January 18, 2022
De parte de Asociacion Germinal
166 puntos de vista
EL LEVANTAMIENTO EN KAZAJIST√ĀN: ENTREVISTA Y VALORACI√ďN
rPor CrimeThinc.

En Kazajstán ha estallado una revuelta a gran escala en respuesta al aumento del coste de la vida y a la violencia del gobierno autoritario. Los manifestantes han tomado edificios gubernamentales en muchas partes del país, especialmente en Almaty, la ciudad más poblada, donde ocuparon temporalmente el aeropuerto e incendiaron el edificio del capitolio. Mientras publicamos esto, la policía ha reconquistado el centro de Almaty, matando al menos a docenas de personas en el proceso, mientras las tropas de Rusia y Bielorrusia llegan para unirse a ellos en la represión de las protestas. Le debemos a la gente que está recibiendo esta represión el saber por qué se levantó. En el siguiente reportaje, presentamos una entrevista con un expatriado kazajo que explora lo que llevó a la gente de Kazajstán a rebelarse y explora las implicaciones de este levantamiento para la región en su conjunto.


¬ęLo que est√° ocurriendo ahora en Kazajst√°n nunca hab√≠a sucedido aqu√≠.

¬ęToda la noche hubo explosiones, violencia policial contra la gente, y algunas personas quemaron coches de polic√≠a, incluso algunos al azar. Ahora la gente est√° marchando por las calles principales y est√° ocurriendo algo cerca del Akimat (el edificio del Parlamento)¬Ľ.

-Es el √ļltimo mensaje que recibimos de nuestra compa√Īera en Kazajst√°n, una anarco-feminista de Almaty, poco antes de las 16 horas (hora de Kazajst√°n oriental) del 5 de enero, antes de perder el contacto.

Debemos entender el levantamiento de Kazajist√°n en un contexto global. No es simplemente una reacci√≥n a un r√©gimen autoritario. Los manifestantes de Kazajist√°n responden al mismo aumento del coste de la vida por el que la gente lleva a√Īos protestando en todo el mundo. Kazajst√°n no es el primer lugar en el que un aumento del coste del gas ha desencadenado una oleada de protestas: ha ocurrido exactamente lo mismo en Francia, Ecuador, and elsewhere y otros lugares del mundo, bajo una amplia gama de administraciones y formas de gobierno.

Lo significativo de esta revuelta no es que no tenga precedentes, sino que se trata de personas que se enfrentan a los mismos retos que nosotros, vivamos donde vivamos.

La urgencia con la que Rusia está actuando para ayudar a reprimir el levantamiento también es significativa. La Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), una alianza militar formada por Rusia, Armenia, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán y Tayikistán -con Rusia a la cabeza- se ha comprometido a enviar fuerzas a Kazajistán. Esta es la primera vez que la OTSC despliega tropas para apoyar a un país miembro; se negó a ayudar a Armenia en 2021, durante su conflicto con Azerbaiyán.

Es instructivo que la guerra entre Armenia y Azerbaiy√°n no justificara la intervenci√≥n de la OTSC, pero s√≠ un poderoso movimiento de protesta. Como en otros proyectos imperiales, la principal amenaza para la esfera de influencia rusa (la ¬ęRusosfera¬Ľ) no es la guerra, sino la revoluci√≥n. Rusia se ha beneficiado considerablemente de la guerra civil en Siria y de la invasi√≥n turca de Rojava, enfrentando a Siria y a Turqu√≠a para conseguir un punto de apoyo en la regi√≥n. Una de las formas en que Vladimir Putin se ha mantenido en el poder en Rusia ha sido reuniendo a los patriotas rusos para que lo apoyen en las guerras de Chechenia y Ucrania. La guerra -la guerra perpetua- forma parte del proyecto imperial ruso, al igual que la guerra ha servido al proyecto imperial estadounidense en Irak y Afganist√°n. La guerra es la salud del Estado, como dijo Randolph Bourne.

