdo- prevalecer铆an actualmente en Washington.

Por una parte, estar铆a la apuesta por la conformaci贸n, como m铆nimo, de una autonom铆a kurda, si no es que de un territorio con soberan铆a -algo muy poco factible. Esta estrategia se ubica en la perspectiva de Washington de formar varios estados -microestados- que fuesen m谩s f谩cilmente controlables. Algo similar a lo que ocurre en Am茅rica Latina y el Caribe.

En esto se incluir铆a la continuidad de los conflictos. Lo que favorece la consolidaci贸n de ej茅rcitos represivos, control de gobiernos y fortalecimiento al complejo industrial-militar, cuyos grupos de presi贸n e intereses mantienen notable poder en Washington.

Por otra parte, estar铆a la posici贸n que documenta el investigador Nazan铆n Narmani谩n, seg煤n la cual la alianza de Estados Unidos con los kurdos habr铆a sido t谩ctica y que ahora ser铆an, estos 煤ltimos, dejados a su suerte. Se reconocen desde ya, pronunciamientos seg煤n los cuales, 鈥渦n Estado Kurdist谩n no es viable鈥. Las palabras dan para todo, especialmente en el 谩mbito de la diplomacia, los intereses t谩cticos o estructurales, o bien las simulaciones.

En esta segunda opci贸n, de nuevo, por si alguien abrigase todav铆a alguna duda, Washington sellar铆a de nuevo su alianza m谩s estructural con Turqu铆a, con el gobierno de Erdogan. No importa en esto la represi贸n, el asesinato de civiles que se puedan cometer por los ej茅rcitos dirigidos desde Ankara. Algo siniestro se encontrar铆a al acecho: el monto por el cual se negociar铆a la vida de los kurdos.

Con el fin de mantener ocupadas a las fuerzas armadas y al complejo militar, para el poder Ejecutivo de Estados Unidos la situaci贸n kurda estar铆a funcionando como justificaci贸n y pretexto. Tanto los ej茅rcitos de Washington y Ankara pueden salir beneficiados.

Si Erdogan no cediera a las presiones de Washington, en la capital estadounidense se podr铆a alentar el reconocimiento de algo sensible para el gobierno turco: el genocidio armenio. Con ello habr铆a justificaci贸n de sanciones internacionales. Y ya se sabe que esta pol铆tica de matoneo, como m铆nimo, ha sido efectiva en el 鈥渢ratamiento鈥 del problema de los inmigrantes, en otros casos, en lo que ata帽e a M茅xico y pa铆ses de Centro Am茅rica.

Han existido momentos en los cuales se ha evidenciado una tendencia cambiante en las posiciones norteamericanas. Eso se concret贸 en la iniciativa de retirar las tropas de Siria. Tal planteamiento se dio a conocer en Washington, pero habr铆an sido los grupos de presi贸n belicista, los que la habr铆an impedido, al menos parcialmente. Al respecto se evidenciar铆a que, especialmente durante el per铆odo de Trump, lo err谩tico del participante de 鈥渞ealities鈥 de televisi贸n, no ocurri贸 de gratis. Grandes sectores se beneficiaron.

En medio de todo, lo que en Medio Oriente se requiere es la implementaci贸n de la pol铆tica de dos Estados, el palestino y el jud铆o. Es evidente: las guerras, la violencia, perduran fuertemente arraigadas en la insensatez humana. Al respecto, existe una frase atribuida al premio Nobel de Literatura de 1954, Ernest Hemingway (1896-1961): 鈥淛am谩s piensen que una guerra por justificada que parezca, deja de ser un crimen鈥.

FUENTE: Giovanni Reyes / El Nuevo Siglo

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org