December 2, 2021
De parte de Kurdistan America Latina
167 puntos de vista


Mehmet Arak es miembro de la Comisión de la Lengua Kurda del Colegio de Abogados de Amed, la capital histórica de Kurdistán. Dice que es imposible destruir la realidad de Kurdistán y la lengua kurda, “porque hay una lucha para proteger la cultura kurda, la lengua y todos sus valores y un pueblo que no se doblega ante la opresión”.

Sus declaraciones aluden a la criminalización del término “Kurdistán” y de la lengua kurda. Hace unas semanas, el comerciante Cemil Taşkesen, de la localidad de Siirt, fue detenido por decir “Esto es el Kurdistán” mientras hablaba con la presidenta del partido político IYI, Meral Akşener.

Además, el profesor Hifzullah Kutum fue destituido por el director de la Universidad de Fırat, y luego detenido, por “propaganda de una organización terrorista”. Sólo tras una objeción de sus abogados fue puesto en libertad al cabo de una semana. ¿Su “delito”? Una publicación en Twitter que decía “Şoreşa Îlonê hemû Kurdan pîroz be. ¡Bijî Kurdistan!” (Felicito a todos los kurdos por la revolución de septiembre. ¡Viva Kurdistán!).

La palabra “Kurdistán” incluso llevó al ministro turco de Defensa Hulusi Akar, a declarar: “No hay ningún lugar llamado Kurdistán”.

En declaraciones a la agencia de noticias ANF, Arak se refirió a la represión tanto de la lengua kurda como del término Kurdistán. Esto se debe, según el abogado,  a la tradición de la política de negación que existe desde la fundación de la República turca.

No se puede negar la realidad, explica Arak, “porque hay una lucha que garantiza la vida de la lengua kurda. Consideramos que esta lucha para defender la cultura kurda, la lengua y todos sus valores es un reflejo natural contra la política de negación y aniquilación. Hay un pueblo que no se doblega ante la tiranía. ¿Desde cuándo se considera un delito definir una región como Kurdistán? En el artículo 26 de la Constitución (turca) y otros textos legales similares, tales declaraciones se definen como parte de la libertad de expresión. Toda persona tiene derecho a expresar y difundir su pensamiento y sus opiniones, individual o colectivamente, mediante la palabra, el escrito, la imagen o cualquier otro medio, dice la ley”.

“Por mucho que estas declaraciones entren en el ámbito del derecho a la libertad de expresión según la ley, hay que subrayar que también es una descripción de la realidad –subraya Arak-. Incluso si ellos (las autoridades turcas) ignoran las leyes que detienen o arrestan a las personas, no pueden cambiar la realidad”.

Para el abogado, una frase como ‘Esto es Kurdistán’ no es en absoluto un delito, es el ejercicio de uno de los derechos más básicos. Es ilegal que estas personas sean detenidas y encarceladas. Según las convenciones internacionales, el verdadero delito aquí es la restricción de la libertad de expresión y la persecución penal del ejercicio de este derecho fundamental. Aunque el Estado toma estas decisiones ilegales para complacer a sus partidarios nacionalistas y racistas, no puede erradicar la verdad de la existencia de Kurdistán y de la lengua kurda”.

Arak también demanda el uso de la lengua kurda por parte de las autoridades e instituciones. “Hoy sólo se habla turco en todas las instituciones y organizaciones del Estado –detalla-. Si alguien no habla turco, puede ser muy difícil encontrar soluciones a los problemas. La razón por la que la lengua kurda no se utiliza ampliamente en público es por los frecuentes ataques. En consecuencia, la lengua kurda está literalmente confinada en casa. No sólo eso, sino que la televisión y los medios de comunicación están en turco. La gente pierde la sensibilidad por la lengua también en casa. Por tanto, el kurdo debe convertirse en una lengua oficial y educativa”.

El abogado indicó que desde la Comisión de Cultura del Colegio de Abogados de Amed “hemos trabajado, por supuesto, para desarrollar la lengua kurda y mantener su legitimidad a nivel jurídico. Pero, al fin y al cabo, somos una asociación profesional y una institución jurídica. No podemos luchar solos para que el kurdo se convierta en lengua oficial y encuentre un lugar en las instituciones y organizaciones”.

“Los partidos políticos, las ONG y las iniciativas, deben participar en esta labor –resumió Arak-. Debe haber campañas y un trabajo estratégico similar que llegue al público. Intentamos hacer nuestra parte, pero eso solo no es suficiente. Creo que los esfuerzos por construir una estructura que defienda la legitimidad de la lengua kurda y luche por ella se verán coronados por el éxito”.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org