Los levantamientos, por otra parte, deben ser reprimidos por cualquier medio necesario. Si los millones de personas de la Rusosfera que languidecen bajo una combinaci√≥n de cleptocracia y neoliberalismo vieran triunfar un levantamiento en cualquiera de esos pa√≠ses, se apresurar√≠an a seguir su ejemplo. Si observamos las oleadas de protestas en Bielorrusia en 2020 y en Rusia hace un a√Īo, podemos ver que mucha gente est√° dispuesta a hacerlo incluso sin esperanza de √©xito.

En las democracias capitalistas como la de Estados Unidos, donde las elecciones pueden cambiar una pandilla de pol√≠ticos ego√≠stas por otra, la ilusi√≥n de la elecci√≥n en s√≠ misma sirve para distraer a la gente de tomar medidas para lograr un cambio real. En reg√≠menes autoritarios como Rusia, Bielorrusia y Kazajst√°n, no existe tal ilusi√≥n; el orden reinante se impone √ļnicamente por la desesperaci√≥n y la fuerza bruta. En estas condiciones, cualquiera puede ver que la revoluci√≥n ofrece el √ļnico camino a seguir. De hecho, los gobernantes de estos tres pa√≠ses deben su poder a la ola de revoluciones que tuvo lugar a partir de 1989 y que provoc√≥ la ca√≠da del Bloque del Este. No podemos culpar a sus s√ļbditos por sospechar que s√≥lo una revoluci√≥n podr√≠a cambiar sus circunstancias.

Revoluci√≥n, pero ¬Ņcon qu√© fin? No podemos compartir el optimismo de los liberales que imaginan que el cambio social en Kazajst√°n ser√° tan sencillo como echar a los aut√≥cratas y celebrar elecciones. Sin cambios econ√≥micos y sociales profundos, cualquier cambio meramente pol√≠tico dejar√≠a a la mayor√≠a de la gente a merced del mismo capitalismo neoliberal que la est√° empobreciendo hoy.

Y en cualquier caso, Putin no se rendir√° tan f√°cilmente. El verdadero cambio social -en la Rusosfera como en Occidente- requerir√° una lucha prolongada. Derrocar al gobierno es necesario, pero no suficiente: para defenderse de futuras imposiciones pol√≠ticas y econ√≥micas, la gente com√ļn tendr√° que desarrollar un poder colectivo sobre una base horizontal y descentralizada. Este no es el trabajo de un d√≠a o de un a√Īo, sino de una generaci√≥n.

Lo que los anarquistas tienen que aportar a este proceso es la propuesta de que las mismas estructuras y pr√°cticas que desarrollamos en el curso de la lucha contra nuestros opresores deben servir tambi√©n para ayudarnos a crear un mundo mejor. Los anarquistas ya han desempe√Īado un papel importante en el levantamiento de Bielorrusia, mostrando el valor de las redes horizontales y la acci√≥n directa. El sue√Īo del liberalismo, de rehacer el mundo entero a imagen y semejanza de los Estados Unidos y Europa Occidental, ya ha demostrado ser hueco: los Estados Unidos y Europa Occidental est√°n implicados en muchas de las razones por las que los esfuerzos para realizar este sue√Īo han fracasado, en Egipto y Sud√°n y en otros lugares. El sue√Īo del anarquismo est√° por intentar.

En respuesta a los acontecimientos de Kazajst√°n, algunos supuestos ¬ęantiimperialistas¬Ľ est√°n repitiendo como loros el eterno argumento de los medios de comunicaci√≥n estatales rusos de que toda oposici√≥n a cualquier r√©gimen aliado con la Rusia de Putin s√≥lo puede ser el resultado de la intervenci√≥n occidental. Esto es particularmente atroz cuando las naciones en la esfera de influencia de Rusia han abandonado en gran medida cualquier pretensi√≥n de socialismo, entreg√°ndose al tipo de pol√≠ticas neoliberales que provocaron la revuelta en Kazajst√°n. En una econom√≠a capitalista globalizada, en la que todos estamos sometidos a la misma especulaci√≥n y precariedad, no debemos dejar que las potencias mundiales rivales nos enfrenten. Deber√≠amos ver a trav√©s de toda la farsa. Hagamos causa com√ļn entre continentes, intercambiando t√°cticas, inspiraci√≥n y solidaridad para reinventar nuestras vidas.

