October 2, 2021
De parte de La Haine
253 puntos de vista


02/10/2021 :: Nacionales E.Herria
x Luis Miguel Barcenilla
Del Opus Dei, los Sendagorta fundaron la empresa de ingeniería Sener, dedicada a la industria militar. Una riqueza heredada de los tiempos de Franco.

El largo historial con la administración vasca de Sener, fundada por una de las familias más ricas de Euskadi acusada ahora de amañar contratos

Del Opus Dei, los Sendagorta fundaron la empresa de ingeniería Sener, dedicada a la industria militar. Es una de las familias más acaudaladas de Neguri, una riqueza heredada de los tiempos de Franco. Han recibido más de 17 millones de euros en contratos públicos durante los últimos años.Enrique Sendagorta recibe el premio Reino de España a la Trayectoria Empresarial de la mano de Juan Carlos I. Fuente: Revista Sener

Las instituciones vascas han desembolsado 17,3 millones de euros en contratos con Sener, la ingeniería acusada recientemente por un posible amaño de una adjudicación pública. La mayoría de estos contratos se han firmado en los últimos cuatro años, donde han tenido lugar importantes acontecimientos en la historia de la empresa, como la muerte de su fundador, Enrique de Sendagorta, o la venta de ITP Aero. Relaciones con los gobiernos franquistas, fervientes creyentes y seguidores de la prelatura del Opus Dei y estrechas relaciones con la Universidad de Navarra son los tres pilares que definen los inicios de la familia Sendagorta, una de las más acaudaladas de Neguri y creadora y directora de la ingeniería. Los abundantes beneficios del armamento militar asentaron sus bases y muchos millones de euros en dinero público atestiguan hoy también su capacidad e influencia política.

Ingeniería para el sector público

Según los datos a los que ha tenido acceso Hordago-El Salto, Sener ha contratado con el Gobierno Vasco, la Diputación Foral de Bizkaia, Interbiak (que depende de esta última), el Consorcio de Aguas, el Ayuntamiento de Irun, el Palacio Euskalduna de Bilbao y el Parque Científico y Tecnológico de Zamudio. De los más de 30 contratos que figuran en las bases de datos públicas, 20 se rubricaron entre los años 2018 y 2021 y tienen como finalidad la externalización de tareas muy similares: consultoría de ingeniería, asistencia técnica y gestión integrada para la redacción de proyectos. Del total de los contratos analizados por este medio, sólo cinco son menores (inferiores a 15.000 euros, si hablamos de servicios). Varias de las licitaciones superan los 300.000 euros, tres están por encima del millón de euros y hay también un megacontrato de más de 10,5 millones.

El Gobierno Vasco es un cliente importante de Sener. Cerca de la mitad del total de contrataciones proceden de esta administración a través de diferentes órganos y departamentos, como los de Medio Ambiente y Política Territorial o la Agencia Vasca del Agua. No obstante, aunque el número de contratos públicos entre Gobierno Vasco y Sener sean usuales, las cuantías son inferiores, en su mayoría, de 100.000 euros.

De los más de 30 contratos que figuran en las bases de datos públicas, 20 se rubricaron entre los años 2018 y 2021 y tienen como finalidad la externalización de tareas

La agencia encargada de la gestión del agua, dependiente del Gobierno Vasco, adjudicó tres contratos menores casi idénticos a Sener el mismo día, concretamente después de Navidad. Como ha desvelado esta revista, en esas fechas tan señaladas la ingeniería de los Sendagorta recibió 59.532 euros. Conceptos y cuantías similares, y tras una negociación sin publicidad que se formalizó el 26 de diciembre. 

La externalización de servicios que atañen al agua y el derecho al acceso de la misma, y el intento privatizador por parte de las administraciones avanza sin pausa. Recientemente se ha conocido que Bermeo y Gernika se incorporarán al Consorcio de Aguas de Bilbao, finalizando, así, con el Consorcio de Aguas de la Comarca de Busturialdea, que gestiona las aguas de la reserva natural de Urdaibai.

Otra de las entidades que más capital público ha destinado a Sener ha sido Euskal Trenbidea Sarea (ETS), hoy en entredicho por el contrato de 1,2 millones presuntamente amañado. ETS también destinó 1.573.000 euros en diciembre de 2015 a esta empresa para la redacción del Proyecto Constructivo del tramo Moyua-Matiko de la línea 4 del Ferrocarril Metropolitano de Bilbao. La consejería del Gobierno Vasco que entonces ostentaba las competencias en transporte estaba comandada por Ana Oregi Bastarrika (PNV). A día de hoy, esa responsabilidad recae en Iñaki Arriola, consejero socialista de Planificación Territorial, Vivienda y Transportes. 

En julio, la empresa Sener fue acusada del “presunto amaño” de un contrato de 1,2 millones de euros con Eusko Trenbide Sarea (ETS), ente público de la red ferroviaria vasca. Sener figuraba en los metadatos del documento de un concurso público antes de su presentación y así lo hicieron constar ante notario Josu Estarrona y Unai Fernández de Betoño, parlamentarios de EH Bildu. El concurso, finalmente, como apuntaban sus antecedentes, lo ganó la ingeniería de los Sendagorta.

