July 20, 2021
De parte de Nodo50
148 puntos de vista


La compa帽铆a israel铆 NSO espi贸 a activistas sociales de distintos pa铆ses facilitando una violaci贸n masiva de derechos humanos a escala global. Es la principal conclusi贸n del Proyecto Pegaso, publicado por un consorcio de 17 medios de comunicaci贸n de diez pa铆ses distintos que pone en evidencia pr谩cticas de vigilancia a trav茅s de dispositivos m贸viles que son ofrecidas a empresas y Estados para el control de la disidencia con el nombre de ese caballo mitol贸gico. El listado de NSO recoge hasta 50.000 n煤meros de tel茅fono que han sido vigilados desde 2016, se ha corroborado que fue usado al menos en 37 dispositivos.

Entre los n煤meros de los que no hay constancia de que hayan sido usados, los diarios que forman parte del consorcio han identificado a m谩s de 1.000 personas en m谩s de 50 pa铆ses: varios miembros de la familia real saud铆, al menos 65 ejecutivos de empresas, 85 activistas de derechos humanos, 189 periodistas y m谩s de 600 pol铆ticos y funcionarios gubernamentales, incluidos ministros del gabinete, diplom谩ticos y oficiales militares y de seguridad. Los n煤meros de varios jefes de Estado y primeros ministros tambi茅n aparecieron en la lista.

El consorcio Forbidden Stories y Amnist铆a Internacional han destapado el registros de esos n煤meros de tel茅fono seleccionados por clientes de NSO en m谩s de 50 pa铆ses desde 2016. La justificaci贸n de la empresa NSO es que sus servicios se ofrecen para detener el crimen y la delincuencia, sin embargo, los registros se帽alan que el objetivo prioritario ha sido la persecuci贸n de militancia.

Pegasus funciona como un malware que infecta iPhones y dispositivos Android. A trav茅s de este programa, se pueden extraer mensajes, fotos y correos electr贸nicos, grabar llamadas y activar micr贸fonos en secreto. Los datos sugieren que Gobiernos de M茅xico, Francia, Hungr铆a, Turqu铆a, Marruecos, Togo, Argelia, Ruanda, Arabia Saud铆, Emiratos 脕rabes Unidos, Dubai, Qatar, Bahrein, Yemen, India, Pakist谩n, Azerbaiy谩n y Kazajst谩n han sido usuarios de los servicios de NSO.

鈥淓l n煤mero de periodistas identificados como objetivos ilustra v铆vidamente c贸mo se ha utilizado Pegasus como una herramienta para intimidar a los medios cr铆ticos”, ha dicho la directora de Amnist铆a Internacional

No obstante se desconoce el alcance de los seguimientos, dado que el hecho de que los m贸viles aparezcan en esos listados no implica que haya sido activado el programa de malware. La lista no identifica qui茅n le puso los n煤meros, ni por qu茅, y se desconoce cu谩ntos de los tel茅fonos fueron atacados o vigilados, seg煤n ha relatado The Washington Post, uno de los medios implicados en el consorcio que ha destapado el esc谩ndalo, 鈥減ero el an谩lisis forense de los 37 tel茅fonos inteligentes muestra que muchos muestran una estrecha correlaci贸n entre las marcas de tiempo asociadas con un n煤mero en la lista y el inicio de la vigilancia, en algunos casos tan breve como unos pocos segundos鈥. Los datos contrastados por Forbidden Stories muestran que 180 periodistas han sido espiados en India, M茅xico, Hungr铆a, Marruecos y Francia.

Amnist铆a Internacional ha encontrado evidencias de que el software esp铆a de NSO fue usado por Arabia Saud铆 y Emiratos 脕rabes Unidos para atacar los tel茅fonos de los colaboradores cercanos del columnista de The Washington Post, Jamal Khashoggi, en las fechas previas y posteriores a su asesinato en 2018 en el consulado de Arabia Saudita en Estambul (Turqu铆a).

鈥淓l n煤mero de periodistas identificados como objetivos ilustra v铆vidamente c贸mo se ha utilizado Pegasus como una herramienta para intimidar a los medios cr铆ticos. Se trata de controlar la narrativa p煤blica, resistir el escrutinio y reprimir cualquier voz disidente鈥, denunci贸 Agn猫s Callamard, secretaria general de Amnist铆a Internacional.

El malware habr铆a sido empleado para obtener fotograf铆as 铆ntimas de la activista y periodista Fatima Movlamli, entonces de 18 a帽os, que fueron publicados en una p谩gina de Facebook

Pero no se trata solo de periodistas: defensores de derechos humanos, acad茅micos, empresarios, abogados, m茅dicos, dirigentes sindicales, diplom谩ticos, pol铆ticos y varios jefes de Estado habr铆an sido el objetivo del espionaje llevado a cabo por esta compa帽铆a israel铆.

Por su parte, NSO ha rechazado la investigaci贸n y considera que parten de 鈥渟uposiciones err贸neas鈥 y 鈥渢eor铆as no corroboradas鈥.

Agn猫s Callamard public贸 ayer, 18 de julio, fecha de difusi贸n de las investigaciones, una declaraci贸n en la que ataca a NSO: 鈥淪i bien la empresa afirma que su software esp铆a solo se usa para investigaciones leg铆timas de delitos y terroristas, est谩 claro que su tecnolog铆a facilita el abuso sist茅mico [y se] se beneficia de las violaciones generalizadas de los derechos humanos鈥.

Amnist铆a Internacional ha pedido una moratoria inmediata 鈥渟obre la exportaci贸n, venta, transferencia y uso de tecnolog铆a de vigilancia鈥.

Casos destacados

The Guardian, uno de los medios que forman parte del consorcio que ha destapado el proyecto Pegasus, expone algunos de los casos. En Azerbay谩n, el malware habr铆a sido empleado para obtener fotograf铆as 铆ntimas de la activista y periodista Fatima Movlamli, entonces de 18 a帽os, que fueron publicados en una p谩gina de Facebook. Adem谩s, los tel茅fonos de seis activistas fueron difundidos en TV.

Umar Khalid, l铆der de Democratic Students鈥 Union, se encuentra actualmente en prisi贸n en India acusado en base a pruebas que podr铆an haber sido obtenidas mediante Pegasus. No se trata, ni de lejos, del 煤nico tel茅fono registrado en las listas de NSO en el pa铆s gobernado por Narendra Modi.

Eduardo Ferrer Mac-Gregor Poisot, juez y expresidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, es uno de los que aparece en el listado como susceptible de ser espiado en M茅xico. Tambi茅n est谩 el n煤mero de Cecilio Pineda Birto, periodista asesinado en 2017, destinado en Tierra Caliente, en el estado de Guerrero. Su tel茅fono aparece registrado dos veces, la segunda vez unos d铆as antes de su asesinato por parte de unos sicarios que le acribillaron desde una moto cuando se encontraba limpiando su coche.

El espionaje a periodistas es una mancha que tambi茅n se extiende a Marruecos, Kazajist谩n, Emiratos 脕rabes Unidos o Ruanda.




Fuente: Elsaltodiario.com