Los ciudadanos de a pie de Kazajst√°n que se han levantado esta semana han demostrado lo lejos que podemos llegar, y lo lejos que tenemos que llegar juntos.

Los antecedentes del levantamiento

A primera hora del 6 de enero (hora de Kazajstán oriental), después de que los cortes de Internet impidieran completar una entrevista con participantes del movimiento en Almaty, realizamos la siguiente entrevista con un defensor del anarquismo kazajo que vive en el extranjero.

Para contextualizar, ¬Ņqu√© proyectos o movimientos anarquistas, feministas y ecol√≥gicos han existido en Kazajist√°n en el siglo XXI?

Al principio, hubo oposición al primer presidente ex comunista, Nursultan Nazarbayev, que acabó dirigiendo Kazajstán en la era postsoviética. A partir de mediados de la década de 1990, empezó a ser más autoritario, cambiando las estructuras de gobierno para adquirir mayores poderes presidenciales. Esto le granjeó a Nazarbayev opositores dentro de la élite política en todo el espectro político. Sorprendentemente, comunistas, socialdemócratas, centristas y proempresariales colaboraron para pedir una constitución más democrática con una autoridad presidencial limitada.

En cuanto a los movimientos de abajo, había anarquistas, que eran más bien un movimiento clandestino, y había un movimiento socialista, cuyo líder acabó huyendo de Kazajistán. También había nacionalistas e islamistas radicales, pero, de nuevo, no eran muy populares, también eran movimientos clandestinos.

En cuanto a los ecologistas, si tuvieron algo de atenci√≥n p√ļblica, fue sobre todo por parte de grupos de defensa. En Kazajst√°n, s√≥lo se permite participar en las elecciones a unos seis partidos registrados; el resto son rechazados. Sin embargo, hay muchos grupos de apoyo.

El gobierno nunca permiti√≥ que ninguna oposici√≥n real participara en las elecciones desde la d√©cada de 2000. Los candidatos ten√≠an caras diferentes pero los mismos pensamientos, para que pareciera un entorno pol√≠tico ¬ęcompetitivo¬Ľ en el que un hombre fuerte gana constantemente, similar a la situaci√≥n de Rusia, Bielorrusia y otros pa√≠ses postsovi√©ticos dictatoriales.

¬ŅHay partidos de la oposici√≥n en Kazajist√°n?

En cuanto a los partidos de la oposici√≥n, b√°sicamente no hay ninguno en Kazajst√°n. En los a√Īos 90 y 2000 hab√≠a partidos de este tipo, pero todos fueron cerrados o prohibidos por el gobierno. Hoy en d√≠a, hay personas que dicen representar a la oposici√≥n, pero viven en el extranjero, en pa√≠ses como Ucrania. No tienen ninguna conexi√≥n real con la calle.

Tambi√©n existe una especie de rivalidad dentro de ellos: He visto a todos ellos acusarse mutuamente de colaborar con el gobierno. Tratan de atraer a los ciudadanos descontentos para que hagan cosas que no suponen realmente ninguna amenaza para el gobierno, cosas que dan la ilusi√≥n de hacer un cambio, como decir a la gente que dialogue pac√≠ficamente con los funcionarios locales o que participe en las elecciones arruinando a prop√≥sito la papeleta como forma de ¬ęprotesta¬Ľ contra las elecciones; cualquier t√°ctica que d√© la ilusi√≥n de luchar contra el gobierno, cuando en realidad es s√≥lo una p√©rdida de tiempo.

