January 18, 2021
De parte de CGT-LKN Euskal Herria
259 puntos de vista


Son ya más de 4.000 personas las fallecidas desde el inicio de la pandemia en Hego Euskal Herria. De ellas, más de 1.500 en las residencias, en torno al 38% del total (700 en Bizkaia).Y si bien es cierto que el porcentaje y la cantidad de personas mayores fallecidas en residencias fue más alta en la primera oleada de la pandemia, en la denominada segunda oleada, desde agosto hasta la actualidad, son más de 400 (156 en Bizkaia), los decesos habidos, una parte significativa de ellos en el periodo navideño. Y el número de contagiados y hospitalizados tanto en planta como en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCIs) no remite.

El brote más espectacular se ha dado a comienzos de la anterior semana en la residencia Marcelo Gangoiti (Muskiz), donde se ha superado el centenar de positivos, con casi todos los residentes (93 de 103) y más de una veintena de trabajadores/as afectadas. A ellos hay que sumar en Bizkaia, otros 17 del centro Beato Domingo Iturrate (Getxo), 90 entre usuarios/as y profesionales en la residencia Truiondo de Zamudio y otros 13 en la Casa de Misericordia de Bilbao.

Se da la circunstancia de que, en la Casa de Misericordia de Bilbao, al igual que en la residencia Ibañeta de Nafarroa, se les había vacunado unos días antes. Se justifica esta situación en que los efectos de la vacuna no se empiezan a apreciar hasta 14 días después de la vacunación.

La Diputación de Bizkaia no ha podido ocultar la gravedad del caso de Marcelo Gangoiti, pues habiéndose localizado un primer brote de contagiados en la residencia, tardaron varios días en hacer un cribado generalizado con las graves consecuencias conocidas.

Todos los servicios epidemiológicos de la CAV y de Nafarroa prevén que en las dos próximas semanas aumentarán significativamente los contagios, hospitalizaciones y previsiblemente los fallecimientos. El Movimiento de pensionistas no va a repetir las medidas de urgencia que deben tomar las instituciones –sin obviar las que nos corresponden a toda la ciudadanía– para poner freno a esta situación.

El inicio de las vacunaciones en las residencias (a las personas usuarias y trabajadores/as que les atienden) ha abierto la esperanza a que se reduzcan los fallecimientos, pero no pueden obviar que los problemas de fondo que afectan a las residencias, centros socio-sanitarios, hospitales y centros de atención primaria permanecen en su gravedad.

Multiplicar las pruebas PCRs, extender con urgencia las vacunaciones al grueso de la sociedad, y resolver los problemas y deficiencias denunciadas no admite dilaciones injustificadas, menos aún ante los riesgos de un recrudecimiento de la pandemia. Lo que no evita ni quita la corresponsabilidad social en el respeto y aplicación de las medidas de prevención sanitaria.

La salud y la vida para todas las personas, y en especial para las mayores y más vulnerables, más aún ante una pandemia como la que estamos conociendo, es una prioridad de primer orden. Por ello el Movimiento de pensionistas de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa se solidariza y apoya plenamente las movilizaciones en la calle que se lleven a cabo, como la manifestación en Bilbao, del próximo Miércoles, día 20 de enero que partirá a las 17:00 h. desde la plaza Moyua a la Diputación

Share



Fuente: Cgt-lkn.org