February 6, 2021
De parte de Grup Antimilitarista Tortuga
2,247 puntos de vista

3. Securitocracia y control social. El militarismo del enemigo interno

Ante diferentes emergencias clim谩ticas, la respuesta por parte de los estados es la utilizaci贸n del ej茅rcito, las fuerzas y cuerpos de seguridad de los estados y las empresas de seguridad privada. Como ejemplo, la respuesta del Gobierno de EEUU al hurac谩n Katrina: la mano dura y el enfoque racista. Una respuesta similar se dio en la respuesta militar en el terremoto de Hait铆 del 2011 y en el tif贸n de Filipinas de 2012.

La gesti贸n de las crisis clim谩ticas pasa por la reducci贸n de los derechos humanos en todo el planeta, incluidas las poblaciones del Norte Global, con un aumento del control social. En la gesti贸n de riesgos de EEUU se dise帽aron planes, no para hacer las casas m谩s resistentes a un posible terremoto, sino para un sistema de control por parte del ej茅rcito de los posibles disturbios que se pudieran provocar en caso de un terremoto. Esta pol铆tica que era principalmente usada por EEUU, la est谩n adoptando el resto de los pa铆ses del mundo.

Las emergencias clim谩ticas dan lugar a la aprobaci贸n de leyes que permiten a los gobiernos declarar el estado de excepci贸n sin requerir el voto parlamentario. Una vez que se declara una emergencia los ministros pueden introducir 鈥渞egulaciones de excepci贸n鈥 sin recurrir a los parlamentos.

En los EEUU en la secci贸n 1042 de la Defensa Nacional autoriza el uso de las Fuerzas Armadas en Importantes Emergencias P煤blicas y autoriza al presidente a movilizar a los militares para responder a un desastre natural, un brote epid茅mico, a un ataque terrorista o a cualquier circunstancia en la que el presidente determine que la violencia interna ha llegado a un punto en el que la polic铆a ya no puede mantener el orden p煤blico.

Un aspecto particularmente peligroso de este enfoque es tender a equiparar las protestas contra la inequidad y la injusticia social con los nuevos escenarios que demandan una 鈥渋ntervenci贸n de gesti贸n de crisis鈥. En otras palabras, el activismo y la protesta se convierten en signos, no de la necesidad de una modificaci贸n de pol铆ticas, sino de amenazas a la seguridad que deben ser evitadas, neutralizadas o impedidas.

Resulta preocupante que, con frecuencia, las evaluaciones de riesgo que efect煤an los gobiernos citen la disconformidad social y la resistencia como grandes amenazas a la seguridad. M谩s 鈥渆mergencias鈥 alrededor del mundo no favorecer谩n las libertades civiles y los derechos fundamentales (1).

Conclusiones y propuestas

Los 煤nicos procedimientos de que puede valerse un pueblo para protegerse a s铆 mismo contra la tiran铆a de los gobernantes que cuenten con fuerzas modernas de polic铆a son los procedimientos noviolentos, como la no cooperaci贸n en masa y la desobediencia civil.
Aldous Huxley

No puede haber una actuaci贸n contra la crisis medioambiental que soslaye el importante factor de destrucci贸n de la naturaleza que suponen los ej茅rcitos. Las causas del grave problema medioambiental que padecemos (y tambi茅n del resto de problemas sociales, pol铆ticos, econ贸micos) son estructurales, y deben abordarse en su integralidad. El militarismo est谩 en el mismo centro de esa estructura formando parte de ella, por lo que debe ser acometido y combatido de forma preferente. En este caso, como en otros, y no solo por razones de tipo ecol贸gico, no basta apostar por una reducci贸n, por un 芦ejercito sostenible禄: es preciso reclamar la completa abolici贸n de toda instituci贸n castrense. Y denunciar el lavado de cara 鈥渧erde鈥 del el complejo militar-industrial.

Desastre tras desastre vemos a las comunidades apoy谩ndose, protegiendo a las personas m谩s vulnerables y movilizando asistencia de manera eficiente y efectiva. La pandemia provocada por el coronavirus deja muchos ejemplos de ternura y solidaridad de los pueblos. Esto es lo opuesto a las respuestas militarizadas.

En este contexto nuestro planteamiento defiende que la 煤nica forma de enfrentar esta situaci贸n de injusticia clim谩tica es promoviendo procesos masivos, primero de no colaboraci贸n y segundo de desobediencia civil, para intentar colapsar los engranajes de esta maquinaria de opresi贸n y control social.

Nota:

1- Cambio Clim谩tico SA (FUHEM, 2017, cap. 4: 鈥淯n estado de excepci贸n permanente: contingencias civiles, gesti贸n del riesdo y derechos humanos鈥).


Ver tambi茅n:

El militarismo como agente destructor del medio ambiente y de los seres humanos (1)

El militarismo como agente destructor del medio ambiente y de los seres humanos (2)




Fuente: Grupotortuga.com