En los √ļltimos a√Īos, este tipo de oposici√≥n tambi√©n empez√≥ a aparecer dentro del pa√≠s; de la nada, hab√≠a activistas aleatorios que formaban movimientos pol√≠ticos y organizaban piquetes sin experimentar ning√ļn tipo de persecuci√≥n, mientras que la gente corriente siempre es detenida por la polic√≠a inmediatamente cada vez que protesta.

Un grupo de oposici√≥n inusual -no puedo decir si es una oposici√≥n controlada- se llama Opci√≥n Democr√°tica de Kazajist√°n. Est√° dirigido por un empresario que vive en Francia llamado Mukhtar Ablyazov. Si buscas su nombre, ver√°s art√≠culos sobre supuestos casos de blanqueo de dinero y demandas. Fue ministro en los a√Īos 90; cuando se uni√≥ a la oposici√≥n, acab√≥ siendo encarcelado por el gobierno kazajo. Fue liberado, pero acab√≥ huyendo de Kazajist√°n y viviendo en el exilio. Desde entonces, lidera la oposici√≥n pol√≠tica con m√°s apoyo en las redes sociales. La mayor√≠a de las personas relacionadas con su movimiento han sido perseguidas y detenidas; esto ha sucedido desde 2017. Todas las protestas que ha organizado desde el extranjero han sido reprimidas, con una presencia policial masiva en zonas p√ļblicas. Ha habido casos en los que se ha apagado Internet en todo el pa√≠s.

En cualquier caso, lo que est√° ocurriendo ahora en Kazajist√°n es completamente inesperado.

¬ŅQu√© tensiones dentro de Kazajist√°n han precedido a estos acontecimientos? ¬ŅCu√°les son las fisuras de la sociedad kazaja?

Lo que realmente desencaden√≥ a la poblaci√≥n tuvo lugar en la ciudad de Zhanaozen. Esta ciudad produce beneficios petrol√≠feros, pero sus habitantes se encuentran entre los m√°s pobres del pa√≠s. La ciudad es conocida por los sangrientos sucesos de 2011, cuando hubo una huelga laboral y el gobierno orden√≥ a la polic√≠a disparar a la gente. Esa tragedia ha permanecido en la mente de la gente, especialmente entre los residentes de la ciudad, y desde entonces, se han producido all√≠ m√°s peque√Īas huelgas en las industrias petroleras -aunque esas fueron pac√≠ficas y no llevaron a un derramamiento de sangre-. Desde 2019, las huelgas y las protestas se han vuelto m√°s comunes all√≠. Al mismo tiempo, debido a factores econ√≥micos, la gente se ha vuelto m√°s activa en la pol√≠tica de todo el pa√≠s, ya que los precios del petr√≥leo se desplomaron en todo el mundo, lo que repercuti√≥ en la econom√≠a de Kazajist√°n. Al debilitarse la moneda kazaja, el Tenge, la gente pod√≠a permitirse cada vez menos.

También hay graves problemas en Kazajstán: falta de agua potable en los pueblos, problemas medioambientales, gente que vive endeudada, corrupción y nepotismo en un sistema en el que cualquier objeción puede ser fácilmente cerrada. La mayoría de la gente ha seguido viviendo en estas condiciones mientras la economía ha estado al servicio de empresarios kazajos multimillonarios que tienen vínculos con funcionarios del gobierno y otras personas prominentes. A principios de la década de 2000, los habitantes de Kazajistán tuvieron un atisbo de esperanza al crecer la economía gracias a las reservas de gas natural; como consecuencia, el nivel de vida de muchas personas aumentó. Pero todo cambió en 2014, cuando los precios del petróleo cayeron en todo el mundo y la guerra de Ucrania provocó sanciones contra Rusia, lo que afectó a Kazajistán, ya que depende de Rusia.