El megacontrato de Interbiak

Tres empresas adjudicatarias conforman la UTE (Unión Temporal de Empresas) del gran contrato de 10,5 millones de euros adjudicado por Interbiak: Sener Ingeniería y Sistemas, Euskontrol e Idom Consulting. Sener, dirigida y controlada por la familia Sendagorta desde su fundación a finales de los años 50, pertenece a una de las tres familias más ricas de Euskadi en 2021. Los Sendagorta aparecen también en el puesto 67 de las familias más ricas del Estado español y en 2016 poseían 700 millones de euros de capital, según Forbes.

La segunda empresa adjudicataria, Euskontrol, está dirigida por Víctor Ugarte Municha, presidente ejecutivo también de Tele Apostuak Promotora de Juegos y Apuestas, empresa matriz de, entre otras, Apuestas de Navarra, a las que en el pasado también representó como consejero. Apuestas de Navarra es una empresa auditada por PKF Attest, consultora gestionada por Iñaki Azua, hermano del ex vicelehendakari Jon Azua. Como ya desveló Hordago-El Salto, e 100.000 euros de dinero público del Puerto de Bilbao fueron a parar a una de las empresas integradas en PKF Attest cuando ficharon al hermano del propio Presidente. 

Por último, la tercera empresa de la UTE es Idom Consulting, multada por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) por su implicación en la trama descrita como el “cártel norte”. Esta firma de consultoría es una de las entidades privadas con más presencia en la contratación pública vasca, con decenas de contratos en el ámbito portuario, en la Sociedad Informática del Gobierno Vasco (EJIE), en el Consorcio de Aguas de Bilbao Bizkaia o en el ámbito del transporte terrestre.

El megacontrato de 10,5 millones para Sener implica también a Idom Consulting, sancionada por cártel, y Euskontrol , dirigida por un promotor de casas de apuestas

Los 10.539.100 millones de euros adjudicados por Interbiak están destinados a la “redacción [del] proyecto [de] reducción [de] congestión y vulnerabilidad en [la] red básica transeuropea, accesos y nodos del Corredor Atlántico en Bilbao y Área Metropolitana (conexión BI-637 con A-8, VSM/E-70 y BI-628)”. Se trata de diferentes servicios de consultoría en materia de carreteras. Este contrato se adjudicó en junio de 2020 y tiene una proyección de ejecución de casi tres años (33 meses).

La familia, Opus Dei y el fondo que quiere comprar la Liga

Sener fue fundada en 1956 por Enrique Sendagorta Aramburu, fallecido a principios de 2018. Muy ligado a la Universidad de Navarra, de la prelatura del Opus Dei, tuvo seis hijos con María Luz de Gomendio Fiter. La creación de la empresa no hubiera sido posible sin la aportación de capital de los hermanos Erhardt Hormaeche, estrechamente ligados a la industria armamentística de la familia Krupp, responsables de la fabricación de armas para las diferentes guerras europeas desde finales del Siglo XIX hasta 1945. Sendagorta Aramburu, además de progenitor de seis hijos, también fue fundador de la refinería de Petronor en Somorrostro (Bizkaia), de Industria de Turbopropulsores ITP o de Itasa, entre otras empresas. El creador de Sener también fue Director General en el Ministerio de Comercio de España entre 1960 y 1963. El 9 de junio de 1973, cuando Luis Carrero Blanco fue nombrado Presidente del Gobierno, el primo del fundador de Sener, Agustín Cotorruelo Sendagorta, se incorporó también al mismo equipo como ministro de Comercio. El asesinato de Carrero y el nombramiento de Carlos Arias Navarro, el 3 de enero de 1974, conllevaron su cese y relevo del cargo.

El primo del fundador de Sener, Agustín Cotorruelo Sendagorta, fue ministro de Comercio en el Gobierno de Luis Carrero Blanco. Diez años antes, Enrique Sendagorta había sido Director General del mismo ministerio franquista

En 1960, cuatro años después de la creación de Sener, José Manuel, hermano del fundador, también se unió a la empresa. Desde el pasado año, uno de sus nueve hijos, Andrés Sendagorta McDonnell, es el presidente de Sener. Llegó al nuevo cargo junto a Jorge Sendagorta Cudós, nieto del fundador y en la actualidad consejero delegado de la empresa. “La propia familia es la que piensa quiénes son los más adecuados en cada momento. Además, de los cuatros consejeros hay algunos que trabajan en la empresa, como yo, y otros que no”, decía en una entrevista Jorge Sendagorta cuando aún era su vicepresidente.

Andrés Sendagorta tiene un perfil militar muy marcado, pues ejerció como oficial de guerra antisubmarina, teniente de navío y piloto naval de reactores de combate con calificación de portaaviones por la Armada de los Estados Unidos y la española, o piloto de reactores Harrier. Por su parte, Jorge presenta un currículum más empresarial, iniciando su andadura en la empresa General Electric.

