May 7, 2022
De parte de ANRed
199 puntos de vista

Mujeres en el asentamiento Dar Salam, donde acuden todos los d铆as para hacer manualidades con pl谩stico reciclado. Foto Brais Lorenzo

El pasado 29 de abril el gobierno liban茅s anunci贸 que no tiene recursos para seguir acogiendo un mill贸n y medio de personas refugiadas de procedencia Siria que se encuentran actualmente en el pa铆s. Tambi茅n acus贸 a las agencias de la ONU de no apoyar a las autoridades en esta labor que a su veces considero que responde al inter茅s de otros pa铆ses, principalmente europeos, que se niegan a acoger refugiados. El desenlace de las elecciones del pr贸ximo 15 de mayo, lejos de solucionar el problema, puede profundizar a煤n mas la crisis. Por Ramiro Giganti (ANRed).


鈥淓l L铆bano ya no puede ejercer el rol de polic铆a para controlar este asunto por los intereses de otros pa铆ses, porque no recibimos ning煤n tipo de ayuda a este respecto. El pa铆s est谩 solo en esto y aguantamos toda la carga禄, denunci贸 el ministro de Trabajo, Mustafa Bayram, luego de una reuni贸n de gabinete a la Agencia Nacional de Noticias (ANN). El ministro asegur贸 que ya no tienen combustible para que sus guardacostas patrullen las aguas y pidi贸 a la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) que asuma sus responsabilidades en el asunto.

Desde el estallido de la crisis, a finales de 2019, la libra libanesa ha perdido m谩s del 90 % de su valor y se registra una fuerte escasez de electricidad, entre otros productos y servicios, mientras casi el 80 % de los libaneses viven ya por debajo de la l铆nea de la pobreza.  La crisis de un pa铆s acosado tambi茅n por su deuda, tambi茅n genera graves problemas de abastecimiento.

A todo ello hay que a帽adir que las elecciones parlamentarias convocadas para el pr贸ximo 15 de mayo podr铆an paralizar todav铆a m谩s la pol铆tica nacional en un pa铆s que suele tardar meses en elegir a su primer ministro por las fricciones derivadas de su complejo sistema de Gobierno.

Excusas edulcoradas

Mientras el mundo se conmov铆a con la foto de Aylan Kurdi tras su muerte en septiembre de 2015, Europa sigui贸 rechazando miles de pedidos de asilo de refugiados. Muchos de ellos varados en el L铆bano. Ese a帽o se estima que llegaron 911000 personas a las costas europeas escapando principalmente de Siria, Afganist谩n o Iraq. Al mismo tiempo que  Europa se sent铆a colapsada por la llegada de casi un mill贸n de personas refugiadas, el L铆bano alojaba al doble. Actualmente son un mill贸n y medio, aproximadamente las personas refugiadas en ese peque帽o pa铆s.

Un menor refugiado sirio aguarda la distribuci贸n de combustible por una ONG malaya en un asentamiento informal de Arsal  a 124 kil贸metros al noreste de Beirut. Foto Natalia Sancha 鈥 El Pa铆s (Febrero de 2021). 

Lo acordado con organismos internacionales es que el paso por L铆bano es transitorio para luego conseguir refugio en pa铆ses con mas desarrollo y condiciones, pero esa etapa muchas veces no se concreta, y la inacci贸n de los pa铆ses centrales (en muchos casos generadores de la crisis pro sus invasiones) es fuertemente sentida, tanto por las poblaciones migrantes abandonadas como por los pa铆ses que las albergan sin los recursos pertinentes.

Otro episodio muy recordado fue una respuesta negativa de Angela Merkel a una ni帽a palestina. Calificada pro muchos como 芦honestidad brutal禄 o cinismo por otros, la respuesta muestra el accionar insuficiente para abordar la problem谩tica.

Considerado muchas veces como 芦pa铆s peque帽o de coraz贸n grande禄 el L铆bano lleva una rica historia de generosidad a la hora de recibir personas refugiadas, no siempre con las condiciones deseadas. Por un lado fue receptor de un importante aforo de poblaci贸n armenia que escapaba del genocidio ejercido por Turqu铆a. A帽os despu茅s, entre 1946 y 1970, se estima que mas de 400.000 palestinos llegaron al  L铆bano desalojados por Israel o escapando de la hostil situaci贸n. La falta de recursos para poder alojar a semejante cantidad de personas en un peque帽o pa铆s genero conflictos internos, ya que, ante la falta de un techo, se empezaron a ocupar viviendas en el sur del pa铆s, los conflictos derivaron en una guerra civil cuyas heridas hoy siguen sangrando. Mientras el mundo contempla a distancia e Israel contin煤a con sus pol铆ticas beligerantes, habiendo invadido el pa铆s en diversas ocasiones, la 煤ltima en el a帽o 2006 donde murieron 1 191 y 1 300 libaneses鈥 y 165 israel铆es.

A principios de este siglo, luego de la invasi贸n a Iraq y el posterior desarrollo del Estado Isl谩mico (DAESH), llev贸 nuevos refugiados al pa铆s, procedentes tanto de Iraq como Siria.

El actual colapso acompa帽ado de la dura crisis que atraviesa este pa铆s puede ser caldo de cultivo de la peor de las consecuencias. Lamentablemente las salidas chauvinistas y discriminatorias se encuentran a la vuelta de la esquina, por no decir directamente inmersas en el debate pol铆tico. 鈥淰emos las colas de libaneses ante los bancos y los cajeros autom谩ticos mientras otros reciben ayudas directas en d贸lares, y despu茅s comparten nuestra agua, electricidad y recursos, y el pa铆s no recibe nada a cambio禄, agreg贸 el ministro de Trabajo advirtiendo terribles consecuencias sociales y el agotamiento de la hist贸rica 芦generosidad禄.

La dura tem谩tica de la poblaci贸n migrante fue recreada por diversas personalidades de la cultura libanesa, como la cineasta Nadine Labaki, que lo refleja en su pel铆cula Cafarna煤m, del a帽o 2018. La pel铆cula fue premiada en todo el mundo, incluso nominada al Oscar como mejor pel铆cula de habla no inglesa en 2019. La pel铆cula cuenta la historia de Zain, un ni帽o de 12 a帽os de los barrios marginales de Beirut, El actor,  Zain Al Rafeea, es un ni帽o refugiado sirio a quien Nadine Labaki descubri贸 al verlo deambular por las calles de Beirut. Luego de su actuaci贸n fue reasignado y acogido por Noruega. La vida de Zain cambi贸 a partir de la pel铆cula, pero existen millones de ni帽os y ni帽as que siguen esperando una respuesta en absoluto desamparo.

Leer tambi茅n

El L铆bano en su encrucijada: la crisis energ茅tica





Fuente: Anred.org