Hubo algunas peque√Īas protestas en 2014 a 2016, pero fueron f√°cilmente reprimidas. En 2018 a 2019 crecieron m√°s, gracias en parte al mencionado empresario de la oposici√≥n, Mukhtar Ablyazov, que utiliz√≥ las redes sociales para ganar tracci√≥n. Las protestas y el activismo pol√≠tico se organizaron bajo la bandera del partido Opci√≥n Democr√°tica de Kazajist√°n.

La situación empeoró a partir de 2020, cuando se produjo la pandemia de COVID-19. La gente perdió sus empleos; algunos se quedaron sin poder pagar los bienes, recibiendo muy poca ayuda del gobierno, mientras que las restricciones sanitarias hicieron que la gente se frustrara más y desconfiara del gobierno. Además, el precio de los productos subió, concretamente el de los alimentos; esto ocurrió en todo el mundo, pero en Kazajstán tuvo un impacto considerable.

Volviendo a la ciudad de Zhanaozen, que tiene una historia de derramamiento de sangre, el precio del gas licuado se dispar√≥ en el mismo lugar donde se produce el combustible. Ese coste ha crecido constantemente durante los √ļltimos diez a√Īos, pero finalmente se increment√≥ a√ļn m√°s cuando el gobierno dej√≥ de subvencionarlo, en lugar de dejar que el mercado decidiera.

Ya se hab√≠an producido peque√Īas protestas por este asunto en esa ciudad, pero el 1 de enero de 2022, el precio del gas licuado que se utiliza para alimentar los veh√≠culos se duplic√≥ inesperadamente. Esto enfureci√≥ a la gente. Se manifestaron masivamente en la plaza. Las fuerzas del orden parec√≠an dudar en dispersar la protesta. Otros pueblos de la provincia se levantaron y empezaron a bloquear las carreteras en se√Īal de protesta. Luego, en pocos d√≠as, las protestas se extendieron por todo el pa√≠s.

Lo que empezó con una protesta por la subida del precio de la gasolina creció en gran medida por los otros problemas que he mencionado anteriormente. Esto motivó a la gente a salir a la huelga y a las calles.

Describa las diferentes agendas de los distintos grupos de ambos lados de esta lucha. ¬ŅHay facciones o corrientes identificables dentro de las manifestaciones?

Al principio, el gobierno ignor√≥ los problemas del precio del gas tratando de acostumbrar a la gente, incluso culpando a los consumidores de la elevada demanda. Finalmente, bajaron el precio, pero esto no detuvo las protestas. Entonces, el Estado neg√≥ esencialmente su implicaci√≥n en la inflaci√≥n de los precios del gas, pero a medida que se intensificaban las protestas, el gobierno empez√≥ a ceder m√°s para intentar calmar a la gente. Por ejemplo, se comprometi√≥ a introducir algunas pol√≠ticas para ofrecer a la gente ayuda econ√≥mica, despu√©s de ignorarlas durante a√Īos.

Pero las protestas a√ļn no han cesado. Pocas personas conf√≠an o apoyan al gobierno. Las personas que se manifiestan simplemente quieren una vida mejor, como la que imaginan que tienen en los pa√≠ses europeos desarrollados. Por supuesto, hay diferentes demandas de diferentes personas: algunos piden la dimisi√≥n de todo el gobierno, mientras que otros quieren una nueva forma de gobierno democr√°tico, concretamente una forma parlamentaria sin un presidente ejecutivo, y otros quieren m√°s empleos e industria y mejores condiciones sociales.

Algunos de los disturbios y saqueos más intensos están teniendo lugar en la antigua capital soviética de Almaty, que es la metrópolis financiera de Kazajstán. La gente está saqueando las tiendas e incendiando cosas. Han tomado el control del edificio del gobierno local y lo han incendiado.

