March 1, 2022
De parte de CGT ALTEN Madrid
2,600 puntos de vista

De cara a la celebraci贸n de las reivindicaciones del 8 de marzo, d铆a de la mujer, os hacemos revisi贸n de varios 谩mbitos o escenarios que reproducen modelos machistas de comportamiento y consumo. 

En este caso haremos unas anotaciones sobre el mundo del cine. Un medio que se cuela en nuestras casas y forma parte de la cultura popular. Este medio de comunicaci贸n, desde que se cre贸 reprodujo ante los ojos de toda la sociedad unos roles que han imprimido un imaginario que damos por bueno o 鈥渘ormal鈥 de tanto repetirlo. No vamos a pararnos s贸lo en las pel铆culas de princesas 鈥淒isney鈥 donde desde bien peque帽as se nos planteaba una relaci贸n t贸xica, donde la mujer es fr谩gil e incapaz de sobrevivir sin la necesaria aparici贸n del pr铆ncipe. Este pr铆ncipe para mas inri, salvar谩 a la princesa (por ejemplo La bella durmiente, o Blancanieves) realizando un acto de abuso sexual, besando a la mujer indefensa e incapaz de consentir dicho beso. Tuvieron que llegar Pocahontas (que protegi贸 a su pueblo y al cretino de John Smith) o Mul谩n (que no era ni princesa pero salv贸 a toda China) para empezar a cambiar el paradigma de protagonista femenina. Ya son otra cosa. Encima hay que dar las gracias de que sean versiones de cuentos de Disney, porque ya podemos imaginar el grado de abuso si fueran producciones de Youporn

Igualmente en el cine m谩s adulto la tendencia va cambiando y ya hay pel铆culas y series con fuertes protagonistas femeninas. 

Afortunadamente Disney va actualiz谩ndose y sacando al mercado pel铆culas infantiles donde las protagonistas son las hero铆nas y no necesitan un alter ego masculino salvador como el caso de Frozen, Brave, Encanto鈥

Sin embargo veremos 3 ejemplos de hitos del celuloide, pel铆culas muy conocidas que forman parte del imaginario colectivo, y presentan argumentos machistas que son totalmente rechazables.

Lo que el viento se llev贸 (1939)

Aunque se estren贸 hace m谩s de 80 a帽os y sea una obra maestra del cine de la 茅poca, eso no impide que nos demos cuenta de que las actitudes de dos de sus protagonistas no son igualmente recibidas: mientras la mujer mod茅lica es Melania, calladita y obediente, Scarlata es presentada como una impertinente que se aleja del estereotipo de perfecta sumisa asignado al rol femenino de la 茅poca.

Grease (1978)

Hablamos del musical de los musicales. Aunque se pueden ver atisbos de feminismo (en el personaje de Rizzo), la protagonista principal, bastante reprimida y miedosa, renuncia a su verdadera forma de ser para adaptarse a los gustos del chico protagonista.

Pretty Woman (1990)

Una pel铆cula que romantiza e idealiza la prostituci贸n, contando una historia bastante alejada de la realidad. Pero se reduce a la historia de un hombre rico que con dinero puede comprar lo que quiera, incluso a una mujer.

Esos son ejemplos de machismo en las historias que reproducen las pel铆culas. Pero el machismo en la industria del cine traspasa la pantalla.

驴Sabes qui茅n invent贸 el cinemat贸grafo? Recordamos el nombre de Georges M茅li猫s o los hermanos Lumi猫re y, sin embargo, muy pocos son los que reconocen la labor de una pionera del s茅ptimo arte olvidada por el simple hecho de ser mujer: Alice Guy.

La primera persona en dirigir una pel铆cula de ficci贸n. Fue pionera en los efectos especiales, la ciencia ficci贸n f铆lmica, el lenguaje cinematogr谩fico (planos, iluminaci贸n, attrezzo, montaje, caracterizaci贸n鈥) y fundadora de lo que ser铆a la profesi贸n de productor o productor ejecutivo. Asimismo, fue la primera persona que logr贸 mantenerse econ贸micamente a trav茅s de dicha profesi贸n.

La historia del cine atribuy贸 sus pel铆culas a su marido, a an贸nimos, o nunca fueron mencionadas, pero es imposible entender la obra de M茅li猫s y dem谩s directores de los primeros a帽os de cine sin su influencia. https://www.youtube.com/watch?v=WTGeNPoMMIE

La joven, que entonces s贸lo contaba con 19 a帽os, fue forzada a hacerla. El director acab贸 nominado en los Oscar de 1973 y su filme es recordado como uno de los cl谩sicos de los setenta. Ella, por su parte, pas贸 su vida entre centros psiqui谩tricos. Por fin en 2016, una historia cien veces contada e ignorada se hizo viral y se conden贸 en bloque.

La industria cinematogr谩fica esta podrida por dentro, s铆, como tantas otras, siempre se han dado casos de hombres poderosos que han usado su posici贸n dentro de la industria para chantajear a mujeres.

Mucho ha resonado el caso del productor Harvey Weinstein, la 鈥減unta del iceberg鈥 dentro de un sistema r铆gido de abusos y menosprecios. En este caso, varias actrices denunciaron acoso sexual por parte de este hombre, en ocasiones presionando con de dejar a dicha actriz fuera del mapa f铆lmico. Estas denuncias dieron pie a todo tipo de reivindicaciones y manifestaciones como la campa帽a del #MeToo que miles de mujeres aprovecharon para relatar sus propias historias de abuso. En Espa帽a la escritora Cristina Fallar谩s lanz贸 el #Cu茅ntalo con similar intenci贸n.  

Pero hay muchos m谩s weinsteins en el mundo del cine y no fue culpable solo este hombre. Cientos de actores, productores, directores, guionistas, etc. eran conocedores de la situaci贸n y ninguno lo denunci贸. Por lo tanto se puede decir que con c贸mplices de dichos abusos. 驴C贸mo no iban a serlo?, si esos mismos hombres cobraban m谩s que sus compa帽eras femeninas.

S铆, porque el mundo del cine tampoco se libra de la brecha salarial. Las actrices, que son la cara visible de esta industria, siempre han cobrado menos que sus coprotagonistas masculinos. Solo en casos excepcionales, donde el hombre renunci贸 a parte de su sueldo, pudo la mujer cobrar lo mismo que su compa帽ero.

Podr铆amos seguir hablando de cu谩ntos puestos de responsabilidad ocupan mujeres o el porcentaje de premios de la industria del cine que reciben las mujeres frente a los hombres. Dar铆a para otro art铆culo muy largo pero seguro que os hac茅is a la idea.

Por eso, porque no hay que dar m谩s explicaciones. Porque todas conocemos historias de desigualdad entre mujeres y hombres, el feminismo sigue siendo necesario y la lucha por el feminismo, por la igualdad, imprescindible.

Nos vemos el 8M.




Fuente: Cgtaltenmadrid.es