Sin contar al presidente de honor, al menos seis de los diez miembros del consejo de administración de Sener llevan el apellido Sendagorta en la actualidad. Álvaro Sendagorta Cudós es consejero de la empresa familiar, pero también uno de los directores de CVC Capital Partners, fondo que quiere apropiarse del 10% de La Liga, máxima categoría del fútbol español, inyectando 117.5 millones de euros. También pertenecen al máximo órgano de Sener, Patricia y José Andrés Sendagorta McDonnell y Luis Barallat Sendagorta.

Al menos seis de los diez miembros del consejo de administración de Sener llevan el mismo apellido: Sendagorta

Valores impulsados por su cercanía a la religión, en concreto la cristiandad, el abuelo fundador escribía en un ensayo titulado El Opus Dei como empresa humana y sobrenatural que “contrariamente, lo más frecuente es que los promotores de las empresas que más han durado y servido fueran muy pacientes, reflexivos y sacrificados, y que su principal objetivo se centra en hacerlas fuertes y duraderas”. 

Si bien es cierto que la guía corporativa de los Sendagorta funciona, puesto que llevan décadas entre las listas de las familias más ricas de España, son sus relaciones personales y empresariales con el resto de la burguesía local las que han catapultado sus ingresos. Su influencia política y notables vínculos con dirigentes de las administraciones españolas y vascas, desde la dictadura franquista, parecen rematar una fórmula mucho más terrenal que mágica.

De las armas a la ingeniería pacífica

La familia Sendagorta ha hecho gran parte de su fortuna gracias a la industria armamentística. Concretamente, a partir del proyecto FORAN en los años 60, con el que se inició en la construcción de buques militares. El sistema FORAN —sistema de diseño y construcción de buques y artefactos marinos— aún se utiliza para la elaboración de fragatas. Ejemplos de ello son las F-310 levantadas por Navantia (sociedad pública española dedicada a la construcción naval civil y militar) para la Armada noruega, el buque de proyección estratégica (BPE) para la Armada española, o el buque guardacostas P-22460 para Rusia. Todos estos proyectos funcionan con dicho sistema, desarrollado hace más de 50 años. Siemens compró a Sener este sistema, ahora software de diseño naval, en julio de 2021. Antes, en 2020, el sistema FORAN fue utilizado por Navantia para la construcción de cinco corbetas para la Armada Real Saudita.

Ya en la década de los 80, Sener desarrolla para el Ministerio de Defensa español la SBGL (Sener Bomba Guiada por Láser). Más adelante, con Felipe González al cargo de un gobierno nuevo y liderado por el PSOE, Sener participa en el FACA (Futuro Avión de Combate y Ataque) y accede al programa de compensaciones negociado con los Estados Unidos de América. Aprender de la industria militar estadounidense era indispensable para despejar su horizonte próximo de cara al proyecto europeo. Aquí surge el germen de ITP-Industria de Turbo Propulsores, como acuerdo entre la propia Sener y el Gobierno español. ITP contó con el apoyo del Gobierno Vasco, que logró así el primer consejero de Sener no perteneciente a la familia Sendagorta: Javier García Egocheaga, por entonces vicelehendakari.

Sener ha desarrollado el software FORAN para la construcción de buques militares como los fabricados para la Armada Real Saudita en 2020. También la SBGI, bomba guiada por láser

De socio minoritario en 1989 a accionista mayoritario en 2003, Sener vendería la empresa su participación del 53,1% en ITP a Rolls Royce en 2017 por 720 millones. El pasado 27 de septiembre Roll Royce se deshizo de ITP por aproximadamente 1.700 millones. El comprador es Bain Capital Private Equity, que controla un consorcio de empresas compuesto por la compañía guipuzcoana SAPA y JB Capital. Actualmente, los trabajadores de la empresa ITP, apoyados en su comité y en los sindicatos CCOO, LAB y ELA, reclaman la nulidad del ERTE aplicado por ITP en abril de 2021 con fecha de caducidad en el final de 2022. 

“Somos más de 2.500 profesionales trabajando en nuevos retos tecnológicos cada día”, reza uno de los mensajes corporativos en la web de Sener. El grupo de ingeniería posee, con fecha en las cuentas de 2019, 34.448.299 euros de capital desembolsado. El 100% de las acciones (más de 830.000) pertenece a la familia. Los ingresos ordinarios obtenidos por Sener ascendieron a 433,6 millones de euros.

Avalada por un pasado franquista, Sener, la empresa de los Sendagorta, sigue ganándose el favor de las élites económicas que emergieron del régimen del 78. Y parece no tocar techo. El sector público ha influido de forma visible en la escalada de una de las empresas más ricas del territorio vasco o, al menos, las administraciones dependientes del PNV y PSE-EE, que han contribuido a que tenga un flujo de caja constante mediante la firma de contratos públicos, desde la asesoría sobre planes de movilidad hasta el desarrollo de infraestructuras. Eso sí, sin abandonar la idea por la que apostó su fundador: familia e industria militar.

https://www.elsaltodiario.com/industria-armamentistica/gobierno-vasco-sener-ricos-sendagorta-armas




Fuente: Eh.lahaine.org