El gobierno ha contribuido a esta situaci√≥n, porque no ha cumplido la exigencia de dimitir y formar un nuevo sistema pol√≠tico democr√°tico. El actual presidente de Kazajst√°n, que es un estrecho aliado del anterior y primer presidente, Nazarbayev, est√° echando m√°s le√Īa al fuego al negarse a transferir su poder. Cuanto m√°s tiempo se mantenga en su puesto, m√°s violencia se producir√°, ya que ni el gobierno ni los manifestantes pueden llegar a un acuerdo. Mientras esto contin√ļe, las personas que cometen actos violentos podr√°n seguir sali√©ndose con la suya. En Almaty hay anarqu√≠a; parece que nadie est√° seguro de qui√©n manda all√≠ ahora, ya que la oficina del alcalde fue incendiada y desapareci√≥ de la vista del p√ļblico. Toda la ciudad est√° atrincherada y los manifestantes armados se pasean por ella.

La ciudad está bajo toque de queda, en teoría, pero en la práctica, las fuerzas del orden están ausentes o se han unido a las protestas, así que la ciudad es como una comuna [es decir, como en la Comuna de París] por lo que he oído. En este momento, teniendo en cuenta cómo se están desarrollando los acontecimientos, yo no llamaría a la gente de allí manifestantes, sino revolucionarios, sobre todo viendo a los civiles armados.

Una tienda saqueada en Kazajst√°n.

Presenta una cronología de los acontecimientos de la semana pasada.

La protesta comenz√≥ en la ciudad petrolera de Zhanaozen el 2 de enero. A la ma√Īana siguiente, otras ciudades y pueblos del oeste de Kazajist√°n comenzaron a protestar en solidaridad.

Las protestas m√°s masivas tuvieron lugar por la noche, cuando los disturbios se extendieron a otras ciudades, incluida Almaty. A √ļltima hora de la noche del 4 de enero, los habitantes de Almaty marcharon a la plaza principal, frente al ayuntamiento. Enormes tropas de polic√≠a se posicionaron all√≠. Se produjeron enfrentamientos, pero los manifestantes se impusieron.

Fueron dispersados a primera hora de la ma√Īana del 5 de enero, pero se reagruparon de nuevo hacia las 9 de la ma√Īana, en la niebla. Algunos agentes de la ley incluso cambiaron de bando y se unieron a la protesta. Finalmente, los manifestantes volvieron a marchar a la plaza hacia las 10 de la ma√Īana y consiguieron asaltar el ayuntamiento, incendiando el edificio. Los agentes de seguridad del gobierno huyeron de Almaty, dejando la ciudad bajo el control de los manifestantes.

Desde entonces, parece que el presidente volvi√≥ a enviar algunas tropas all√≠ en un intento de tomar el control. No s√© c√≥mo se est√° desarrollando, pero he o√≠do que durante la noche del 5 de enero o a primera hora de la ma√Īana del 6 de enero, la gente empez√≥ a saquear y a robar armas y se registraron disparos.

En otras ciudades, la situación es más pacífica, con protestas masivas en las plazas. Creo que los manifestantes han tomado los edificios del gobierno local en algunas otras ciudades, pero por lo que sé, éstas son menos caóticas en comparación con Almaty.

En la capital, Nursultan, la situaci√≥n es tranquila, pero la gente ha visto un gran n√ļmero de polic√≠as antidisturbios rodeando el palacio presidencial. B√°sicamente, todo el palacio presidencial est√° cerrado.

En resumen, todo Kazajistán es ahora como Los Juegos del Hambre. Si has visto la trilogía de Los Juegos del Hambre o si conoces un resumen básico de la trama, sabes de qué estoy hablando. La gente está tomando el control de varias ciudades una por una. De nuevo, el presidente no quiere irse y dejar que la oposición reforme el sistema. Así que si eso no sucede, espero más caos hasta que el gobierno sea derrocado o la protesta sea brutalmente reprimida.

¬ŅCree que los participantes en estas protestas tienen alg√ļn punto de referencia para los movimientos de protesta que han estallado en Francia, Ecuador y otros lugares del mundo en respuesta al aumento de los precios del combustible? ¬ŅEn qu√© se basan las t√°cticas que utilizan?

Creo que muchas de ellas est√°n influenciadas por las protestas que han tenido lugar en otros pa√≠ses postsovi√©ticos como Bielorrusia y Kirguist√°n. Parece que en Almaty, los residentes se inspiraron en el ejemplo del vecino Kirguist√°n, donde la gente tambi√©n asalt√≥ el gobierno y quem√≥ edificios, pero en comparaci√≥n con Kirguist√°n, el gobierno fue derrocado m√°s r√°pidamente. Kirguist√°n ha vivido tres revoluciones hasta ahora; teniendo en cuenta su proximidad y sus lazos culturales con Kazajst√°n, ya que ambos pa√≠ses hablan lenguas t√ļrquicas, creo que su ejemplo jug√≥ un papel importante en Kazajst√°n.

¬ŅQu√© posibilidades hay de que ocurra lo siguiente?

Desde mi punto de vista, puedo imaginar un par de escenarios. O bien el gobierno dimite -o es derrocado- y Kazajstán inicia el camino de la democratización, o bien el gobierno reprime la revuelta con un tremendo uso de la fuerza, incluso con la participación de otros países.

El presidente de Kazajst√°n, Kassym-Jomart Tokayev, est√° pidiendo a la OTSC [Organizaci√≥n del Tratado de Seguridad Colectiva, una alianza militar formada por Rusia, Armenia, Bielorrusia, Kazajst√°n, Kirguist√°n y Tayikist√°n] que env√≠e soldados para ¬ęmantener la paz¬Ľ. En resumen, el presidente est√° invitando a tropas extranjeras a Kazajist√°n para reprimir las protestas. O los manifestantes armados repelen de alg√ļn modo a estas fuerzas y el gobierno cae, o los revolucionarios se rinden y son aplastados.

Kazajstán se enfrenta a un futuro oscuro. Es una guerra por la libertad o la derrota, y la derrota significaría una posible pérdida de más libertades y posiblemente de soberanía.

¬ŅQu√© puede hacer la gente de fuera de Kazajist√°n para apoyar a los participantes en la lucha?

La √ļnica manera realista de que la gente de fuera de Kazajist√°n apoye es llamando m√°s la atenci√≥n sobre los acontecimientos y quiz√°s organizando alg√ļn tipo de ayuda.

Un fragmento de una estatua derribada del hombre fuerte Nursultan Nazarbayev.

Conclusión: Una visión desde Rusia

En el siguiente texto, un anarquista ruso reflexiona sobre las implicaciones del levantamiento en Kazajistán para la región. Puedes leer una perspectiva de los anarquistas bielorrusos aquí.

Despu√©s de d√©cadas de represi√≥n, fracasos y derrotas, ¬Ņpor qu√© surge la esperanza una y otra vez, como vemos en Bielorrusia, Rusia, Kirguist√°n y ahora en Kazajist√°n? ¬ŅPor qu√©, despu√©s de que caigan nuestros familiares, amigos y vecinos, abatidos por la polic√≠a o el ej√©rcito, la gente sigue luchando? ¬ŅC√≥mo es que todav√≠a tenemos estas oportunidades de experimentar el viento del cambio y la emoci√≥n, que nos da una muestra de todo lo que podr√≠a ser nuestra vida?

Podemos sentir algunas respuestas en las l√≠neas del m√ļsico kazajo Ermen Anti, de una banda llamada Adaptation:

¬ęPor mucho que disparen, las balas no ser√°n suficientes. No importa cu√°nto aplasten, sin embargo, las pl√°ntulas de la justa ira est√°n brotando hijos de Prometeo, llevando el fuego al pueblo que se congela¬Ľ.

Cuando observamos los acontecimientos de las √ļltimas d√©cadas en Kazajst√°n, Bielorrusia, Rusia y Kirguist√°n, tenemos que preguntarnos qu√© podr√≠a lograr la cooperaci√≥n entre las iniciativas y los movimientos que luchan por la liberaci√≥n a nivel internacional. Estas conexiones podr√≠an permitir el intercambio de experiencias pol√≠ticas y culturales, para fortalecer la causa com√ļn que los pueblos de estos pa√≠ses deber√≠an compartir. Sin embargo, en contraste con lo mucho que las econom√≠as y las realidades pol√≠ticas de estos pa√≠ses est√°n interconectadas y son interdependientes, los movimientos anarquistas est√°n desconectados.

Kazajst√°n puede ser un ejemplo de lo que puede ocurrir ma√Īana en Rusia, Bielorrusia y otros pa√≠ses de esta parte del mundo. Hoy, la gente en Rusia teme por su vida cuando piensa en expresar cualquier forma de disidencia. Pero ma√Īana, podemos ver Zhanaozen y Almaty en las ciudades de Rusia, Bielorrusia (¬°de nuevo!) y otros pa√≠ses. Podemos olvidarnos de las seguridades de que ¬ęeso no puede ocurrir aqu√≠¬Ľ; lo que puede y no puede ocurrir depende, en primer lugar, de lo que podamos imaginar y desear.

Cuando se producen situaciones como la que vemos hoy en Kazajst√°n, podemos ver lo importante que es estar conectados con los dem√°s en nuestra sociedad. Hoy nos sorprende que a menudo ni siquiera estemos entre la gente en las calles, luchando y defendi√©ndonos hombro con hombro, o haciendo otro trabajo importante para apoyar el levantamiento. Para estar preparados y conectados, tenemos que ser capaces de afrontar las contradicciones dentro de nuestras comunidades y dentro de nuestra sociedad en su conjunto. Tenemos que ser capaces de comunicar nuestras ideas y llevar propuestas a las personas que nos rodean en situaciones como √©stas. Los conflictos, los desacuerdos y el aislamiento est√°n asfixiando a compa√Īeros que, de otro modo, podr√≠an dedicar su vida a la lucha. Cuando me pregunto qu√© hace falta para que nos veamos en las calles y en las casas de la gente, caminando juntos, cuidando del otro y luchando juntos, me imagino acerc√°ndonos de otra manera, haciendo posible que cada uno luche, se desarrolle, sobreviva.

Podemos preguntarnos: ¬Ņqu√© tenemos que cambiar en nuestra forma de acercarnos a los dem√°s y a otras personas, c√≥mo enfocamos la lucha y nuestros movimientos, para que sean una fuente de vida e inspiraci√≥n que pueda ofrecer a la gente formas de pensar, luchar y vivir?

Por ejemplo, recordamos el movimiento feminista en Kazajst√°n, que fue el centro de la atenci√≥n y el discurso p√ļblico durante algunos a√Īos en la d√©cada de 2010, que public√≥ una revista feminista y sac√≥ a relucir ese tema en Kazajst√°n de una manera que nadie hab√≠a hecho antes, conectando a un mont√≥n de grupos y comunidades a lo largo de la l√≠nea de falla de la violencia dom√©stica y el patriarcado. Este es un ejemplo de c√≥mo podemos posicionarnos para abordar temas que nos conecten con un amplio abanico de personas en nuestra sociedad.

En las antiguas rep√ļblicas sovi√©ticas tenemos una impresionante herencia de resistencia y levantamientos a la que recurrir. Tenemos que conectarnos entre nosotros para poder acceder a este patrimonio.

Solidaridad y fuerza para todos los que luchan en Kazajistán y en todos los países postsoviéticos. Como se dice, los perros pueden ladrar pero la caravana seguirá adelante. Puede que hoy nos pisen el cuello, pero la lucha no cesará, y los que cayeron en las calles de Almaty no serán olvidados.


Fuente

Share



Fuente: Asociaciongerminal.org